miércoles, 24 de diciembre de 2014

¡Feliz Navidad!


Este año, como todos los demás, ha llegado de nuevo la siempre tradicional postal navideña de Los Simpson para desearos a todos mis lectores UNA FELIZ NAVIDAD Y UN MARAVILLOSO AÑO 2015.


Gracias por estar ahí, amigos. Los que me leéis siempre, los que pasáis de vez en cuando y los que llegáis por casualidad. Los que comentáis y los que no, los que ya son fieles desde hace años y las nuevas incorporaciones... muchas gracias a todos por dedicar un huequecito de vuestro tiempo en leer y explorar este blog, haciéndolo así también un poco vuestro. Este año he bajado un poco el ritmo de publicaciones gracias al mejor regalo que he podido recibir jamás, y que nació en Junio, pero os prometo que mientras vosotros sigáis queriendo leerme, yo seguiré sacando tiempo, como sea, para continuar escribiendo.

¡Que todos vuestros deseos para el Año Nuevo se hagan realidad y que la divina luz de Jesucristo, que este año sopla 2015 velitas (¡ahí es nada!), ilumine vuestros hogares y lleve salud, paz y amor a vuestras familias! :-)

sábado, 20 de diciembre de 2014

Crítica de "El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos"


Cuando terminamos de ver "El Hobbit: La Desolación de Smaug", más conocida en los Reinos Frikis como "La Desolación de los Fans", muchos creíamos que era imposible empeorar algo así. Que la tercera película, por fuerza, sería mejor que la segunda, porque era imposible hacer algo más malo que la segunda.
¿Y ha sido así? Pues sí. ¿Es la tercera película tan mala como la segunda? Pues no, TAN mala no es. ¿Significa eso que es buena? Pues hombre, tampoco.
El principal problema de "La Batalla de los Cinco Ejércitos" es que nunca debería haber existido como tal. Debería haber tenido media hora más de metraje y haberse fusionado con la segunda película para formar la única continuación que "El Hobbit debió haber tenido". Por mucho que nos duela a los fans de Tolkien, el empeño de convertir en tres películas un libro de doscientas y pico páginas estaba condenado al fracaso desde el principio. Sobre todo si resulta (y en esta tercera película ha sido más evidente que nunca) que los responsable del film están más interesados en contarnos SU versión de la historia con SUS invenciones y SUS aportaciones personales, que en ser fieles de verdad al universo Tolkien. El mimo, el cuidado por el detalle, la fidelidad al espíritu y al trasfondo tolkieniano que impregnaba hasta el fondo la trilogía de ESDLA, en esta película (como en la anterior) brilla por su ausencia.
Para empezar, tenemos una película que comienza en el más absoluto in res media. Acaba justo en el punto donde terminó la anterior. Lo cual significa que nos encontramos en medio del meollo de la cuestión desde el minuto uno; el dragón que viene, todo el mundo acojonado y sálvese quien pueda. Lo primero que extraña, así de entrada, es que a la distancia que está Esgaroth de Erebor, en medio de la noche, y teniendo en cuenta la velocidad a la que vuela Smaug y que tampoco es que haya enviado una carta ni lleve cartelitos luminosos anunciando su llegada, toda la ciudad sepa que el dragón está viniendo con la suficiente antelación como para que les dé tiempo a armar los petates y subirse en las barcas (y en el caso del Gobernador, hasta a ponerse a robar el cobre), cuando debería haber pillado a todo el mundo por sorpresa, durmiendo y en la cama.
Luego está el tema de que a ratos te cuesta ubicarte y darte cuenta de que estás de verdad en la Tierra Media, ya que en los primeros minutos te sueltan dos frases de Juego de Tronos ("¡Han despertado al dragón!" y "¡Se acerca el invierno!", cortesía del Gobernador Targaryen y de Bardo Stark, respectivamente), y no mucho más tarde una de Los Simpsons, que provocó risas en toda la sala de cine porque fue exactamente algo así:


Y si no teníamos bastante, avanzada ya la película intentan convencernos de que ni Poniente ni Springfield: en realidad estamos en Dune (más sobre esto en los spoilers).
Respecto a los personajes, más de lo mismo: los únicos que se salvan son Gandalf, Bilbo, Thorin, Bardo y Balin; los demás están en el mejor de los casos sobreactuados (Thranduil, Tauriel), excesivamente sosos (algunos enanos, Legolas), o, en el peor de los casos, directamente ridículos (el Gobernador y Grima el Becario). La acción es entretenida, la película desde luego no se hace larga, y hay ostias por todos los lados (que estén bien dadas o no es otra cuestión). Sin embargo, algunas escenas de la batalla final pecan de ser excesivamente largas para un final demasiado apresurado. Y a diferencia de las dos películas anteriores, ni los paisajes ni la banda sonora son especialmente reseñables, salvo la canción de los títulos de crédito.
En definitiva, que "La Batalla de los Cinco Ejércitos" aprueba, pero no con nota. Cuando fui al cine a ver "El Retorno de Rey" la película terminó con una ovación y todos salimos del cine encantados, emocionados y fascinados, incluso a pesar de los fallos que pudimos encontrar en ella. Con "La Batalla de los Cinco Ejérictos", los espectadores sencillamente nos levantamos y nos fuimos, como si hubiésemos visto cualquier otra película vulgar y corriente. Y creo que eso, teniendo en cuenta la historia que se estaba adaptando, es muy triste, y señal de que algo ha fallado. Un fallo perfectamente evitable si Peter Jackson, la Warner y compañía se hubieran limitado a dos únicas películas sin añadidos raros ni triángulos amorosos estrafalarios y hubiesen comprendido a tiempo que, los experimentos, mejor con gaseosa.

 Un análisis más detallado, a continuación, con SPOILERS:

Lo que me ha gustado:

-Como siempre, Bilbo y Gandalf. Si alguien salva la película, son ellos: el excelente trabajo de los grandísimos actores que son Martin Freeman e Ian McKellen. Bardo y su  familia también me gustaron (genial el momento flecha negra, aunque se echan de menos las palabras que Bardo pronuncia en el libro).

-Que Peter Jackson haya tenido la valentía de terminar la historia como en el libro, sin ceder a presiones externas: con Kili, Fili y Thorin muertos.

-El estupendo detalle de meter a Lobelia Sacovilla-Bolsón y las cucharillas de plata, así como los retratos de Belladonna Tuk y Bungo Bolsón: por fin un guiño a los fans.

-El Mal del Dragón de Thorin, bien llevado. Otro gran actor, Richard Armitage, que está casi al nivel de Bilbo y Gandalf y que también contribuye a salvar la película.


Lo que no me acaba de convencer:

-El personaje de Grima el Becario me sobraba en la segunda película y me sobra ahora. Hace el papel que e el libro juega el Gobernador, y con bastante menos gracia. Supongo que se quitaría el traje de mujer o al menos se bajaría los refajos antes de huir a Rohan para pedir trabajo.

-La catarsis de Thorin de malo a bueno otra vez me parece demasiado repentina. No está mal llevada del todo, pero me pareció muy repentina.

-El final, demasiado apresurado: presentan a Dain Pie de Hierro y luego no se molestan en explicar que se convierte en Rey Bajo la Montaña a la muerte de Thorin.

-Tampoco me gusta nada el trato que le dan a Thranduil; en el libro es simpático y en la película sigue siendo un capullo hasta el final. En "El Hobbit", acaba invitando a Bilbo a su reino y nombrándolo Amigo de los Elfos; en la película no le dice ni adiós muy buenas. Vaya decepción, la verdad.

-Dol Guldur era una buena idea, pero muy mal llevada en su desarrollo. Entra Galadriel a rescatar a Gandalf, pero cuidado, no ha venido sola... ¡¡ha traído a dos más!! Ahora resulta que entre Galadriel, Saruman y Elrond son capaces de darle de ostias a los Nueve Espectros del Anillo y a Sauron. No, espera, a Sauron le da de leches Galadriel solita, así de chula ella. ¿Una elfa con más poder que Gandalf, Radagast y Saruman, tres Maiar? Pues sí, oye, y a mucha honra; que eso de traer ejércitos como contaba Tolkien y tener que enfrentarse los cuatro juntos a Sauron para derrotarlo es cosa de nenazas. ¿No hubiera sido mucho más coherente que Galadriel con la Luz de Eärendil y Elrond con su magia élfica expulsaran a los Nazgûl, y fuese Saruman, que para algo era el más poderoso de los Istari (y de los buenos por esas fechas), el que derrotara a Sauron?

-Montones de enanos en pie de guerra, y ni uno solo pronuncia el famoso ¡Baruk Khazâz!, el grito de guerra enano por excelencia.


Lo que NO me ha gustado:

-La chorrahistoria de amor interracial entre Tauriel y Kili. ¿¿Dije ya en mi crítica anterior que era un truño?? Pues lo sigo diciendo. Aquí ya no hay triángulo amoroso ni nada, porque aunque el pobre Legolas, al más puro estilo elfofantas, sigue dando la cara por Tauriel en todo momento, incluso desafiando a su padre, la elfita machacas ya sólo tiene ojos para el enano sin barba. Los diálogos que hay entre ellos son TAN de vergüenza ajena que harían enrojecer a Stephenie Meyer en batamanta: "Oh, Tauriel, debemos aceptar nuestros sentimientos, yo no tengo miedo de ellos". ¡¡Por favor!! Para colmo, como Kili iba a morir y todos los que habíamos leído los libros lo sabíamos, teníamos la esperanza de que él y Tauriel murieran juntos en plan Romeo y Julieta, ¡¡pero no!! ¡¡TaurielSue, contra todo pronóstico, sobrevive!! Y digo yo, ¿no hubiera sido mucho mejor dejarla morir en plan heroico, como toda buena Mary Sue debe hacer cuando fallece su amado? Más que nada para que la pobre hiciera ALGO en la película además de poner cara de angst y lamentarse por Kili, ya que de la elfa guerrera de la segunda película, esa líder militar rápida y letal que era antes de conocer al enano, no hay ni rastro. ¿Para qué? Es una mujer, su razón de ser es ser el interés amoroso del Enano Buenorro Caracterizado Sin Barba Para Excitar a las Quinceañeras Aunque le Dé Patadas al Canon, ¿a quién huevos le importa que antes fuera una guerrera? Y su frase final es de risa "Si esto es el amor, no lo quieroooo". Quédate tranquila, chatina, que si eso es el amor, nosotros no lo queremos tampoco. Quienes gusten de las tramas amorosas entre elfas y enanos, que se queden con aquella famosa frase de Galadriel en medio de sus delicados galanteos de amor cortés: "Se dice que los enanos son más hábiles con las manos que con la lengua, pero eso nos e le aplica a Gimli".
Malpensados.

