sábado, 20 de diciembre de 2014

Crítica de "El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos"


Cuando terminamos de ver "El Hobbit: La Desolación de Smaug", más conocida en los Reinos Frikis como "La Desolación de los Fans", muchos creíamos que era imposible empeorar algo así. Que la tercera película, por fuerza, sería mejor que la segunda, porque era imposible hacer algo más malo que la segunda.
¿Y ha sido así? Pues sí. ¿Es la tercera película tan mala como la segunda? Pues no, TAN mala no es. ¿Significa eso que es buena? Pues hombre, tampoco.
El principal problema de "La Batalla de los Cinco Ejércitos" es que nunca debería haber existido como tal. Debería haber tenido media hora más de metraje y haberse fusionado con la segunda película para formar la única continuación que "El Hobbit debió haber tenido". Por mucho que nos duela a los fans de Tolkien, el empeño de convertir en tres películas un libro de doscientas y pico páginas estaba condenado al fracaso desde el principio. Sobre todo si resulta (y en esta tercera película ha sido más evidente que nunca) que los responsable del film están más interesados en contarnos SU versión de la historia con SUS invenciones y SUS aportaciones personales, que en ser fieles de verdad al universo Tolkien. El mimo, el cuidado por el detalle, la fidelidad al espíritu y al trasfondo tolkieniano que impregnaba hasta el fondo la trilogía de ESDLA, en esta película (como en la anterior) brilla por su ausencia.
Para empezar, tenemos una película que comienza en el más absoluto in res media. Acaba justo en el punto donde terminó la anterior. Lo cual significa que nos encontramos en medio del meollo de la cuestión desde el minuto uno; el dragón que viene, todo el mundo acojonado y sálvese quien pueda. Lo primero que extraña, así de entrada, es que a la distancia que está Esgaroth de Erebor, en medio de la noche, y teniendo en cuenta la velocidad a la que vuela Smaug y que tampoco es que haya enviado una carta ni lleve cartelitos luminosos anunciando su llegada, toda la ciudad sepa que el dragón está viniendo con la suficiente antelación como para que les dé tiempo a armar los petates y subirse en las barcas (y en el caso del Gobernador, hasta a ponerse a robar el cobre), cuando debería haber pillado a todo el mundo por sorpresa, durmiendo y en la cama.
Luego está el tema de que a ratos te cuesta ubicarte y darte cuenta de que estás de verdad en la Tierra Media, ya que en los primeros minutos te sueltan dos frases de Juego de Tronos ("¡Han despertado al dragón!" y "¡Se acerca el invierno!", cortesía del Gobernador Targaryen y de Bardo Stark, respectivamente), y no mucho más tarde una de Los Simpsons, que provocó risas en toda la sala de cine porque fue exactamente algo así:


Y si no teníamos bastante, avanzada ya la película intentan convencernos de que ni Poniente ni Springfield: en realidad estamos en Dune (más sobre esto en los spoilers).
Respecto a los personajes, más de lo mismo: los únicos que se salvan son Gandalf, Bilbo, Thorin, Bardo y Balin; los demás están en el mejor de los casos sobreactuados (Thranduil, Tauriel), excesivamente sosos (algunos enanos, Legolas), o, en el peor de los casos, directamente ridículos (el Gobernador y Grima el Becario). La acción es entretenida, la película desde luego no se hace larga, y hay ostias por todos los lados (que estén bien dadas o no es otra cuestión). Sin embargo, algunas escenas de la batalla final pecan de ser excesivamente largas para un final demasiado apresurado. Y a diferencia de las dos películas anteriores, ni los paisajes ni la banda sonora son especialmente reseñables, salvo la canción de los títulos de crédito.
En definitiva, que "La Batalla de los Cinco Ejércitos" aprueba, pero no con nota. Cuando fui al cine a ver "El Retorno de Rey" la película terminó con una ovación y todos salimos del cine encantados, emocionados y fascinados, incluso a pesar de los fallos que pudimos encontrar en ella. Con "La Batalla de los Cinco Ejérictos", los espectadores sencillamente nos levantamos y nos fuimos, como si hubiésemos visto cualquier otra película vulgar y corriente. Y creo que eso, teniendo en cuenta la historia que se estaba adaptando, es muy triste, y señal de que algo ha fallado. Un fallo perfectamente evitable si Peter Jackson, la Warner y compañía se hubieran limitado a dos únicas películas sin añadidos raros ni triángulos amorosos estrafalarios y hubiesen comprendido a tiempo que, los experimentos, mejor con gaseosa.

