viernes, 9 de abril de 2010

Chistes Aído: ¡Escuche el disparate más divertido!

Acabo de encontrarme con esta noticia mientras vagabundeaba por la página de Terra, y, la verdad, lo primero que he hecho es mirar la fecha en la que estamos para asegurarme de que yo no había estado confundiendo las Pascuas con las Navidades y hoy no era el Día de los Inocentes.

La podéis leer aquí. Al parecer, la última idea de bombero de nuestra inteligente y querida Bibiana Aído, que viene a ser a la política lo que Perla Shumajer a los fanfictions, y que como todos sabemos tiene el mayor coeficiente intelectual que se ha dado jamás en un ministro (ups, perdón, que se ha dada jamasa ena una ministra), es... ¿a que no lo adivináis? ¡Prohibir los cuentos clásicos infantiles tipo Blancanieves o Cenicienta porque están llenos de estereotipos machistas!

Dígase en primer lugar que el artículo donde lo he leído tampoco está escrito por una lumbrera, puesto que quien lo ha escrito habla de "cuentos clásicos de Disney", supongo que ignorando que Blancanieves es de los hermanos Grimm, y Cenicienta y La Bella Durmiente de Charles Perrault. Dejando al lado este detalle, lo cierto es que me parece increíble que Aído salga con esas cosas. Pero, ¿de verdad cree que los cuentos clásicos son la causa del machismo en el mundo? A ver, en primer lugar, si a un niño en casa se le educa desde pequeño para que haga sus tareas y sea limpio igual que las niñas, y se acostumbre a respetarlas y a jugar con ellas, no va a tener ninguna actitud machista de mayor, por mucho que le lean La bella Durmiente.
En segundo lugar, si esas tenemos, vamos a tener que eliminar de la lista de lecturas infantiles prácticamente todas las novelas y cuentos anteriores al siglo XX, ¿no? Que nadie se le ocurra dar a leer a un menor Don Quijote de la Mancha, El conde Lucanor, La Celestina, Romeo y Julieta, Macbeth, Otelo, Drácula, las Rimas y Leyendas de Becquer o El libro del buen amor. ¡Más machismo imposible!
A ver, que los cuentos clásicos suelen presentar a las mujeres como víctimas rescatables nadie lo ha discutido nunca, pero no creo que por eso sean malos o deban ser prohibidos. En todo caso, deberían ser prohibidos si hicieran apología de la violencia contra ellas, o algo así. Pero lo que hacen, como mucho, es presentar mujeres en apuros a los que los hombres acuden a salvar. A mí no me parece perjudicial un cuento que anima a los hombres a ayudar a las mujeres siempre que estas se encuentren en apuros.
Y, sobre todo, dudo muchísimo que si reciben una educación adecuada los niños se vuelvan machistas sólo por oír cómo el príncipe despertó a la Bella Durmiente con un beso. eso un niño no se lo plantea. Los niños escuchan los cuentos de hadas y sueñan con magia, fantasía, amor, aventuras, dragones, brujas y hadas, no se ponen a reflexionar sobre quién tenía más razón, si Torquemada o Simone de Beauvoir. No van a volverse machistas subliminalmente si luego los padres los hacen jugar con niños del sexo contrario, les reparten las tareas de casa igualitariamente y les dejan salir hasta la misma hora.

Y otra cosa que me mata es esto:

Hay que olvidarse de los «príncipes azules», las «bellas durmientes» y las «medias naranjas» porque, según recoge el texto, «si os paráis un momento a pensar, la “media naranja” implica que somos seres “a medias” o inacabados hasta que no encontramos una pareja que nos complemente, que dé sentido a nuestra vida»

En primer lugar, la señora ministra parece olvidarse de que la famosa naranja tiene DOS mitades. Es decir, que si la mujer está incompleta sin un hombre que sea su pareja, también el hombre está incompleto sin una mujer que sea la suya. Entonces, ¿dónde carajo está el machismo?
En segundo lugar, tal vez Bibiana Aído no sepa que somos seres sociables, que necesitamos ser amados, y que si una pareja no fuera necesaria para hacernos sentir felices y realizados viviríamos en la soledad más absoluta y nos reproduciríamos por bipartición como las amebas. Yo me siento mucho más feliz y realizada desde que encontré a mi futuro esposo y creo que todas las personas enamoradas y felizmente emparejadas pueden decir lo mismo. Tal vez el problema de Aído es que no encuentra a nadie lo bastante tonto como para quererse casar con ella y ha decidido hacer como la zorra hambrienta en la fábula de La zorra y las uvas, que como no podía alcanzarlas por mucho que saltara se fue diciendo que no las quería porque no estaban maduras.
Y, en tercer lugar, eso de que lo de "media naranja" implica que somos "seres a medias" denota a alguien con mucha imaginación, muchos porros fumados, mucho tiempo libre para pensar, y mucho sueldo para las gilipolleces que se dedica a decir en lugar de, por ejemplo, luchar por unas mejores condiciones laborales que permitan a las mujeres conciliar la vida laboral y la familiar y que fomenten las bajas de paternidad equiparadas a las de las mujeres, para que los empresarios dejen de contratarles más a ellos pensando que ellas piden más días libre para cuidar del bebé. Ah, no, espera, que eso requeriría saber de leyes y además gastar dinero de las arcas públicas. ¡Ni de coña entonces!