-¡Coño, gusanos de Dune en la Tierra Media! Ni aparecen en la mitología tolkieniana ni sirven para nada en la trama, aparecen tres segundos básicamente para dar por culo a los fans, por si acaso no lo tenían aún lo bastante escocido.

-Thorin comete la mayor estupidez como líder y estratega, digna de las más casposas películas de terror slasher americanas. Se va él solo con otros tres a buscar a Azog porque le da la santa gana (bieeeen), manda a Kili y a Fili a explorar ellos solitos (muy bieeen) mientras él y otro enano se quedan esperando a una recua de orcos guerreros de Moria en un lugar tan estratégicamente favorable como UNA PLAZA ABIERTA (¡cojonudo!). Joder si son decenas contra uno no seáis gilipollas y esperadlos en los túneles (sí, esos mismo túneles a donde has mandado a tus dos únicos sobrinos solitos ellos dos para explorar no sé qué coño si lo único para lo que han ido a ese lugar es para encontrar a Azog y cargárselo!!!!). Pero se ve que esa estrategia básica de "si tu enemigo te supera ampliamente en número busca el enfrentamiento en espacio reducido para restarle eficacia a su superioridad numérica" que tan buen resultado le dio a Leónidas en las Termópilas, Thorin no se la sabe.
Claro que no es de extrañar, teniendo en cuenta en otro error fundamental de Thorin: deja que Azog se hunda en el hielo, y cuando lo ve flotando debajo, se pone justo justito encima para que cuando abra los ojos (lo que TODO el mundo se estaba esperando, vamos) pueda atravesarle el pie con precisión milimétrica con su espada. No sé que fue más inverosímil de esa absurda escena: que Azog se recupere mágicamente y emerja igual de mágicamente a la superficie (ni que fuera tan fácil) o que a Thorin no se le ocurra la brillante idea de rematarlo mientras flota por debajo suyo, aprovechando que está en franca inferioridad. Esta es una de esas clásicas escenas que pretende ser épica y queda ridícula; mucho más épico hubiera sido seguir lo que contaba la novela: que Fili y Kili cayeron en medio del combate intentando proteger con sus espadas y escudos a su tío y señor, Thorin, mortalmente herido.

-Pero si Thorin demuestra ser idiota, Azog no le va a la zaga: el muy gilipollas tiene delante (su perfecta visión desde la montaña le da una panorámica perfecta) tres ejércitos: uno de enanos, otros de elfos y otro de humanos. Dispuestos a darse de hostias entre ellos. ¿Y qué hace? ¿Esperar a que los buenos se acuchillen entre ellos y luego rematar a los supervivientes? Pues no. Él saca a su ejército en ese momento y lo lanza contra los buenos (que no los habían visto venir), con dos cojones. Obviamente los buenos olvidan sus momentáneas diferencias y se regarupan para darle candela fina a los orcos. Vamos, que menos mal que al final Azog muere, porque si llega a sobrevivir Sauron lo manda decapitar por imbécil.

-El golpe de gracia, que pretende ser un guiño a la trilogía de ESDLA y queda de pena por incoherente, es la conversación entre Legolas y Thranduil al final de la batalla. Es más o menos así:
Legolas: No puedo quedarme.
Thranduil: Pues ve a buscar a un montaraz al Norte, es hijo de Arathorn, lo llaman Trancos, el nombre verdadero deberás averiguarlo tú.
1) ¿Legolas no puede quedarse, por qué?
2) ¿Monataraz del norte? Sí, claro, un montaraz del Norte que según la cronología de la Tierra Media CUANDO OCURRIÓ LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS TENÍA DIEZ AÑOS Y VIVÍA CON SU MADRE EN RIVENDEL.
3) Incluso suponiendo que fuera adulto, ¿cómo sabe Thranduil de él, si se supone que su existencia era un secreto de Elrond y los montaraces? ¿Cómo sabe que lo llaman Trancos? ¿Y por qué no quiere decirle su nombre verdadero a Legolas?
En definitiva, CAGADA MAYÚSCULA. Y ejemplo perfecto de lo que pasa cuando los guionistas y el director están más interesados en inventarse sus propias pajas mentales para contaminar con ellas la Tierra Media, que en ser mínimamente coherentes con el universo de Tolkien.

En fin, por lo menos, nos queda el consuelo de que Christopher Tolkien y su hijo Adam han jurado que los derechos de El Silmarillion no se los arrebatarán ni siquiera de entre sus agarrotados dedos cadavéricos. Afortunadamente. Aunque mucho me temo que algún día acabemos viendo las andanzas de Fëanor, Lúthien, Túrin y Túor convertidas en una serie de la HBO. Con casinos y furcias.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Adepta Sororitas I: Las Hermanas de Batalla frente al feminismo


Es mi intención, ahora que parece que tengo un poco más de tiempo para escribir, redactar una serie de artículos en este blog sobre un ejército de Warhammer 40.000 que es uno de mis favoritos tanto por estética como por trasfondo: el Adepta Sororitas, conocido comúnmente como las Hermanas de Batalla.
El primero de estos artículos es una visión general de las Sororitas en cuanto a figura feminista, o si se prefiere, en comparación con el resto de "modelos femeninos de acción" que suelen aparecer en los comics y películas de fantasía, ciencia-ficción y acción/aventuras.

Para empezar, está la cuestión básica: ¿qué es el Adepta Sororitas? Se trata de una hermandad formada exclusivamente por mujeres, cuyo origen se encuentra en el final de la Era de la Apostasía y la fundación de la Inquisición: después de que el siniestro y demente Goge Vandire se hiciera a la vez con el control de Eclesiarquía y Administratum imperial y extendiese un reino de terror y demencia por toda la galaxia, el decreto pasivo de Sebastian Thor (el heroico clérigo que lo derrotó) estableció que "la Eclesiarquía no podría tener hombres armados a su servicio". Paradójicamente, el machismo inherente a este decreto (al hablar de "hombres armados") fue el motivo por el que el Adepta Sororitas nació como una hermandad exclusiva de mujeres: oficialmente están al servicio de la Eclesiarquía, pero también debían vigilarla (son a la vez guardianas y guardias, por decirlo de alguna manera) en nombre de la Inquisición, de la cual son el brazo armado. Están organizadas en cuatro tipo de órdenes: militantes (guerreras), famulatas (diplomáticas), dialogantes (eruditas), y hospitalarias (médicos y enfermeras). Se trata de mujeres fanáticas y disciplinadas, altamente entrenadas y con una fe inquebrantable, que deberían ser desde ya, si es que aún no lo son, el ejército ficticio favorito de cualquier mujer que se auto denomine feminista.
¿Por qué, en mi opinión, las Hermanas de Batalla son lo más refrescante, feminista y satisfactorio que hay hoy en día en el mundillo de la fantasía/ciencia-ficción? Vayamos a ello.


-Armaduras funcionales: Todos sabemos cómo se representa a las mujeres en las películas y en los comics. Incluso si son heroínas guerreras con un papel activo, llevan una indumentaria muy poco práctica que las presenta como objetos sexuales frente al lector o espectador. En personajes como Power Girl, Wonder Woman, Red Sonja, Elektra, White Queen... priman totalmente la estética y el erotismo frente a la comodidad o la funcionalidad. A menudo las armaduras de las heroínas de anime, videojuegos y fantasía son más vistosas que prácticas o defensivas; se trata de piezas meramente decorativas, pensadas para embellecer o sexualizar a la guerrera, no para protegerla. Incluso personajes de vestiduras más "recatadas" como Catwoman van por ahí en tacones de aguja, que como todo el mundo sabe son comodísimos para pelear.



Las Hermanas de Batalla, en cambio, llevan armaduras funcionales. Se trata en realidad de servoarmaduras, cerradas herméticamente, que no sólo no dejan ningún cacho de carne al aire sino que son rígidas por completo (algunos representan el torso como un corsé, pero se trata de errores cometidos por autores de fan-art que priman la estética sobre el realismo). Están diseñadas para proporcionar un blindaje completo, protección total contra gases nocivos o toxinas, e incluso permiten la supervivencia bajo temperaturas expremas y en el vacío (al menos mientras el oxígeno dure). Tampoco llevan tacones, y aunque en el torso llevan marcados los pechos, estos no están resaltados en exceso (vuelvo a hablar del modelo oficial; los fan arts son otro cantar).


 De acuerdo, puede haber argumentos en contra sobre las armaduras con pechos, como plantea este artículo (os lo recomiendo si controláis el inglés), pero los argumentos contra este tipo de armaduras se basan en dos factores principalmente: que esos dos montículos no hacen resbalar el filo de la espada enemiga lejos de tu pecho sino todo lo contrario, y que esas dos piezas pueden hundirse hacia dentro rompiendo el esternón y causando la muerte a la guerrera. Esto es cierto en el caso de las armaduras medievales, pero cuando hablamos de Hermanas de Batalla creo que hay que matizar: respecto al primer asunto, debemos recordar que son más dadas a las armas a distancia que a las de cuerpo a cuerpo (sus armas más utilizadas con el bólter, la pistola de plasma y el lanzallamas). Las armas como las espadas de energía son usadas habitualmente sólo por las lideres, como canonesas o palatinas. De hecho, las únicas hermanas especializadas en el combate cuerpo a cuerpo son las Arrepentidas, que directamente no llevan armadura alguna porque como su objetivo es morir heroicamente en batalla sacrifican el blindaje en pro de la agilidad, y van armadas con evisceradores. Respecto a la segunda cuestión, hay que tener en cuenta que las servoarmaduras (tanto las ligeras de las Sororitas como las pesadas de los Marines) están hechas de ceramita, no de acero, lo cual implica que pueden ser quebradas o perforadas, pero no hundirse hacia dentro.




-Físico imperfecto: Las hermanas del Sororitas son delgadas y fibrosas. Algo muy lógico, si tenemos en cuenta que viven en un estricto régimen monacal y entrenan varias horas todos los días como guerreras de élite que son. Sin embargo, distan mucho de ser perfectas. En muchas representaciones artísticas oficiales podemos ver a mujeres ya mayores (en caso de las veteranas) y jóvenes que pueden ser guapas o feas; en cualquier caso, e independientemente de su aspecto físico, todas tienen algo muy importante: cicactrices. Sí señores, las Hermanas de Batalla frecuentemente tienen (y lucen sin vergüenza alguna) aparatosas cicatrices de combate; algunas de ellas incluso quedan tuertas o tienen algún miembro biónico por haber perdido el original en batalla. En cambio, si miramos por ejemplo a Red Sonja, resulta que para el inexistente blindaje que lleva (¡un biquini de cota de malla!) la tía parece una supermodelo de pasarela y no tiene una sola cicatriz en el cuerpo. Toma ya.





