lunes, 7 de febrero de 2011

El cómodo sofá y el viejo tío rico

Que no, hombre. Que no me da la gana. Que no pienso levantarme de aquí. ¿Que nos bajan las pensiones, nos suben los impuestos, la edad y el tiempo mínimo de cotización, nos recortan las libertades y se gastan los presupuestos en leyes idiotas, coches oficiales y mariscadas a cuenta del Tío Sam mientras hay más de cuatro millones y medio de parados? A mí me la sopla, tío. Hombre, a ver, claro que me jode el asunto, por eso me río mucho cuando lo de El Jueves hacen viñetas contra el Gobierno y comento indignado con mis amigos cuánta razón tienen esos artículos de internet que denuncian la situación. Pero no pienso mover el culo para hacer una manifestación ni organizarme con nadie. ¿Y perderme el fútbol o mi serie favorita de Antena 3 para ir a una manifestación a la que, total, no va a ir nadie porque todos estarán en sus casas viendo el fútbol y Antena 3? O, peor aún, ¿montar una revuelta social para exigir al Gobierno que deje de hacer el hijoputa? No, hombre, eso está bien para los egipcios, los tunecinos y demás hierbas; al fin y al cabo, son moromierdas, pobres que no tienen mi coche, ni súper tele de plasma, ni están ahorrando para largarse al Caribe este verano. Esos no tienen nada que perder porque no tienen nada, por eso se alzan contra el Gobierno. Yo, que tengo muchas cosas chulas, no pienso exponerme a verlas peligrar por algo tan nimio como mis derechos sociales. Que si declaran el estado de sitio no podremos salir de fiestuki los sábados por la noche, y un sabadete sin fiesta, cubatas y ligoteo no es un sabadete. Eso sí, todos a hablar muy mal del Gobierno, para que se note que estamos en Contra de ZetaParo, de Sinde y de toda su cohorte de inútiles, pero cómodamente sentados en casita. Panem et circenses.

Esto, que sonará muy exagerado, debe ser lo que piensan (de verdad) el 90% de los españoles. Si no, no sé por qué cojones seguimos aquí sentados. Igual es porque nadie nos organiza, porque yo quedaría muy tonta plantada solita delante del Congreso de los Diputados tirando tomates podridos a los leones mientras los transeúntes me miran con cara de curiosidad y piensan que "ni de coña me dejo yo un día sin trabajar para hacer huelga o protestar, con lo caro que está todo y con la pasa que me van a descontar del sueldo". O igual es porque somos unos vagos de mierda que no queremos organizarnos. Nos hemos apalancado. Nos va demasiado bien. Ya no queda nada en nosotros de los tipos que en el siglo XIX salieron a la calle para reventar franceses invasores aunque fuera a sartenazos. Hace muuucho tiempo que no vivimos una guerra. Mucho llenarnos la boca hablando de memoria histórica, de fachas y de rojos, pero ninguno de nosotros (a excepción de unos cuantos abuelos que están demasiado cansados para ponerse a reivindicar por la calle) sabe ni de coña lo que es una guerra, o las privaciones, o el peligro. Estamos ahítos de pan y saturados de circo, y ya nos pueden dar por culo, que hasta que no hagan algo que nos joda de verdad, pero de verdad de la buena, nadie se va a levantar de su cómodo sofá para defender sus derechos.

