lunes, 30 de septiembre de 2013

Chicas que odio


Que nadie se me asuste, que no es mi intención hacer una entrada para rajar de personas reales. Este es un pequeño recopilatorio, un poco al estilo de mi anterior post acerca de personajes detestables con una inexplicable legión de fans, sobre personajes femeninos literarios que, por una razón un otra, estaban ideados por el autor para caer bien o incluso ser protagonistas pero a mí me caen mal. Como muchas de ellas NO tienen precisamente una legión de fans, supongo que este post será menos controvertido que el anterior :-P

Esta es mi selección inicial, pero no descarto ampliar la lista si posteriormente se me ocurre (o leo) a alguna otra personajilla que me caiga mal:


-Bella Swan: Por supuesto, va la primera de la lista. Heroína (nunca mejor dicho, teniendo en cuenta el efecto que causa en los vampiros) de la saga Crepúsculo, es un personaje que en el primer libro aún tiene un pase, pero conforme va transcurriendo la historia degenera hasta un punto casi estrafalario. Tenemos a una chica que se califica a sí misma como una mediocre, que no se considera guapa, que es torpe y tampoco destaca precisamente por ser la más inteligente de la clase. No tiene muchas aficiones (aparte de leer libros clásicos) ni ningún talento (aparte de la cocina). Aún así, resulta que un vampiro de casi un siglo de antigüedad, un hombre lobo cachas y medio instituto (el otro medio son chicas y gayers) babean por ella. Tiene tanta personalidad que cada vez que ve a Edward no para de repetirse mentalmente lo bueno que está y lo poca cosa que es ella comparada con él, de hecho se olvida incluso de respirar (ya me dirán ustedes cómo demonios se puede olvidar alguien de respirar). Según todo el mundo, es el ejemplo de chica madura y sensata por antonomasia, qué raro, porque desde fuera, leyendo el libro, uno juraría que es una niñata egoísta y caprichosa que juega al "de vampiro a hombre lobo y tiro porque me toca". Sí señor, es todo un ejemplo de claridad de ideas: "Oh, estoy tan enamorada de EDWARD que no puedo ni respirar y él es tan perfecto y maravilloso que a su lado me siento como una mierda pinchada en un palo; oh, pero es que JACOB es mi mejor amigo y ojalá pudiéramos ser hermanos al estilo de Jaime y Cersei Lannister, aunque igual que ahora el vampiro se ha largado puedo sacarlo de la friendzone; ah, no, espera, JACOB, vuelve a la friendzone, que EDWARD ha decidido suicidarse un poquito por mí y ahora resulta que le sigo amando; oh, EDWARD, qué bien que volvemos a estar juntos, eres la razón de mi existencia, pero el caso es que no quiero casarme contigo y el lobito me pone cachonda; oh, Dios, he besado a JACOB y me he dado cuenta de que también le amo, pero después de todo mejor lo dejo definitivamente en la friendzone y me caso con EDWARD; oh, EDWARD; esposo mío, te adoro con toda mi alma, este día de nuestra boda es el más feliz de mi vida, aunque para que fuera completo necesitaría al pagafantas de JACOB mirándome con ojos de lobito degollado mientras hace el pardillo... quiero decir, el padrino".
Vamos, que cree que es una mierda al lado de su novio, cree que no se merece a su novio, está dispuesta a fingir su muerte ante su familia y amigos y no volver a verlos jamas por su novio, está dispuesta a casarse a los 18 años sin estar preparada para ello y a renunciar al sexo hasta que a su señor esposo le dé la gana para complacerle... pero, al parecer, no está lo bastante enamorada como para NO morrearse con el hombre lobo. Quien la entienda, que la compre.


