sábado, 8 de enero de 2011

Fantasía juvenil y fantasía adulta





Hace unos días, leí un artículo de David Mateo en Fantasymundo, en el que este escritor, que por cierto es conocido mío, habla sobre qué diferencia los libros de fantasía "para adultos" de los libros de fantasía "juveniles". Este artículo, que por cierto es muy interesante, me hizo reflexionar a mí sobre lo que yo entiendo como diferencia entre ambos subgéneros. Y me llevó a escribir esta entrada dando mi propia visión de los hechos. La verdad es que el artículo resume bastante bien lo que yo pienso del tema: que en la fantasía adulta prima la historia, mientras que en la fantasía juvenil lo que prima es contar un culebrón.

Me explico; últimamente ya no compro libros de fantasía juvenil. ¿Por qué? Muy sencillo, por lo mismo por lo que no leo novelas románticas: porque son todos más o menos iguales: ser sobrenatural de apariencia adolescente (tenemos una amplia variedad para elegir: puede ser vampiro, hechicero, hada, hombre lobo, fantasma, ángel, demonio... ¡que me los quitan de las manos, oigaaa!) se enamora de adolescente human@ normal y la historia de amor es complicada porque a) Soy demasiado peligroso para ti, b) Venimos de mundos diferentes, c) Hay un triángulo amoroso de por medio. Al principio, el ser sobrenatural (el 90% de las veces es un chico) se comporta de forma borde, misteriosa o enigmática con la adolescente, a la que o bien quiere matar o bien quiere proteger, pero al final, por muchos peligros o terceras personas que hayan de por medio, el ser sobrenatural y la adolescente acabarán juntos.
La cosa empezó con la saga Crepúsculo, pero cualquiera de los libros de ese estilo que hay ahora en las librerías cumplen estos requisitos y acaban siendo novelas prácticamente clónicas: The Vampire Diaries (me NIEGO a llamarlas "Crónicas Vampíricas" como a las de Anne Rice), Medianoche, Halo, Hush Hush, Rojo feroz, Temblor, Oscuros, The Vampire Academy, Marcada, Dark Divine, Hermosas Criaturas, Sombra Nocturna, Guía de Jessica para ligar con vampiros (sí, ya lo sé, el nombre sólo ya pone los pelos de punta; ¿dónde están los Tzimisce cuando se los necesita?), Retrum, Cuatro almas, Cazadores de sombras, Heraldos de la luz, Poderes oscuros, Eternidad, Rubí, La novia maldita, Night World, Ángeles extraños, Luz de luna...
Son decenas de títulos, y aún podría seguir. Gran parte de ellos, por cierto, con sus respectivas continuaciones. Porque hoy en día está de moda el numero tres: por las trilogías y por los triángulos amorosos, que abundan en este tipo de novelas como los hongos en otoño. Y todos ellos, en sus distintas variantes, vienen a ser lo mismo.

Y uno se pregunta: sí, vale, pero, ¿en qué se diferencian estas novelas de la "fantasía adulta"? O, mejor dicho, ¿qué hace que cierta fantasía sea considerada adulta, mientras que otra es tachada de juvenil? Creo que la respuesta no viene dada por la portada, ni por la editorial, ni siquiera por la cantidad de violencia que hay en la trama o la edad de los protagonistas. Lo que, a mi juicio, diferencia estos dos subgéneros, no es otra cosa que la importancia y extensión del romance en relación a la trama general.
Efectivamente, hay ciertos libros fantásticos que son considerados "fantasía adulta", como por ejemplo El Señor de los Anillos, Entrevista con el Vampiro, Canción de Hielo y Fuego, la trilogía de El Ángel de la Noche, o El Nombre del Viento, por poner ejemplos. Todos ellos tienen algo en común: la trama de la historia no gira alrededor de un romance. Puede haber historia de amor (de hecho, en todos los que he mencionado la hay), pero es un acontecimiento más de la trama, no el hilo principal que mueve la historia. En estas novelas, se nos habla de un personaje o de varios, de una serie de conflictos en los que se ven metidos, y el modo en que los resuelven. Es la trama de misterio, política, bélica... lo que mueve la historia y su pieza central; vamos, que la misma historia se podría contar de forma muy parecida aunque el protagonista no tuviera ninguna historia de amor. Evidentemente, hay novelas de este tipo que sin la historia de amor de su protagonista no serían iguales, pero el caso es que la historia principal está ahí y puede seguir para adelante independientemente de que el protagonista se enamore o no.

Con la fantasía juvenil, esto no sucede. La trama de la historia gira en torno a la protagonista, sus sentimientos, y su historia de amor con el ser sobrenatural. El elemento fantástico no es el eje central de la historia, sino que está ahí como hilo conductor de fondo, como mera excusa para contarnos un culebrón. Sin duda, va a haber un conflicto (guerra de vampiros contra licántropos, guerra de vampiros contra cazadores de vampiros, guerra de vampiros contra otros vampiros, guerra de brujos buenos contra brujos malos, guerra de ángeles contra demonios, o cualquier cosa por el estilo), pero en realidad este conflicto sólo es el telón de fondo, porque lo que realmente importa es si la joven adolescente normal de 16 años, se queda con el dulce ángel o con el seductor vampiro.