Ah, y, por cierto, seguimos en crisis, mi novio sigue sin encontrar trabajo, yo sigo sin poder cobrar la mitad de mis minutas, y Zapatiesta y sus amigos siguen jodiendo el país. Lo digo para que nadie piense que lo han vuelto a conseguir y esta gilipollez supina de la señora Aído ha hecho que me olvide de lo que es realmente importante.

8 comentarios:

Merak dijo...

Me ha encantado todo, pero especialmente el último párrafo porque es lo que iba a decirte: otra gilipollez para que nos olvidemos de lo importante.

En cuanto a lo de las medias naranjas... Vamos a dejar ya lo de que emparejarse es precioso y necesario. Vayamos a algo mucho más simple: ¿esta señora sabe lo que es un metáfora? Probablemente yo, ya que pretende desmontar los pilares mismos reguladores de la RAE. Por un poco más, nos cargamos las figuras retóricas, ¿por qué no?

Solo dos años, gente, solo dos años más. UPyD no habrá juntado fuerzas para entonces, pero puede que para 2016 sí... Mientras, que los otros nos saquen de esta como pueda y que intente no fastidiar mucho con chismes baratitos como los de la señora Aído. Peor ya no puede ser nada. Un saludo!

Sybill dijo...

Jjajajajaja que ridiculo. En realidad reconozco ese escrito por alguien de las ciencias sociales, ya sea psicologo (miedo), sociologo, o demás... no muy buen profesional, aunque el test que ponen me parece de lo más ridiculo.
Es por este radicalismo que el mundo esta como esta.
Que patetico.

Kriss/Shen dijo...

xDDDDDDD
Contestas la primera pregunta del test y te dice: "la humanidad la componen hombres y mujeres", ¡no me digas! :O
Esta señora cada vez que abre la boca se cubre de gloria...y con la crisis cada vez peor :/

Por cierto, aunque nunca comento aquí, sigo tu blog desde hace un tiempo y me gusta mucho ^^ un saludo

Shen

Narwen dijo...

Hola niña!

Te doy la razón, desde que conocí a Gabi y estamos juntos soy mucho más feliz y me siento muchisimo mejor. No soy amiga de los principes azules que rescatan princesas porque la realidad para mi, es que el hombre y la mujer se rescatan el uno al otro cuando se encuentran. Pero yo tamcién pienso que es precioso. Aunque no todo el mundo siente esa necesidad, pero cuando te pasa, te cambia por completo la vida.

Merak, yo pienso que sí es precioso aunque reconozco que para algunas personas no es necesario. Pero que las peleas entre sexos me parecen una tonteria, no es mejor uno que otro, solo se complementan.

Estelwen Ancálimë dijo...

Gracias por vuestros comentarios, chicas :-)

Por supuesto, no para todas las personas tiene la misma importancia emparejarse, aunque hay que reconocer que muchos de los que desdeñan las relaciones amorosas y les quitan importancia son personas que han tenido malas experiencias en el amor y por eso se quedan amargadas. Lo digo porque yo misma, después de pasar por una mala experiencia y quedarme chafada, he tendio etapas de "a la porra el amor", pero siempre han sido más fruto de mi amargura y decepción que de que lo creyera realmente (y de hecho cuando me he vuelto a enamorar se me han ido esas ideas).
Sin embargo, si los recuerdos no me engañan Merak es Virgo, que por si alguien no lo sabe es el signo menos proclive de todo el zodíaco al emparejamiento y las relaciones amorosas, así que, en ese caso, encuentro bastante normal su comentario ;-P

Sea como sea, lo que me parece increíble, como bien dijo la propia Merak, es que la idiota de Aído no sepa lo que es una metáfora. Y, la verdad, algún tipo de trauma debe tener esa señora con los hombres para despreciarlos de semejante manera. Si hubiera hoy en día un hombre público que se comportara en relación a los hombres como Bibiana Aído lo hace con las mujeres, automáticamente lo tacharian de machista y retrógrado y lo cesarían de sus funciones. Qué lástima que algunos confundan ser feminista con ser feminazi.

Random dijo...

Dios, pues no sé como es que las mujeres de nuestra generacion (véase nacidas en los 80/90) tenemos un mínimo de dignidad, teniendo en cuenta que todas nos hemos criados con esas películas y con esos cuentos ¬¬ Vamos, que no esto no tiene ningún tipo de sentido.

Pero lo realmente fascinante de este asunto es que exista alguien como Aído que realmente se cree lo que está diciendo, y que a su vez haya gente que esté de acuerdo.

No sé que le pasa a la Humanidad últimamente, pero tengo miedo xD

Random dijo...

PD: Estaba haciendo el test, y tenia que decirlo: ¿El hombre inventó el fuego es la respuesta válida? WTF?

Estelwen Ancálimë dijo...

Pienso lo mismo. Yo crecí escuchando historias como "La Cenicienta", "La Sirenita", "Blancanieves", "La bella durmiente" y "La bella y la bestia", y desde luego jamás me ha dado por pensar después de verlas que los hobmres eran superiores a mí y debía quedarme quietecita esperando a que me salvasen... sí que me enseñaron, en cambio, a creer en mantener la esperanza de que mis sueños se puedan volver realidad, en luchar para conseguir lo que quiero, en que la envidia y la maldad nunca deben quedar sin castigo, que hay que arriesgarlo todo por salvar a la persona a la que amas y en que la verdadera belleza se encuentra en el interior, pero supongo que a Bibiana Aído esas enseñanzas le parecen irrelevantes.