Me parece que la razón por la que no nos levantamos para echar al Gobierno de su cómoda poltrona y exigirle soluciones es la misma razón por la cual ha bajado tanto la religiosidad: que nos va demasiado bien, que nos hemos apalancado. Si cualquiera de los que me leen se acerca a una iglesia en horario de misa (eso sí, disfrazado con gafas oscuras, gabardina y sombrero de ala ancha, no nos vayan a reconocer las amistades) verán que la asistencia cada vez es menor. Cuando yo voy, casi siempre soy la única persona menos de cincuenta años de todo el templo (a excepción de algunas mujeres sudamericanas, que no están ahí por gusto sino porque tienen que acompañar a la venerable abuelita a la que cuidan). Porque, claro, todo es relativo y la religión es el opio del pueblo y son los creyentes los que deberían mostrar que Dios existe, y bla, bla, bla. Muy bien, ahora supongamos que mañana nos declara la guerra una potencia extranjera: empiezan a llover bombas y nuestros soldados se van al campo de batalla, a luchar y a morir por la patria. Ya verían, señores, como el espectáculo que ofrecería la iglesia en cuestión sería muy diferente; me juego el sueldo del mes a que estaría considerablemente más llena, y la mayoría de los que se autocalifican del ateos estarían rezando para que la próxima bomba no cayera en su casa, por si acaso. Y es que Dios es como ese viejo tío rico al que no vamos a visitar porque siempre está contando batallitas y lo consideramos un pelmazo, pero cuando pasamos por apuros económicos y hace falta un préstamo, o el buen señor empieza a tener achaques y sospechamos que va a cascar pronto, todo son visitas y fiestas al tiíto, a ver si se estira y nos deja un buen pellizco para pasar el mes, o una buena porción de su fortuna en la herencia. Que por el interés te quiero, Andrés, y aquí la gente sólo se acuerda de Santa Bárbara (y del resto de sus compañeros celestiales) cuando truena.
Vamos, que gozar de las comodidades y de las ventajas del llamado Primer Mundo está muy bien, pero si esas comodidades nos aletargan hasta tal punto la moral y la conciencia social, igual es que no nos las merecemos. No sólo por el grave hecho de olvidarnos de Dios, fuente de todo bien, en lugar de agradecerle nuestra prosperidad (porque, al fin y al cabo, que nos alejemos de Dios sólo nos perjudica a nosotros mismos), sino porque nos olvidamos de que somos seres libres y de que es nuestro deber y derecho reclamar al Gobierno que se comporte como es debido y que no nos arrebate nuestros derechos laborales y sociales argumentando austeridad mientras ellos se niegan a bajarse el sueldo y a renunciar al coche, al portátil y al móvil oficial, y se gastan lo que ha sobrado de recortar nuestras pensiones en aparatos de traducción simultánea en el Congreso para que los catalanes y los vascos se entiendan a pesar de que los dos hablan castellano. Esto es mucho más grave que lo anterior, porque no sólo nos hacemos daño a nosotros mismos, sino a toda la sociedad, que es tan perjudicada por estas injusticias como nosotros.




Quizás lo que nos hace falta es un V, un héroe urbano que se dedique, como en V de Vendetta, a ser la cabeza visible de un pueblo hastiado y que realice espectaculares actos de boicot al Gobierno (uno que se me ocurre ahora mismo, sin llegar a ciertos extremismos de la película, es entrar en el Congreso, destrozar a martillazos todos los aparatos de traducción simultánea, y pintar un graffiti o poner una pancarta gigante que diga "HABLAD EN CASTELLANO Y ASÍ OS AHORRÁIS LO QUE LE HABÉIS RECORTADO A LAS PENSIONES DE LOS ESPAÑOLES, SO CABRONES", o algo por el estilo). Si una persona hiciera algo así, creo que podría convertirse en aquel que es capaz de despertarnos y guiarnos a una rebelión contra los sinvergüenzas que nos los quitan todo mientras nosotros no hacemos nada. Contra los que siguen chupando del frasco y barriendo para casa, mientras que países como Alemania, que tienen estadistas en lugar de ladrones gobernando, ya han salido de la crisis.

23 comentarios:

Narwen dijo...

Más razón que un santo.

Lo confieso, yo me quejo y despotrico pero no hago nada por este país. Confieso también que Dravel y yo estamos buscando saltar del barco antes de que explote seriamente.

Confieso que se me han quitado las ganas de hacer algo por España. Es cierto, además me da miedo. Me da miedo hacer algo muy bueno y que los hijos de puta de turno vayan a por mi pellejo y el de mis seres queridos. Ya van quedando menos Don Alejo Garzas ( http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/579/la-historia-de-don-alejo-garza/ ).

Pero a estas alturas con la experiencia que tengo, no es que sea mucha pero aseguro que con lo envidiosos y sacabarrigas que somos los españoles, como alguien haga algo, el resto irá a hundirle por pura envidia. Muy triste.

Respecto a la Iglesia, yo no voy, rezo online xDDD. Leo la biblia algunas veces y estoy intentando ser mejor cristiana. No es facil, se hace lo que se puede. Opino como tú, hasta los huevos de la moda atea. La mayor mentira con la que Satanás ha convencido a la gente,"Dios no existe", en fin, allá ellos.

lunadeyioncourt dijo...