-No dependen de los hombres para funcionar: El Adepta Sororitas tiene su propio sistema de logística, mando y organización. Aunque sirve a la Eclesiarquía, también la vigila, de modo que su más alta autoridad no es el Gran Eclesiarca sino la Abadesa, que es una de los Altos Señores de Terra, lo cual significa que por encima de ella sólo está el Dios Emperador de la Humanidad. Al componerse la Hermandad exclusivamente por mujeres, todos los mandos (del más pequeño al más alto) son mujeres, y de hecho viven en comunidades cerradas femeninas, los conventos. Cierto es que de vez en cuando tienen que ponerse a las órdenes de la Eclesiarquía o la Inquisición, pero la persona que las dirige puede ser indistintamente sacerdote o sacerdotisa, inquisidor o inquisidora, y si contemplan algo que está en flagrante oposición con el credo o la doctrina imperial tienen plena autonomía para tomar medidas sumarias, ya sea por cuenta propia en situación urgente o, si es posible, consultando con su canonesa o palatina.





-Son respetadas, admiradas y temidas por los hombres: Las hermanas del Sororitas están consideradas como cuerpo de élite; las mejores médicos y las mejores guerreras de la Humanidad se cuentan entre ellas. De hecho, son los únicos seres humanos que alcanzan la excelencia en estos dos campos por sí mismos, sin tener que someterse a implantes biónicos (Magus Biologis del Adeptus Mechanicus) o mutaciones genéticas (Marines Espaciales). Para colmo, son las personas más incorruptibles de todo el Imperio; la pureza de su alma y la fuerza de su voluntad es infinitamente superior a la de cualquier miembro de la Guardia Imperial, la Eclesiarquía, la Inquisición o el Adeptus Astartes. Cuando se trata de combatir la herejía, la blasfemia y el Caos, esta élite femenina no sólo es la mejor preparada y la más competente (sin modificaciones genéticas ni implantes biónicos) sino que además es la más fiable. Y todos los ciudadanos imperiales lo saben; pueden admirarlas por ello (los fieles) o temerlas y odiarlas profundamente (los desviados), pero todos las respetan.





-No tienen que renunciar a su sexualidad ni a su feminidad para ser guerreras: Gracias a la novela Cain's Last Stand (La Última Batalla de Cain) de Sandy Mitchell, sabemos que las Hermanas de Batalla hacen voto de celibato (es decir, se comprometen a no casarse ni tener hijos, ya que no pueden centrarse en una familia al estar consagradas a su divina misión), pero no de castidad. En otras palabras; pueden enamorarse y mantener relaciones sexuales. Sí, son monjas guerreras, pero al parecer mucha gente olvida que la fe Imperial tiene poco que ver con el cristianismo. Aunque ambas religiones posean algunas coincidencias meramente formales (la existencia de una Inquisición, jerarquía eclesiástica similar, catedrales góticas...), tanto el credo como la iconografía y la simbología son radicalmente diferentes. Según las anotaciones de la inquisidora del Ordo Xenos Amberley Vail en la citada novela, cuando el Comisario Cain descubre que la Hermana Julien (una veterana Celeste de la Orden de la Rosa Ensangrentada) mantiene un idilio con Brasker (un burócrata del Administratum), resulta que el Adepta Sororitas no exige a sus miembros que permanezcan vírgenes ni les prohibe mantener relaciones amorosas, lo que ocurre es que por el tipo de vida que llevan la inmensa mayoría de ellas no dispone de tiempo u oportunidades de envolverse en una, o simplemente no desean iniciarlas para no complicarse la vida.

Eso sí, aunque no tengan la obligación de permanecer físicamente vírgenes, sí deben mantener la castidad y la pureza en todo momento, en el sentido de no banalizar el sexo y no practicarlo por mero placer o por medio de prácticas pervertidas o depravadas, ya que tal cosa no sería amor sino lujuria, y la lujuria proviene de Slaanesh, lo cual sería una mácula en el alma de la Hermana que podría inducirla a tomar los votos de Arrepentida.
Como apunte adicional a todo esto, también me parece reseñable que la relación amorosa de Julien sea heterosexual, ya que muchos fans de Warhammer (el 95% de ellos, hombres) gustan de representarlas como lesbianas. Por supuesto, la homosexualidad no tiene nada de malo, lo que sí es malo es que exista todavía una creencia popular más o menos arraigada de que si una mujer elige la erudición, el combate y la religión como camino en lugar de inclinarse por los roles tradicionales de madre o esposa, significa que es lesbiana, ya que una chica tan "masculina" por fuerza debe ser "hombruna" y sentirse atraída por otras mujeres (lo cual implica, a la inversa, que una mujer delicada y femenina no puede ser lesbiana y si dice que lo es, lo que en realidad necesita es una buena p...). Este es un prejuicio tan erróneo como lamentable, y me parece muy positivo que el material oficial de Warhammer 40.000 lo ignore por completo.






-No tienen motivaciones, medios o fines distintos a los de los hombres: Muchas veces, en series, novelas y películas, las heroínas combativas se mueven en realidad por motivos meramente emocionales (el más clásico de ellos es "por amor" al héroe). Combaten mientras dura la acción, y cuando la lucha termina se entregan a los brazos de su enamorado y cuelgan la espada convirtiéndose en esposas y/o madres, mientras que los héroes masculinos, aunque sean esposo o padres, conservan su actitud marcial y siguen combatiendo durante toda su vida. Las Hermanas de Batalla, sin embargo, no tiene ninguna motivación típica o clásicamente femeninas: se mueven y actúan exactamente por lo mismo que la Guardia Imperial o los Marines Espaciales: su deber para con el Imperio de la Humanidad y su fe hacia el Dios Emperador.Y si en sus motivaciones y fines no se distinguen, en los medios tampoco, ya que no son "seductoras", no emplean sus atributos femeninos ni su sensualidad para conseguir sus objetivos, sino únicamente su intelecto y sus habilidades marciales: lo mismo que emplean los hombres.




 -Ninguna de sus virtudes fundamentales es tradicionalmente femenina: Una hermana del Sororitas de ningún modo se distingue por ser pasiva, dulce, romántica, complaciente o compasiva. Las cualidades propias de una Hermana de Batalla son el valor,  la pureza -entendida no físicamente sino como pureza espiritual-, una férrea voluntad, el esfuerzo, la habilidad (ya sea marcial, erudita, médica o diplomática, según el tipo de hermana) y sobre todo la fe; de hecho son la versión femenina de los caballeros templarios, la principal inspiración a la hora de crear a las Sororitas junto con la figura de Juana de Arco (de santa Juana viene, por cierto, el emblemático icono de la flor de lis). Las Sororitas tampoco tienen ningún tipo de tolerancia ni compasión con aquellos que se apartan de la luz del Emperador o se atreven a cometer blasfemia o herejía (incluso las pacíficas dialogantes o las bondadosas hospitalarias pueden montar y desmontar un bólter en un abrir y cerrar de ojos y no dudan lo más mínimo en usarlo contra cualquiera que sea enemigo del Imperio o sirva a los poderes del Caos). Ciertamente deben ser obedientes, sacrificadas y abnegadas, pero no como mujeres sino como monjas y soldados, los cuales deben obediencia a sus superiores y tienen la obligación de sacrificarse por el bien de la Humanidad, sea cual sea su sexo.



Es decir, a modo de resumen, tenemos a unas mujeres que en su faceta guerrera son élite y llevan armaduras funcionales, en su faceta médica o erudita son eminencias, y en su faceta diplomática las negociadoras más férreas y sagaces que se puede imaginar. Física y espiritualmente son superiores a cualquier otro ser humano normal, y ni sus virtudes ni sus roles tienen nada que ver con lo típicamente femenino, ya que no giran en torno a los hombres, la familia y el hogar sino que tienen como pilar fundamental de sus vidas la religión y la relación fraternal con sus hermanas espirituales. Pueden tener relaciones amorosas, pero estas nunca serán el pilar de sus vidas ni estarán por encima de su sagrada vocación ni de su misión divina. Y además no son protegidas, controladas ni tratadas como objetos sexuales por parte de los hombres.



Ah, y llevan un bólter :-)