Circunstancia, por cierto, que no deja de parecerme harto curiosa. Me refiero a las historias de amor que aparecen en estas novelas. En lo que a coherencia se refiere, algunas claman al cielo. Ya no es la cuestión de que los ángeles y los demonios sean entidades puramente espirituales que por lo tanto no tienen cuerpo ni mucho menos sexo masculino o femenino, al margen de que no sienten las cosas como humanos porque no lo son, de manera que ya me explicarán ustedes cómo van a mantener una relación con una persona, cuando se supone que no las mantienen ni entre ellos. Es el hecho de que no me cabe en la cabeza que un ser centenario o incluso milenario, con todas las vivencias, experiencia y sabiduría que esa edad conlleva, no es que se comporte como un adolescente (vale, podría estar fingiendo para no desentonar), sino que sea capaz de enamorarse de una niña de quince, dieciséis o diecisiete años. ¿Qué puede encontrar un vampiro del renacimiento en una jovencita adolescente que no tiene experiencia en la vida y no ha alcanzado la madurez física ni psicológica? Si un hombre de treinta y cinco o cuarenta años no se interesa románticamente por una chica de dieciséis porque la ve demasiado niña, como no sea para mirarle las tetas a la chavala en cuestión si está buena (respuesta recibida del 100% de los encuestados de esta edad a los que he preguntado), ¿cómo demonios quieren los autores de esa novela que me crea que un ser cien años más viejo va a enamorarse de ella?
Siendo coherente, lo normal es que un hombre centenario se enamore de una mujer igual de centenaria, o como mínimo de una mujer humana adulta y madura piscológicamente, con la personalidad formada. Pero de una adolescente, lo veo imposible. Y que nadie me venga con eso de que hay adolescentes que son muy maduras. Porque, a ver, es cierto que una chica de 16 años puede ser muy madura para su edad, en comparación con el resto de chicas parecidas. Pero nunca va a tener el nivel de madurez, sabiduría y experiencia que tiene una persona adulta. ¿Que hay adultos que son inmaduros toda su vida? De acuerdo, los hay. Pero esto no tiene nada que ver. Obviamente, si un vampiro se enamorase de una mujer de 30 años, no elegiría a una idiota tipo Sexo en Nueva York que sólo pensara en compras, en adelgazar y en ir al club de campo.
Como ejemplo más llamativo a esta aberración, tenemos por ejemplo The Vampire Diaries de L.J.Smith (serie que engloba las novelas Despertar, Conflicto, Furia, Invocación, etc). ¿Dos vampiros renacentistas (y por consiguiente de 500 años de edad) enamorándose de la típica niña pija-guay-popular del instituto, sólo porque se parece a una tipa a la que amaron cuando eran humanos? ¿De verdad alguien se imagina a un anciano de medio milenio de vida y experiencia enamorándose como un adolescente pajero de una chica sólo porque está buena? ¡Venga ya, por favor! Ni es coherente, ni creíble, ni la autora pretende que lo sea, porque en realidad ese tipo de historias están hechas para que las jovencitas se hagan pajas mentales con vampiros piruleta parecidos a los Jonas Brothers. Me pregunto qué dirían esas mismas chicas si el vampiro hubiese sido convertido a los 40 años en lugar de a los 17. Entonces, a nadie le parecería raro que el vampiro en cuestión pasara de las niñatas y se buscara a una mujer adulta. Pero, realmente, ¿qué son treinta años de diferencia para alguien que ya ha vivido 500?
Y que nadie me diga que es porque los vampiros se estancan en el momento en que fueron convertidos y ya no evolucionan. Porque, en ese caso, los vampiros en cuestión deberían seguir teniendo una mentalidad medieval, lo cual implica que las mujeres están más guapas calladitas, son seres débiles y simples, y a la que se ponga tonta dos guantazos y a la cocina. ¿O es que alguien ignora que hasta hace un siglo las mujeres eran un cero a la izquierda? Hasta el siglo XX, las mujeres no podían trabajar en profesiones consideradas "de hombre", no luchaban, no tenían derechos sociales, su opinión no contaba para nada, eran consideradas legalmente menores de edad toda su vida, y no podían ni salir a la calle solas (a no ser que fueran putas). Pero no, resulta que el vampiro adolescente, que supuestamente se comporta como tal porque no puede evolucionar, tiene un comportamiento y una mentalidad totalmente acordes con la actualidad, aparte de ser un poco más educados, caballerosos y protectores que de costumbre. Joder, a ver si nos enteramos, el hecho de que su único anacronismo consista en ser educados, protectores y caballerosos los retrotrae, como mucho, a los años 40. No al puto siglo XVI.

Pero creo que me estoy extendiendo demasiado sobre el tema. El concepto ya ha quedado lo bastante claro, en cuanto a que la fantasía juvenil no viene a ser otra cosa que amor con trama fantástica de fondo para darle sabor, mientras que la adulta es fantasía con trama amorosa de fondo para darle sabor. Por supuesto, esto no tiene que significar necesariamente que un género sea de entrada mejor que el otro (a no ser que se cometan graves errores de base como el que he señalado antes, que no siempre se dan en esas historias). Pero creo que sí puede explicar por qué ya estoy un poco cansada de la saturación de novelas clónicas que invaden las librerías.
Aunque no sé, igual soy yo que peco de exigente. Con la que está cayendo, aún deberíamos darnos con un canto en los dientes porque los chavales compren libros y los lean. Supongo que es demasiado pedir que se olviden un rato de los triángulos amorosos y los guaperas con alas o colmillos para leer Drácula o El Señor de los Anillos.

23 comentarios:

Eowyn Zirbêth dijo...

Ma encantao XDDD

Edu dijo...