Estaba disfrutando de esta entrada, pero me ha llamado enormemente la atención un punto que me ha desconcertado. La cito:

"y la mayoría de los que se autocalifican del ateos estarían rezando para que la próxima bomba no cayera en su casa, por si acaso"

Yo creo que la dejadez religiosa de nuestra sociedad, como dice, es por parte de gente que más bien se autodefine como "cristiana" pero luego no asiste a misa o no lee la Biblia. Esa gente, que sólo toma lo básico de una religión son los que el día de mañana van a la Iglesia cuando lo están pasando canutas. ¿Los ateos? ellos no. O no al menos los que se definen como ateos y obran en consecuencia, porque para personas especialmente inmaduras que no tienen claras las cosas tenemos para dar y tomar de ambos bandos, el religioso y el pagano. Un ateo no muy convencido es en todo caso, alguien agnóstico, y ese posiblemente iría a la Iglesia "por si las moscas".

¿Por qué no tolero este tipo de comentarios? porque son una desacreditación del ateísmo, como si en una etapa de crisis, tuviéramos que sujetarnos a un clavo ardiendo o el ateo fuese una persona incompleta que vive en constante inseguridad. ¿En serio, Ana, una mayoría atea se dejaría guiar por la apuesta de Pascal -apuesta absurda por partir de un esquema muy simple- en lugar de atarse a las creencias, que son la afirmación de que dios no existe? Yo desde luego no. Y pongo la mano en el fuego por el resto de ciudadanos que no pisaríamos la Iglesia, salvo por interés cultural propio de nuestra tradición.

Sólo es un apunte y siempre es un gusto debatir.

Findûriel dijo...

¿Estás acaso diciendo, Ana, que la religión se nutre de personas que pasan miedo? Porque le estás dando la razón a los ateístas, entonces... Las épocas en que las iglesias estaban tan llenas estaban bastante dominadas por el miedo (y la ignorancia, pero ese es otro tema, fruto de la superstición). No quiero decir con ello que las personas creyentes sean ignorantes, nada más lejos de mi intención, pero las personas que van a la Iglesia o rezan sólo cuando necesitan algo o tienen miedo, están influenciadas por una corriente utilitarista de la religión, nacida en el momento en que los griegos metieron mano en la escritura de la Biblia. Cuanto más ha ido avanzando la civilización, más se han ido alejando de esa idea las personas creyentes de veras.

Yo creo que la razón del apalancamiento no es la falta de moral, ni nada por el estilo. Es, en mi opinión, una mezcla del 'es que si me muevo yo, voy a parecer una tonta y a hacer el ridículo', el 'es que si no lo hace nadie por mí, no lo voy a hacer por nadie', el 'es que podríamos estar peor', y el 'yo es que no tengo opinión política'. Creo que el ingrediente que se da en mayor proporción es el último.

Respecto al comentario de lunadeyioncourt, citar:
"porque para personas especialmente inmaduras que no tienen claras las cosas tenemos para dar y tomar de ambos bandos, el religioso y el pagano. Un ateo no muy convencido es en todo caso, alguien agnóstico, y ese posiblemente iría a la Iglesia "por si las moscas"."

¿Hay algo malo en no tener claras las cosas? ¿Es que dudar, explorar, estudiar y cultivarse sobre la necesidad mística del ser humano es ser imbécil? ¿O se es creyente o se es ateo, no hay un punto intermedio de exploración?
¿O es que el ateo/creyente nace y no hay vuelta de hoja? ¿No es igual de absurdo creer por imposición o inercia (lo que critican los ateos) que no creer por imposición/inercia? Yo opino que el estudioso merece un respeto, porque sin haber llegado aún a una asertividad completa, al menos se preocupa por hacerse preguntas.

Julia dijo...

No me gusta mucho que presupongas que la gente no va a a misa por comodidad. A mí tampoco me parece bien que las iglesias se llenen cuando hay algo que pedir, pero es que lo planteas como si fuera una relación comercial y hubiera que rezar en los buenos tiempos para cuando necesitemos a Dios.
Creo que deberías respetar un poco más a la gente que no va a misa porque no cree en Dios, o no cree en la doctrina católica, o no le inspira confianza la Iglesia, ¿no?

Narwen dijo...

Amo a vé....