-Cersei Lannister: Me es difícil dilucidar qué siento más por Cersei: odio, pena o vergüenza ajena. Fue necesario su punto de vista en Festín de Cuervos para comprenderla, o mejor dicho, para comprender lo pirada que está. Porque a veces costaba entender cómo era posible que fuese capaz de tanta crueldad, imbecilidad, falsedad e insensibilidad juntas. Ahora por fin lo sabemos: en el mundo moderno, se llamaría esquizofrenia paranoide. Cersei es tan mala que no llega ni a villana y se queda simplemente en patética: no ama a nadie más que a sus hijos, y el amor por Joffrey la ciega hasta el punto de ser incapaz de comprender que su hijo es un psicópata mil veces peor que todos esos hombres a los que ella odia, incluido su marido. No tiene compasión, ni empatía, ni siquiera verdadera astucia, porque como magistralmente la definió Meñique; "quiere poder, pero cuando lo consigue no sabe qué hacer con él". Experta en alejar de su lado a las personas que le convienen (Tyrion, Jaime, Kevan, Falyse) y en mantener junto a ella a los que la perjudican (Joffrey, Qyburn, Taena, los Kettleblack), se hace tan odiosa para el lector que ni siquiera conserva el encanto de las malignas carismáticas tipo Melisanfre (que se dedica a quemar viva a la gente y a manipular a todo el mundo, sí, pero con mucho estilo), Asha Greyjoy o Arya Stark (dos asesinas que se te hacen simpáticas porque son listas, justas a su manera, y los tienen más bien puestos que muchos hombres). Todos esperamos con ansia la caída de Cersei. De hecho, con demasiada ansia; ¿o soy la única que piensa que ya ha durado demasiados libros?


-Sansa Stark: También conocida como Sansa la Sonsa o Antes Muerta que Sansilla. Prototipo medieval de la animadora pija, rubia y sin cerebro. En la serie de televisión hacen trampa y la liberan de los trapos más sucios para que le caiga bien al espectador, pero los lectores sabemos la verdad. Sabemos que traicionó a su padre, provocó su muerte, la de todos los guardias Stark, y por consiguiente la guerra que azotó el reino y de paso acabó con toda su familia. Además, es superficial, ingenua hasta la estupidez y tonta del culo. En el segundo y el tercer libro va de amargada, experimentada y madura, pero pica como un salmonete en la farsa de "Ser Florian y Lady Jonquil", cuando para todos los lectores (y cualquiera que hubiera tenido mayor coeficiente intelectual que un hongo) estaba claro que Ser Dontos sólo era un mandado y que no estaba metido ahí por rescatar galantemente a una dama indefensa sino por dinero. Se mantuvo hasta el final ciega a los defectos de Joffrey y Cersei y sin embargo desconfía continuamente de Tyrion y del Perro, sus únicos amigos en la Corte. Y nunca olvidaremos cuando Petyr Baelish le dijo aquello de "Manos limpias, Sansa; hagáis o que hagáis, aseguraos de mantener siempre las manos limpias"... y Sansa, obediente, se pone un poco de zumo de naranja en la cuchara. Como dijo Olenna Tyrell, esta niña es más idiota que el Chico Luna.


-Victoria d'Ascoli: Aunque tal vez podríamos llamarla simplemente Victoria d'Asco. Más que nada, porque ella es PERFECTA: es la reina de las Mary Sues canon. La protagonista de la trilogía Memorias de Idhún es guapa, es lista, es poderosa, es angelicalmente bondadosa, es la única de su especie que hay en el mundo... demasiado buena para ser auténtica, ¿no? Eso es lo que deben pensar Jack y Kirtash, sus DOS novios, porque, oh, ella los ama tanto y no piensa elegir a ninguno de los dos. "Bueno, vale, seremos unos calzonazos y nuestras cabezas no pasarán por debajo de las puertas, pero al menos nos la trincamos", deberán pensar ellos. Y es que, claro, habiendo sólo tres híbridos en el mundo, y siendo dos chicos y una chica, ¡pues toca repartírsela, nenes! Ella por supuesto no puede elegir a ninguno, porque claro, es un unicornio, lo cual la convierte en la chica más perfecta y chupiguay de la muerte y le concede pleno derecho a la bigamia. Eso sí, cuando ellos dos se ponen a retozar con otras chicas (siguiendo el viejo principio de "o follamos todos o la puta al río" "from lost to the river"), ella se pone muy celosa, porque claro, Jack y Kirtash son suyos. Es decir, que si la aman ellos deberían comprender perfectamente que ella quiera estar con los dos, pero menudo berrinche coge ella cuando aparecen por medio Gerde, Kimara, Shizuko... por mucho que después de haga la moderna y diga "bueeeno, vaaale, haré como que no veo naaada, ya sé que la fidelidad es para los tooontos", bien que le pica. Ah, y los chicos al final lo aceptan todo, ella sigue siendo totalmente PERFECTA, y viven felices. ¿Alguien se se cree a este personaje o su rocambolesca historia de bi-amor?