viernes, 12 de diciembre de 2014

Pan, gracia de Dios


El título de esta entrada, que no es precisamente original (lo utiliza Isabel Allende en su afamado libro sobre afrodisíacos llamado Afrodita, que recomiendo sin reservas porque además de tener recetas estupendas es interesantísimo y tronchante), me ha venido a la cabeza después de repasar algunos artículos sobre el pan de uno de mis blogs gastronómicos favoritos, Webos Fritos. Su autora, Su, habla del pan con auténtica pasión, posteando recetas para hacerlo casero y haciendo catas en las tiendas (cada vez menos) en los que aún se fabrica artesanal y en horno de leña.
Y es que hoy en día se tiende a ver el pan como un producto muy básico, una especie de "fondo de despensa" que se compra en hornos y supermercados donde lo fabrican en serie y con masa congelada, un mero recipiente para colocar el relleno de los bocadillos o un simple instrumento para rebañar la salsa. Tengo que decir que para mí nunca ha sido así. Siendo pequeña, pasando mis vacaciones en un pueblo limítrofe entre las provincias de Teruel y Guadalajara llamado Alustante, no había comida que me gustara más que le pan casero horneado a leña que servían en la panadería. Parece que me estoy viendo a mí misma con nueve o diez años: me mandaban temprano a comprarlo; yo iba con la bolsa del pan y hacía cola con todas las señoras del pueblo -y algún que otro chaval al que habían mandado a comprar, igual que a mí). Todo el horno (que era muy pequeño y estrechito) olía a pan recién hecho, y la espera hasta que llegaba el turno de conseguir las barras crujientes, doraditas y aún calientes, se hacía interminable. Lo que creo que mis familiares nunca supieron es que yo, a veces, guardaba un poco del dinero que me daban para tebeos o chucherías y me lo gastaba en una barra de pan adicional que era sólo para mí. No la compartía con nadie; lo habitual era que media barra cayera ya de camino, antes de llegar a casa, y que el resto me lo fuera comiendo a lo largo del día. Nunca sobraba nada. A veces lo rellenaba con jamón serrano, queso o atún en aceite, pero en muchas ocasiones me lo comía solo, sin más, a bocados. "Pan con pan, comida de tontos", me solía decir mi madre cada vez que me veía comiendo pan sin relleno.
No puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación. Tal vez sea cierto con los panes mediocres que venden hoy en día en casi todas partes (incluyendo, según me han dicho, el propio Alustante, a donde ya hace muchos años que no voy pero cuyas horneras, según me han contado, ya no venden pan de fabricación casera sino que lo traen en furgoneta muy temprano, venido de una fábrica donde lo preparan masivamente para repartirlo entre varios prueblos. Mierda). Sin embargo, una de las mejores y más satisfactorias comidas que recuerdo de mi infancia tiene como protagonista a ese pan.
Habíamos ido de excursión a un merendero en medio de un rinconcito de los Montes Universales llamado la Fuente del Endrino. Allí había barbacoas y mesas en medio de un claro, un enorme bosque de endrinos y abetos rodeando la extensión, de esos llenos de musgo y liquen donde el sol no llega a tocar el suelo y que parecen de cuento de hadas, y un arroyuelo que nacía de la famosa fuente, una cañería excavada en la roca viva que traía agua directamente del manantial de las montañas. Eran las dos de la tarde, hora de comer, cuando, ya con las brasas en su punto, los adultos cayeron en la cuenta de que se habían olvidado la carne y el pan en el pueblo. Tuvieron que volver a por ello, pero tardaron tanto por culpa del tráfico -media comarca parecía haber tenido una idea similar a la nuestra- que les costó más de hora y media regresar y entre una cosa y la otra acabamos sentándonos a comer casi a las cinco de la tarde. Cuando nos sentamos a las mesas de madera vieja del merendero, empezó a caer un chaparrón descomunal, una de esas tormentas de verano que descargan como trombas. Pero para ese momento todos estábamos tan muertos de hambre que no se levantó nadie. Mayores, abuelos y niños seguimos comiendo a dos carrillos, sin inmutarnos, mientras el cabello y la ropa se nos iba mojando a causa de la lluvia (que afortunadamante no duró mucho).
Pan de leña recién horneado, chuletas de cordero local recién matado a las brasa, moras recogidas por nosotros mismos y agua de manantial: ese fue el menú de aquella comida. Tal vez no parezca gran cosa. Pero sólo al recordar el sabor de esa comida tan especial, tan maravillosa y auténtica, consigue que se me encoja el corazón de anhelo y añoraza. Sobre todo porque, como diría Bárbol (lo de Galadriel sólo es en las pelis) el mundo ha cambiado, y aunque regresara allí, ya no tendría la posibilidad de volver a probarla.

martes, 11 de noviembre de 2014

MEME romántico. Fandom: "Once Upon A Time".


Meme dedicado a los fans de OUAT ("Érase una vez"), especialmente a Narwen, Finduilas y Malena, mis comentarias favoritas ;-)
SPOILERS de toda la serie hasta el séptimo capítulo de la cuarta temporada.

Seis parejas que me gustan:
1. Rumpelstitlskin/Bella
2. Snow/Charming
3. Gruñón/Nova
4. Ruby/Whale
5. Robin/Marian
6.August/Emma
Tres ships que he abandonado:
7. Ariel/Eric
8. Phillip/Mulan
9. Neal/Emma
Tres ships que nunca me han gustado:
10. Robin/Regina
11. Emma/Regina
12. Garfio/Milah
Dos ships que me han empezado a interesar:
13. Emma/Garfio
14. Aurora/Mulan

1. ¿Por qué no te gusta la pareja 11?
 Porque es imposible. No niego que Emma y Regina tienen química, pero como aliadas/rivales, no como amantes. Además, las dos son claramente heterosexuales.
2. ¿A quién conoces que shipee la pareja 13?
 A mí misma y poco más. A pesar de que es oficial y tienen bastante química, el rollo Piratafantas no tiene demasiados adeptos.
3. Imagínate un momento ideal para la pareja 3.
Que se reencuentren en Storybrooke y decidan darse una segunda oportunidad. Aunque la verdad, después de todo este tiempo, no sé a santo de qué esperan tanto para reencontrarse. Una mierda que en tres temporadas los guionistas no hayan tenido ni cinco muntos para dedicar al reencuentro de Gruñón y Nova.
4. ¿Cuál es tu momento preferido de la pareja 1?
Sin duda, cuando Rumpel se vuelve a encontrar con Bella en Storybrooke, y la conmoción que se dibuja en su cara cuando la toca, casi sin creerlo, y le dice: "Eres real... está viva..."
5. ¿Cuánto tiempo te lleva gustando la pareja 6?
 Me gustaba mucho la primera temporada, y sigo pensando que es el personaje masculino con quien Emma ha tenido más química.
6. ¿Qué pasó con la pareja 8? ¿Qué hizo que te dejase de gustar?
Me gustaba el rollo de la mujer bella y valiente abandonada en la friendzone por ser guerrera, eternamente enamorada de un caballero que no la corresponde. Pero en el momento en que te das cuenta de que los dos están enamorados de Aurora, la cosa se desinfla un poco.
7. ¿Qué pareja prefieres, la 2 o la 4?
La 4 tiene más morbo.
8. Tienes el poder de hacer que un ship deje de existir. Escoge entre la pareja 10 y la 12.
¡¡La 10!! ODIO el OutlawQueen. Me parece una pareja con nula química, metida con calzador y encima adúltera y totalmente injusta con la pareja canon de Robin, Marian.
9. ¿Qué te interesa de la pareja 14?
 Que es el único amor homosexual canon de toda la serie, aunque sólo sea por parte de Mulan. Sería muy interesante explorar los sentimientos de Mualn al respecto y también los de Aurora, si llega a enterarse.
10. ¿Cuándo dejó de gustarte la pareja 7?
Cuando vi el final chusquero y el potencial desaprovechado de la pobre Ariel.
11. El hecho de que te dejase de gustar la pareja 9, ¿afectó negativamente a tu interés por la serie?
En absoluto, porque ya se encargaron de romperla los guionistas.
12. ¿Qué canción te recuerda a la pareja 1?
Would you love a monsterman, de Lordi.
13. ¿Cuál de estos ships es tu preferido en estos momentos?
Rumbelle. Siempre han sidos mis favoritos. Y mira que en esta temporada los están torpedeando...
14. ¿Cuál es el que más odias?
Robin/Regina.
15. Si pudieses organizar una cita doble para dos de estas parejas, ¿a quién elegirías?
Aurora/Mulan con Emma/Regina, y todas a celebrar el Día del Orgullo Gay :-P
16. ¿Se ha besado ya la pareja 2?
Sí; hasta el aburrimientoooooo.
17. ¿Tuvo la pareja 4 un final feliz? ¿Crees que es probable que lo tenga?
Por no tener, no ha tenido ni principio... lo que tuvo es un amago, pero en amago se fue al cuerno cuando a la actriz que hace de Ruby le salió un papel protagonista en otra serie.
18. ¿Qué haría que empezases a shipear la pareja 14?
 Que los guionistas tuvieran la valentía de explorarla.
19. Si solo pudieses elegir una, ¿qué pareja preferirías que se hiciese realidad, la 4 o la 5?
Iba a decir que la cuatro, pero Marian no se merece un marido tan adúltero, inconstante y capullo... de modo que la cinco, que abre un mundo nuevo de posibilidades.
20. Tienes el poder de decidir el destino de la pareja 10. ¿Qué les ocurre?
Reginay Marian conocen a sendos hombres que realmente valen la pena y las tratan como se merecen, se enamoran de ellos, y mandan a la mierda en estéreo a Robin Hood, que se queda más solo que la una con su cara de emo, por listo (o mejor dicho, por tonto).

jueves, 30 de octubre de 2014

Sugerencias para pasar miedo en Halloween


Siguiendo la idea de mi amiga Laura (perdona si tengo el atrevimiento de llamarte amiga cuando no nos conocemos en persona, pero a lo largo de leernos y comentarnos a lo largo de estos años en nuestros respectivos blogs la verdad es que he llegado a cogerte bastante aprecio) con la lista de sugerencias para Halloween de su blog, he decidido incluir aquí las mías, para que todos los que me leéis podáis coger ideas para pasar de una manera tan divertida como terrorífica esta Noche de Difuntos (y así de paso posteo de nuevo, que últimamente con mi pequeña princesa tengo el tiempo justo para estar en internet...).
Por supuesto, mis sugerencias son diferentes a las de Laura, pero os aconsejo que paséis por su blog y toméis buena nota de ellas; doy fe de que ha hecho una selección tan acertada como escalofriante...


Dicho esto, aquí están las mías:


Películas:


-"Expediente Warren": Una de las mejores películas de terror que he visto en años, con un guión brillante, unas interpretaciones excelentes, y que encima está basada en hechos reales. Perfecta para pasar miedo.

-"La Trampa del Mal": Otra del mismo tipo que la anterior, aunque esta no está basada en hechos reales. Eso sí, tiene reminiscencias de clásicos del suspense como Hitchcock y Agatha Christie (imposible no acordarte de "Diez Negritos" cuando la veas), y el guión es también maravilloso, adictivo y perfectamente coherente (algo que yo valoro mucho porque si hay algo que no soporto son los agujeros de guión o las incoherencias en la trama).

-"Scream": El clásico entre los clásicos si lo que quieres es pasar una noche divertida de risas con los amigos, viendo un slasher a la vez terrorífico y cachondo que tiene unos diálogos alucinantes.


Libros:


-"La Dama Número Trece" de José Carlos Somoza: Como he dicho en otras ocasiones, para mi gusto es la mejor novela de terror que he leído en mi vida. Si la lees en la Noche de Difuntos, a solas y con tan sólo una luz pequeña encendida, garantizado que no podrás pegar ojo en toda la noche.

-"La pata de mono", de W.W.Jacobs: Un cuento corto, ideal para leer en público. Una noche de Halloween nos reunimos un grupo de amigos para cenar juntos y luego leernos historias de terror, y aunque también pasamos malos ratos con Poe y Lovecraft, esta fue sin lugar a dudas la historia que más nos acojonó a todos. Cuando la chica que leía terminó, nos quedamos todos callados y con los pelos de la nuca erizados...
Además, como es un clásico está disponible online. Si queréis leerlo, podéis hacerlo aquí.