Toda la razón del mundo, y más ahora, pocos días después de haber saboreado esa puñetera maravilla titulada el Nombre del Viento.

Estelwen Ancálimë dijo...

¿¿Verdad que es una maravilla?? :-D
Lo único, que ahora toca esperar a que el escritor termine la continuación, y tiene pinta de tomárselo casi con tanta calma como el señor Martin...

*Gy* dijo...

Gran verdad.
Me doy cuenta que los libros que más me han marcado han sido aquellos sin una trama romántica tan señalada: ESDLA y HP.

Y lo que dices de los vampiros... yo no me he quedado colgada de uno de mi edad todavía, no sé cómo lo van a hacer los vampiros *Mode prueba viviente on*

Y estoy hasta el gorro de las puñeteras trilogías: Haced UN solo libro y que sea bueno. ¬¬

En fin, me ha gstado esta entrada.

Kriss_Shen dijo...

A mí también me revientan mucho los libros clónicos cuando algo se pone de moda...acordaos de cuando empezaron a salir sagas de fantasía épica hasta debajo de las piedras.
Nota curiosa para añadir: una amiga mía me comentó (y por ello dice que se niega a leer los libros) que Stephenie Meyer no leyó Drácula en su vida. Claro que eso no tiene que ser obligatorio para que la Meyer escriba y le salga algo entretenido, pero hombre...siempre es mejor ir a las fuentes, ¿no? n_ñ

Completamente de acuerdo con Gy...me regalaron La Caída de los Gigantes y nada más abrir el librito me pone que es una trilogía, y cada tomo por 30 eurazos...T_T

Julia dijo...

Toda la razón…no soy muy aficionada a la fantasía adulta, pero sí lo fui a la juvenil, aunque afortunadamente maduré antes de tragarme muchos libros de vampiros de ese tipo (Crepúsculo y Medianoche, que dejé a medias).

La verdad es que me alegro de haber acabado de leer algunas sagas antes de empezar a analizarlas de un modo más crítico como me pasó con Crepúsculo… así no podré perder el recuerdo que tengo de CdlT o MdI. ^^

Estelwen Ancálimë dijo...

Pues fijáos, a mí no me parece tan mal que Stephenie Meyer no haya leido "Drácula", o no siga sus premisas sobre lo que son los vampiros. Quiero decir, no considero que todo el que quiera escribir sobre vampiros esté obligado a leer a Bram Stocker, cuyo concepto de vampiro no tiene además por qué gustarle a todo el mundo. Hay que tener en cuenta que él reinventó el mito del vampirismo, pero no lo creó, y por eso tampoco creo que sea imprescindible tomar su descripción del vampirismo como "palabra de Dios".

No obstante, Meyer comete errores gravísimos en sus novelas, no tanto por el tipo de vampiros que hay en ella, sino por los hechos que suceden. Es totalmente absurdo, por ejemplo, que un vampiro pueda dejar embarazada a una mujer humana, al menos más de una vez. Porque, aunque el cuerpo de los hombres no cambie de forma visible como el de las mujeres, sí que es cierto que el organismo vivo masculino tiene que producir constatemente espermatozoides nuevos para reemplazar a los que salen al exterior durante la eyaculación. Y un cuerpo no-muerto, estático, como los de los vampiros de "Crepúsculo", no realiza ninguna de las funciones de un cuerpo vivo: ni la respiración, ni la circulación de la sangre, ni la sigestión... mucho menos va a realizar la producción de esperma. Con lo cual, aún tiene sentido que edward pudiese dejar preñada a Edward en su primera vez si no había eyaculado jamás desde su conversión en vampiro (lo cual demuestra lo aburridos que habrían sido sus casi cien años de no-muerte), pero lo que no se sostiene por ninguna parte es lo del vampiro del Amazonas que tiene un hijo y varias hijas.
Otra cosa increible, por cierto, es que los vampiros tengan la piel dura como la roca, hasta el punto en que brille como el cuarzo cuando le da el sol, pero nadie se dé cuenta al tocarlos de que no son humanos sino una especie de estatuas vivientes.
Eso, por supuesto, sin contar con el hecho de que un anciano que cuenta casi con cien años como Edward pueda enamorarse de una adolescente insulsa como Bella, que pega muchísimo más con alguien de su edad como Jacob.

A mí me parece muy bien que los escritores reinventen el mito del vampirismo si quieren, pero siempre y cuando las características que inventen sean coherentes. Y detalles como estos, por ejemplo, convierten en bastante incoherente la obra de Stephenie Meyer.

Tony dijo...

¡Pero es entretenida!!!
Además yo adoro a Jacob, jajajaja.

Me encantó tu análisis. La verdad, no me había puesto a pensar en esas cuestiones. En todo caso, prefiero no analizar mucho las novelas que leo; si me gusta la termino, si no, simplemente la dejo a un lado.

=)

Yanda dijo...

Tarde pero seguro encontré tu blog, me parece maravilloso, al igual que la chica de arriba, me gusta la saga de Meyer, es entretenida, te absorbe y mueve sentimientos...
También amo al lindo lobito Jacob.
Una diferencia notable y que me gusta mas que toda la saga es "La Huesped" de la misma autora, si bien tiene un trama similar, me gusta la lírica y forma fluida en que escribe.
Es cierto como uno nota una diferencia entre un libro y otro.
Por ejemplo un libro que considero mejor que la saga Crepúsculo es Media Noche de Claudia Gray, que si bien es una literatura para jóvenes, absorbe y si hay una trama amorosa, sin embargo la historia va por otro lado, y tenemos al primer ser sobre natural MUJER!!!!
Hay libros que en definitiva ni siquiera me tomo la molestia de leer como lo es Vampires Diares que simplemente me parece patético...
Como dices hay una diferencia notable entre las crónicas vampiricas de Anne Rice a semejantes cosas...