Yo creo que Ana cuando se refiere a "y la mayoría de los que se autocalifican del ateos estarían rezando para que la próxima bomba no cayera en su casa, por si acaso", se refiere a que la mayoría de gente que dice ser atea, lo es porque el mundo tiene una anestesia tan bien planeada y perpetrada con la que han conseguido que muchisima gente diga que no hay Dios.

Hay millones de distracciones diarias que te alejan de los pensamientos y dudas místicos. Y el ejemplo lo teneis en que hoy en dia, en las televisiones, en la radio, en los periódicos no se plantea nada más allá que cual va a ser el modelito de novia que lucirá Kate Middleton en su realísima boda o en si Andreita se ha comido ya el pollo.

Arturo Perez Reverte lo dijo en una entrevista en "ratones coloraos" y yo me quedé con la copla. "Este pais está anestesiado y no vive de cerca la muerte como la vivia antes" dijo Arturo.

Sucesos así te acercan a la realidad espiritual por narices y vivimos en una sociedad de comodidades en la que Dios se elimina porque es incómodo, no mola hablar del pecado, me refiero.

Y mucha gente dice ser atea pero su concepción espiritual no pasa de leer su horoscopo diario. Hay una realidad espiritual que no interesa a muchos porque no tienen ni idea de que es la vida.

Ojo, no estoy diciendo que todos los ateos sean falsos ateos, pero coiincido con Ana en que la gente no se ha planteado las cosas de verdad.

Julia dijo...

Pero es que, según vosotras, la gente no cree en Dios porque vive muy bien, ¿no? Según eso, también se podría plantear que la gente se acerca a Dios cuando necesita aferrarse a algo porque se ve cerca de la muerte. Eso tampoco parece una manera muy madura de entender la fe.

lunadeyioncourt dijo...

Pero el plantearse o no las cosas, como dice Narwen, está para ambos bandos. Los hay que creen en Dios por costumbre, por dejadez, sin planteárselo en serio. Y los hay que son ateos por modas pasajeras. Hay de todo, pero caer en la generalización hace que uno se sienta ofendido. Ofendido, porque su forma de pensar es calificada de nihilista y de falta de principios, como si los ateos fuéramos realmente personas tan necias que, cuando vemos que nos interesa, nos apuntamos a la tómbola, aunque esto suponga ir en contra de nuestros principios, como asistir a la Iglesia.

Además, ser ateo creo que es exactamente lo contrario a cualquier deísmo, pero eso no significa que no pueda sentir atractivo por lo místico y lo esotérico. Hay ateos que creen en Satán (como energía negativa, como un alma, en la forma posible que sea), hay quienes leen el Horóscopo, pero no tienen ningún tipo de empatía por Dios.

Finduriel, tiene razón, me expresé mal, quería poner personas inmaduras o que no tienen claras las cosas. En cualquier caso, hacía referencia a un determinado perfil, no englobaba a todo aquel que no estuviese seguro de sus creencias: si nos ponemos a buscar "ateos que cuando les conviene, son cristianos", también podemos encontrar "cristianos, que cuando les interesa, son ateos". Pido disculpas por la posible malinterpretación.

guardia otero dijo...

Sobre la religión: "No hay ateos en las trincheras" esa es una verdad universal que s eha demostrado a través de los tiempos,si hasta en un estado ateo como la URSS de la IIGM,los soviéticos permitieron a las unidades tener "paters" ortodoxos para dar misas....


Sobre lo demás;
De las privaciones,pasar hambre y demás,unos cuantos podemos hablar de ello ¬¬U,y no soy octogenario,gracias ¬¬

Sobre lo de que estamos acomodados,es innegable,lo mismo pasó en Roma,y mira como les fue...
Como dicen los americanos:
"el arbol de la libertad,debe ser regado de vez en cuando con la sangre de patriotas y tiranos"
Y aquí ya va tocando....

Y,como dice Skiner(de los simpson) "necesitamos otro vietnam para diezmar sus filas" haciendo referencia a las generaciones actuales,y es algo extrapolable a nuestra sociedad.Porque,la única y gran verdad universal a lo largo de la historia es que esta se forjó con sangre y se evolucionó y mejoró por las guerras.

Narwen dijo...

