lunes, 21 de diciembre de 2015

Elecciones 2015: ¡Que comience el juego!

Acabamos de conocer los resultados de las elecciones más imprecisas de toda la democracia. Las peores expectativas se han cumplido: todos se han quedado con parte del pastel y ninguno se ha apropiado de un cacho lo suficientemente grande como para investirse en claro vencedor. Ganar, lo que se dice ganar, las elecciones las ha ganado el PP, pero ya sabemos que en España no tiene por qué gobernar el partido más votado a no ser que consiga mayoría absoluta.
Una cosa está clara: el fin del bipartidismo está aquí, y el mayor perjudicado por la aparición de Podemos y Ciudadanos en el panorama político ha sido el PP, que probablemente volvería a gobernar esta legislatura si sólo hubiera concurrido a las urnas con el PSOE de rival.
Por otra parte, tanto el PP como el PSOE se han equivocado de medio a medio al escoger a sus candidatos. Mariano Rajoy está acabado políticamente y Pedro Sánchez es un veleta sin carisma. Creo que ambos partidos habrían sacado mucho mejores resultados si las candidatas a presidentas del Gobierno hubieran sido Soraya Sáez y Susana Díaz, cuya imagen pública no está tan deteriorada como la de sus compañeros, y además habrían ofrecido el plus de que España tuviera una presidenta por primera vez en toda su Historia.
Sea como sea, los resultado están aquí, y en el horizonte se avecina una nube de posibilidades de pactos, contrapactos y acuerdos que puede ser más enrevesada que la genealogía de las Casas de Poniente. Aquí viene un rapidísimo análisis de las opciones posibles que se me ocurren, de más improbable a más probable.


PP + Ciudadanos: No llega a mayoría absoluta. Inviable.

PSOE + Podemos: Tampoco llega a mayoría absoluta. Inviable.

PP + Ciudadanos + PNV + DL: Incompatible. Ciudadanos y los independentistas tienen objetivos completamente opuestos. Me creería antes que los aliens invadieran la Tierra y nos gobernaran a todos. La única opción sería que los independentistas tragaran y renunciaran, paradójicamente, al discurso del independentismo, que no es que sea imposible porque ya lo hicieron con Aznar, pero cantaría mucho (demasiado) que se avinieran a hacer coalición con Ciudadanos, que son sus rivales naturales.

PSOE + Podemos + Independentistas: No creo que el PSOE tenga huevos de hacer este pacto. Primero porque supondría darle cancha al independentismo, con el que no están de acuerdo, y segundo porque supondría investir a Pablo Iglesias de presidente, y Pedro Sánchez dirá que un cuerno. Mucho tendría que tragar el PSOE para llegar a este punto. Dudoso. Y a título personal, es la opción que menos me gusta, porque como se acabe materializando este pacto, España se va a la mierda cuesta abajo y sin frenos.

PPSOE: Extraños compañeros de cama. Juntos mantendrían el status quo, y en cualquier otro país sería la opción más lógica (sin ir más lejos, es lo que ha pasado en Francia y en Alemania). Tal vez Europa presione para que se llegue a esta solución. Pero claro, estamos en España. ¿Quién sería presiente? ¿Rajoy invistiendo a Sánchez? ¿Sánchez invistiendo a Rajoy? El electorado de ambos se sentiría traicionado, y creo que el mayor perdedor de los dos sería el PSOE, porque es probable que mientras el electorado de derechas asuma que el pacto ha sido necesario para evitar que Podemos meta mano en el gobierno, el electorado de izquierdas se sentirá completamente traicionado y en las próximas elecciones hará un voto de castigo brutal contra el PSOE. Como ya he dicho, si vivéramos en otro país apostaría por esta opción sin dudarlo mucho, pero Spain is different...

PP + PSOE + Ciudadanos: La iniciativa de esta alianza tendría que partir del PP, pero dependería de lo proclive que sea el PSOE a pactar con Podemos. Esto salvaría la dignidad de Rajoy y Sánchez, que acordarían investir a Rivera, menos peligroso a priori que Pablo Iglesias, para no tener que investirse el uno al otro. Ciudadanos tendría la ventaja de que así su candidato sería presidente, se mostraría como el partido de centro por excelencia y además frenaría en seco al independentismo, pero por otra parte quedaría ante el electorado como la marioneta de la casta, y la verdad es que efectivamente eso es lo que sería, porque con sólo 40 escaños a su favor, quien gobernaría a efectos prácticos sería el PPSOE. Es una opción muy jugosa para Rajoy y para Sánchez, pero no creo que Rivera acepte. Otra opción más factible, que podrían decidir bajo mano Sánchez y Rivera para salvar la dignidad de cara a la galería y al mismo tiempo quitarle poder a Podemos, sería "permitir" la investidura de Rajoy (votando en contra la primera vez para salvar las formas y absteniéndose en la segunda votación para permitir que sea nombrado presidente) para evitar que se repitieran las elecciones, y a partir de ahí dar paso a un gobierno del PP con mayoría simple que debería buscar consenso cada vez que quisiera aprobar una ley.

PSOE + Podemos + Ciudadanos: Otros extraños compañeros de cama. Aquí tendrían que ser Iglesias y Rivera los que tragaran para investir a Sánchez (porque se negarán a investirse el uno al otro), y Podemos debería recular y retirar su apoyo a los independentistas, ya que de lo contrario Ciudadanos jamás se avendría al pacto. Sin embargo, es una posibilidad. Creo que Ciudadanos estaría dispuesto a tragar si la alternativa es que PSOE y Podemos gobiernen con el apoyo de los independentistas, y a éstos podría parecerles un sacrificio asumible con tal de echar del gobierno al PP.

