viernes, 16 de noviembre de 2012

Un café el 14N

Los que seguís mi blog, seguramente habréis notado dos cosas. La primera, que no posteo tan a menudo como antes, y la segunda, que últimamente hablo mucho menos seguido de temas como la religión, la política o la actualidad.
Ambas cosas tienen explicación. Lo primero se debe a que estos últimos meses he estado centrada en escribir, escribir y escribir. No en el blog, sino en dos proyectos paralelos, uno de los cuales ya ha dado sus frutos. Uno de ellos era escribir un relato para el certamen Premios Gandalf 2012 de la Sociedad Tolkien Española, del cual ya me han notificado que estoy entre los premiados, y de hecho espero poder ofreceros muy pronto una crónica de la entrega de premios que se llevará a cabo el próximo día 24 de Noviembre en Valencia.
El otro es algo que mi marido y yo estamos por terminar de un momento a otro: una novela fantástica ambientada en la Venecia del siglo XII. Como transcurre en el mundo real, y para más inri en el pasado, hemos tenido que llevar a cabo un trabajo de documentación bastante importante antes de escribir, ya que es imposible ambientar la novela sin conocer al máximo cómo era la sociedad, la forma de vivir, el ambiente y la organización política y social de la República en los siglos XII y XIII. Llevamos muchos meses esforzándonos, escribiendo y releyendo, corrigiendo e investigando. Me enorgullece decir que tenemos casi 150.000 palabras escritas y sólo nos faltan 3 ó 4 capítulos para acabar la historia, tras lo cual empezaremos a moverla a ver si le interesa a alguna editorial. No sabemos muy bien cómo encuadrarla, porque desde luego juvenil no es (hay violencia y sexo explícitos), pero tampoco llega al nivel de salvajismo de Canción de Hielo y Fuego. Así que ya veremos. De momento, seguimos escribiendo.

Respecto a la segunda cuestión, debo reconocer que me estaba cansando un poco de que este blog se estuviera convirtiendo en "la polémica semanal de Estelwen". Me interesa mucho compartir mi opinión con todos vosotros, pero en ocasiones me estaba dando la sensación de que comenzaba a repetirme dando una y otra vez mi opinión sobre temas muy similares a golpe de titular. Y con lo revueltas que están las cosas últimamente, creo que todos estamos un poco saturados de política y economía para que mi blog sea simplemente más de lo mismo.

Sin embargo, hoy quiero volver a hablar del tema, porque me he enterado de una noticia que me ha indignado tanto que he estado a punto de ponerme a llorar de rabia cuando la he leído. Quizás porque atañe directamente a mi profesión. Antes de comentarla, me gustaría poner en claro tres cosas:

-Estoy totalmente en contra de las burradas que están haciendo el gobierno del PP, del mismo modo que estuve en contra de las que hacía el PSOE. De hecho, no voté a ninguno de los dos, porque los dos me parecen la misma mierda.

-Apoyo totalmente la huelga del 14N y a quienes la secundaron.

-Soy consciente de que la Constitución Española defiende la libertad de todos los españoles de adherirse o no a la huelga, y creo que cualquier decisión tomada libremente al respecto es respetable.

-Yo hubiera secundado la huelga de haber podido.

¿Cómo que no podías?, preguntarán los escépticos. Es que soy Procurador de los Tribunales. ¿Y qué? Los autónomos pueden secundar la huelga simplemente no abriendo sus negocios. Por supuesto, pero es que yo NO soy autónoma. Soy profesional liberal adscrita a la Administración de Justicia, que no es lo mismo. Y como tal, tengo unas condiciones muy especiales que no tienen el resto de trabajadores por cuenta propia, a excepción de los abogados, que están en las mismas que nosotros.