-Lara: El pendón rubio de Doctor Zhivago. Encarna a la típica chica mona que va de inocente pero que en realidad es un zorrón roba-novios, como sus múltiples víctimas pueden atestiguar. A pesar de tener novio (Pasha, el pagafantas bolcehvique), no duda en ponerle los cuernos sin misericordia con el novio de su madre, un viejo verde que la mira con cara de baboso sin disimulo (y aún así ella no pierde un segundo en aceptar su invitación a una cita a solas, llevando el vestidito que más carne enseña de todo su repertorio). Cuando su madre descubre el pastel de que su pareja le pone los cuernos con su propia hija e intenta suicidarse, Lara se da cuenta de que lo mismo se ha pasado un poco y va en busca de su siguiente víctima: Yuri Zhivago, un médico guapo y cachas que está casado con la mujer perfecta (guapa, lista, simpática, amorosa, valiente, tenaz, trabajadora, honesta, leal) y tiene dos churumbeles con ella. A pesar de ello, el doctor Zhivago no tarda ni tres segundos en pasar veinte pueblos de su familia para irse meneando el rabo detrás de Lara en cuanto esta pestañea con sus adorables ojos azules (que, junto con su cabello rubio y su cara de dieciocho años rusa grandes pechos complaciente hago lo que quieras completo 200 rublos bonita, es prácticamente la única virtud que tiene). Para colmo, nuestra querida Lara es más sorda que un ladrillo, porque al final de la película (spoiler, por si alguien no la ha visto y quiere gastar cuatro horas de su vida haciéndolo) Yuri se tira media hora siguiéndola a todo correr sin dejar de llamarla pero ella pasa que se asa (o igual es que ahora estaba con otro, algo más que probable) hasta que acaba teniendo un infarto y muere. Mierda de protagonistas, mierda de final y cuatro horas de película: el que me dijo que era muy bonita, realmente no conocía mis gustos.


-Erika Berger: La porno-periodista de la saga Millennium no va de inocente: directamente es una zorra con todas las letras. En esto por lo menos le gana a Lara: Erika es consecuente consigo misma y va de lo que es, una ninfómana calentorra tan egoísta como superficial. El gran atractivo de Erika es, básicamente, pasarse la saga follándose a todo bicho viviente, por supuesto sin importarle en absoluto los sentimientos de los demás. Le van los tríos, el sadomaso, hacer vídeos porno caseros, y por supuesto para ella la fidelidad es algo que se aplica exclusivamente a los equipos de música. Si lo pensamos bien tampoco es tan grave; al fin y al cabo, tal como lo cuenta Stieg Larsson, se trata de algo completamente normal y natural, algo así como las actividades normales que la mayoría de amas de casa suecas practican los fines de semana. El hecho de que le ponga los cuernos sistemáticamente a su marido tampoco es tan grave; al fin y el cabo, se trata de un marido-fantas dispuesto a aguantar lo que sea con tal de conservar a Erika a su lado y que aparte es un poco gayer reprimido y también le va la marcha. El problema, por ejemplo, es cuando Erika decide que piensa seguir acostándose con Mikael aunque esté casado, y aunque la esposa de él sea una mujer normal (de las poquíiisimas que hay en la saga) y no vea con buenos ojos eso de que su esposo se siga beneficiando a su eterna amiga con derecho a roce. Lo lógico sería, si entre Mikael y Erika hay una conexión tan especial, que se hubieran casado y que hubieran hecho como los conejitos hasta el fin de sus días, montándose tríos y esparciendo feromonas por el mundo, pero NO. Resulta que se casan con otras personas y se dedican a ponerles los cuernos. ¿Lógica? No traten de buscársela, son suecos. Por supuesto, además de un poco guarrilla Erika es totalmente perfecta: progresista, feminista, justa, inteligente, trabajadora, simpática, solidaria, valiente, leal... vamos, la típica mujer real a la que todos podríamos encontrarnos en una esquina. Sí, junto a sus compañeras de trabajo...