Todos se encabronan con todos y elecciones en Mayo: Si los pactos PPSOE o PSOE + Podemos + Ciudadanos no fructifican, no habrá más remedio que repetir las elecciones. La pregunta es... ¿hasta qué punto están dispuestos los partidos a correr el riesgo? Aún así, puede que sea la opción más probable si los distintos partidos deciden enrocarse en sus baluartes y no ceder ni un milímetro para no perder a su electorado.


En definitiva, que el panorama político español no había estado tan animado desde los años 30. Las tres opciones más probables son, por este orden, PPSOE + Ciudadanos, PSOE + Podemos + Ciudadanos, o elecciones anticipadas en Mayo. Hagan sus apuestas, señores. Pasen y vean. Y agárrense los machos, que pase lo que pase se avecinan curvas.
Y por supuesto, a mí no me miren, yo voté a Kodos...

5 comentarios:

Narrador dijo...

No sé, pero yo no descartaría tan rápido la opción PP + C's + independentistas.
Rivera ya ha señalado hace poco que apoyaría a Rajoy si con eso consigue formar gobierno, mientras que los independentistas se han aliado con el PP en varias ocasiones. Al espectáculo que han dado en los últimos años Mas y cía podría achacarse aquello de 'perro ladrador...', o ser sólo eso, un espectáculo para conseguir votos y, por tanto, mayor fuerza en el gobierno central.

Laura de Noves dijo...

Buf, a mí se me escapan todas esas sutilezas políticas, pero coincido en que la proliferación de nuevos partidos tanto de derecha como de izquierda ha puesto de manifiesto que el bipartidismo se va a terminar. Ya iba siendo hora.

Yo reconozco que en estas elecciones lo he tenido muy jodido para votar. Sabía a quién NO le daría mi voto, pero a decir verdad ningún otro partido acababa de convencerme. No sé si por ese viejo dicho de "más vale malo conocido que bueno por conocer" o por el hecho de no compartir gran parte del ideario político de los diversos partidos. Pero no he sido la única en tener serias dudas; como bien has dicho, han sido las elecciones más imprecisas que jamás hemos tenido.

No sé qué va a suceder ahora. No sé quién pactará con quién, ni qué va a ser de los españoles. Sólo espero que las cosas empiecen a cambiar a mejor de una vez. Porque, si no, me veré forzada a tomar una decisión de cara al futuro que, en otras circunstancias, jamás me habría planteado.

¿Votaste por Kodos? Yo voté por el Actor Secundario Bob, XD

Estelwen Ancálimë dijo...

Ciudadanos y los independentistas son como el agua y el aceite; sus objetivos son completamente opuestos. Aunque PNV y DL tiren más a la derecha que a la izquierda, tendrían que ceder en el asunto independentista para conseguir formar gobierno, y el independentismo es justo la baza que les ha dado el apoyo de su electorado. Aún así, lo mismo tienes razón y dan la gran sorpresa. O puede que nos invadan los aliens despuñes de todo :-D

Tindomion dijo...

En mi opinión, la solución más satisfactoria para todos (menos para Podemos y los independentistas) sería que el PSOE y Ciudadanos permitieran el gobierno del PP con mayoría simple, obligándolo a negociar para aprobar cada ley. Así, el PP se mantiene en el poder (asumiendo el desgaste propio d ostentar el gobierno), el PSOE evita convertirse en rehén de Podemos (muchos socialistas temen que les pase como le ha sucedido a IU, que por unirse a Podemos han quedado fagocitados) y ocupa el liderazgo de la oposición (con vistas a las próximas elecciones para recuperarse y fortalecerse, no hay que olvidar que ha obtenido los peores resultados de toda su historia), y Ciudadanos le cierra el acceso al poder a los independentistas y a Podemos (en éste último caso, para devolverle el favor de la campaña sistemática de acoso y derribo que los podemitas les están haciendo en Internet y otros lugares, con mucha calumnia y manipulación).

Otra opción que veo viable es que PSOE, Podemos y Ciudadanos pacten para investir a Sánchez a cambio de que Podemos renuncie a facilitarles las cosas a los independentistas (algo que seguramente asumirán porque, en general, ese apoyo tiene más de electoralista que de real... aunque nunca se sabe con el partido del "dónde dije digo digo diego") y las políticas económicas sean de naturaleza socialdemócrata. En cualquier caso, el PP conservaría la capacidad de bloquear las reformas constitucionales polémicas.

Una última opción que también veo posible conociendo lo ambicioso y veleta que es Sánchez es que haga el pacto PSOE + Podemos + Independentistas. Los socialistas han demostrado muchas veces su concepción oportunista de la política (teniendo un talante tan relativista como inmovilista es el PP). En el pasado no les importó lesionar los intereses generales de España para favorecer las ambiciones de los independentistas a cambio de su apoyo (¡ojo!, Aznar también lo hizo en su primer mandato... es lo que tiene el ansia de poder). Por tanto, no descarto que sacrifiquen la integridad de España por conseguir el Anillo Único y acepten tanto radicalizar su política hacia la izquierda más filo-comunista (no digo comunista sin más, porque los comunistas sin tapujos -UI- no se han comido una rosca y el PSOE no querrá irse tan a la izquierda en su política por las consecuencias) como tolerar el chantaje nacionalista para evitar el rupturismo (amnistía para los Pujol como sucedió con Banca Catalana a cambio de que DL modere su postura y deje en la estacada a ERC y CUP). Este escenario es el que menos me gusta de todos.

Un saludo.

jin jack dijo...

Lo que es una pena es que UPyD no este.