Leyendas urbanas:


Hay una leyenda urbana de Todos los Santos a la que le tengo muchísimo cariño porque me la contó mi abuela (una noche de Difuntos de mi infancia le supliqué que me contara un cuento de miedo y era el único que se sabía... pero vaya si me asustó). Me dijo que la Noche de las Ánimas es aquella en la que las almas en pena del Purgatorio son juzgadas para saber si ya han alcanzado la salvación o deben permanecer purgando sus pecados un año más. Muchas de esas almas no tienen quién ore por su salvación, quién se acuerde de ellas; hace tanto tiempo que murieron que ya han sido olvidadas. Por ello, es necesario esa noche rezar un Padrenuestro dedicado a todas las almas anónimas que pueblan el Purgatorio, porque si por culpa de que les faltó tu oración por ellas no han podido salvarse este año, se te aparecerán por la noche para vengarse; de repente, sin motivo aparente, abrirás los ojos en la oscuridad y ellas estarán allí, retorciéndose de agonía ante tus ojos para que contemples el tormento que están sufriendo por tu culpa...

Recuerdo que cuando mi abuela me contó esa leyenda me dio tantísimo miedo que aquella noche, además de rezar, dormí en su cama con ella y con mi abuelo XDD (tened compasión de mí; era muy pequeña). Pero a lo largo de los años rezar por las almas de los difuntos la noche de Halloween se ha convertido en una tradición para mí, porque además por desgracia mis queridísimos abuelos ya no están en este mundo, y una de mis oraciones siempre va por ellos...

viernes, 29 de agosto de 2014

Juego de Tronos, ¿el nuevo Full Metal Alchemist?

Sí, sí, ya sé qué vais a decirme.
Estelwen, ¿dónde coño te has metido durante dos meses, que no das señales de vida?
Para los que más o menos sigan este blog, o el otro que escribo de vez en cuando, ya sabrán que he sido madre hace poco. Una experiencia maravillosa, de verdad, de las mejores que he tenido en mi vida y que no cambiaría por nada en el mundo, pero que tiene el inconveniente de dejarme poco tiempo, tanto para el blog como para todo lo demás.
Pero, aunque es cierto que últimamente ya no puedo actualizar tan a menudo como quisiera, no tengo ninguna intención (al menos de momento) de abandonar mi blog, de modo que pienso sacar huequecitos de donde sea para seguir escribiendo, como ahora.
Y una de las cosas que me quedé con ganas de escribir, fue algo que ya viene siendo habitual en este blog desde hace algunos años: mi apuesta para la próxima temporada de Juego de Tronos.
Como ya sabemos los que somos lectores además de seguidores de la serie, ha llegado un momento temido por muchos: el momento en que la serie ha alcanzado a los libros (al menos en lo que a algunos personajes se refiere), sin que haya sexto volumen de la saga en perspectiva de próxima publicación. ¿Y en qué deriva esto? Pues en que mucho me temo que hemos llegado a un punto de inflexión en que la serie televisiva va a sufrir el efecto Full Metal Alchemist: que, como sucedió con esa serie, el anime alcance al manga (cuyo ritmo de publicación era lógicamente más lento) y comience a ir por su cuenta, divergiendo de una trama original que obviamente no se puede seguir porque no se conoce, y dando finalmente lugar a dos historias que empezaron igual y acabaron siendo completamente diferentes. Vamos, que si antes había diferencias entre serie y libro, ahora nos vamos a reír todos. Porque la cosa no acaba ahí, no; a partir de ahora tendremos el efecto aún más divertido de hacer quinielas sobre quién influye a quién: Martin en la serie o la serie en Martin. Si los libros muestran a posteriori un detalle argumental que ya aparecía en la serie, ¿ha sido cosa del escritor, que le dio pistas a los guionistas, con la inevitable consecuencia de hacerse un auto-spoiler, o ha sido cosa de los guionistas, que han tenido una idea tan buena que Martin se la ha apropiado para solucionar una trama argumental que veía indecisa o muerta? Hagan sus apuestas, señores. Por el momento, y en lo que a la quinta temporada de la serie respecta, estas son las mías:

(AVISO DE SPOILERS A MANSALVA, TANTO DE FESTÍN DE CUERVOS COMO DE DANZA DE DRAGONES. ESTÁIS AVISADOS)


Tyrion: Es uno de los que más papeletas tienen para seguir, más o menos fielmente, el camino que le ha sido trazado en los libros. Su historia al final de la cuarta temporada ha acabado justo donde la deja el cuarto libro, de modo que es de esperar que, teniendo toda su historia en Danza de Dragones por delante, los guionistas la aprovechen. Es destacable que Varys, en lugar de hacer mutis por el foro sin más, se haya marchado con él. ¿Sustituirá al Magíster Ilyrio? No lo creo, porque Ilyrio está en Danza de Dragones para proporcionar a Tyrion los recursos y la protección de los que ya no carece, función que Varys, al no ser un comerciante rico y poderoso como él, no puede cumplir. Claro que, si lo pensamos mejor, ¿en qué acaba terminando la intervención de Ilyrio? En reunir a Tyrion con Jon Connington, Aegon y compañía. Todo eso lo podría hacer Varys, que al fin y al cabo es quien tiene los contactos, pero debería ser de diferente manera. Sin tantos banquetes sofisticados ni tantos palanquines de seda, por ejemplo.
La cuestión Varys, además, tiene aún más miga: ¿qué hará después de reunir a Tyrion con Aegon y los demás? ¿Quedarse y acompañarlos? En ese caso, no podrá estar en Poniente para matar a Kevan Lannister al final de la temporada. ¿Volver a Desembarco del Rey para cumplir su cometido? Pues ya me explicarán cómo va a hacerlo sin que se dé cuenta nadie...

Daenerys: Otra que tiene toda la trama de Danza de Dragones por delante. En este caso, sin embargo, espero que los guionistas la cambien, aunque sólo sea para frenar su involución. Lo normal en este caso (ruego por ello), es que se dejen de tanta gaita en Meereen y aprovechen la llegada de Tyrion, de Quentyn o de Victarion (suponiendo que incluyan a Quentyn y a Victarion) para que se pire de una vez a Poniente y haga lo que tiene que hacer desde el primer libro. Sabemos que al menos se va a rodar hasta la escena de Drogon en las Arenas de Meereen, de modo que la cuestión será si van a cambiar la historia a partir de ahí... o a seguirla hasta el final, lo cual me fastidiaría bastante, porque después de la patata que se inventaron para la segunda temporada con el rapto de los dragones, tendría mucho delito que no hicieran cambios en una trama que realmente lo necesitaría.

Jaime & Cersei: A estos dos los guionistas los han dejado justo al revés que en los libros. A finales de Tormenta de Espadas, hubo una ruptura y un alejamiento drástico entre los dos hermanos-amantes. En la serie, el cambio, acabaron la cuarta temporada reconciliándolos. ¿Cómo van a justificar entonces que Jaime no acuda al rescate de Cersei cuando ocurra el asunto del juicio por combate? Porque está claro que los guionistas van a mantener la trama de Gregorstein, teniendo en cuenta cómo acabaron las cosas entre la Montaña y Qyburn al final de la pasada temporada.

Brienne: Otra que nos aguarda con un cambio drástico. Según los guionistas han confirmado ya, no vamos a tener a Lady Stoneheart, lo cual significa que la trama de la Doncella de Tarth ya no va a pasar por el intento de ahorcamiento y su dramática elección entre la vida de Jaime y la suya propia. ¿Cual será entonces el cometido de Brienne? Porque con Rorge y compañía muertos, tampoco tiene mucho sentido que exista la trama de la Matanza de Salinas, la cual no sólo es una vía muerta por sí misma sino que además no tendría ningún sentido que incluyera a Brienne, ya que ella sólo siguió esa pista por la sospecha que tenía de que Sansa pudiera estar con el Perro, y después de haberse encontrado con Sandor Clegane al final de la cuarta temporada es obvio que esa sospecha ya no la va a tener.

Arya: Junto con las de Tyrion Lannister y Jon Nieve, esta es probablemente la trama que más fidelidad guardará al libro. No creo que nadie tenga muchas dudas sobre qué va a ser de la pequeña loba Stark: llegará a Braavos, encontrará la Casa del Blanco y el Negro y comenzará a entrenar en firme para convertirse en una Mujer Sin Rostro. No creo que haya mucho más que añadir.

Sansa: Aquí ya comenzamos con la party hard. No sólo se ha cambiado de manera sustancial su trama en el Nido de Águilas... ¡sino que con el cambio se han comido TODA su historia en Festín de Cuervos! Teniendo en cuenta que Sansa no tiene PoV en Danza de Dragones, ¿por dónde demonios van a tirar con ella? Sí, podrían sacar el tema de Harry el Heredero, pero eso no va a dar para más de un capítulo o dos a lo sumo. ¿Qué harán con Sansa? Pues igual me equivoco, pero teniendo en cuenta que Sophie Turner ya ha cumplido 18 años y el modelillo de guarrilla seductora con el que la vistieron en su última aparición de la cuarta temporada, yo apostaría con que acabamos viéndola como una lolita que aprende a usar su belleza como arma de destrucción masiva y acaba trajinándose a Meñique...

Bran: Otro personaje del cual se han ventilado las tramas de Tormenta de Espadas y de Danza de Dragones a la vez, hasta la última gota. ¿Qué va a pasar con él? Ni idea, porque, al igual que sucede con Sansa, su trama no continuará hasta Vientos de Invierno y el sexto volumen de la saga brilla por su ausencia. Obviamente habrá que profundizar en su aprendizaje como alumno de Lord Cuervo de Sangre, ¿pero acaso ese aprendizaje va a ocupar toda la temporada? Creo que está claro que no, así que a ver qué se inventan para la que, sin duda, es una de las tramas más extrañas y surrealistas de toda la saga.

Sam: No sé si mantendrán o no su esquema de viaje a Braavos-viaje a Antigua. Creo que en cualquier caso van a potenciar su amor prohibido con Elí, que creo que a estas alturas es el único amor verdadero y auténtico que existe en la serie, sobre todo ahora que el Jaime/Brienne es un sueño platónico y el Jon/Ygritte se ha ido al garete. Al público le gustan las historias de amor, algo de lo que la saga literaria no va precisamente muy sobrada (las pocas que hay se basan fundamentalmente en el sexo y acaban mal), de modo que si tienen que tirar del hilo para meter romanticismo, creo que Sam y Elí son los más indicados. Y personalmente me gustaría verlos enamorados y felices, qué caray; demasiada miseria hay en esta historia como para no ver un poco de felicidad, aunque sea una felicidad un poco a lo Romeo y Julieta.
Lo único que es seguro respecto a estos dos, sin embargo, es que Elí se va a librar del trauma de que le cambien a su hijo recién nacido por el de Mance Rayder, ya que tal hijo no existe (de momento) en la serie televisiva.