Anónimo dijo...

"Circunstancia, por cierto, que no deja de parecerme harto curiosa. Me refiero a las historias de amor que aparecen en estas novelas. En lo que a coherencia se refiere, algunas claman al cielo. Ya no es la cuestión de que los ángeles y los demonios sean entidades puramente espirituales que por lo tanto no tienen cuerpo ni mucho menos sexo masculino o femenino, al margen de que no sienten las cosas como humanos porque no lo son, de manera que ya me explicarán ustedes cómo van a mantener una relación con una persona, cuando se supone que no las mantienen ni entre ellos."
Hombre, no es tan raro ni va tan desencaminado que hayan buenas historias de romance paranormal sobre ángeles y demonios.
Mientras no usen nombres de verdaderos ángeles y demonios (como hacen algunos autores, que abren la biblia y ¡hala!, a destripar nombres y nombres para crear personajes como les de la gana), y se inventen al ángel o al demonio en cuestión, no está tan mal.
Además, la sexualidad de los angeles y los demonios es algo muy relativo.
Los angeles tuvieron hijos con las mujeres humanas, y de ahi salieron los Nefilim. Eso lo pone la biblia.
Y en cuanto a los demonios... los incubos son una especie reconocida por la iglesia, que unicamente se dedican a yacer con mujeres humanas.
Y hay una historia que muestra claramente que un demonio puede amar, o desear, o encapricharse... como prefieras llamarlo, de una mujer humana...
Asmodeo estaba enamorado de Sarah, y lleno de celos, mato a siete maridos consecutivos de la muchacha. Tobias logra exorcizarle y quedarse por fin con Sarah y el arcangel Rafael se encarga del demonio.
Eso demuestra que los demonios sí pueden emparejarse.
De hecho, este es precisamente un tema de mucha controversia en teologia.
Sí, se cree que los angeles y los demonios no tienen sexo... pero tambien pueden asumir la forma que quieran. Asumir el sexo que mas les interese por hache o por be.

Anónimo dijo...

Con esto no quiero decir que me crea la típica y tópica historia sobre un demonio que se enamora de una adolescente humana y se queda para siempre con ella.
Si para un vampiro renacentista ya es difícil (aunque yo adore la saga The Vampire Diaries y sea mi favorita de literatura juvenil, es cierto que Damon y Stefan piensan como adolescentes.) enamorarse de una joven humana, no digamos ya para un demonio que ha estado en el universo desde la noche de los tiempos... Porque los angeles y los demonios fueron creados por Dios mucho antes que los humanos...
Ademas, los demonios son maldad pura y dura. No comprendo porque hay tantos libros que se encargan de "redimirlos" por amor.
El diablo no quiere ser "salvado" ni "redimido", y no creo que un demonio pueda "amar" de la forma que conocemos los humanos.
Asmodeo "amaba" a Sarah... pero de una manera brutal y repulsiva. ¡Mataba a sus maridos, no queria que nadie se acercara a ella!. Y porque "deseara" a Sarah, o estuviera de alguna malevola manera "encaprichado" de ella... no hay que olvidar que Asmodeo era un espiritu muy maligno, que el arcangel Rafael persiguió y mandó al infierno (literalmente xD) con toda la razon del mundo.
Mucha gente, comentando esta historia de Tobias, se pone romanticamente tonta... por el lado equivocado.
TOBIAS es el heroe que salva a la muchacha del espiritu maligno que la acosa. El espiritu maligno "deseaba" (es que "amaba"... en el fondo me parece una palabra muy fuerte para un demonio. Aunque digan las historias que la "amaba"... seria un tipo de "amor" muy raro... nada que ver con nada humano.) a Sarah, pero era esto algo horripilante y asqueroso.
Nada que ver con una tierna e idilica historia de amor sobrenatural.
Pienso que los demonios sí pueden... "encapricharse" de una persona..., lo prueba la misma historia de Sarah... Y pueden mantener relaciones sexuales perfectamente, o eso dicen las leyendas, al menos (las de los incubos, las de los aquelarres medievales...), pero en ningun caso creo que un demonio pueda "redimirse" por amor a un mortal.
Ni siquiera creo que el tipo de "sentimiento" que fuera a experimentar un demonio pudiera ser calificado como "amor". Seria mas bien como una fijacion perversa y tornadiza como su propia naturaleza.
No se... es un tema teologicamente muy complicado...
Creo que el romance paranormal es mejor cuando es simple, aunque la historia no pretende ser realista.
Es que, de hecho, sobre algunos temas es imposible ser "realista".
Los vampiros no existen... ¿que mas da que un "vampiro", un ser fantastico de la imaginacion, se enamore de una joven o no?. Como todo es fantasia, puede ser inverosimil sin que eso haga desmerecer el libro.
En cuanto a los angeles y los demonios... bueno, mientras el libro sea ficticio, ¿que problema hay?. Y mientras los temas se traten con respeto, claro. Y con un poco de sensibilidad.
Mira el manga "Wish" de Clamp. Trata sobre angeles y demonios que se enamoran... y no es nada desagradable, al contrario, es muy bonito.
Porque el tema está tratado como una fantasia mas... sin complicarse la vida.