 Un análisis más detallado, a continuación, con SPOILERS:

Lo que me ha gustado:

-Como siempre, Bilbo y Gandalf. Si alguien salva la película, son ellos: el excelente trabajo de los grandísimos actores que son Martin Freeman e Ian McKellen. Bardo y su  familia también me gustaron (genial el momento flecha negra, aunque se echan de menos las palabras que Bardo pronuncia en el libro).

-Que Peter Jackson haya tenido la valentía de terminar la historia como en el libro, sin ceder a presiones externas: con Kili, Fili y Thorin muertos.

-El estupendo detalle de meter a Lobelia Sacovilla-Bolsón y las cucharillas de plata, así como los retratos de Belladonna Tuk y Bungo Bolsón: por fin un guiño a los fans.

-El Mal del Dragón de Thorin, bien llevado. Otro gran actor, Richard Armitage, que está casi al nivel de Bilbo y Gandalf y que también contribuye a salvar la película.


Lo que no me acaba de convencer:

-El personaje de Grima el Becario me sobraba en la segunda película y me sobra ahora. Hace el papel que e el libro juega el Gobernador, y con bastante menos gracia. Supongo que se quitaría el traje de mujer o al menos se bajaría los refajos antes de huir a Rohan para pedir trabajo.

-La catarsis de Thorin de malo a bueno otra vez me parece demasiado repentina. No está mal llevada del todo, pero me pareció muy repentina.

-El final, demasiado apresurado: presentan a Dain Pie de Hierro y luego no se molestan en explicar que se convierte en Rey Bajo la Montaña a la muerte de Thorin.

-Tampoco me gusta nada el trato que le dan a Thranduil; en el libro es simpático y en la película sigue siendo un capullo hasta el final. En "El Hobbit", acaba invitando a Bilbo a su reino y nombrándolo Amigo de los Elfos; en la película no le dice ni adiós muy buenas. Vaya decepción, la verdad.

-Dol Guldur era una buena idea, pero muy mal llevada en su desarrollo. Entra Galadriel a rescatar a Gandalf, pero cuidado, no ha venido sola... ¡¡ha traído a dos más!! Ahora resulta que entre Galadriel, Saruman y Elrond son capaces de darle de ostias a los Nueve Espectros del Anillo y a Sauron. No, espera, a Sauron le da de leches Galadriel solita, así de chula ella. ¿Una elfa con más poder que Gandalf, Radagast y Saruman, tres Maiar? Pues sí, oye, y a mucha honra; que eso de traer ejércitos como contaba Tolkien y tener que enfrentarse los cuatro juntos a Sauron para derrotarlo es cosa de nenazas. ¿No hubiera sido mucho más coherente que Galadriel con la Luz de Eärendil y Elrond con su magia élfica expulsaran a los Nazgûl, y fuese Saruman, que para algo era el más poderoso de los Istari (y de los buenos por esas fechas), el que derrotara a Sauron?

-Montones de enanos en pie de guerra, y ni uno solo pronuncia el famoso ¡Baruk Khazâz!, el grito de guerra enano por excelencia.


Lo que NO me ha gustado:

-La chorrahistoria de amor interracial entre Tauriel y Kili. ¿¿Dije ya en mi crítica anterior que era un truño?? Pues lo sigo diciendo. Aquí ya no hay triángulo amoroso ni nada, porque aunque el pobre Legolas, al más puro estilo elfofantas, sigue dando la cara por Tauriel en todo momento, incluso desafiando a su padre, la elfita machacas ya sólo tiene ojos para el enano sin barba. Los diálogos que hay entre ellos son TAN de vergüenza ajena que harían enrojecer a Stephenie Meyer en batamanta: "Oh, Tauriel, debemos aceptar nuestros sentimientos, yo no tengo miedo de ellos". ¡¡Por favor!! Para colmo, como Kili iba a morir y todos los que habíamos leído los libros lo sabíamos, teníamos la esperanza de que él y Tauriel murieran juntos en plan Romeo y Julieta, ¡¡pero no!! ¡¡TaurielSue, contra todo pronóstico, sobrevive!! Y digo yo, ¿no hubiera sido mucho mejor dejarla morir en plan heroico, como toda buena Mary Sue debe hacer cuando fallece su amado? Más que nada para que la pobre hiciera ALGO en la película además de poner cara de angst y lamentarse por Kili, ya que de la elfa guerrera de la segunda película, esa líder militar rápida y letal que era antes de conocer al enano, no hay ni rastro. ¿Para qué? Es una mujer, su razón de ser es ser el interés amoroso del Enano Buenorro Caracterizado Sin Barba Para Excitar a las Quinceañeras Aunque le Dé Patadas al Canon, ¿a quién huevos le importa que antes fuera una guerrera? Y su frase final es de risa "Si esto es el amor, no lo quieroooo". Quédate tranquila, chatina, que si eso es el amor, nosotros no lo queremos tampoco. Quienes gusten de las tramas amorosas entre elfas y enanos, que se queden con aquella famosa frase de Galadriel en medio de sus delicados galanteos de amor cortés: "Se dice que los enanos son más hábiles con las manos que con la lengua, pero eso nos e le aplica a Gimli".
Malpensados.