Jon Nieve: Con este también tenemos la cosa más o menos clara: obviamente, han decidido dejar su nombramiento como Lord Comandante para empezar fuerte la quinta temporada. Lo que no sabemos es si van a terminarla con el atentado que sucede al final de Danza de Dragones, y lo más importante, si en ese caso lo matarán o no, ya que esa muerte, aunque parece cierta, tampoco está cien por cien clara en la novela... y a un personaje tan importante no lo van a poder dejar en suspenso como ha hecho el libro (y la serie) con secundarios como Syrio o el Perro.

Stannis & Davos: De estos no me atrevo a hablar. Dado que sus tramas dependen directamente de las de otros cuatro personajes (Jon, Ramsay, Theon y Asha), todas las cuales, a excepción de la de Jon, están en entredicho por razones que ya se verán, soy incapaz de discernir por dónde van a tirar los guionistas. Y dado que la Melisandre de la serie parece decidida a ganar el título de stripper oficial del reino (si fuera por los de la serie, en lugar de sacerdotisa de R'hllor sería sacerdotisa de Inanna, de Venus y de Bastet, las tres a la vez), no me extrañaría nada que potenciasen la ligera tensión sexual que tiene con Jon hasta el punto de convertirla en algo tangible.
Cuestión aparte es Shireen, que miedo tengo del camino que van a tomar con ella. Por la conversación entre Melisandre y Selyse, da la sensación de que la pobre cría va a sustituir al personaje de Edric Tormenta, algo extraño si tenemos en cuenta que ese papel ya lo cubrió parcialmente Gendry hace dos temporadas. Y más extraño aún teniendo presente que Shireen es, al fin y al cabo, la única hija de Stannis, y que por muy Azor Ahai reencarnado que éste se crea una cosa es sacrificar al hijo bastardo de un hermano al que no tenías ningún cariño y otra cosa muy diferente sacrificar a la sangre de tu sangre y legítima heredera. Si a pesar de todo los guionistas tiran por ahí, supongo que Davos Seaworth caerá en desgracia ante su rey y la sacerdotisa jugándose el culo para salvarla, porque no creo que la serie llegue a un nivel de cabronería tal como para emitir la quema en vivo y en directo de una niña por orden de su propio padre.

Los Martell: Tengo auténtica curiosidad por ver qué van a hacer con ellos. Teniendo en cuenta el recorte salvaje que le han pegado a familias como los Tyrell, no sé si los guionistas querrán incluir a todos los hijos de Doran. El único que está cien por cien seguro es Trystane, porque Myrcella ya ha sido enviada a Dorne para ser su prometida. Se oyen rumores de que fusionarían ese personaje con el que Quentyn, pero francamente no le veo ningún sentido, ya que la trama de Quentyn consistía en ir a Meereen para tratar de ganar la mano de Daenerys y es imposible que Trystane haga eso si está prometido a Myrcella. A no ser, por supuesto, que los dornienses se carguen a Myrcella como venganza por lo de Oberyn, pero eso no sólo es demasiado retorcido sino que va totalmente en contra de la personalidad de Doran, que además necesita a Myrcella viva como rehén. En ese caso, la candidata a desaparecer sería Arianne, pero por otra parte el final de Danza de Dragones insinúa que Arianne va a entrelazarse de manera importante con la trama de Aegon...

Los Greyjoy: Con Theon no hay duda; nos esperan muchas más jugosas escenas de torturas físicas y psíquicas por parte de Ramsay a su querido Hediondo. Ah, qué alivio, no imagináis cómo las hecho de menos, yo es que sin torturas y sin TETAS ya no tendría ningún interés en seguir viendo la serie. Lo que no sé es cómo van a introducir a Jeyne Poole, alias la falsa Arya, en la trama, ya que este personaje sólo apareció brevísimamente en la primera temporada y me juego lo que sea a que ningún espectador no lector se acuerda ya de ella. Y no me viene a la cabeza ningún personaje "sólo de la serie" que pueda sustituirla en ese papel. Así que o se inventan algo, o la trama de Ramsay-Jeyne-Hediondo va a cambiar drásticamente. En cuanto a la demás familia, lo único que se me ocurre es que hayan invertido el orden de los factores y todo el tema de la elección de rey (necesaria si pretenden introducir a Euron y a Victarion) vaya a ser después del intento de rescate de Theon, no antes. O eso, o bien los guionistas hacen que Asha se lo piense mejor y dé media vuelta, ya que en Danza de Dragones ella se dedica durante buena parte del libro a intentar encontrar a su hermano y de hecho su trama acaba entroncando con la de Stannis.

Los Tyrell: George Martin ya ha adelantado que Willas Tyrell va a tener relevancia de cara al sexto libro. Lo más seguro, en este caso, es que la serie se pase por el forro el "accidente" de Loras con el aceite hirviendo y fusione los dos personajes como ya ha venido haciendo. En cuanto a Margaery, es de esperar que comience su pelea de gatas con Cersei. Dado que la Margaery de la serie está siendo mucho más cabrita que la dulce aunque inteligente Margaery de los libros, me imagino que las cosas se van a poner muy interesantes en Desembarco del Rey.

Los Stark: Puede que sea la mayor cagada de los guionistas. Porque, al margen de que ya nos podemos ir olvidando de una Catelyn zombie vengativa matando Freys en la serie (¡¡mierda!!), y de que otra temporada sin sacar a Rickon va a hacer que los espectadores acaben olvidándose de él, resulta que George Martin ha revelado de Jeyne Westerling va a cobrar bastante importancia de cara a los próximos libros; de hecho el prólogo de Vientos de Invierno es suyo. ¿Y quién es Jeyne Westerling, se preguntarán los que sólo siguen la serie? Pues es ni más ni menos que el verdadero nombre de la esposa de Robb Stark, que en los libros no se llamaba Talysa sino Jeyne, era hija de una Casa noble de Poniente en lugar de una enfermera de Volantis, y a diferencia de su alter ego, sobrevivió a la Boda Roja (a la que, de hecho, no llegó ni a asistir). Sus padres se comprometieron a hacerla beber té de la luna para salvar el culo ante los Lannister, pero, ¿y si mintieron? ¿Y si Jeyne logró escapar? O, ¿y si el té de la luna no dio resultado, que ya sabemos que los abortivos medievales muy efectivos no eran? Porque desde que Martin reveló este dato, se han multiplicado las teorías (ya existentes) sobre un supuesto embarazo de la Reina en el Norte, y como resulte que es verdad y que la madre y el bebé que murieron en la tercera temporada están vivos en las novelas, la divergencia argumental va a empezar a ser importante.


Y, de momento, esto es todo. Ahora sólo nos queda esperar a que termine el rodaje (parte de él, como ya sabe todo el mundo a estas alturas, va a ser en España; lástima que me pille demasiado lejos como para acercarme a echar una ojeada), y veremos hasta qué punto son acertadas o fallidas las conjeturas.
Recordad: Se Acerca el Invierno.

viernes, 20 de junio de 2014

Crítica de Juego de Tronos: Noveno y Décimo Capítulos, Cuarta Temporada


Sí, sí, ya lo sé. Cuelgo esta crítica con más de dos semanas de retraso. Pero tengo la excusa perfecta: un bebé. Un pequeño y diminuto bebé que nació hace poco más de dos semanas y que cuando no berrea porque tiene hambre, berrea porque tiene gases, porque quiere que le cambien el pañal, o porque se aburre y reclama atención. Teniendo en cuenta lo que es un parto, lo que es un post parto, y lo que es cuidar de una recién nacida, se comprenderá que el tiempo para ver los dos últimos capítulos de la cuarta temporada y hacer la reseña lo he tenido que arañar y sacar hasta de debajo de las piedras.
Voy a hacer la reseña conjunta de los dos últimos capítulos porque, dado que el noveno se centra única y exclusivamente en la batalla del Muro, tampoco daba para un comentario largo con entrada propia. Sí que tengo que decir que estos dos capítulos, puestos juntos, forman un gran contraste: el noveno, The Watchers of the Wall, posee unos medios y una epicidad comparables a la mítica batalla del Aguasnegras de la segunda temporada. Mientras que el décimo, The Children, es una colección de despropósitos mezclada con algún momento bueno, que en conjunto me ha parecido el final de temporada más flojo en todo lo que llevamos de serie. Una serie, por cierto, que además de caracterizarse por sus inventadas respecto a las novelas, no siempre justificadas (lo de Brienne y el Perro o lo de los hermanos Reed es de juzgado de guardia), se está caracterizando por ser AÚN MÁS killer de personajes que las novelas, lo cual es mucho decir. La lista de los muertos en la serie que siguen vivos en la saga literaria no cesa de aumentar: Irri, Jhiqi, Jeyne/Talysa, Pyp, Grenn, Jojen... Todos los que se quejan de que George R.R. Martin es un asesino sin escrúpulos, deberían mirar a los guionistas.
Comentamos los dos capítulos más detalladamente, con sus correspondiente SPOILERS:


Lo que me ha gustado:

-La batalla del Muro. Ya he dicho antes que a nivel de medios y epicidad no desmerece en nada a la batalla del Aguasnegras, que para mí fue lo mejor de la segunda temporada (curioso, por cierto, lo de las temporadas pares de esta serie; tienen las batallas más chulas pero las idas de pinza más gordas). Las imágenes aéreas del Muro y del bosque, los mamuts montados por gigantes (sólo faltaba Sam diciendo: "Señor Nieve, señor Nieve, mire, es un olifante; en la Comarca no se lo va a creer nadie"), incluso ese péndulo hacha que hubiera hecho las delicias de Edgar Alan Poe... la verdad es que todo ha molado bastante. La batalla ha tenido la ración justa de gore (sin defraudar el nivel de hemoglobina y brutalidad que espera todo fan de Juego de Tronos, pero sin incluir escenas que hagan apartar la cara al espectador), de luchas, de acción y de drama. Me han encantado tres detalles: el beso entre Elí y Sam, el hecho de que ser Allister se revele como un buen líder y un general competente a pesar de ser un gilipollas, lo cual otorga profundidad y autenticidad al personaje, y el detalle de que quien mata a Ygritte sea el mismo niño que vio morir a su padre bajo una flecha de la pelirroja. En Tormenta de Espadas, no vemos a Ygritte durante la batalla, ya que está narrada desde el punto de vista de Jon Nieve, y tampoco sabemos quién la mata, únicamente que no se trata de Jon, porque éste se da cuenta de que la flecha clavada en el pecho de Ygritte no es una de las suyas. Pero en la serie se ha dado al personaje el protagonismo final que merecía, y la muerte que merecía: dramática, en brazos de Jon, pero al mismo tiempo pagando por el terrible mal que le hizo a una familia inocente.