Estelwen Ancálimë dijo...

No digo que me parezca mal, sólo que no me parece realista.

Wish sí que me lo he leído y me gusta bastante, aunque realmente los ángeles y los demonios son tratados desde el punto de vista sintoísta, que se limita a tratarlos como espíritus naturales (de ahí el árcángel del fuego, el arcángel del agua...), y encima es creíble que Kohaku se enamore de Shuichiro, porque los ángeles nacen como cualquier otro ser, y resulta que Kohaku todavía es muy joven, con lo cual es un amor entre dos especies diferentes, pero no entre seres que se lleven siglos o milenios.

En cuanto a esas historias supuestamente bíblicas que comentas, no había oído hablar de ellas en mi vida. Me da que deben ser textos apócrifos, porque no me suenan para nada del catecismo cristiano. ¿Puedes citarme, por favor, en qué parte exacta del Antiguo Testamento sale todo eso de los Nefilim y de Sara?

Anónimo dijo...

Sí, claro. Te lo cito:
Génesis 6 (versiculos 1-4)- Los hijos de Dios y las hijas de los hombres:
"Cuando la humanidad comenzó a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien, y tomaron por mujeres a las que prefirieron entre todas ellas. Entonces dijo Yahvé: No permanecerá para siempre mi espíritu en el hombre, porque no es más que carne; que sus días sean ciento veinte años.
Los nefilim aparecieron en la tierra por aquel entonces (y también después), cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y éstas les dieron hijos: éstos fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos."

Ese es el fragmento, Estelwen, en el que se habla de los Nefilim. Los Nefilim no son apócrifos... pero la verdad es que no se habla mucho de ellos.
No obstante, en el fragmento puede verse perfectamente que los ángeles sí pueden tener descendencia y relaciones con las humanas.
Pasemos al fragmento del libro de Tobías, en el que se explica la historia de Asmodeo. Es un libro del Antiguo Testamento, al que se le da mucha importancia a esta historia:

TOBIAS 3 (Versiculos 7-17):
"Sucedió que, aquel mismo día, también Sarra, hija de Ragüel, el de Ecbátana de Media, fue insultada por una de las esclavas de su padre, porque había sido dada en matrimonio a siete hombres, pero el malvado demonio Asmodeo los había matado antes de que se unieran a ella como esposa. La esclava le decía: ¡Eres tú la que matas a tus maridos! Ya has tenido siete, pero ni uno siquiera has disfrutado. ¿Nos castigas porque se te mueren los maridos? ¡Vete con ellos y que nunca veamos hijo ni hija tuyos!.
Entonces Sarra, con el alma llena de tristeza, se echó a llorar y subió al aposento de su padre con intención de ahorcarse. Pero, reflexionando pensó: Acaso esto sirva para que injurien a mi padre y le digan: 'Tenías una hija única, amada y se ha ahorcado porque se sentía desgraciada'. No puedo consentir que mi padre, en su ancianidad, baje con tristeza a la mansión de los muertos. Es mejor que, en vez de ahorcarme, suplique al Señor que me envíe la muerte para no tener que oír injurias durante mi vida.
Y en aquel momento, extendiendo las manos hacia la ventana, oró así:
'Bendito seas tú, Dios de misericordias
y bendito sea tu Nombre por los siglos,
y que todas sus obras
te bendigan siempre.
Vuelvo ahora mi rostro
y alzo mis ojos hacia ti.
Manda que yo sea librada de la tierra,
para no escuchar ultrajes.
Tú sabes, Señor, que yo estoy pura
de todo contacto de varón;
que no he mancillado mi nombre
ni el nombre de mi padre
en la tierra de mi cautividad.
Soy la única hija de mi padre.
No tiene otros hijos que le hereden,
no tiene junto a sí ningún hermano
ni pariente a quien me deba por mujer.
Ya perdí siete maridos:
¿para qué quiero la vida?
Si no te place, Señor, darme la muerte,
¡mírame con compasión!
y no tenga yo que escuchar injurias.'
Fue oída en aquel instante, en la Gloria de Dios, la plegaría de ambos, y fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitaran las manchas blancas de los ojos y pudiera con sus mismos ojos ver la luz de Dios; y a Sarra, la de Ragüel, para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de Asmodeo, el demonio malvado; porque Tobías tenía más derechos sobre ella que todos cuantos la pretendían. En aquel mismo momento se volvía Tobit del patio a la casa, y Sarra, la de Ragüel, descendía del aposento."

Anónimo dijo...

Ese es el primer fragmento, el segundo viene a continuación.
Te pongo el mensaje en dos partes porque los comentarios no pueden ser muy largos... que si no no me los deja publicar.

TOBIAS 6 (versículos del 14-19):
"Tobías respondió a Rafael: 'Hermano Azarías, he oído decir que ya ha sido dada a siete maridos y que todos han muerto la noche de bodas; que cuando entraban donde ella, morían; también he oído decir que un demonio los mataba; así que tengo miedo, pues a ella no le hace ningún daño, porque la ama; pero al que intente acercarse a ella, lo mata; yo soy hijo único y, si muero, haré bajar de tristeza al sepulcro, por mi causa, la vida de mi padre y de mi madre. Ellos no tienen otro hijo que les dé sepultura.' Respondió el ángel: '¿Has olvidado las recomendaciones de tu padre, que te mandó tomar mujer de la casa de tu padre? Escúchame bien, hermano: no tengas miedo a ese demonio y tómala, sé bien que esta noche te la darán por mujer. Cuando entres en la cámara nupcial, tomas el corazón del pez y parte del hígado y lo pones sobre las brasas de los perfumes. Se difundirá el aroma y cuando el demonio lo huela, huirá y nunca aparecerá ya a su lado. Y cuando vayas a unirte a ella, levantaos primero los dos y haced oración y suplicad al Señor del Cielo que se apieda de vosotros y os salve. Y no tengas miedo, porque a ti está destinada desde el principio; tú la salvarás; ella se vendrá contigo y te aseguro que te dará hijos que serán para ti como hermanos. No te preocupes.'
Cuando Tobías oyé las razones de Rafael y que era hermana suya, del linaje de la casa de su padre, se enamoró de tal modo que se le pegó el corazón a ella."