Julia: te cito "Pero es que, según vosotras, la gente no cree en Dios porque vive muy bien, ¿no? Según eso, también se podría plantear que la gente se acerca a Dios cuando necesita aferrarse a algo porque se ve cerca de la muerte. Eso tampoco parece una manera muy madura de entender la fe"

A Dios te puedes acercar porque la vida te ha dado un golpetazo o no, puede pasar que descubras a Dios un dia normal. Como me pasó a mi. Pero sí, es más facil que te plantees si hay un mas alla cuando te pasa algo gordo. Repito, todo lo que dije, lo dije defendiendo la idea que tiene Ana sobre el hecho de que la gente vive y no quiere que Dios exista porque es incómodo. Luego esa gente, los falsos ateos, les pasa algo gordo y entonces se dan cuenta de que la vida no es todo discotecas, lujuria, dinero y demás sino de que Dios ahi arriba esperando que le digas "hola, Padre". Las cosas como son Julia, preguntale a la gente joven de la calle si cree en Dios, no lo conocen, sólo conocen al puñetero Vaticano con sus tropelías.

No hablo ni creo que Ana se refiera a que todos los ateos son así, pero sí que es cierto que gran parte sí, vive y no se entera porque no ven más allá de sus fines de semana locos.

Estelwen Ancálimë dijo...

Me alegra mucho ver que por lo menos Narwen ha entendido lo que yo quería decir (se nota que me conoce). Efectivamente, no pretendía decir que la gente sólo se aferre a Dios o se vuelva religiosa cuando tiene miedo. Quería decir que hay mucha gente que dice que es atea porque está de moda, y que sencillamente no se ha parado a plantearse las cosas o no ha intentado siquiera buscar a Dios porque les parece mucho más cómodo vivir en esta sociedad apalancada y anestesiada que tenemos. Y me refiero a Dios en general, en todas sus versiones. Cuando digo iglesia, podéis sustituirlo perfectamente por templo evangélico/protestante/ortodoxo/sinagoga, etc.
Si os fijaís, yo he hablado de "la mayoría de los que se autocalifican del ateos". La mayoría no son todos. Habrá un porcentaje de gente que sea atea convencida y esos no creo que le vayan a rezar a nadie.

Por lo demás, debo decir que me parece, digamos, llamativo, que los comentarios a esta entrada se refieran todos (a excepción del de Guardía Otero y el primero de Narwen), al asunto religioso (que sólo ocupa medio párrafo de cuatro), y hayan obviado completamente la parte política. No deja de ser curioso que levanten más ampollas las críticas al ateísmo que el inmovilismo de la sociedad frente a lo que nos está haciendo el Gobierno. He aquí el gran triunfo de Zapatero: que estemos tan preocupados criticando la religión que no nos quede tiempo ni energías para criticar al Gobierno.

lunadeyioncourt dijo...

Ana (no sé si así quiere que la llame, o prefiere Estelwen),
sé que dijo una mayoría, y de ahí mi indignación. Estoy de acuerdo en que muchos, muchísimos ateos lo son "de palo", algunos lo son por no tomar las responsabilidades que exige una religión, sin tomarse muy en serio sus creencias. Pero, ¿una mayoría? ¿de dónde sale ese dato? repito, decir algo así es restarle el valor que tiene el ateísmo frente a las demás religiones -en este caso era cristiana, pero perfectamente puede ser musulmana o judía- como si los ateos confesos de verdad fuesen una exigua minoría. No sé si es así en su ámbito, y los que se consideran ateos en cuanto el asunto se torna peligroso, acuden desesperados al rezo, pero insisto: no creo que componga la mayoría atea, aunque posiblemente sí una importante cifra: tan importante como la que podemos encontrar en los que se hacen llamar cristianos, pero no participan en su religión, como señalé antes. En ambos casos, dije, hay para dar y tomar, pero no creo que se deban de tomar como punto de referencia para redactar tales afirmaciones.

A lo demás no he respondido, porque estoy más o menos de acuerdo en el concepto general: hay que moverse, no quedarse mirando, si bien yo no votaría al PP por cuestiones éticas. Puedo darle la razón, pero hice hincapié en ese punto porque me llamó la atención de todo el discurso. Nada más.

Julia dijo...

Pero es que estáis presuponiendo que en la mayoría de los casos, si no se siente fe, es porque no se ha buscado, como si fuera lo "normal" sentir y pensar como vosotras. Vuestra postura es tan respetable como la de los ateos. Igual que yo no me cuestiono si vuestra fe es verdadera, no deberíais prejuzgar a los demás, ¿no os parece?

Estelwen Ancálimë dijo...