-Lisbeth Salander: Igual que la anterior, pero encima loca de atar. Me hace mucha gracia que pretendan venderla en las novelas como una chica completamente normal que es víctima del sistema, porque seamos sinceros, aunque es verdad que no está para que la incapaciten o la encierren, Lisbeth Salander es una chica bastante transtornada con problemas psicológicos gravísimos. Puede que su extraña personalidad la haga parecer de entrada un personaje interesante, pero a poco que reflexionemos nos damos cuenta de que se trata de una contradicción con patas. Carece de empatía (a pesar de que tiene una vena justiciera que la hace querer ir arreglando problemas por el mundo), es muy inteligente (pero increíblemente tonta a la hora de juzgar a las personas), no quiere establecer vínculos emocionales y es desconfiada (pero se fía de buenas a primeras de Mikael y acaba enamorándose de él sin razón aparente), y por no saber, no sabe ni siquiera si es lesbiana o heterosexual, porque cada día se levanta de una manera. Además, es rencorosa, agresiva y socialmente retrasada. Eso sí, es súper inteligente y hackea ordenadores y resuelve teoremas matemáticos con la misma facilidad con la que los demás mortales hacemos la lista de la compra, y eso por supuesto la hace súper guay de la muerte. Si a estas alturas el personaje aún no os parece absolutamente inverosímil, sólo resta por añadir que es tan fría emocionalmente que su más desgarrada reacción a cuatro horas de violación y tortura por parte de su abogado es darse una ducha, tomarse un analgésico, y ponerse a leer muy seria y muy concentrada artículos científicos sobre violaciones sádicas en internet, sin derramar una sola lágrima. Vamos, igual que Erika: la típica chica que podríamos encontrarnos cualquier día por la calle.


-Denna: ...o así pretende hacernos creer que se llama. Porque la chica misteriosa de las Crónicas del Asesino de Reyes (El Nombre del Viento y en adelante) es tan tan tan misteriosa, que no podemos estar seguros ni de cómo se llama. Eso sí, está buenísima (qué raro) y toca muy bien el arpa, suficiente para que Kvothe, el protagonista de la saga, se sume al club de pagafantas literarios y se enamore perdidamente de ella, mientras ella juega con él tomándose confianzas y luego desapareciendo, igual que un gatito jugaría con un ovillo de lana. Y es que el personaje de Denna es un contrasentido de los pies a la cabeza: nos lo intentan vender como una chica fuerte, independiente, sin ataduras, compleja, que no rinde cuentas a nadie y va a donde la lleva el viento... cuando en realidad es una prostituta de lujo que se arrima al primer hombre que pilla para sacarle dinero y regalos a cambio de su compañía y tiene graves problemas de dependencia psicológica hacia un mecenas que la maltrata físicamente. En realidad, es una chica indecisa, que no sabe lo que quiere ni se molesta en averiguarlo, que es incapaz de sobrevivir sin los hombres, tan egoísta que no le importa manipular o hacer daño a los demás, y tan idiota que mantiene condenado a la friendzone al único hombre que la ama de verdad y no la ve como un objeto.


-Junto a Denna, incluir al 90% de los personajes femeninos de las Crónicas del Asesino de Reyes: Felurian (el hada ninfómana), Auri (la niña loca), Vashet (maestra Adem, que como el resto de su pueblo es TAN abierta sexualmente y ve el sexto con TANTA naturalidad y sin ningún tipo de tabú... que no sabe cómo vienen los niños al mundo). Está claro que los personajes femeninos no son el punto fuerte de Patrick Rothfuss, porque sólo sabe crear perturbadas, ninfómanas, o perturbadas ninfómanas.

17 comentarios:

Edu dijo...

XDDDD

De las que conozco, comparto tus odios. Aunque a Denna todavía le doy un pequeño voto de confianza, como mínimo es más compleja que Bella Swann.
Coincido que Felurian es poco más que una muñeca de plástico modelo hada cachonda.
Victoria me parece aburrida básicamente, y bastante parecida a Bella Swann, salvo que en lugar de devanarse los sesos en la elección vampiro/hombre lobo lo tiene claro, se queda al shek y al dragón y todos contentos.
Añadiría a Ginny de Harry Potter: el único libro en el que tiene algo de presencia es el quinto. En los anteriores es una florecilla tímida y en los últimos una mujer florero. Y eso que lo escribe una mujer. Suerte de Hermione y Luna (y Molly Weasley, y McGonagall).