¿Ves?. En este fragmente ya se explica que Asmodeo está enamorado de Sarah, y que por eso a ella no la hace ningún daño (como en las novelas de romance paranormal... sólo que de forma macabra y horrible) pero que no permite que ningún hombre la toque.

El próximo y último fragmento que cito sobre Sarah y Tobías es el final de Asmodeo:

TOBIAS 8 (versículos del 1-3):
"Cuando acabaron de comer y beber, decidieron acostarse y llevaron al joven al aposento.
Recordó Tobías las palabras de Rafael y, tomando el hígado y el corazón del pez de la bolsa donde los tenía, los puso sobre las brasas de los perfumes. El olor del pez expulsó al demonio, que escapó por los aires hacia la región de Egipto. Fue Rafael a su alcance, lo ató de pies y manos y, en un instante, lo encadenó."

Ya está.
Ambas historias, la de los Nefilim y la de Asmodeo son 100% bíblicas.
Y corraboran que los ángeles y los demonios pueden... "amar" "encapricharse" o lo que sea... con las mujeres humanas.
Que luego pueda decirse que el "amor" que "sienta" un demonio sea algo macabro, retorcido y horrible... Es verdad, a mí también me lo parece.
Pero el caso es que la misma biblia da por cierto que tanto los coros celestiales, como las legiones infernales, pueden elegir su sexo en el momento que quieran.
Y, por eso, no me parece que el romance paranormal sobre ángeles y demonios sea del todo irrealista.
Quizás sí lo son los conceptos de que un demonio pueda "redimirse" por amor... porque Asmodeo no se redime ni por asomo por amor a Sarah. Al contrario, le mata a todos los maridos de forma brutal y egoista para que sea solo suya.
El amor demoniaco no "parece" tan "idilico" como lo pinta la ficcion, claro. Si no que es un asunto oscuro y horrible.
Pero la base para escribir novelas ya existe xD.
Que luego las autoras tipo Meyer endulcen las historias y describan a los demonios como... bah, unas almas rebeldes y perdidas que tan sólo están buscando un poco de amor en el universo que los ha tratado tan mal... XD
Eso ya va al gusto de la autora. xD

Estelwen Ancálimë dijo...

Muchas gracias por tomarte tantas molestias ^^

Efectivamente, los he leído en mi Biblia, y ahí están, aunque con ciertas diferencias de traducción que creo que puedens er importantes.

En primer lugar, el texto de Tobías. En 6, 15 el texto dice "a ella no le hace nada, porque la quiere". Puede que sólo sea una palabra, pero el hecho de que se refiera a "querer" y no a "amar", me da la sensación, como muy bien apuntas, de una especie de encaprichamiento obsesivo como el que un avaro podría tener por una joya, no de amor. De todos modos, es significativo que en esta historia el demonio no intente en ningún momento tomar forma carnal y llevarse al catre a Sara; doy por supuesto que si no lo hace es porque es incapaz de ello, ya que después de matar a siete maridos no parece un ser capaz de tener demasiados miramientos. Con lo cual, en este texto aparece un demonio con una fijación obsesiva por un ser humano, pero no capaz de sentir amor, ni tampoco de encarnarse y concebir descendencia con una mujer humana.

Respecto al texto de los nefilim, este va en segundo lugar porque en mi Biblia está muuucho más cambiado. Ya no es cuestión de una palabra. Al principio es iguAl, cuando habla de que los hijos de Dios tomaron para sí a las hijas de los hombres. Pero, después, no se habla para nada de nefilim. Después de lo de los 120 años, lo que leo yo (versículo 4) es "En aquel entonces había gigantes en la tierra y después que los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres, y ellas les engendraron hijos. Son estos los héroes famosos ya desde antiguo".
Cuatro cosas importantes, entonces:
-Se habla de "los hijos de Dios", pero no se dice en ningún momento que esos hijos de Dios fueran ángeles, lo cual me extraña más que nada porque la palabra "ángel" se utiliza a discreción durante toda la Biblia cuando los autores quieren señalar, precisamente, que los personajes de los que se habla son ángeles.
-Dice ahí que "viendo que las mujeres eran hermosas, tomaron las que más les gustaron". A mí eso no me suena demasiado a amor, sino a "me pido la que esté más buena y me la tiro". No me parece en todo caso coherente con la actitud que tienen los ángeles a lo largo de toda la Biblia. Otra razón más para sospechar que esos cripticamente llamados "hijos de Dios" no son los ángeles.
-Los que dan hijos heroicos a las mujeres son los gigantes (es de suponer que se trata de gigantes tipo Goliat).
-Y, en tercer lugar, no aparece por ningún lado la palabra "nefilim".

Estelwen Ancálimë dijo...