Creo sinceramente que hay pocos ateos auténticos en el mundo. Me explico; la mayoría de los que se autocalifican de ateos, por lo que yo he visto, son en realidad agnósticos: de los que dicen que en realidad no se puede demostrar nada y nada es seguro respecto a este tema, y por lo tanto prefieren pasar de todo. Y creo que muchas de esas personas encontrarían a Dios si se hallaran en una auténtica situación de presión que les obligara a hacer una reflexión profunda sobre la vida y la muerte.
¿De dónde sale este dato? Evidentemente, de mi opinión personal, que no tiene por qué ser la correcta, pero es lo que yo creo. Y evidentemente ustedes no tienen que estar de acuerdo conmigo, lo cual respeto. Pero no creé este blog para ser políticamente correcta ni para quedar bien con todo el mundo, sino para tener un espacio propio en el que expresar mis opiniones.
Y, seré franca, yo respeto a los ateos en cuanto a que merecen tal respeto por ser personas libres con su propio raciocinio que tienen derecho a creer lo que les dé la gana. Pero, como cristiana, no se me puede pedir que valore por igual el ateísmo y el resto de religiones. Yo creo en Dios, y por lo tanto siempre voy a valorar la religión por encima del ateísmo, por mucho que respete a aquellos que no piensan como yo. Lo de valorar todas las creencias por igual no es ateísmo ni religión, es agnosticismo puro y duro (básicamente, valorar que ninguna opción es demostrable, todas tienen la misma posibilidad de ser ciertas, y por lo anto no quedarse con ninguna), pero yo no soy agnóstica, y no me comporto como tal.

Kracian dijo...

Iteresante entrada, soy nuevo leyendo tu blog y me ha gustado mucho el tema (sí, me gustan los debates polémicos).

Lo primero que quiero decir es que la existencia de Dios es tan falsa como verdadera. Me explico, nadie puede afirmar o negar a Dios es algo demostrable y ahí entra en juego un importante elemento que es la fe.

Si nos remontamos a nuestra Constitución, la fe no puede ser objeto para discriminar personas. Hay gente que cree en Dios, hay otros que creen en Alá y por ejemplo otros que no creen. Esto no tiene que ser motivo y mucho menos, en mi humilde opinión para generalizar que la gente recupera la fe ante el miedo o ante situaciones difíciles. Vivimos tiempos algo complejos donde lo espiritual tiene poca importancia. Coincido contigo en que es cierto que hay gente que dice ser atea por estar de moda y la verdad me idigna o eres ateo o crees o no sabes pero las cosas claras.

Sin embargo hay una objeción a algo que he leído sobre el respeto. Antes de todo me gustaría decirte que yo soy cristiano y por eso no comprendo tu último comentario. Que yo sepa, Jesús predicaba la comprensión y la tolerancia y creo que tú ahí no lo demuestras. Hablas de que respetas a los ateos porque son personas libres pero no igual que a un cristiano o a un religioso, creo que es como decir que no eres racista pero si ordenada. Para mí todo ser humano está al mismo nivel. Soy cristiano católico apostólico romano y tengo una novia agnóstica y una amiga atea y eso no supone que ellas estén por debajo de mí, simplemente entendemos el mundo desde ópticas distintas.

Te dejaré una reflexión para que comprendas mi respuesta: todo está permitido, nada es imposible.

Saludos y espero no molestarte con mi opinión, buen blog e interesante entrada como ya dije.

Julia dijo...

Como has dicho, ésa es tu opinión. Como no se basa en hechos ni experiencias, es sólo una suposición tan válida como la mía, así que creo que no hay mucho más que hablar, pero sigo pensando que llegas a conclusiones sobre otras personas desde tu propia manera de pensar, que no es universal.

Y que no estés de acuerdo con el ateísmo no significa que puedas ponerlo a otro nivel. Siguen siendo creencias, y ese "respeto" que les tiene s a los ateos no parece tanto si consideras sus posturas como inferiores a las tuyas.

Estelwen Ancálimë dijo...

No considero esas ideas inferiores, sencillamente las considero falsas, porque yo creo otra cosa diametralmente opuesta. Si creo que es verdad que Dios existe, creo que es mentira que Dios no existe. me parece de lógica matemática.
No creo que una persona sea inferior a mí por ser atea (ni por ninguna otra cosa), creo sencillamente que está equivocada, porque creo que Dios sí existe. Y supongo que los ateos piensan exactamente lo mismo que yo, pero al revés. ¿Tan difícil es de entender? ¿Desde cuándo opinar diferente se considera una falta de respeto?

lunadeyioncourt dijo...