-¡Coño, gusanos de Dune en la Tierra Media! Ni aparecen en la mitología tolkieniana ni sirven para nada en la trama, aparecen tres segundos básicamente para dar por culo a los fans, por si acaso no lo tenían aún lo bastante escocido.

-Thorin comete la mayor estupidez como líder y estratega, digna de las más casposas películas de terror slasher americanas. Se va él solo con otros tres a buscar a Azog porque le da la santa gana (bieeeen), manda a Kili y a Fili a explorar ellos solitos (muy bieeen) mientras él y otro enano se quedan esperando a una recua de orcos guerreros de Moria en un lugar tan estratégicamente favorable como UNA PLAZA ABIERTA (¡cojonudo!). Joder si son decenas contra uno no seáis gilipollas y esperadlos en los túneles (sí, esos mismo túneles a donde has mandado a tus dos únicos sobrinos solitos ellos dos para explorar no sé qué coño si lo único para lo que han ido a ese lugar es para encontrar a Azog y cargárselo!!!!). Pero se ve que esa estrategia básica de "si tu enemigo te supera ampliamente en número busca el enfrentamiento en espacio reducido para restarle eficacia a su superioridad numérica" que tan buen resultado le dio a Leónidas en las Termópilas, Thorin no se la sabe.
Claro que no es de extrañar, teniendo en cuenta en otro error fundamental de Thorin: deja que Azog se hunda en el hielo, y cuando lo ve flotando debajo, se pone justo justito encima para que cuando abra los ojos (lo que TODO el mundo se estaba esperando, vamos) pueda atravesarle el pie con precisión milimétrica con su espada. No sé que fue más inverosímil de esa absurda escena: que Azog se recupere mágicamente y emerja igual de mágicamente a la superficie (ni que fuera tan fácil) o que a Thorin no se le ocurra la brillante idea de rematarlo mientras flota por debajo suyo, aprovechando que está en franca inferioridad. Esta es una de esas clásicas escenas que pretende ser épica y queda ridícula; mucho más épico hubiera sido seguir lo que contaba la novela: que Fili y Kili cayeron en medio del combate intentando proteger con sus espadas y escudos a su tío y señor, Thorin, mortalmente herido.

-Pero si Thorin demuestra ser idiota, Azog no le va a la zaga: el muy gilipollas tiene delante (su perfecta visión desde la montaña le da una panorámica perfecta) tres ejércitos: uno de enanos, otros de elfos y otro de humanos. Dispuestos a darse de hostias entre ellos. ¿Y qué hace? ¿Esperar a que los buenos se acuchillen entre ellos y luego rematar a los supervivientes? Pues no. Él saca a su ejército en ese momento y lo lanza contra los buenos (que no los habían visto venir), con dos cojones. Obviamente los buenos olvidan sus momentáneas diferencias y se regarupan para darle candela fina a los orcos. Vamos, que menos mal que al final Azog muere, porque si llega a sobrevivir Sauron lo manda decapitar por imbécil.

