jueves, 10 de enero de 2013

Crítica de "Los Miserables"

No me refiero a la novela de Víctor Hugo (no la he leído aún, pero ya caerá), sino a la película estrenada recientemente en el cine. ¿Veredicto? Me ha ENCANTADO. Está nominada a 8 Óscars incluyendo las categorías de Mejor Película, Mejor Actor y Mejor Actriz de Reparto, y si por mí fuera se los concedía todos. Ya.
Hay quien dice que había que hacerlo muy mal para no sacarle buen resultado a un musical que lleva décadas paseándose con rotundo éxito por los mejores teatros del mundo. Y no les falta razón. Pero también es cierto que por buena que sea la materia prima hay que ser un artista para poderla transformar en una buena obra de arte, y en esta película lo consiguen. Con creces.

 Si no te emocionas con esta película, eres un cadáver


La historia es de sobra conocida: Jean Valjean, un ex convicto que fue condenado a trabajos forzados por robar una barra de pan, consigue hacer fortuna y decide ayudar a Fantine, una pobre mujer que se ha visto arrojada a la prostitución para poder mantener a su pequeña hija, Cosette. Las peripecias y las buenas acciones de Jean Valjean se verán continuamente perturbadas por la presencia del inspector Javert, que no cree en la reinserción social ni en la redención de los delincuentes.
En torno al argumento, giran tres factores fundamentales: la banda sonora, los personajes y el escenario. Cada cual más perfecto que el anterior, contribuyendo lo que podría haberse quedado tan sólo en una decente versión del musical en toda una obra maestra. Todos los actores están inmensos, perfectos en su papel: desde el maestro Hugh Jackman, que demuestra una vez más que vale para mucho más que para hacer de guaperas y mostrar músculo, hasta Anne Hathaway con su desgarradora interpretación de Fantine, todos son sublimes. Russell Crowe es quizás quien menos sobresale del elenco, aunque realiza una correctísima interpretación de Javert. Pero no es que Crowe lo haga mal, es que se limita a hacerlo muy bien rodeado de un elenco que alcanza la perfección. Un notable en un mundo de matrículas de honor, por decirlo de alguna manera.
Y de la banda sonora, ¿qué se puede decir que no se haya dicho ya? Sublime, maravillosa, perfecta, emocionante, épica. Algunos actores, como Colm Wilkinson (el obispo de Digne) o Samantha Barks (Eponine) formaban parte del elenco original del musical de Broadway. Los protagonistas, sin embargo, no son cantantes profesionales, y aún así, no deslucen en la película. Algunas personas han objetado que Jackman y Crow no lo hacen tan bien como los cantantes profesionales de los musicales teatrales, y no es que yo vaya a discutirlo, pero tienen nivel más que suficiente para entonar, sorprender y emocionar. Y al fin y al cabo el espectador que acude al cine no va a ver un concierto, sino una película. Un musical, pero película al fin y al cabo. Tengo que reconocer que, si bien se nota que en última instancia son actores y no cantantes, me encantó su interpretación y creo que lo hacen muy bien. Por supuesto, el hecho de que canten ellos mismos (¡y durante la grabación de las escenas, no en estudio!) le da un toque de emoción y realismo a la película que la hace subir muchísimos puntos.
Y finalmente, la fotografía y los decorados son alucinantes. En ocasiones parecen algo teatrales, pero siempre quedan estupendos. Algunos de ellos (el arsenal marítimo que sale al principio, por ejemplo) no habrían podido ser jamás recreados de esa manera en un teatro, y su espectacularidad engrandece la película.
Por último, debo decir que la película dura más de dos horas y media y a pesar de ello se pasa volando, no aburre, mantiene un ritmo perfecto y emociona hasta las lágrimas. Me pasé los diez últimos minutos de la película llorando a lágrima viva de pura emoción, y cuando aparecieron los títulos de crédito me dieron ganas de levantarme y aplaudir durante diez minutos seguidos, como si estuviera en el teatro. Esta película es imprescindible, la recomiendo a TODO el mundo. Si no habéis ido a verla todavía, corred mientras aún la haga en el cine: no os arrepentiréis. Es una auténtica joya, de lo mejorcito que he visto en años (con permiso de la fantástica El Hobbit, por supuesto. ¡Este año el cine viene pisando fuerte!).
¿Algún pero? Bueno, vale, seamos críticos. Principalmente, los subtítulos, en mi opinión mediocremente traducidos. Y por supuesto hay que tener en cuenta la temática de la película: es un dramón, precioso, pero un dramón. Si no te gusta sufrir por los personajes y sólo aceptas finales felices made in Hollywood de color rosa y con sabor a piruleta, esta no es tu película.


Detallitos, con SPOILERS (aunque el argumento es vox pópuli, la verdad):


Lo que me ha gustado:

-Las actuaciones. Todos, todos, todos los actores están inmensos. Mención especial para los niños que hacen de Gavroche y Cosette, para la magnífica Anne Hathaway (su interpretación de I dreamed a dream hizo que se me saltaran las lágrimas) y para el maestro Hugh Jackman, mi actor favorito, que con su interpretación de Jean Valjean me deja aún más rendida a sus pies, si cabe.

-Los personajes. Son desgarradores, tiernos, profundamente humanos. Tendrán sus luces y sus sombras, por eso sólo los hace más reales. Víctor Hugo era (y sigue siendo) un maestro. He sufrido de verdad junto a Jean Valjean, Fantine, Eponine y los revolucionarios. También me gusta muchísimo el obispo de Digne, un auténtico santo en vida. Si todos los obispos fueran así, la Iglesia sería lo que siempre ha debido ser.