Malena dijo...

Bella a partir de la última página de Crepusculo se vuelve retrasada mental, pero antes no es tan horrible.Esa escena de Zhivago persiguiendo a Lara no esta en el libro, donde Yuri tiene una última amante con la que procrea vatios hijos. Aun asi siempre he preferido a Tonia y odié la Lara de Kiera K. mucho más odiosita que la de Julie Christie. De Cersei, estamos de acuerdo, pero no seamos tan duras con Sansa.

Leis dijo...

Jajajjaja!!!! Me reí demasiado con los análisis de las heroínas despreciables, me uno a todas (las que conozco, claro)
Pero debo decir algo sobre Cersei: cuando estaba en el fondo del abismo (o sea, ahora, no sé qué le va a pasar después) ¡me dio lástima! ¡Quise que se salvara y siguiera destruyendo el mundo a su alrededor! ¿Qué me pasa, Señor?
Otra que a mí me cae mal, es Angua, la mujer-lobo del Mundodisco. Es tan perfecta, tan controlada, tan maravillosa. Puaj.

Laura Sánchez Méndez dijo...

Vaya, no me puedo creer que suceda esto... pero es que yo también coincido en todoooo!!! Las detesto a todas, en serio! Jopé, no te has dejado ni una! XD

A mí me parece que ninguno de los autores que han creado a estas chicas tenía en mente a una mujer de verdad. Más bien parece que han creado muñecas que "creen" que a los lectores nos gustarían. Por eso son tan prototípicas. En muchos casos (Bella, Victoria, Lara) ponen sus defectos como virtudes; en otros (Cersei, Denna) acrecientan esos defectos hasta cruzar el límite, hasta el punto de que el lector tiene que sentir lástima por ellas, porque han sufrido unas circunstancias muy duras y tal.

Es curioso, pero las mujeres en la literatura suelen responder a dos patrones: dulce y tontaina, y zorra manipuladora. El summun ya sería una mezcla de ambas opciones.

Ojo, no estoy diciendo que las mujeres de los libros no deban tener defectos. Soy la primera que piensa que un buen personaje tiene que tener, por lo menos, dos defectos que lo hagan humano. Pero que no hagan a todas las mujeres iguales, jopé! Si será por variedad!

Me ha gustado mucho esta entrada, en serio. Me he reído mucho!

Y, por cierto, no has puesto a Erika Berger. Esa se merece un capítulo aparte, con extras incluidos. Madre mía...

Cris Menéndez dijo...

ay, me encanta de las tres que conozco, estoy de acuerdo contigo al 100% xDD

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Joder! ¿Cómo he podido dejarme a Erika y a Lisbeth? ¡Tienes razón, Laura, edito ahora mismo! :-D

Rebeca Aguilar dijo...

Qué curioso, yo de las hermanas Stark a quien no soporto es a Arya, aunque sé que estoy en minoría. Creo que me caería incluso mejor si no tuviera esa horda de fans detrás, jejejej. Y aviso ahora de que va a haber SPOILERS.

Pero es que sus episodios, sobre todo en Braavos, me parecían un aburrimiento, ese entrenamiento eterrrrrno... bufff. La chica creo que de aquí a unos años va a ser una psicópata, no sé, la veo súper oscura. Incluso en la serie creo que se le da demasiado bombo cuando también creo que la actriz no lo hace mal, pero tampoco es la panacea. Los episodios de Sansa, esos sí que me parecieron apasionantes, en parte, eso sí, al hecho de poder saber por fin un poquito más sobre Meñique y sus intenciones, pero creo que la cosa pinta bastante interesante para Sansa en el futuro, tengo muchas ganas de saber cómo avanza la historia. Y la chica se equivocaría en el pasado, pero no era más que una niña inocente que creía en cuentos de hadas y en que si te "portas bien" nada malo te puede pasar. Sigue siendo un poco cortita, pero creo que su evolución puede ser brutal. Saludos!!

Sword-woman Ríona Bandraoi dijo...

