miércoles, 17 de febrero de 2010

Carta abierta a los de la Disney después de ver "Tiana y el sapo"

Apreciados señores de la Disney:

Después de ver Tiana y el sapo, me gustaría dirigirles esta carta abierta con la esperanza de que algún día lleguen a leerla.
En primer lugar, muchas gracias por dar este paso en dirección a la animación tradicional y las historias clásicas de princesas. Los filmes de Pixar están muy bien, pero nunca debemos olvidar que lo que creó el concepto de "magia Disney" no fueron los coches parlantes, ni los muñecos vivientes, ni las familias de superhéroes. Lo que creó la magia Dinsey fueron las películas clásicas de aventuras, magia y princesas tan bellas como sus canciones. Así que, muchas gracias por dar ese paso para devolvernos a muchos adultos la emoción de cuando éramos niños, y de acercar a los que ahora son niños a este entrañable mundo de fantasía.

Pero ojo, fíjense que sólo hablado de "dar un paso". Porque aún les queda un buen trecho de camino.
Entiendo que tengan miedo de que a los niños de hoy en día no les guste la animación fuera de lo que son los dibujos por ordenador o los filmes en 3D's. Sé también que los niños de hoy son bastante menos imaginativos de lo que éramos nosotros hace quince o veinte años. Sin embargo, eso no es excusa para dar un paso atrás y hacer una película tan infantil, en el sentido de guión sencillo, sin complejidad alguna ni ese tono oscuro y maduro que impregnaba las películas Disney, en mayor o menor grado, a partir de Aladdín. No es excusa para realizar una película dirigida exclusivamente a niñas de 4 a 12 años. No es excusa para no poner toda la carne en el asador.

Por favor, señores de Disney, devuélvannos las películas ambientadas en mundos de fantasía, medievales, renacentistas o decimonónicos, como mucho. El mundo actual nunca va a tener tanto encanto y magia como el presente.

Devuélvannos
historias de amor conmovedoras y bien trabajadas, de las que nos hacían brotar lágrimas, como la de Bella y Bestia, la de Ariel y Eric, o la de Pocahontas y John Smith.

Devuélvannos badas sonoras brillantes de principio a fin como las de La Sirenita, Aladdín, La Bella y la Bestia, El Jorobado de Notre Dame, El Rey León, La Bella Durmiente o Pocahontas. Devuélvannos esas canciones corales que parecen diseñadas para ser cantadas en un musical de Broadway.

Devuélvannos
escenarios memorables como la cueva de la colección de Ariel, el salón de bailes de la Bestia, la cueva del tesoro de Aladdín, la pradera con la roca de El Rey León y la Notre Dame de Quasimodo.

Devuélvannos
personajes profundos y entrañables como Simba, Quasimodo, Mufasa, el Rey Tritón, Tarzán, Mulán, Ariel, Bella, Pocahontas, Esmeralda y Aurora.

Devuélvannos
secundarios cómicos memorables como el Genio, Sebastián, Lumière, Baloo, Mushu y Flora, Fauna y Primavera.

Devuélvannos
malos aterradores y carismáticos a partes iguales como Jafar, Maléfica, Gastón, Scar, Úrsula o el juez Frollo.

No tengan miedo de volver atrás. En estos casos, sí se puede decir que tiempo pasado fue mejor. Ya ha dado el primer paso, sean valientes y completen el ciclo. No tengan miedo de los cuentos clásicos, de las historias épicas, de la grandeza, de los guiones que nos hacen soñar, estremecernos, llorar, reír, emocionarnos y salir del cine con una sonrisa de oreja a oreja.

Muchas gracias.

9 comentarios:

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Los niños de hoy en día estarán todo lo acostumbrados que queramos al 3D y las nuevas tecnologías, pero doy fe de que no las prefieren antes que el dibujo tradicional si éste consigue captar su atención.
No he visto todavía Tiana y el sapo y lo cierto es que tengo ganas porque me hace muchísima ilusión que hayan decidido hacer una película "como las de antes", pero, por lo que dices, quizá me decepcione un poco. Ojalá te escuchen y den el paso que falta.

Merak dijo...

Jo, esperaba que homenajearas un poco más a Aladdin, mi peli preferida ^^. Aladdin y Jasmine tenían una historia mucho más real que Eric y Ariel, y más profundidad como personajes que Aurora -lo siento, pero la pobre lo único que hace es cantar, bailar, recoger fresas, conocer al príncipe, pincharse un dedo y dormir.

Ejem, por lo demás, estoy totalmente de acuerdo contigo ^^. Queremos que Alan Menken vuelva a componer para Disney!!! Un beso!

Athena Elena dijo...

No la he visto, per en lo que se refiere a las peliculas de antes, llevas toda la razón. Mi infancia se ha sustentado en las peliculas de Disney y en cantar sus canciones. De hecho, ultimamente me las estoy volviendo a ver y cuando eres niño ves una cosa pero cuando eres adulto y las vuelves a ver, captas aun más la esencia de lo que querían mostrar.
Son mi infancia, y es un poco trsite en lo que se han convertido.

Sweet Shadow dijo...

Desde hace un tiempo la verdad es que Disney me convence menos. Y más desde que me leí un libro llamado "Para leer al Pato Donald". Pero cuando oí lo de Tiana y el sapo... Me enfadé. Porque me parece una aberración teniendo en cuenta lo que pasaron los esclavos negros en Nueva Orleáns en aquellos tiempos, una total falta de respeto hacia ellos. Pero claro, sólo es una película infantil... (que peor fue el caso de Anastacia, aunque esta no fuera de Disney).

