domingo, 20 de septiembre de 2009

Ahora recuerdo por qué nunca leo novelas rosas

Ayer me dirigí al quiosco para compararme la Cosmopolitan, como todos los meses. Generalmente me la compro en formato mini porque es mucho más barata y los regalos que da suelen ser una auténtica ridiculez (además que, no sé por qué demonios los llaman "regalos", si resulta que la revista sale más cara porque los incluye. "Esta revista es más cara porque incluye un regalo" ¿Alguien lo entiende? Yo tampoco).
El caso es que, este mes, descubrí con sorpresa que el regalo que incluía era un libro: Amante de ensueño, de Kerrilyn Kenyon, un best-seller en EEUU. Tenía pinta de novela romántica, y a mí nunca me ha fascinado demasiado la novela romántica. Pero me picó la curiosidad, y además sólo aumentaba en un par de euros el valor de la revista pequeñita, de modo que me dije: "Bueno, no está mal, dos euros por un libro. Vamos a comprarlo". En fin, lo empecé anoche, y qué puedo decir. No es que esté mal del todo, pero me ha hecho recordar por qué NO me gustan las novelas románticas.
La historia va de una mujer que invoca en plan de broma a un soldado griego que por una maldición ancestral está atrapado entre las páginas de un libro y ha de servir como esclavo sexual a toda mujer que le invoque. Además de dedicar páginas y más páginas a pensamientos de la protagonista al ver al sujeto en plan "¡Jesús, María y José! Era el cuerpo desnudo más esculturalmente perfecto que había visto jamás" (francamente, hubo un momento en que me dieron ganas de gritarle al libro: "¡Que sí! ¡Que ya sé que el tío está muy bueno, leches! ¿Podrías ahora llevar la acción a un momento en el que pase ALGO?"), hay ciertos errores que me hacen suponer que la tal Sherrilyn será muy buena escritora de novela rosa, pero tal vez sus neuronas estaban demasiado ocupadas imaginándose a esclavos sexuales griegos desnudos como para documentarse bien sobre lo que escribía.
Y es que el protagonista se llama Julián de Macedonia.
Julián, que como todo el mundo sabe (al menos todo el mundo con estudios y un coeficiente intelectual mayor que 0'5), es un nombre romano, procedente del latín, que significa "perteneciente a la familia de los Julios". Bien por la inteligencia suprema de la escritora, a la que no se le ocurrió otra cosa que darle un nombre romano, en latín, a un griego macedonio.
Y lo peor es que, aunque sólo sean dos euros, he PAGADO por ese libro. Debí sospechar si lo estaban regalando. Y aún debí sospechar más de lo de "Best-seller en USA" (la película Dos colgaos muy fumaos también tenía el cartelito de "Número 1 en USA").
La verdad, a veces peco de ingenua.

18 comentarios:

Altáriel of Shalott dijo...

Con libros parecidos, hemos hecho lecturas unos amigos y yo, pasándonos el libro para leer en voz alta y tronchándonos. Ahora tenemos mogollón de frases, supuestamente eróticas, que pasarán a la eternidad como joyas humorísticas (amén de los comentarios que suscita la lectura).

Y es que no hay como ver a diez adultos llorando de la risa con un libro rulando.

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Me tienes que pasar algunas! XD

Cris~ dijo...

Dios, EPIC FAIL lo del nombre xDD
Cuando lo has dicho he pensado: Creo que Julián es un nombre romano...
Pues tenía razón xDD

Yo, directamente, no leo la Cosmopolitan xD

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Madre mía... Yo me he leído una novela rosa en toda mi vida y no he querido saber nada más del género xDDD

Edu dijo...

Claro que al ser tío las cosas son diferentes, pero... para mí Crepúsculo ya es una novela rosa... así que imagínate si me acerco a "eso".XDDDD

Estelwen Ancálimë dijo...

Edu, ¡no se te ocurra leer esta novela! Si para tí "Crepúsculo" es una novela rosa, como leas "Amante de ensueño" te pasarás una semana vomitando florecillas de colores pastel XD

Sweet Shadow dijo...