Completamente de acuerdo contigo respecto a Bella...De los peores modelos a seguir para chicas que he visto en mi vida. Y me da bastante miedo ver que hay tantísimas chicas que desearían ser como ella, sobre todo para poder tener un novio tan abusivo como el que le toca...:(

Aún estoy iniciándome con los libros y la serie de Juego de Tronos, pero por ahora Sansa me inspira más pena que odio o asco...No me gusta nada su carácter y mentalidad, pero yo la veo (al menos por ahora) como una víctima con lavado de cerebro de esa sociedad tan patriarcal, y me da pena. Que podría dejarse de tantas historias de caballeros-y-princesas y tener un poco más de tino en las situaciones críticas y/o importantes...eso sí. Y Cersei la verdad es que no, no me gusta nada. Aunque me da pena la forma en que la trata el rey Robert (por muy mal que me caiga, me pone de los nervios cómo la trata).

(Soy Emeldir, por cierto :) )

Estelwen Ancálimë dijo...

A mí ls que me inspira pena es la Sansa de la serie, que es como tú dices: una chica con el cerebro lavado por historias de príncipes y princesas. Lo malo de la Sansa del libro es que, además de ser eso, es tonta del culo hasta la estupidez. Margaery Tyrell, por ejemplo, también va de princesita inocente y femenina, pero por lo menos es lista y sabe jugar sus cartas. Sansa ni siquiera es consciente de que hay cartas en la mesa.

En cuanto a Cersei, créeme, se merece cada una de las bofetadas que le pega Robert. Es un bicho repugnante. Ojo, eso no significa que Robert me caiga bien; me parece un capullo. En realidad, creo que lo mejor que le podría haber pasado a Poniente es que el rey, la reina y el príncipe Joffrey se cayeran juntos por un precipicio mientras iban de paseo. El mundo habría sido un lugar mucho más feliz.

Julia dijo...

Haría una distinción: Cersei Lannister me desagrada como persona pero me parece un personaje interesante, bien construido y con personalidad. Sin embargo, Bella y Victoria son tontas del culo.
Y Sansa... ¡Tiene 12 años! Ha cometido errores muy graves, pero no se puede olvidar que es una niña (igual que Robb, se nos olvida que tiene 14 cuando le llamamos ingenuo).
Y una puntualización:¿por qué ves a Asha como malvada? Es cierto que ha matado, pero en la guerra, como casi todos los personajes. No ha hecho nada moralmente repudiable en su contexto.

Estelwen Ancálimë dijo...

No es que la vea malvada, pero sí con un puntito sádico y frío, que le viene de ser una Greyjoy y que evidentemente siempre hace falta para ser capaz de matar con la determinación y la frialidad que lo hace ella. Supongo que es inevitable si ha tenido que abrirse paso en una sociedad tan machista como la de las Islas del Hierro y ganarse el respeto entre hombres como Balon, Euron, Victarion y compañía.

Anónimo dijo...

No puedo creer que no haya ninguna alusión a Anastasia Steele, con esa protagonista tienes para hacer una entrada completa para ella sola...

Estelwen Ancálimë dijo...

No he incluido entre estas chicas a Anastasia Steele por un sólo motivo: no he leído (ni pienso leer) "50 Sombras de Grey", porque me han hablado tan mal de él que no lo quiero ver ni en pintura, y no me parecía honesto ponerme a criticar a un personaje al que, en honor a la verdad, conozco sólo de oídas (aunque lo que he oído es bastante patético, como que tiene una especie de diosa interior que la anima con pompones... ¡puaj!).

Anónimo dijo...

jajaja, he pensado que ese sería el motivo de que no estuviese incluida en este post, yo si los he leido y es cierto que no es necesario que los leas, Anastasia es una copia de Bella, literal, al igual que el resto de la trama es una copia de Crepuscupo, hasta tal punto que también tenemos al amigo latino pagafantas. Por otro lado es repetitiva hasta doler leer y hasta mal escrita. En fin, que no sigo diciendo más...