-El golpe de gracia, que pretende ser un guiño a la trilogía de ESDLA y queda de pena por incoherente, es la conversación entre Legolas y Thranduil al final de la batalla. Es más o menos así:
Legolas: No puedo quedarme.
Thranduil: Pues ve a buscar a un montaraz al Norte, es hijo de Arathorn, lo llaman Trancos, el nombre verdadero deberás averiguarlo tú.
1) ¿Legolas no puede quedarse, por qué?
2) ¿Monataraz del norte? Sí, claro, un montaraz del Norte que según la cronología de la Tierra Media CUANDO OCURRIÓ LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS TENÍA DIEZ AÑOS Y VIVÍA CON SU MADRE EN RIVENDEL.
3) Incluso suponiendo que fuera adulto, ¿cómo sabe Thranduil de él, si se supone que su existencia era un secreto de Elrond y los montaraces? ¿Cómo sabe que lo llaman Trancos? ¿Y por qué no quiere decirle su nombre verdadero a Legolas?
En definitiva, CAGADA MAYÚSCULA. Y ejemplo perfecto de lo que pasa cuando los guionistas y el director están más interesados en inventarse sus propias pajas mentales para contaminar con ellas la Tierra Media, que en ser mínimamente coherentes con el universo de Tolkien.

En fin, por lo menos, nos queda el consuelo de que Christopher Tolkien y su hijo Adam han jurado que los derechos de El Silmarillion no se los arrebatarán ni siquiera de entre sus agarrotados dedos cadavéricos. Afortunadamente. Aunque mucho me temo que algún día acabemos viendo las andanzas de Fëanor, Lúthien, Túrin y Túor convertidas en una serie de la HBO. Con casinos y furcias.

16 comentarios:

Nirnaeth dijo...

Entre lo que me gustó:
Una referencia incompleta de Thorin a que hay cosas que hacen que el mundo sea más feliz por encima del oro atesorado, aunque no incluya a la alegría y las canciones.
Y también la despedida de Gandalf y Bilbo (que está bien que regresen juntos) en el linde de la Comarca con el guiño de varias palabras textuales del libro.

Entre lo que no me gustó:
El sueldo que pagaron a Michael Persbrandt por hacer de Beorn en la "Desolación Extendida" porque si en la peli anterior aparece poco y mal, en esta peli su aparición es de risa, casi como las de Alfrid. ¡Pobrecillo!, tan épico que debía ser su papel penetrando en la espesa guardia de orcos hasta alcanzar a matar a Bolgo, y se ha quedado en ná.
Pero sobretodo, ¿con 144 minutos de metraje no tienes tiempo para enterrar a Thorin? Nah, mejor que el espectador piense que la Piedra del Arca se la queda Bardo entre sus refajos, y que Orcrist posiblemente acompañe a Legolas en su deambular de 77 años (60 en el calendario PJ) por el Norte sin toparse entodo este tiempo ni una vez con Trancos hasta llegado el Concilio de Elrond.

Laura Sánchez Méndez dijo...

Muy buena la crítica, como las de las otras dos, ^^*

Aunque a mí me ha gustado la película, que considero bastante superior a su predecesora, admito las idas de olla de Jackson. De hecho, las cosas que no me gustaron demasiado coinciden con las tuyas, aunque añadiría tres detalles:

-¿Por qué Galadriel se parece a la niña maldita de La Señal?

-¿Por qué Dáin Pie de Hierro va montado en un cerdo peludo?

-¿Por qué Béorn sólo sale dos segundos escasos?

En general me ha gustado. Puede ser que iba con el ánimo épico subido, lo que contribuye a emocionarme de cara a una película de este calibre, pero me gustó. La parte de Thorin y su locura me ha parecido muy bien llevada. También me ha gustado la escena de Bilbo entregando la Piedra del Arca, así como sus razones para hacerlo. Me alegro de que eso no lo hayan cambiado. También me gustó que respetaran el final del libro, con la muerte de los tres enanos que tocaban y el regreso de Bilbo a su hogar, hilándolo todo además con El Señor de los Anillos.

Eso sí, por el romance élfico-enano NO paso! ¿Y al final qué pasa con Tauriel? Después de su gran frase y de la "magnífica" contestación de Thranduil, se queda en plan "bueno, pues hasta aquí ha llegado mi trama". Mi mejor amiga especula que Thranduil pudo habérsela cargado para, ejem, "ahorrarle sufrimiento" amoroso y tal.

Bueno, siempre me quedará Bilbo. Es mi nuevo ídolo.

LordSophonian dijo...

Jaja, me meo al imaginarme a la Meyer con batamanta xD

Muy de acuerdo en todo. Algunas set-pieces de la anterior me gustaron más (las arañas), pero en conjunto ésta tiene mejor ritmo y, aunque alargue innecesariamente las escenas de batalla, no se me hicieron tan pesadas como en la anterior.