"Julián de Macedonia"... ¿En qué telenovela sale? Si sólo faltaría que tuviera un medio hermano enamorado de él que se llamara Flavio Alberto o algo así xDDD
Pero por lo menos te lo leíste sabiendo que era novela rosa... Yo me leí uno llamado La Espada de la Oscuridad pensando que iba a ser sobre Arturo y sus caballeros... Pero resultó un fiasco de frases tipo la que has comentado antes T_T

Izhak dijo...

Antes que nada: hola, estoy de vuelta XD

Este último mes estuve con una pachorra impresionante (Diccionario del lunfardo argentino: Pachorra = Vagancia).
Es que empecé un trabajo nuevo (¡sumado al anterior! =S), además de comenzar una nueva carrera en la universidad (estudio edición). Así que te imaginarás que estoy sin una pizca de tiempo libre.
Pero claro, agradezco a Dios por tener, no uno, sino dos trabajos, y encima de todo por tener la posibilidad de estudiar cómo crear libros, que son una de mis grandes pasiones (y encima de todo, ¡estudiar gratis!).

Es muy gracioso eso que contás sobre las novelas románticas (o rosas, como les decís). Jamás se me ocurrió comprar una, y menos después de haberme leído los 4 libros de Crepúsculo, en los que las exhaustivas descripciones de la perfección de Edward se me atragantaban en cada página.
Igualmente, supongo que esas cosas son bastante previsibles ya desde que se ven las portadas. Los modelos que aparecen en ellas o viven encima del Abdominator 2000 o tienen más Photoshop que las modelos de Vogue...
Hace poco me pasó algo parecido con un libro titulado "Petróleo", de Jonathan Black. El libro está muy bueno, pero por momentos hace descripciones desesperadas para explicar que el protagonista está forrado en guita ((Diccionario del lunfardo argentino: Guita = Dinero).

Estelwen Ancálimë dijo...

Sweet Shadow: A mí me pasó algo parecido a tí, pero con "La hermandad de la daga negra". Creía que era una saga de un poco de romanticismo+muchas aventuras, pero resultó ser una saga de un poco de aventuras+mucho romanticismo.

Izhak: Jajaja, te digo lo mismo que a Edu: si "Crepúsculo" te parece pasteloso, NO te leas esta novela. Al lado de esta, "Crepúsculo" parece Conan el Bárbaro :-P
Por cierto, en España también usamos lo de "pachorra" (lo de "guita" no, eso no me sonaba).

Saludos :-)

Estelwen Ancálimë

Elewen dijo...

A mi la verdad es que tampoco se me ha ocurrido leer ninguna novela rosa, nada más ver la portadas me echan para atrás.

Yo leí el primero de Crepúsculo y me pareció MUY pasteloso, así que no es algo exclusivo de los lectores masculinos XD

Pero esto no quiere decir que me disgusten las tramas amorosas, todo depende como se cuente.

*Gy* dijo...

xDDDD me da xDDDD
Qué bueno Luthien, es que me puedo imaginar tu cara leyéndolo y es que... xDDDD
Por favor... es que encima fueron dos euros xD
¿Denunciamos a la Cosmopolitan?
Madre mía con Julianin... entre tener a un griego macedonio en el siglo XXI, que sea un esclavo sexual y que todo eso sea fruto de una maldición (¿de quién? ¿De Zeus? ¿Sería por competencia, querría Zeus a todas para él?)
Qué mierda de libro, te mereces la medalla al valor xD

Yami dijo...

Poco tengo que decir aparte de LOL, me encantan las descripciones que haces XDDDD

escoriagorgonita dijo...

Yo si lo entiendo, es una cosa comúnmente llamada –timo- XDXD.