Sin embargo, coincido contigo en que muchas de las películas de Disney anteriores, aunque ya no me gusten, sí tenían una gran profundidad en cuanto a personajes y música. Una pena que ya no sea así.

Estelwen Ancálimë dijo...

Hombre, "Anastasia" es cabreante por el simple sentido de que manipula la Historia descaradamante introduciendo incluso elementos sobrenaturales como causa de acontecimientos como la Revolución Rusa. "Tiana y el sapo" se limita a manipular el trasfondo histórico, ignorando la situación de discriminación que sufrían los negros y poniéndolos en igualdad con los blancos. Pero eso, creo es comprensible; no van a poner en una película de Disney al padre de Tiana asesinado por el Ku Klux Klan. Y la historia requería que ella tuviese su amiguita blanca pija pero de buen corazón. Me parece muy normal y comprensible no mostrar a los niños las burradas racistas que pasaban con los negros por aquel entonces.
Sin embargo, "Anatasia" es diferente, porque no sólo tomaban un trasfondo hitórico manipulado para crear el cuento, sino que también usaban personajes reales (Rasputín, Anastasia y el resto de los Romanov), y en ese caso ya me parece más grave porque se está jugando con personas reales que desempeñaron un papel real en la Historia.
Sea como sea, "Tiana y el sapo" no está nada mal. A mí me gustó, y hubo muchos momentos en que me reí con ella. Estoy segura de que si vosotras vaís a verla al cine también os va a gustar. Simplemente creo que es más infantil y sencilla que las otras películas animadas de Disney y que no llega a la altura de los grandes clásicos. :-)

Sweet Shadow dijo...

Lo de Anastacia... Es que fue horrendo. Decir que los Romanov eran genialosos y todo un símbolo de bondad, cuando realmente eran unos sádicos que disfrutaban de ver a su pueblo sufrir. Rusia estaba en la más mísera de las miserias y los Romanov se vestían de oro. Y ponen a los revolucionarios como seres malvados y taimados... >__< es una manipulación de la Historia brutal y horrible.

Y lo de Tiana y el Sapo... ¿Por qué no decir la verdad? Los niños tienen que aprender que hay discriminación en el mundo, y que hay que combatirla. Mejor decirles ahora la verdad que no hacerlo nunca y que acaben siendo unos racistas. Además, digo yo que con la de cosas feas que ven hoy en día estos niños, no se van a traumatizar por mostrarles la verdad.

Estelwen Ancálimë dijo...

Mujer, pero es que es una película para niños. Niños pequeños, de 4 años en adelante. ¿Por qué destruír tan pronto su inocencia? Tiempo habrá para que sepan el mal que hay en el mundo. A esas edades lo mejor es hacerles ver la bondad, la amistad, los valores positivos. Por ejemplo, a poner a Charlotte y a Tiana como las mejores amigas, la pelicula transmite valores de igualdad y fraternidad entre distintas razas, lo cual es positivo. Eso impedirá que sean racistas sin traumatizarlos. Hay una edad para cada cosa; demos al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Respecto a lo que dices de "Anastasia", completamente de acuerdo contigo. Bien es cierto que los Romanov eran semejantes a la mayoría de los nobles de todas las épocas (eso de vestirse de oro mientras los plebeyos pasaban hambre era una situación generalizada, no es que los Romanov fuesen más malos que el resto en ese sentido). Pero, desde luego, el zar era un cabrón. Eran unos tiranos que se merecían ser depuestos, aunque no puedo estar de acuerdo en que mataran a los niños, que ninguna culpa tenían de lo que hacían sus padres.
Y en fin, lo de poner a los revolucionarios como malvados cultistas seguidores del satánico rasputín frente a los pobrecitos y buenos nobles, en lugar de ponerlos como lo que eran (gentes desesperadas que luchaban por su libertad y una vida digna)... vomitivo, de verdad. Eso sí que me parece inaceptable.

Sybill dijo...

Esta película me gusto, no es la mejor, pero se pasa un buen rato viéndola pues es corta y agradable.
Retoma un cuento clásico adaptándolo al cine desde la perspectiva de las personas de color de Nueva Orleans, siendo un poco original desde ese concepto por la introducción de personas de color, y donde asume ciertos toques de humor clásico (algunos muy de Norteamérica) y donde se utiliza la inocencia y la visión del amor platónico para darle forma a la historia.

Debo aceptar que el filme resalta un toque de racismo, pues los personajes blancos son descritos con características negativas.

Ahora que lo pienso es gracioso, porque la historia en parte toma forma porque el criado blanco del príncipe negro quiere vengarse por las humillaciones de este. (Un negro esclavizando un blanco). Otro ejemplo es Charlotte (blanca, rubia platino, al estilo de Marilyn) quien la amiga de Tiara es interpretada como una tonta y hueca mujer obsesionada con el romance... dos de varios ejemplos.

Se observa la clásica visión de enseñanza de valores sobre trabajar por lo que tú quieres y diferenciar entre lo que uno desea y lo que uno necesita.

Fue agradable la película a decir verdad, creo que para niños es perfecta, en especial para las mujeres donde retoma ese cuento que nos metieron del príncipe azul y que es completamente falso. Para algunos hombres puede ser aburrida, (mis amigos no la aguantaron)

Estelwen Ancálimë dijo...

Jajajaja, pues mi novio se rió bastante con ella. Creo de hecho que le gustó más que a mí, porque hay muchas películas clásicas de Disney que él no vio y por eso no puede hacer tantas comparaciones como yo.