Ojo, no es raro que nuestros respectivos textos discrepen, ten en cuenta que hay leyendas judías bíblicas que no fueron recogidas por la tradición cristiana y se tuvieron por apócrifas. Es el caso, por ejemplo, de Lilith, que no aparece en los textos cristianos pero sí en textos judíos. Así que me parece que lo de los nefilim ha de ser una versión no cristiana, o por lo menos no catolica, ya que la Biblia que tengo yo es católica.

Así pues, de momento, creo que de la Biblia puede desprenderse (o al menos así lo entiendo después de revisar los textos que tan amablemente me has citado) que los demonios pueden tener una fijación o deseo obsesivo por los humanos, no muy distinta a la que tendría un acosador, y que desde luego no me parece equiparable al amor. Pero no se desprende que puedan encarnarse y tener descendencia.


De todos modos, ya a título personal, te puedo asegurar que no me importa que se escriban historias de este estilo si no se usan los nombres bíblicos, a pesar de que por las razones ya mencionadas no me parezcan realistas. Yo misma he disfrutado mucho leyendo "Wish" y "Alas de fuego" (aunque Alas de Fuego, en una relectura, me pareció también incoherente por la razón (SPOILER, por si no te lo has leído) de que si los ángeles no pueden amar y ven el sexo como algo ajeno y extraño, no pueden tener reproducción sexual, y en ese caso no sé qué hace Ahriel con un útero capaz de engendrar vida por el método de reproducción humano (FIN DEL SPOILER).
Por otra parte, y esto ya es un punto de vista meramente personal, a mí esas historias me parecen más legendarias que otra cosa (la mayor parte del Antiguo Testamento no pretende ser un libro de Historia y es básicamente de tinte legendario o simbólico, no creo que haya ningún creyente con dos dedos de frente que crea, por ejemplo, que el universo se creó en 6 días exactos, ni que sólo estuvieran Adán y Eva, más que nada porque a ver de dónde carajo salieron entonces en resto de los humanos).

Sawako dijo...

Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, pero no entiendo porqué un chaval debe preferir leer un libro 'bueno' a uno que simplemente 'le entretenga'.
Empezando por mí misma, que prefiera lo que prefiera puedo disfrutar o pasarlo mal con ambos libros.
Sawako ^^

Estelwen Ancálimë dijo...

Hombre, yo creo que lo ideal es un libro de calidad, que, además, entretenga. Entre "Crepúsculo" y "El Lobo Estepario" o el "Ulises" de Joyce, yo entiendo que un chaval elija "Crepúsculo" (este es entretenido y los otros dos sendos tochos infumables). Pero, entre "Crepúsculo", "El Señor de los Anillos", "Drácula" y "Jane Eyre" me parecería de tontos escoger en primer lugar la primera opción.
No es me que parezca mal leer libros normalitos y tópicos de lectura fácil, al fin y al cabo son las gominolas de la literatura, el bocado fácil y rápido que pasa sin pensar. Pero lo que ya no encuentro tan bueno es comerte un paquete entero de gominolas y rechazar un suculento plato de cocido calentito o un filet mignon con foie y trufas.

Sawako dijo...

Tienes razón ^^ (aunque quien quiera el paquete de gominolas, que se lo quede...). Aun así, a mí libros como Cuatro almas y Vampire Academy me han gustado de todas formas y sí me han parecido diferentes (especialmente la segunda colección citada).
Sawako :3

Anónimo dijo...

Pero lo que a ti te pueden parecer sendos tochos infumables a otros les puede gustar, a la inversa es lo mismo.
Hay quienes no le gustan los libros como el "Señor de los Anillos", a mí no me gusta, ya que no me gustan las historia de grandes batallas.

Tienes razón en que es raro que alguien tan antiguo pueda fijarse en un adolescente, como bien dices no sería tan lindo si el sujeto hubiera sido convertido a la edad de 40.
Aun así, me gustó Vampire Diaries. Creo que prefiero a la chica superficial como Elena que a una chica como Bella, aunque sea como protagonista.

Estelwen Ancálimë dijo...

Que conste que no estoy criticando esos libros porque no estén escritos con una prosa magistral como la de Tolkien, Úrsula K. Leguin, Allende o Márquez (quen en ningún caso me parecen tochos, sino auténticos genios a los que vale la pena leer). Hay muchísimos libros juveniles de prosa ligera y ágil que me encantan, como "Los Juegos del Hambre", o la magnífica trilogía "Abhorsen" de Garth Nix. ¿El motivo? Que las historias, además de entretenidas y con su punto de romanticismo (sobrenatural o no) son coherentes.
Lo que detesto de "Crepúsculo", "Vampire Diaries" y sus sucedáneos, es que no me trago que un anciano de más de cien años de edad, por joven que sea su cuerpo en apariencia, pueda verle nada de interesante a una chiquita de 15 ó 16 años, como no sea con fines meralmente sexuales. Y esto no lo digo sólo yo, lo dicen todos los hombres mayores de 30 años que conozco (varias decenas), que insisten en que a una chica de esas edad la ven demasiado niña como para pensar en ella como pareja. Y menos aún si es la típica niña-mona-popular tipo Elena o la sosa-desaborida-dependiente de Bella. Si un tío de treinta años ve a las adolescentes como crías, ¿cómo las vería un vampiro que ha vivido centurias?

De todas las sagas que menciono al principio de mi entrada, la única que salvo (por ahora) es "Vampire Academy", dado que la relación amorosa no es entre humana y vampiro sino entre dos dhampyr, que además se llevan poca edad (un chico con veintipocos reales con una chica de diecisiete reales).