Lo primero, porqué lees ese tipo de revistas? no te parece que deberías aspirar a algo mejor?¿

Segundo, tu misma te has dado cuenta -numero 1 en USA- es igual a caquita de chui. Como todas las basuras de terror o de humor estúpido que son hits en Amérika. Eso simplemnte demuestra el coeficiente intelectual general de la gente que habita allí.

Porqué caíste en la trampa?¿ XDXD

Me siento estúpido, no sabía que julían provenia de la familia Julia. Y eso que me fascina (al menos antes) el mundo antiguo. Gracias por la información.

Saludos Gorgonitas de parte de Silvio José XDXD.

Estelwen Ancálimë dijo...

A mí la Cosmopolitan me gusta por los artículos acerca de trabajo, relaciones y salud que incluye, que me parecen bastante interesantes. También me gusta porque es la revista de chicas, con diferencia, que menos páginas de moda posee, ya que suelo saltármelas todas (como mucho leo algún artículo sobre maquillaje, que todas tenemos que ponernos monas para un compromiso de vez en cuando ^^U). Pero es la única revista de ese tipo que leo, y, desde luego, noe s lo único que leo, ya lo podréis suponer bien :-P
Definitivamente, es la última vez que me compro una revista porque regala un libro (a no ser que sea un libro que tengo ganas de leer porque ya le había echado el ojo).

Por cierto, Gy, la maldición se la había echado Príapo, su hermanastro (ambos eran hijos de Afrodita), supongo que por la envidia de ver que a pesar de que él era el dios de la fertilidad, su hermanito griego de nombre romano la tenía más grande que él XDDD

shia dijo...

"su hermanito griego de nombre romano la tenía más grande que él XDDD "

AUN MAS? O__o si lo va a pasar peor su ama q el jodio griecedonio ese.. siendo cristiana no se si te interesara la cultura clasica, pero yo q tu buscaria el mito del susodicho Priapo y un par de cuadros, acojonante..

Estelwen Ancálimë dijo...

Me gusta muchísimo la mitología en general, tanto clásica como egipcia. De hecho, me interesan todas las religiones en conjunto, no creo que eso esté reñido por profesar una de ellas en concreto. Además, yo soy bastante ecuménica :-)
Y sí, he visto cuadros de Príapo. De hecho, me viene a la cabeza ahora mismo el que aparece en un fresco de Pompeya. Y eso, más que un miembro masculino, parece una espada medieval de puño y medio XDDD

Anónimo dijo...

Yo he tenido la sangre fría de leerla ENTERA y la verdad es que me mondaba de risa, porque cada frase que leía era un despropósito. Por un lado, Julian (nombre romano) de Macedonia (vale), pero que nació y creció en Esparta (cómorl?). A cualquiera que sepa un mínimo de historia griega, esto no le cuadra. Por otro, una sexóloga que puede escuchar todo tipo de fantasías y perversiones sexuales pero se le moja el salvaslip cuando Julian le lame los dedos. A eso, sumémosle la cantidad desorbitada de escenas destinadas a dar rienda suelta a los más bajos instintos de la pareja protagonista (el momento en que Julian le enseña a Grace a comer una ostra es el colmo de lo malo).
En fin, para qué seguir? Nunca me ha gustado el género rosa ni me gustará jamás. A mí, tanto amor sin fronteras y descripciones al milímetro de lo bonitos que son los abdominales de Julian, pues como que me da bastante igual. Pero bueno, para echarse unas risas es recomendadísimo.

Un saludo

Estelwen Ancálimë dijo...

Ciertamente.
¿Y sabes lo que me da más rabia? Que ya no se pueden leer buenas historias de amor en la literatura actual. O se pasan, o no llegan. Están por un lado las historias de acción/aventuras/misterio normales, que meten historias de amor tópicas y superficiales entre personajes estereotipados (casi siempre con triángulo amoroso de por medio), y están las novelas rosas tan irreales como pastelosas (modo puke rainbows elevado a la enémisa potencia).
¿Dónde quedaron historias de amor frescas y auténticas como la de Jane Eyre? Me llevaré una enorme alegría el día en que pueda leer una.