Por otro lado, Patrick Rothfuss a mi entender es buenisimo,me encanta el mundo que desarrolla y la crudeza de algunas partes de su histora, digo esto no por otra cosa que hacer alusión a Denna, es cierto que a veces dan ganas de darle una paliza a Kvothe por dejarse llevar por una chica que a ojos de toda lectora es una bicha con mayusculas. Pero no se, el escritor deja claro que lo de chica guapísima, ultramisteriosa, simpatica, carismática y todo lo demas solo lo ve el protagonista y es una fachada que ella muestra, pues deja entrever en muchas ocasiones sus dudas, miedos, complejos e inseguridades. La chica es prostituta y supongo que en el tercer libro le dará protagonismo a la historia de ella, y para mi si que es un personaje bastante trabajado e inteligente, puesto que ella es el reflejo de lo que la sociedad ha hecho de ella, solo que en vez de adoptar la actitud de soy una victima, le echa valor. No obstante no digo que me caiga bien, sino que entiendo sus motivaciones, y confieso que yo también me quedé un poco a cuadros cuando se muestra que es prostituta, pues eso le quita gracia al misterio de la chica.

En fin, me gusta mucho tu blog, me parecen bastante fiables y objetivas tus criticas. Me pasaré por aquí con frecuencia, tienes un blog entretenido y muy interesante!!

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Muchas gracias! Será un gusto recibir tus comentarios y tus visitas ^_^

Anónimo dijo...

Holaaaa, esla primera vez que comento aquí y comiebzo diciendo que yo también ODIO a Bella y, si me apuras,también a Edward ya que, en mi opinión, tampoco tiene mucha personalidad y ya que estamos también odio el lado rencoroso de Jacob. Denna es otra pero como dices en cuanto a personajes femeninos el autor deja mucho que desear, a mí Cersei no me cae tan mal como a ti pero coincido contigo en lo de que no tiene muchas luces. Sansa es tonta del culo al menos en los primeros libros, pero puede que luego mejore,así que para mí aún tiene salvación. Victoria es la Mary Sue decatálogo y el que le conviene es Jack, el Mary Stu de la trilogía, lo que no entiendo es por qué Kirtash se queda con ella, me parece basicamente egoísta la chica. Y, para terminar, no comparto tu punto de vista en la cuestión del sexo, tanto en Denna, que a mí me parece que es horrible no porque sea prostituta sino porque no se aclara y me saca de quicio, aunque con la vida que intuyo que ha tenido y con los obvios problemas psicológicos que sufre sus actos van bastante acorde con su forma de ser, lo que no me gusta es que Kvothe la aguante/ la ame/ la espere/ la busque /se obsesione con ella, eso es lo chirriante... a ver como lo arregla el autor, pero me da a mí en la nariz que no me va a gustar. Y una sensación rara que me a quedado después de leer tu artículo es que las juzgar por la parte sexual del asunto, a mí en cambio no me habría disgustado que fueran prostitutas/ ninfómanas/ bígamas/ psicológicamente inestables... si los autores hubieran desarrollado la trama de forma coherente o que al menos comprendiéramos sus motivaciones,pero el caso es que no es así. Y por último, no me a gustado tu alusión a la prostituión ya que soy de la extraña opinión de que ni siquiera las putas de verdad deberían ser tratadas con ese término ni con los demás eufemismos igualmente ofensivos, pero supongo que se debe a mi obstinación a no juzgar a nadie por solo una faceta de su vida (por muy determinante que sea dicha faceta), odio las generalizaciones y los prejuicios así que supongo que por eso me han llamado la atención algunos de tus comentarios, pero eso ya son cosas mías y por lo demás me encanta el desparpajo de tu blog en este mundo hipócrita de lo "políticamente correcto".
Ufff, lo seria y formal que me he puesto en un momento, el caso, que me ha encantado el blog y en artículo. :)
Un beso.

Miriam Valle dijo...

Acabo de encontrar este blog porque no tiene mucho que termine los de Memorias de Idhún y debo decir que odie con todo mi corazón a la tonta de Victoria y no tenía con quien hablar de eso, ya que la persona que me recomendo los libros, los ama. En fin ¿Qué onda? se la paso llorando casi todo el primer libro y luego se la pasan uno y otro. WTF, lo peor es que muchos blogs la pintan como la mejor y eres la primera que leo que también la odia, por eso me caes bien jajaja
Ugh, me ha decepcionado totalmente, pero bueno. Buen blog, saludos