Mi indignación y mi rabia viene por esta noticia, donde podréis ver un vídeo que muestra lo sucedido. Para poneros en antecedentes, dos mujeres están tomando café en una cafetería de Valencia con unos papeles sobre la mesa, cuando los miembros de un piquete presuntamente informativo (y realmente vandálico) se ponen a increpar y a acosar a las mujeres, intentan arrebatarle los papeles a una de ellas, y finalmente le derraman el café por encima de los documentos, hasta que ella y su compañera se ven obligadas a salir por piernas de allí.
Muy bien, queridos amigos. A esa mujer yo la conozco de vista, del Juzgado. ¿Adivináis su profesión? Efectivamente.
Los Procuradores de los Tribunales NO podemos hacer huelga. ¿Por qué? Porque nosotros no tenemos un régimen de trabajo normal. Funcionamos al ritmo que dictan las leyes procesales españolas, y estas leyes establecen unos plazos que obligatoriamente debemos cumplir. No tenemos contrato laboral, ni salario mínimo, ni bajas, ni vacaciones remuneradas, ni cotizamos en la Seguridad Social. Y si un día es hábil judicialmente (que son todos excepto los festivos oficiales, los sábados, los domingos y el mes de Agosto), significa que se notifican resoluciones, que se señalan juicios y que corren los plazos para presentar escritos, y ninguna de estas cosas puede suspenderse por una huelga, porque se trata, repito, de plazos impuestos por las leyes procesales de Justicia. Si el 14N es fin de plazo para presentar un escrito, y el abogado no lo redacta o el procurador no lo presenta, el plazo se pasa, y los profesionales son responsables de cualquier perjuicio que le ocurra a su cliente, el cual puede denunciarlos por ello, del mismo modo que si hay un juicio y los profesionales no se presentan. Seremos expedientados y expulsados de nuestro Colegio Profesional, e inhabilitados para ejercer nuestra profesión. No se trata, pues, de perder un porcentaje de sueldo como ocurre con otros trabajadores en caso de huelga, sino de ser responsables civil o penalmente ante la ley.
Comprendo y comparto la angustia y la indignación de esta compañera ante las agresiones y los insultos que estaba recibiendo. No sé si intentó o no explicar a los sindicalistas lo que es un procurador, pero estoy segura de que si lo hubiera intentando no la hubiesen escuchado. Ese es el problema de los energúmenos, que no escuchan. La actitud de esa sinvergüenza de cabello rizado (que por cierto llevaba la cara tapada, lo cual de por sí ya delata malas intenciones) al derramar el café sobre el expediente judicial es la quintaesencia de al arrogancia y del desprecio absoluto por los demás, una actitud que va a la par de la de los policías violentos y los políticos prepotentes: "Mi postura es la única que vale, tus derechos me importan una mierda y los pisotearé si me conviene o me da la gana".

El caso de la compañera del vídeo que enlaza la noticia es más grave aún de lo que parece porque, para colmo, lo que tiene entre sus manos es un expediente judicial (casi seguro que un expediente administrativo). Son todo originales, NO hay copia de esos expedientes. Cuando vi cómo la energúmena de ese piquete intentaba arrebatar el expediente a la pobre mujer, me entraron sudores fríos. Lo del café me dejó totalmente indignada. Si a ese expediente llega a pasare algo, lo rompen, lo desordenan, lo roban o lo dejan ilegible, la profesional hubiera podido ser procesada por un delito de infidelidad en custodia de documento público. Esto es así, porque los Procuradores respondemos de todo documento oficial que obre en nuestras manos, y si se extravía o se estropea la culpa es nuestra. Por supuesto, los retrasados mentales de ese piquete no sabían lo que es un procurador, ni cuál es el régimen jurídico al que está sometido, ni qué eran esos papeles, ni las consecuencias de estropearlos. Tampoco les importaba una mierda. Iban ahí a joder al ciudadano, porque no tienen los redaños suficientes para hacerle eso mismo a los políticos, verdaderos culpables de la situación en la que esta España.

Y, aún en el supuesto de que esa mujer fuera una asalariada, tenía perfecto derecho constitucional de ir a trabajar o no, de tomarse un café o no, en definitiva, de hacer lo que le diera la real gana. El enemigo no son los demás ciudadanos, son los políticos. Es una tremenda hipocresía reclamar nuestros derechos cuando no estamos respetando los de los demás. Los piquetes informativos deberían ser eso, informativos, no pandillas de energúmenos acosadores que asusten, intimiden o agredan a gente que no es culpable ni responsable de la mala situación que atraviesa el país. Con esa actitud, para colmo, se va contra los objetivos de la huelga, ya que se consigue poner a los ciudadanos contra los sindicatos en lugar de conseguir su apoyo, y se desvía la atención de salvajadas como la de los policías que agredieron a dos menores en Tarragona, y que deberían ser el único foco de atención en cuanto a abusos se refiere.
Señores y señoras de los piquetes, por favor, si tantas ganas tienen de agredir a los demás, agredan a los políticos. Y si no tienen oportunidad o no tienen cojones, no la paguen con los ciudadanos, que no tienen la culpa de lo que está pasando en este país y que incluso, en ciertas ocasiones, no tienen ni siquiera la opción de hacer huelga.

8 comentarios:

Malena dijo...