-La escena de parlamento con Mance Rayder me ha gustado mucho, y la carga de caballería de Stannis Baratheon es sencillamente impresionante. Otra muestra más de que cuando mejor rinde esta serie es cuando los guionistas se dejan de experimentos raros con los personajes y las tramas y ponen toda la carne en el asador para regalarnos la épica y la acción que tanto nos ha hecho disfrutar a los lectores de los libros. También me ha gustado la breve conversación entre Jon y Stannis, que no es sino un adelanto de lo que será la relación entre estos dos personajes la próxima temporada.

-La despedida de Jaime y Tyrion: uno de los pocos cambios de la serie que me parecen a mejor. Es comprensible que hayan eliminado el asunto de Tysha; si (como parece en los libros) esa historia es argumentalmente una vía muerta que no va a ninguna parte, mejor que lo hayan dejado así y que el único motivo de Tyrion para matar a Tywin sea la condena a muerte y el asunto de Shae. Después del cariño que se ha mostrado entre los dos hermanos Lannister durante esta temporada, habría sido un trago muy amargo que se separasen peleados por culpa de un personaje del que los espectadores ni siquiera se acuerdan, si es que alguna vez se mencionó.

-Los dragones de Daenerys. Escena triste y angustiosa de principio a fin, tanto por los lamentos del padre de la niña muerta al principio (que por cierto, en el libro se llama Hazzea, qué manía con cambiar los nombres...), como por los gritos desesperados de Rhaegal y Viserion al final. Un anticlímax en toda regla para la pobre khaleesi, que anuncia su declive y sus problemas durante la próxima temporada (suponiendo que los guionistas sean fieles al argumento de Danza de Dragones, claro, lo cual es mucho suponer).

-El final, con Arya encaminándose a Braavos. Maisie Williams ha sabido imprimir muy bien a su personaje la amargura, la soledad y la frialdad que la carcomen después de haber perdido a toda su familia y tener que sobrevivir en circunstancias extremas. Arya tiene muy claro que en Poniente ya no hay lugar ni refugio seguro para ella, y se encara hacia lo desconocido, porque es el único camino que podrá seguir por sí misma, sin que otros traten de capturarla, utilizarla o manipularla para su conveniencia. Es su manera de romper la baraja y escapar del juego de tronos para buscar su propio destino.


Lo que no me acaba de convencer:

-La muerte de Tywin, sosa e insatisfactoria de principio a fin. En primer lugar, tenemos a un Tyrion que no se entiende muy bién qué demonios hace en los aposentos de su padre (en el libro, es el propio Varys el que le muestra el camino, aunque finja hacerlo a su pesar). En segundo lugar, tenemos su escena con Shae, tan lamentable que merece un comentario aparte, y en tercer lugar, tenemos la muerte propiamente dicha. El diálogo final entre Tyrion y su padre era mucho más intenso en el libro. Aquí me ha sonado descafeinado, más corto y menos dramático que en la novela. Hubiera querido un poco más de intensidad para el fin de uno de los personajes más temidos y poderosos de la saga y de Poniente.

-¿A santo de qué viene ahora reconciliar a Cersei y a Jaime, cuando precisamente lo que ocurre al final de Tormenta de Espadas es su ruptura? Y menos ahora, con Jaime resentido porque Cersei ha forzado la condena a muerte de Tyrion.


Lo que No me ha gustado:

-¿Por qué demonios han matado a Pyp y a Grenn? ¿Por qué, en el nombre de los Siete? ¿Para dejar a Jon sin amigos todavía más deprisa que en las novelas? Porque si era para dar más dramatismo a la batalla, no lo necesitaba. La batalla estaba tan bien hecha que emocionaba y horrorizaba igual sin tener que acabar con los pocos personajes conocidos que no son protagonistas. Ya podemos dar gracias de que no hayan acabado también con Edd el Penas...

-Y si la muerte de Pyp y Grenn es mosqueante, ha habido una totalmente indignante: la de Jojen Reed. En primer lugar porque o los libros futuros acaban de recibir una patada argumental como un piano de cola o nos acaban de colar un spoiler gigantesco incluso a los lectores que llevamos al día las novelas. Porque, como cualquiera que haya leído Danza de Dragones sabe, Jojen Reed sigue vivito y coleando durante todo el aprendizaje de Bran en las cuevas de los Niños del Bosque. Pero es que además la escena de la muerte es absurda de principio a fin hasta provocar vergüenza ajena. Para empezar, ¿cómo es posible que haya zombies de los otros en las mismísimas puertas del sanctasanctórum de los Niños del Bosque? Si se supone que el poder de los Niños es capaz de repeler el de los Otros, ¿cómo diantre se explica que Bran y sus compañeros no se hayan encontrado zombies en TODO su viaje por Más-Allá-del-Muro y se los vayan a encontrar justo en la puerta de la caverna de los Niños? Porque, a todo esto, ¿los Niños saben que Bran iba a venir y no sabían que el claro junto a su arciano estaba plagado de putos zombies? ¿Lord Cuervo de Sangre sabía que Jojen iba a morir a las puertas de la caverna y no fue capaz de avisar a los pequeños lanzadores de fuego para que formaran en la puerta y aniquilaran a los esqueletos conforme iban saliendo, o los buscaran para destruirlos antes? Porque, a todo esto, ¿qué es eso de inventarse superpoderes raros de lanzamiento de bolas de fuego? ¿Qué son esto, Niños del Bosque, o una mezcla rara de ents, magos de D&D y los dragones de Daenerys?

-Brienne y el Perro acaban de ganar el premio a la pelea más absurda de la temporada. Hacer pelear a estos dos personajes, que jamás se llegan a encontrar en las novelas y que encima me encantan, no sólo es desagradable sino que no tiene sentido. ¿No hubiera sido más lógico que unieran fuerzas si su propósito común era proteger a Arya y buscar a Sansa (algo que a Sandor, además, le hubiera interesado mucho)? No, hombre, es mucho mejor que se suelten cuatro bravatas y empiecen a pelearse como hienas. Claro, es que había que dejar fuera de combate al Perro para mandar a Arya a Braavos, y con eso de cambiar el argumento de la novela a la torera, al final pasa lo que pasa, que hay que enmendarlo aunque sea a base de absurdos. Y esa Brienne, tratando a Pod como una mierda durante todo el episodio y llamando a Arya al final con voz de loca... es de vergüenza ajena. Lo único que me ha gustado de esta escena es que Arya NO mate al Perro, porque de este modo se abre la puerta a que consiguiera sobrevivir y que sea en verdad el hermano misterioso que trabajaba en el septrio de Isla Tranquila.

-El OOC de Shae. Ahora ya ni es la prostituta falsa e interesada de los libros, ni es la mujer fuerte y herida de amor de la serie. Ninguna de las dos hubiese intentado matar a Tyrion de buenas a primeras. Es una Shae totalmente desconocida, extraña, tan absurda como su muerte. Qué manera tan triste de destrozar al personaje. Y francamente, si los guionistas pensaban acabar con Shae de esta manera, jamás conseguiré entender por qué se inventaron la historia de amor. Hubiera sido mil veces mejor que Tywin cumpliera su amenaza de colgar a Shae y Tyrion lo asesinara en venganza. Mil veces mejor.

martes, 3 de junio de 2014

Crítica de Juego de Tronos: Octavo Capítulo, Cuarta Temporada (o qué sucede cuando tiras una sandía por el deslunado)


Aviso a navegantes: esta vez la crítica tiene SPOILERS desde el principio.

Lo admitiré desde el principio: no he tenido ovarios de ver el final del capítulo. Lo siento, pero no he podido. Me atengo a mi carné de embarazada (salida ya de cuentas, para más señas) para justificar el hecho de que me haya rajado, pero en honor a la verdad, no creo que hubiera podido verlo ni aunque la niña ya estuviera fuera de mi barriga.
Parece, y es un hecho asumido ya por todos los fans de Juego de Tronos, que en cada temporada nos toca un capítulo en el que existe una escena particularmente dolorosa de ver, que hay que contemplar apretando los dientes. Una escena que supone el mal trago de rigor de la temporada. En la primera fue la ejecución de Eddard Stark, en la segunda fueron las torturas del Cosquillas, en la tercera fue la Boda Roja, y en la cuarta ha sido la muerte de Oberyn Martell. Sé que la serie es así, y lo asumo; he leído los cinco libros y cuando empecé a verla ya sabía a lo que iba. Pero nunca he sido especialmente aficionada al gore, más bien todo lo contrario, y mi estómago y mi sensibilidad tienen ciertos límites. Y eso de ver cómo a un hombre le revientan los ojos, le rompen los dientes y le aplastan la cabeza, así en vivo y en directo y a todo color, con sus gritos estridentes de dolor mezclados con los alaridos desesperados de su amada, pues qué quieren que les diga, señores, es algo que traspasa con mucho esos límites.
Aunque parezca que no, una tiene su corazoncito.

Así que, por aquello de no tener que decir que me he perdido la muerte de la Víbora Roja de Dorne, he decidido contemplar esta foto, más llevadera aunque igual de gráfica, que comparto seguidamente y que ofrezco a mis lectores más sensibles como frutal sustituto de la escena final de The Mountain and The Viper. Con ella te puedes hacer una idea y te ahorras un poco el disgusto. Me he tomado la libertad de titularla "la sandía dornienese":

Dramatización de los hechos. Puede que no ocurriera. O tal vez sí...

Y terminado el preámbulo, paso a comentar el capítulo:


Lo que me ha gustado:

-Atención, señores... ¡¡Sansa es lista!! ¡¡Y tiene cerebro!! Brillante la resolución del asesinato-suicidio de Lysa Arryn, aunque me he quedado muy sorprendida, no sólo con el giro de 180 grados que le han dado al argumento de las novelas, ¡sino con que en un sólo capítulo se han cargado TODA la trama de Sansa de Festín de Cuervos!! En la novela, todo pasa justo a la inversa: los Señores Recusadores (que aquí se han reducido a la mitad y tienen todos la personalidad cambiada salvo lady Waynwood) exigen que Petyr les entregue a Robert Arryn, a lo cual él se niega a cualquier precio, e ignoran en todo momento quién es realmente Alayne. Sin embargo, en la serie pasa justo al contrario: de buenas a primeras, Sansa revela su identidad a los vasallos de lady Lysa y Petyr entrega alegremente y por propia iniciativa al pequeño Robalito para que se vaya a correr mundo. Esto, añadido al hecho de que esta parte de la historia no sigue en Danza de Dragones, me hace preguntarme qué puñetas harán con la mayor de las Stark en la quinta temporada. Lo único que se adivina claramente en el horizonte es un Petyr/Sansa como una catedral, porque entre las miraditas, lo de que se quedan los dos solitos en el Nido de Águilas, y el pedazo vestido de femme fatale que lleva la pelirroja en la despedida de Robalito, la cosa está que arde..