Esperaba mucho más de Dol Guldur. No me gustó que Galadriel volviera a transformarse en una bruja siniestra. Yo quería que nos ofreciera un espectáculo de luz y color, no esa mamarrachada que le hizo perder todo el glamour. También esperaba, puestos a inventarse cosas, alguna que otra araña rondando la fortaleza.

El romance lo han tratado muy mal. Y lo dice alguien que no le desagradaron las escenas en las que hablaban del festival de las estrellas (tal vez sea por la música de Howard Shore, que en este tema se luce especialmente). Lo sentí todo muy impostado y ñoño.

La escena de la referencia es de pena, totalmente forzada.

Bardo y su familia me gustó, aportó algo de humanidad a la película junto con la última conversación de Bilbo y Thorin.

A mi me gustaría ver algo de los Hijos de Húrin, pero que Jackson le ceda la batuta a otro director, por favor. No me cabe duda de que detras de tanto artificio hay un gran fan del trabajo de Tolkien, pero su estilo grandilocuente y consolero queda ridículo en algunas escenas.

Muy bonita la canción de Billy Boyd.

Anónimo dijo...

Estelwen, eres crack. No das puntada sin hilo, y mira que se nota que algunas cosas de esta "adaptación" te han disgustado profundamente. Tambien quería felicitarte por tu blog, ameno en los comentarios que haces sobre series e instructivo cuando abordas temas que no pertenecen al mundo dl entretenimiento, pues somos personas muy diferentes y tu punto de vista me parece interesantísimo! Un abrazo y anímos con el blog!

PS: A mi me gustaría, quizá para quitarme el mal sabor de boca que ha dejado la trilogía del hobbit, que hicieras las reseñas de la trilogia original. Particularmente, quiero oir tu punto de vista siempre original e interesante.

PSS: Lo pensé cuando lo publicaste y ahora es mi oportunidad! Felicidades por ser mamá. Te sigo en el otro blog y la verdad es que me tienes un poco acojonado porque me has hecho tomar visión de la dimensión de todo el proceso.

PSSS: Aunque es redundante, felicidades por el blog y anímo! Con total sinceridad, tu rinconcito mola un montón!

Anónimo dijo...

EXCELENTE CRITICA...TE FELICITO :D

shinny dijo...

Solo una aclaración. El Hobbit se desarrolla 60 años de ESDLA, y ahí Aragorn tiene casi 90 años. Así que cuando se desarrollaron los eventos de El Hobbit tenía casi 30 años, que para la época era como recién estar llegando a la adultez, pero niño niño no era.

Por cierto a mi me gustó la peli, que tiene fallas, no lo niego, pudieron dedicarle mas tiempo a las idas y venidas de Bilbo con Smaug que a la batalla final, hubiera querido ver el funeral de Thorin. Pero en general me ha parecido mas entretenida que el libro.

Estelwen Ancálimë dijo...

Te equivocas de medio a medio, shinny. Según la cronología de los Apéndices de "El Señor de los Anillos", Aragorn nació en el año 2931 de la Tercera Edad, y la Batalla de los Cinco Ejércitos fue en el año 2941 de la Tercera Edad. Haz la resta y mira cuantos años te salen.

Anónimo dijo...

Pues ya pueden escribir algo nuevo de "El señor de los anillos", porque de no hacerlo la obra quedará libre de derechos en 2048 (que queda muy lejos, dirás, pues bueno, los de Tintin se extinguen en 2054 y ya han decidido que un año antes publicarán algo relacionado para poder mantenerlos y que no hagan aberraciones).
De todos modos Tolkien Jr. tampoco es quien para hablar ya que el acabó retirando las objeciones para que el Hobbit pudiese ser rodado. Antes de vender tus derechos sobre una obra debes acordar ciertas bases...como no crear historias de amor que repugnarían al más liberal de los hippies.

Me joden tantísimo alguno de los cambios que hicieron, de verdad...lo del Gobernador me enfureció. ¿Por qué? Porque "la avaricia es castigada con la muerte" me parece un mensaje demasiado moralista...Los hijos de Bardo no me gustaron. Puestos a tergiversar las razas hubiese quedado mejor un romance Tauriel-Bardo con muerte de la elfa.