Es que es más facil agredir al ciudadano indefenso que al politico. Respeto el derecho a la huelga, pero no respeto a huelguistas que quieren imponer su derecho atropellando derechos ajenos. Para no ser tan enredada, no soporto la gente que impone por la fuerza su ideología. Y si hay algo que desprecio es la turba de gente-masa con sus atropellos de paquidermo. Para mi son otra cara de los Hitlerjugend.
Ana te felicito horrores por tu premio, y por tu constancia al escribir. Fantasías históricas adultas son lo que falta en el mercado.

Narwen dijo...

Chapeau por todo Estelwen. Ayer mismo alguien me dijo que la huelga no era un derecho, sino una obligación. procuro no ser demasiado incendiaria con las cosas que digo, pero a veces te tocan tanto la moral, que es imposible.

Creo que no solo los Procuradores no tendrían por qué ponerse a dar las explicaciones a los piquetes. Es que los piquetes no deberían increpar a nadie que quisiese trabajar ese dia. Mi madre, por ejemplo, trabaja en la uzi de neonatos....¿tú crees que podría hacer huelga como el resto dejando a esas criaturas que están más débiles que nu bebe normal solas?. Nadie en su sano juicio lo haría.

Pero como si un tendero quisiese abrir ese dia, nadie tendría que impedirselo. El derecho a trabajar es tan importante como el derecho a huelga.

Aquamarine dijo...

Iba a saltarme el tema de la huelga, soy argentina y no me atrevería a hablar de lo que pasa en las calles españolas, quizás pueda compararla con las huelgas que han tenido lugar acá últimamente. A pesar de ser reclamos tan diferentes, hubo violencia y ahí es cuando hay que preguntarse a qué intereses responden ciertos manifestantes, porque como bien decís, ¿qué sentido tiene luchar ciudadano contra ciudadano cuando se sabe perfectamente quienes son los que no velan por el bien del pueblo?


Te felicito por tus proyectos paralelos! Debes estar muy feliz! :) Espero que la novela llegue a buen puerto!

Un saludo desde la ciudad del viento

M. dijo...

Por experiencia de una familiar que tiene que cada huelga general tiene que coger un tren a las 5 de la mañana para entrar por la puerta de atrás de un edificio público para que los piquetes no le impidan a ella y a sus compañeros entrar a sus puestos de trabajo, yo me enervo.
Es decir, ya no hablamos de los autónomos que los que se pueden permitir perder un día de ingresos y los hay que no, que tienen unos cuantos clientes fijos y de esos viven. Tanto derecho y tanta bola y los primeros derechos que pisan son los individuales. ¡Por favor!
Que sí, que el derecho a huelga está muy bien y habrá personas que hacen también el esfuerzo que llevarla a cabo de forma pacífica, pero luego veo cosas como éstas, los piquetes haciendo sus "travesuras" manipulando cerraduras de supermercados, golpeando escaparates, etc. ¿sabes cuál es mi teoría? Que les pagan por hacerlo, y no sería tan descabellado. A todos esos que forman bulla en las manifestaciones y nunca pagan el pato, pues esos. Porque sino ¡no me lo explico!

No conocía tu blog, pero creo que me quedaré por aquí :) Un gusto conocer opiniones y casos como el tuyo de los que SÍ deberían salir en las noticias, o por lo menos, se debería de hablar.

¡un saludo! Y suerte con tu novela ^^

Laura Sánchez Méndez dijo...

Como el caso de la huelga es más una cuestión de politiqueo, y en esos términos yo soy un cero a la izquierda, te dejo este comentario por lo primero que has puesto y que a mí me llena de ilusión: Enhorabuena por tu clasificación en los Premios Gandalf!!

Y me alegro mucho de que vuestra novela avance. Yo estoy intentando publicar ahora la segunda, porque con la primera editorial no me quedé muy satisfecha, y aunque trata de problemas de adolescentes (nada que ver con Física o Química, por favor), también le meto un poco de sexo explícito y no sé si eso interesa a las editoriales juveniles. Huy...

Pero te aconsejo que no te rindas. Puedes probar suerte con la que me publicó a mí (Editorial Seleer), porque recoge muchos manuscritos, pero a lo mejor el trabajo de maquetación no te convence, como me pasó a mí (en ese caso la cagaron bastante), pero si te publican la novela, oye, es un libro que ya has publicado. A partir de ahí, es cuestión de seguir intentándolo. Y si sale adelante, por favor, déjame una notificación en el blog. Como historiadora, medievalista, escritora y lectora empedernida, tengo muchas ganas de leerlo!!!

Espero que tengas mucha suerte como literata, en serio!! Mis felicitaciones a ti y a tu marido por vuestro trabajo!

Sawako dijo...