-La escena de la legitimación de Ramsay Nieve y su conversión en Ramsay Bolton emociona y todo. Lo cual tiene mucho mérito, teniendo en cuenta que se trata de dos personajes odiosos a los que no te importaría ver fulminados por un rayo en ese preciso momento.

-La pelea entre Oberyn y la Montaña. Coreografía espectacular y actuaciones espectaculares. Y, según me ha dicho mi señor esposo, que aguantó como un valiente hasta el final, los efectos especiales y el maquillaje muy bien hechos también (desagradablemente realistas, podríamos decir). Los guionistas, unos cabrones, tanto por esa dramática despedida entre Ellaria y Oberyn con ese "no me dejes sola en este mundo" (un nivel de hijoputismo semejante al "si el bebé es niño, le llamaremos Eddard" de Robb y Talysa un segundo antes de ser escabechinados en la Boda Roja), como por esa sensación de desesperación que inunda al espectador justo antes de la muerte de Oberyn (es decir, justo cuando me fui yo), porque el muy idiota tiene a ser Gregor en el suelo, herido, listo para rematarlo... y del mismo modo que las chicas imbéciles de las películas de terror que bajan en sujetador al sótano preguntando "¿quién está ahí?", se pone a regodearse, a mirar hacia otro lado y a exigir una confesión. Dan ganas de gritar: "¿Pero para qué quieres la puñetera confesión, alma de cántaro, si hasta la última puta de Desembarco del Rey sabe que fue ser Gregor quien asesinó a Elia? ¡Remátalo ahora, que se va a recobrar!". Pero nada, la chica idiota en sujetador acaba acuchillada por el asesino, y el dorniense vengativo de la lanza acaba convertido en un... este... no existe término lengua élfica, ent o de los hombres para describir este horror, como diría Bárbol.


Lo que no me acaba de convencer:

-¿Ahora resulta que nos quieren colar una historia de amor entre Gusano Gris y Missandei? No es que me disguste la idea, pero tendrán que hacerla puramente platónica, porque por mucho que la ex esclava y su señora (¿¿desde cuándo las reinas peinan a sus doncellas, por cierto??) se hagan las despistadas, es bien conocido por todo el mundo que los Inmaculados se llaman así precisamente porque sus amos los castran por completo, tanto el pene como los testículos. Lo cual es lógico, porque la intención de los Bondadosos Amos cuando crean Inmaculados no es impedir que se reproduzcan o conseguir que tengan una bonita voz de soprano, sino convertirlos en seres puros, incorruptibles, sin tentaciones ni pasiones. ¿De qué sirve que no tengan testículos si se pueden empalmar como todo hijo de vecino?

-Ah, por cierto, a Missandei en la escena anterior se le ven las TETAS. Cuando descubre que Gusano Gris se las está mirando tarda media hora en tapárselas o así, pero luego nos quieren vender la moto de que se sentía avergonzada. Pues vale.

-¿Por qué Arya se parte el culo de risa al enterarse de que su tía se ha muerto? Y, ¿por qué eso iba a ser un impedimento para que el Perro trate de cobrar la recompensa de todas maneras? Al fin y al cabo, Arya Stark (qué alegremente revela Sandor su identidad, por cierto, y todo el mundo como si nada) es un rehén jugoso para cualquiera, y aunque Lysa haya muerto, su hijo y su marido siguen vivos, y también pueden pagar la recompensa.

-La toma de Foso Cailin, sacadita recién horneada de Danza de Dragones, es tal y como en el libro, pero, ¿de verdad hacía falta mostrarnos ese maravilloso primer plano del pobre hombre desollado? ¿No había ya la suficiente casquería al final del capítulo?
 
-Me gusta que Ygritte muestre compasión por Elí y Sam durante el ataque a Villa Topo, pero, ¿por qué? ¿Por qué siente compasión de ellos y masacra a los demás? ¿Acaso era Elí la única madre con un bebé de pecho de todo Villa Topo? ¿O los guionistas simplemente quieren humanizar al personaje de Ygritte para que todo el mundo llore por ella cuando la maten en el próximo capítulo?


Lo que NO me ha gustado:

-La escena de Daenerys no tiene ningún sentido. Repito, NINGUNO. ¿¿Es que se le ha olvidado a todo el mundo que ser Barristan Selmy sabía desde el principio que ser Jorah Mormont era un ex espía de Desembarco del Rey?? ¿¿Por qué cojones lo delata ahora?? Y además, la actitud de Daenerys tampoco tiene ningún sentido. En Tormenta de Espadas, echa a ser Jorah porque éste se pone beligerante y desafiante en lugar de actuar con humildad y pedir perdón. Si se hubiera comportado igual que se comporta en la serie, la Madre de Dragones lo habría perdonado, sin ninguna duda. Y el dolor que sintió al hacerlo marchar, ¿dónde está? ¿quién es esta reina fría y caprichosa? Yo no la conozco.

-El vergonzoso diálogo de los escarabajos y el subnormal que los aplastaba se acaba de llevar el premio oficial a la conversación más inútil, absurda e irrelevante de toda la serie. En el nombre de los Siete, ¿¿a quién coño le importa el retrasado Lannister inventado por los guionistas y sus putos escarabajos?? ¿¿Qué sentido tiene introducir esa estúpida conversación entre Jaime y Tyrion cuando hay TANTAS escenas buenas de los libros que se han quedado fuera por falta de tiempo??

-¿Realmente era necesario incluir en Villa Topo al imprescindible personaje de una prostituta que canta eructando?

-Cersei es bastante gilipollas. Cuando ve morir a la Víbora Roja y se le asoma una sonrisita, ¿en algún momento se para a pensar que el Príncipe de Dorne tiene como rehén a su hija Myrcella?

-Y hablando de la misma escena, ¿desde cuándo es el Maestre Pycelle, en lugar del Septón Supremo, quien invoca a los dioses antes de un juicio por combate contra un acusado de magnicidio?

lunes, 2 de junio de 2014

El Rey abdica, ¡viva el Rey!


Como todos los españoles, me he levantado esta mañana con la noticia de que el rey Juan Carlos I ha decidido abdicar en su hijo, el futuro Felipe VI. Y una de las cosas que me ha sorprendido, más aún que el propio anuncio, ha sido la cantidad de gente que en las redes sociales ha comenzado a aullar pidiendo la tercera república como si no hubiera un mañana. Sí, señores; al parecer ahora resulta que, de repente, un hipotético referéndum sobre la continuidad de la monarquía española (que ayer a nadie le importaba un carajo) sería el remedio para todos nuestros males.
Dejando de lado el hecho de que las dos últimas repúblicas que tuvimos no fueron precisamente la panacea, creo que la gente que está pegando saltitos haciendo ondear la tricolor no se ha parado a pensar, ni de coña, en la que se podría organizar en este país si realmente se pusiera en marcha un cambio de monarquía a república. Básicamente, lo que sucedería es que nos echaríamos encima bastantes problemas nuevos sin solucionar absolutamente ninguno de los que tenemos ahora. ¿Que a qué me refiero exactamente? Pues, como muestra, un botón:

-En primer lugar, la paralización y el pequeño caos que obviamente originaría tener que cambiar la Constitución. Existiendo el peligro de que el PPSOE aprovechara para colar otras reformas, sin nada que ver con la monarquía, que caparan más aún los derechos de los ciudadanos.

-El rey es neutro políticamente; el presidente de la república seria de un partido político determinado. Con el sistema de votación actual, mucho me temo que saldría además del PPSOE. ¿Y qué pasaría cuando el presidente y el primer ministro fueran de signo político opuesto? Que se dedicarían a ponerse la zancadilla el uno al otro. Ver la que se montó entre Azaña y Alcalá Zamora en la segunda república como ejemplo gráfico.


-El dinero que se gasta en mantener al rey y a su familia se gastaría igualmente en mantener al presidente de la república y a su familia, es decir, no nos saldría más barato a los españoles. Más bien al contrario, porque rey sólo hay uno hasta que se muere o abdica, en cambio presidentes de la república puede haber decenas en ese mismo período de tiempo... ¿y qué tienen cuando se marchan? ¡Pensiones vitalicias para todos! Fijáos si no en Francia.


-Al Rey por lo menos lo educan desde la infancia para reinar mientras que de presidente de la república tendríamos a otro politicastro más, de esos que tanto abundan en el panorama nacional, y que ni de coña tendría la preparación y los estudios que tiene ahora mismo, por ejemplo, el Príncipe Felipe.

 
-Y, para colmo, el cambio de monarquía a república no solucionaría absolutamente ninguno de los problemas que tenemos ahora: crisis económica, corrupción, paro, privatización de los servicios públicos, bipartidismo, falta de separación efectiva de poderes, ley electoral ineficiente...
De hecho, no hay más que echar un vistazo al resto de monarquías parlamentarias europeas: Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Luxemburgo... y comprobar su renta per cápita, su índice de paro y su situación económica y social, para darse cuenta de que el problema de España no está en la familia real que reina sino en los políticos plebeyos (y corruptos) que gobiernan.

En resumen, se está hablando aquí de un cambio que ni es urgente, ni necesario ahora mismo, que no solucionaría ninguno de los problemas que estamos sufriendo ahora mismo los españoles, y que en todo caso sería susceptible de provocar otros nuevos que ahora mismo no tenemos. Así que, digo yo, ¿para qué puñetas emplear esfuerzo, tiempo y recursos en un cambio innecesario cuando hay tantos cambios y reformas urgentes que son necesarios para salvar este país de la ruina y que no se están llevando a cabo?

Francamente, cuando veo a la gente hablar de concentraciones y de manifestaciones para exigir la tercera república, no me viene a la cabeza un pueblo sensato, ni una democracia mejorada, ni un futuro más próspero para el país. Lo que me viene a la cabeza es la imagen de un barco a la deriva, con un capitán incompetente en el puente de mando, que se está hundiendo inexorablemente... en el que los marineros, en lugar de ponerse a achicar el agua, reparar la avería del motor y echar al capitán por la borda, se dedican a discutir acaloradamente sobre si la enseña que ondea en el palo mayor debería ser bicolor o tricolor. Así nos va.