Expo dijo...

Bueno, ya ha pasado un tiempo considerable desde que publicaste esta entada, aunque supongo que no pierdo nada comentando.

No estoy muy de acuerdo con lo que dices, o, mejor dicho, estoy de acuerdo con la mayoría de las cosas que has escrito pero no con la idea principal de lo que diferencia a la fantasía juvenil de la adulta.

Técnicamente, la fantasía juvenil es fantasía dedicada principalmente al público joven (pueda luego gustar o no al público adulto), como dice el propio nombre. Tomando eso en cuenta, podemos sin duda afirmar que hoy en día lo más común es que la fantasía juvenil sea una historia centrada en una trama amorosa con los elementos fantásticos de fondo, pero no me parece correcto tomarlo como definición. Aunque en todo caso supongo que hablas de lo que hoy en día diferencia ambos subgéneros, y no en que esa sea la diferencia general entre ambos.

La verdad, sinceramente nunca he sabido diferenciar bien la fantasía juvenil y la adulta; y lo digo pensando más allá de la actualidad en la que la mayoría de los libros de fantasía juvenil son del estilo de crepúsculo.
Hay libros que al leerlos se ve claramente que son fantasía juvenil (sin ejemplificar con uno de los libros a los que me he referido antes, las Crónicas de Narnia mismas), y otros que nadie dudaría que son fantasía adulta (la saga de Canción de Hielo y Fuego, por ejemplo).

En cambio, otros muchos nunca he comprendido exactamente qué es lo que los define como una y no como otra, como me pasa por ejemplo con la saga de Crónicas del Asesino de Reyes, o incluso El Señor de los Anillos mismo, que aunque sepa perfectamente que es fantasía adulta porque todo el mundo la define como tal, yo nunca he entendido exactamente qué es lo que lo convierte en eso. Después de todo, no posee elementos que cualquiera considera adultos (como sí ocurre con libros como Juego de Tronos), ni transmite un mensaje inentendible si no se posee un alto grado de madurez y cierta experiencia en la vida, ni su trasfondo parece poseer nada que indique "soy para adultos". Más bien me parece un libro disfrutable al mismo grado por cualquiera, independientemente de su edad, y lo mismo opino de muchísimos libros considerados de fantasía juvenil (como la trilogía Mundo de Tinta) y fantasía adulta. ¿Dónde reside o debería residir la diferencia cuando nos alejamos del panorama actual de adolescentes hormonados e historias de amor imposibles e incoherentes? Me gustaría saber tu opinión al respecto.

nerimane dijo...

Hombre, que un vampiro de siglos se enamore de una adolescente no lo veo tan descabellado.
Si ha sido convertido en su adolescencia, pues será un eterno adolescente. Y una de las características cerebrales de la adolescencia es la capacidad de cambiar y adaptarse.
Y si fueran realmente ancianos, pues no veo el obstáculo insalvable. Hablas de que los treintañeros no quieren niñatillas, pero eso puede ser un factor cultural actual. En el pasado a las chicas de 15 siempre se las ha considerado casaderas. En incluso ahora hay mucho viejo verde suelto. Mira si no a Peret.
Si el vampiro es ambientado en el mundo real sin magia, decir que están muertos es una estupidez. Lo muerto es estático, vamos, no hay movimiento, ni energía. Si se mueven, piensa, y tal, es que los procesos biológicos que mantienen la vida siguen operando en ellos. Así pues, porque no el de producir gametos?

Respecto a la polémica de Las velas pal demonio, sin entrar en la capacidad sexual de demonios y ángeles, ese asunto de amor a demonios no es mas que una estúpida metáfora que se aprovecha de la atracción de las jovencitas por los malotes para hacer pasta. Bueno, no solo las jovencitas, mi madre a los 35 se enamoró de un completo sinvergüenza. Pero bueno, a las mujeres les gustan los malotes según los teóricos de la seducción, porque las mujeres identifican instintivamente maldad con fortaleza.
En fin, que una mujer en celo con su raciocinio inhibido por sus ovarios se enamore de un malote es comprensible. Pero criaturas que no tienen la biología de una humana, chungo. Otra cosa podría ser que los ángeles intentasen probar a redimir a los demonios mediante el amor, intetando sacar de ellos los angeles que una vez fueron. Que digo yo, si antes eran ángeles, no pueden ser pura maldad.
En fin, tu estas de acuerdo en que la getne no cambia. Que las novelas transmitan a las adolescentes el estúpido mito de la redención por amor de los malotes me parece hace $ transmitiendo una idea que puede joder la vida a las lectoras. Me parece deleznable.

Je, hablando de la determinación biológica del amor.
Se me viene a la mente el personaje de Bliss de las últimas novelas de Asimov. Era una chica que se enamoraba casi a primera vista de un viejo que nunca había tenido éxito con las mujeres. El prota pensaba que Bliss era un robot que se enamoraba del viejo para hacerlo feliz. En la siguiente novela se vió que Bliss pertenecía a una raza en la que la bondad estaba instintivamente predeterminada. Mas tarde ella dijo que los que le gustaba del viejo era su gran bondad, sobre todo teniendo en cuenta que los humanos normales no son bondadosos por naturaleza. Claro, teniendo en cuenta que en la raza de Bliss, como parte del diseño de la raza para mantener su bondad, ser bueno es un carácter sexy, que alguien que no tiene porque ser bueno escoja serlo es el sumun de la sensualidad.