¿Qué hay cambios que son para bien? Claro: La cara quemada de Thranduil. Me pareció un grandísimo detalle que además daba "fuerza" al personaje, y que es muy "élfico" (el orgullo de estar gastando puntos de mana para tener permanentemente un hechizo :P )
La aparición de Légolas me parece necesaria: el hijo del rey tiene que aparecer por ahi, leche. Que para algo es un príncipe. Ahora, que le den metraje y metraje no me gusta.


Respeto a la metrosexualidad de la familia de Thorin no me pronuncio. Al final FIli y Kili rondaban (si no recuerdo al) los 90 años, son jóvenes y pueden tener menos barba. Ahora que Bofur tenga menos barba que Kili...eso ya si que es insultante

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Hola, y gracias por comentar! :-)

Punto 1: Los derechos de "El Hobbit" no los tenía la Tolkien State; ya se vendieron en su momento para hacer la película de dibujos. Los de "El Silmarillion", en cambio, sí que los tiene la Tolkien State, y no tienen ninguna intención de soltarlos, te lo garantizo.

Punto2: No sé muy bien cómo funciona lo de los derechos de autor, pero me parece que no es lo mismo para los comics que para las novelas. En cualquier caso, en 2011 se publicó un nuevo libro de Tolkien, "Los Hijos de Húrin", que es básicamente la versión extendida de una historia de "El Silmarillion" que Christopher Tolkien editó con recortes y fragmentos del trabajo de su padre, que eran lo bastante extensos como para crear una novela completa.

Punto 3: A mí también me jodieron mucho todos esos cambios absurdos y arbitrarios. Me resulta desconcertante que para hacer ESDLA, que la cosa estaba mucho más difícil, Peter Jackson y compañía le echaran un pulso a fondo a la productora para ceñirse al material original, y que en cambio ahora, que sabían que las películas, bien hechas, podrían ser un éxito, hayan protagonizado semejante bajada de pantalones añadiendo chorradas totalmente anti-tolkien sólo porque quedaban "comerciales".
En cuanto a Fili y Kili, no, no es expilcable de ninguna manera que no tengan barba. Según Tolkien, la barba es algo tan intrínseco en los enanos que les sale ya en la niñez e incluso las mujeres la tienen. Un enano sin barba es una vergüenza, el deshonor y la humillación más grande que pueden imaginar. Para ponerte un ejemplo, si has leído "Canción de Hielo y Fuego", un enano con barba es como un dothraki rapado al cero que no puede montar a caballo. Es decir, intolerable. Kili y Fili jamás hubeiran podido ser así, jamás.

Carlos Collantes dijo...

Bueno yo quisiera saber el por que de lady galadriel se transforma en algo raro como una bruja o monstruo, o no se como llamarlo, cuando derrotan a sauron en el rescatan a gandalf.
Gracias

Anónimo dijo...

Bien, pues con esa publicación ya estamos a salvo. Mira tú que yo pensé que los hijos de Hurin se había publicado mucho tiempo atrás

Y sí. Es lo mismo para los libros que para los cómics. Las obras literarias tienen una vigencia de 75 años después de la muerte del autor. Hace pocos años, si quieres comprobarlo, quedaron libres las obras de Lovecraft, por ejemplo.

Y sí, con lo de la barba estoy de acuerdo, pero me ofende mas lo de Bofur que lo de los "jovencitos", donde ya decía Tolkien que la tenían mas corta por la edad. Aunque por supuesto, mas corta no significa una barbita de una semana... Que Bofur solo tenga bigote me cabrea muchisimo más.Pero muchísimo

Anónimo dijo...

Hola... Muy de acuerdo con casi todo lo que escribes en tu crítica, al igual que con las dos primeras películas de El Hobbit. Añadiría alguna cosa más que no me gustó:
- La trilogía debía llamarse El Enano, porque el papel de Bilbo va a menos a medida que avanza. Todo se reduce a la rivalidad Thorin-Azog.
- Es incongruente, como decías de la primera película, que todo el mundo conozca a Thorin. Esto también pasaba en El Señor de los Anillos con Aragorn. Nada más oír su nombre, Boromir ya sabía quién era. Y ahí aún era peor: todo el mundo sabía qué era el Anillo, y qué lo habían encontrado. No se entendía que no hubiera tres o cuatro ejércitos viajando a la Comarca.
- El exceso de escenas incongruentes de cambios de opinión entre Thorin y Bilbo: ahora eres un estorbo, ahora me has salvado la vida, ahora no sirves para nada, ahora confío en que nos salvarás... hasta la saciedad. Sólo superadas por el número de volteretas que es capaz de dar Legolas en diez segundos.
- El ninguneo de Gandalf. Parece más un viejo despistado que un istar.