Pues Estelwen, des de aquí una humilde seguidora se alegra de corazón de que hayas avanzado en tus proyectos. Y te deseo mucha, mucha suerte; aunque mejor si, trabajando mucho y escribiendo más, no llegas ni a necesitarla :)
Pero te diré la verdad: cuando me he pasado por tu blog, algo que estaba dejando de hacer porque me había dado cuenta de que llevabas un ritmo de publicación más bajo, me he quedado contentísima. Esta entrada, y realmente cualquiera que hubieras publicado, me ha sorprendido y te digo de verdad que si en cualquier momento te sientes tentada de publicar... sobre politiqueos, pero temes alzar la polémica, no te lo pienses dos veces; porque tus reflexiones valen una y mil reiteraciones. O si es más bien al contrario, y cansada tú misma del debate a capa y espada, quieres agasajarnos con otro recuerdo tan bonito como el de la anterior entrada (que me hizo entrar en situación de una forma que pocas veces me pasa en mis blogs de escritura); o con una tontería cualquiera, ni se te ocurra dudarlo tampoco.
Para mí La luz de Valinor es uno de mis blogs, y debería ser de 'los' blogs, de referencia; cuando me acuerdo de porqué indagué por Internet en búsqueda de tu rincón, inicialmente, se me suben los colores. No tenía ni idea de que acabaría tan cómoda aquí.

Y ahora, yendo al tema: no puedo estar más de acuerdo contigo. Es cierto que, pese a mi escasa inclinación partidista (porque estoy falta de información, y detesto hablar así, pero soy bastante más joven que todos aquellos a quienes oigo hablar de estos temas xDD); yo prefiero con creces PP que PSOE. Hay muchas cosas que no me gustan del PSOE, como esa escasa reivindicación de la que debería ser su postura (joder, si el PP ataca de tal manera a cualquiera que no tiene al Opus en el altarcito casero y un millón de euros diarios en el bolsillo, el PSOE debería dejar de andarse con medias tintas). O, a base de leer tus entradas e identificarme con muchas, varias de las tonterías que se dedicaron a reformar (véanse crucifijos y primeros apellidos); en vez de ir a por la crisis y la verdadera injusticia. O el hecho de que me importunan defendiendo causas que me son comunes, con las últimas palabras que yo emplearía.
Pero la forma en que el PP nos ha mentido, como yo nunca pensé (ya os he dicho que tengo poca sabiduría en estos temas, y por ello quizás peque de ingenua); que se podría mentir hoy en día en una campaña... y todas estas reformas y estos corruptos. Me pueden D:

Besos,
Sawako :3

Sawako dijo...

Pero me sigo alargando xDD. Lo que quería decir es que estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto a los piquetes. Y eso que no conocía el caso narrado, que me ha puesto los pelos de punta, por la desinformación del ciudadano (no es que me sienta culpable por no saber yo la situación laboral en cuanto a huelgas de procuradores, pero a la hora de ir montando bulla entre manifestaciones sí que se debería definitivamente llevar algo de información a la espalda); y por lo triste del caso en sí.
Es que no puedo más que ceñirme a cada una de tus letras. No sé qué más decir al respecto, cuando me resulta tan obvio que un ciudadano no debe atacar a otro ciudadano; y, sobre todo, que el derecho a ir a trabajar para cobrar un sueldo que muchos necesitan es inamovible y merece el máximo respeto. Pero no se trata ya simplemente de ser empáticos, y de ponernos en la situación de quienes tienen hijos o están en un aprieto económico o lo que sea y no pueden hacer huelga como desearían; se trata de reconocer que habrá quien no se sienta identificado con esta huelga, ya sea porque la ve inútil o porque está de acuerdo con las políticas de reforma. ¿Te parecería bien a ti, mi querido irrespetuoso, violento e incoherente proyecto de anarquista; te parecería bien que en una protesta en contra del aborto (y se trata de un ejemplo, porque ya sabemos todos que no es ningún imposible ser socialista y estar a favor del aborto), los manifestantes que no han asistido a sus respectivos puestos laborales te lanzaran cafés sobre los documentos?
Pero en realidad todo se resume en los adjetivos calificativos aplicados a este tipo de piquetes. O en de 'repugnantes', algo menos argumentativo :)

Besos,
Sawako :3

Estelwen Ancálimë dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Sobre todo, aquellos que os centráis en el asunto de la novela. ¡No os hacéis una idea de lo que agradezco todas estas muestras de apoyo! En verdad es un proyecto donde estamos trabajando muchísimo y queremos darlo todo. Yo sueño con ser escritora desde que estaba en la guardería y para mí sería mi mayor triunfo personal y profesional poder publicar la novela y sus continuaciones.

Un abrazo a todos, de verdad que es por comentarios como estos por los que mi blog sigue adelante :-)