Ana, si no quiere ser políticamente correcta, adelante. Este es un blog público, lo he encontrado a través de link de otro bloguista, así que creo tener la libertad de responder: si le molesta, siempre puede borrar los comentarios, pero la ofensa está ahí. Sólo doy dos apuntes:
lo de la mayoría de la población atea no puede ser una opinión personal, porque lo emite como un hecho: una opinión personal puede ser "los ateos muchas veces me parecen hipócritas porque luego los veo rezando". Pero no afirmarlo como si fuese cierto.

Lo segundo, usted otorga mayor valor a la religión frente al ateísmo, cosa que veo coherente. Pero si se juega con esa moneda, desacreditando el ateísmo por "no comprenderlo", un ateo puede desacreditar el cristianismo, con un juicio como "la mayoría de los cristianos son unos falsos, se van de putas".

Estelwen Ancálimë dijo...

Yo no he dicho que no comprenda el ateísmo, lo comprendo perfectamente en cuando a su concepto y sus planteamientos. He dicho que no estoy de acuerdo con las teorías que plantea. Yo no he descalificado ni ofendido a nadie, sólo he dicho que en mi opinión los ateos están equivocados. Hay una diferencia muy grande entre decir "creo que está usted equivocado" y "creo que usted es un falso y se va de putas". Supongo que este último comentario deja claro quién habla de manera más respetuosa.
Y, por mi parte, es todo lo que voy a decir del tema en esta discusión. Creo que nuestros puntos de vista están lo suficientemente claros y, por mi parte, seguir dándoles vueltas al tema sería reiterar lo que ya he dicho.

lunadeyioncourt dijo...

Sólo voy a aclarar una cosa: el ejemplo que puse era eso, un ejemplo. Yo no hago tal afirmación, y sólo lo puse para demostrar que, por mucha opinión personal que sea, una premisa políticamente incorrecta puede ser ofensiva y sin fundamento. Luego que no extrañe que la gente se centre en responder eso.

Jorge dijo...

Pues yo estoy plenamente de acuerdo con cada palabra escrita.
Lunadeyiuncort, a juzgar por lo que dices, creo que no has entendido nada de lo que ha dicho Estelwen en su blog. En cualquier caso, lo importante es la idea general del texto, la cual comparto y además no podría haber dicho de otra forma.

Un placer volver a leerte. Nos vemos

Estelwen Ancálimë dijo...

Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado la entrada :-)

Sawako dijo...

Estelwen, tengo una pregunta para ti: ¿cuándo hablas de que el pueblo se una, cese la inmovilidad y nos revolvamos contra el Gobierno y los políticos... te refieres solo a los socialistas y a Zapatero o a todos en general?
Otra cosa: estoy de acuerdo en que la gente está bastante inmóvil, pero yo creo que la Primavera Valenciana demuestra que la cosa va resucitando un poco. Aun así, habría que hacer limpieza general porque la corrupción y la crisis les sirven de mamparas a gran parte de los políticos y detrás de estas ocultan sus movidas, fiestas y dineros... aunque tampoco todos, por supuesto.
En cuanto a la religión, me da la impresión de que algunas de tus entradas reflejan más disgusto para con los ateos del que en realidad sientes; lo digo porque, cuando algún ateo se defiende en sus comentarios y tú le aclaras lo que querías decir, mi comprensión de la entrada en cuestión cambia. Y, además, en mi opinión no somos tan pocos los ateos que no nos refugiaríamos en una iglesia y rezaríamos al Señor en cuanto hubiera una guerra; podré ser ilusa, hipócrita o estúpida, pero de verdad que me encuentro muy segura de que yo no lo haría. Y muchas personas que conozco, tampoco.
Sawako ^^

Estelwen Ancálimë dijo...

Ten en cuenta el contexto: esta entrada fue escrita en Febrero de 2011, antes del movimiento Indigando y años luz antes de la Primavera Valenciana. En los momentos en que esta entrada fue escrita, a mí me indignaba que la gente se movilizara más contra la religión que contra los desmanes y excesos de los políticos (y no me refiero sólo a Zapatero, hablo de él porque en ese momento era él quien gobernaba).