Ryoga_Skywalker dijo...

Bastante de acuerdo con la crítica. Creo que el problema mayúsculo fue que Jackson y la Warner quisieron hacer una trilogía que tuviese el mismo impacto que LOR y salieron mal parados. Eso obligo que se metiera un montón de subtramas que quedaron de más (desde la relación entre la elfa y el enano por ejemplo), que aparte parece que también consumieron la energía de Peter Jackson al grado que el último episodio quedo muy chato. Una lástima, porque el primer episodio prometía, el segundo cayo un poco, pero este fue el acabose.

Anónimo dijo...

Muy buena la crítica, como las demas
bueno en lo particular esta bien la pelicula con muchos errores si pero jackson a tenido sus pro y contras todos los directores siempres se quivocan.
Esperaba mucho más de esta pelicula.
Lo que me gusto de la pelicula son los elfos del bosque y thranduil aunque exagero el personaje pero creo que fue para bien,logro que se apresiara un gran elfo y su ejercito se ve una gran ostia con todos esos batallones ya ni en la ultima alianza logre observar tantos elfos.En cuanto a los enanos me gusta la aparicion de dain pero esperaba mas de su ejercito para la batalla en el prologo que metio jackson son muchos enanos los que emigraron creo que falto que fueran un numero un poco mas.
Para la batalla de sauron creo que le fallo mucho a jackson esperaba a todos los magos de los que se habla y a los grandes elfos de galadriel esperaba mas batalla de luz y cosas asi creo que tambien hayan incluido a thranduil aunque no tenga nada que ver para hacer la batalla contra sauron mas buena en mi criterio.
Lo que definitivamente no me gusta es el amorio que se genera entre tauriel y kili creo que es algo muy absurdo y para el final espere algo mejor como la coronacion de dain el agradecimiento de los enanos con los elfos por averlos ayudado en la batalla como tambien el agradecimiento de thranduil con bilbo y que thranduil le dijiera a legolas que fuera a rivendel con elron o a lorien con galadriel que se relacionaran mas los elfos y que se relacionara un poco mas con ESDLA LA COMUNIDAD DE EL ANILLO .
Gracias por aver escuchado mi critica y las demas criticas muy buenas.
¡¡¡¡¡UN SALUDO A TODOS!!!!!

Anónimo dijo...

Discrepo en lo de que Galadriel no pueda tener mas poder que esos 3 maiar que tu dices, hay elfos que pueden mandar a Valinor a cualquiera de esos tres con un chasquido de dedos, solo tienes que ver como las pasó gandalf para acabar con el daño de durin, cuando en la primera edad habia elfos, humanos e incluso orcos que podian llevarse (y de hecho lo hacian) un balrog por delante, eso sin nombrar a Fingolfin que acababa con balrogs, dragones y lo que se le pusiera por delante.

Así que aunque coincida en que esta adaptación del hobbit sea basura respeta la figura de Galadriel que se ve que has olvidado que era hija de Finarfin y Earwen y tenia hermanos como Finrod y Orodreth, asi que si, podria darle un repasito a cualquiera de esos Maiar que has puesto.

Un saludo.

Estelwen Ancálimë dijo...

Técnicamente sí, un elfo super guerrero y poderoso de la hostia puede vencer a un Maia en combate singular a fuerza de pegarle con la espada. Lo que ya no es tan seguro es que pueda vencerlo en combate mágico. En toda la historia de la Tierra Media, el único caso que se conoce es el de Lúthien Tinúviel, famosa por derrotar a Sauron en un duelo de hechizos, y si lo consiguió fue porque era medio Maia (su madre era Melian la Maia) y tenía poderes mágicos superiores a los de los demás elfos.

De todos modos, en esa escena lo discutible no es tanto que Galadriel venza a Sauron como que lo haga sola, donde Gandalf, Radagast y Saruman fracasan o se encuentran impotentes. Es lógico que un elfo combata como pueda a un Maia si no hay nadie más poderoso a mano para hacerlo, pero que a Sauron lo derrote Galadriel solita, estando a su lado otros tres Maiar... como que no.