-La banda sonora. Maravillosa, épica, monumental. En especial, las canciones I dreamed a dream y Do you hear the people sing?

-La historia. Si ves Los Miserables y no te emocionas, es que estás muerto.

-Y la fotografía, el montaje, el maquillaje, el vestuario...

-La escena inicial y la escena final. Para quitarse el sombrero e hincar la rodilla. Sobre todo los últimos diez minutos. Hacía años que no lloraba tanto en un cine.


Lo que no me acaba de convencer:

-Durante algunas canciones se abusa un poco de los primeros planos de los actores.

-Los personajes de Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter acaban siendo un poco cansinos al final.


Lo que no me ha gustado:

-No me gusta la historia de amor entre Marius y Cosette; me parece muy irreal, no se conocen de nada, cruzan miradas un instante, y ya están locamente enamorados. Hubiera preferido mil veces que Marius se quedara con Eponine, que es su amiga, lo conoce, y lo ama tanto que es capaz de dar su vida por él (la verdad, no me imagino a Cosette saltando para recibir una bala en lugar de Marius). El amor de Eponine es verdadero y profundo; Marius y Cosette en cambio no se han enamorado en verdad el uno del otro porque no se conocen. Marius no ama a Cosette, sino al ideal de amor perfecto que ella representa, y lo mismo se puede decir de Cosette respecto a Marius.

-Los subtítulos. El traductor ha hecho algunas traducciones demasiado libres para mi gusto; debería haber sido más fiel a los diálogos originales.


9 comentarios:

Malena dijo...

Yo si me leí Los Miserables y he visto muchas versiones fílmicas y miniseries. Cuando el musical abrió en Broadway, tuve muchas oportunidades de verlo, pero nunca quise ir. Me parecía infame que se musicalizara un dramón como tu lo llamas, olvidando que las operas también son dramones cantados. Me reconcilié con esta versión cuando vi la reseña en “Días de Cine”, me impresionó Anne Hathaway en el rol de Fantine. La madre de Cosette y Eponine son más heroicas y emotivas que Cosette, que de adulta pierde todo interés. Ese romance con Marius no me ha convencido nunca. Hubiera preferido que se enamorara de Valjean.

Edu dijo...

Totalmente de acuerdo con tu crítica, muy parecida a la mía: una película que llega a la calificación de obra maestra, y que si no llega, queda a medio milímetro.

Sobre la historia de amor entre Marius y Cosette, aunque tampoco es lo mejor de la novela, sí que es bastante más realista... por poner un ejemplo: la frase de la novela que nos dice por primera vez que Marius está enamorado:
"Desde hacía más de un año, Marius observaba en una avenida arbolada del Luxemburgo a un hombre y a una niña, casi siempre sentados uno al lado del otro en el mismo banco, en el extremo más solitario del paseo por el lado de la calle del Oeste".
¡Más de un año resumido en un segundo a través de una verja! ;)

Por mi parte, las canciones que más me impactaron fueron Look Down (no me esperaba ese inicio tan impactante), la sobrenatural I Dreamed a Dream y la desgarradora de almas Empty Chairs At Empty Tables. La de Do you hear the people sing: no me acordaba de ella porque ¡no la han metido en el cd de la bso! Aunque sale un fragmento en el epílogo y realmente es espectacular también.

Nada, que fui con toda mi familia y todos salimos impresionados :) Y eso es rarísimo :P

DAMABLANCA dijo...

No me leí los spoilers(por primera vez en mi vida), dado que no he leído la novela, conosco algo de la historia, pero no quiero arruinar esta vez la sorpresa. Hugh es muy buen actor, da para mucho, pero su Guepardo lo ha condenado, con esto a lo mejor al finnn puede despegar un poco. El tiene experiencia en musicales de teatro y en teatro en gral, de ahí viene, así que es un ambiente que de seguro le viene bien. Crow tiene una banda de rock, pero dicen que le cuesta afinar al muchacho.
Ayer estaba viendo "Australia", matenme por Deus. Yo no se quien estaba allí mas enamorado de Hugh, el director o la protagonista. En algunos casos se pasan con eso de vender percha, no es tan necesario. Me alegro que haya algo bueno que ver. Saludos=)

Estelwen Ancálimë dijo...

Malena: ¡Enamorada del padre adoptivo no! Que para incestos varios ya tenemos "Canción de Hielo y Fuego" XDD

Edu: ¿¿"Do you hear the people sing" no está en el CD de la BSO?? ¡¡No me lo puedo creer!! ¡¡sacrilegio!! >_____<

Damablanca: ¿Guepardo es el mismo que Lobezno, el de las garras de los X-men, no? (Wolverine, para entendernos). Si es así, yo también creo que fue un arma de doble filo: le dio mucha fama a Hugh Jackman, pero también lo encasilló injustamente como "actor cachas para hacer cine de acción", cuando el tío tiene un talento brutal, como ya dejó ver en películas como "The Prestige" o "The Fountain", donde también se nota que además de ser guapo sabe actuar. Espero que consiga el Óscar que se merece :-)

DAMABLANCA dijo...

Sí, JEJE, Guepardo le decimos en latinoamérica! En una traducción le pusieron "glotón", trágame tierra=)

Tony dijo...

Como tú dices, definitivamente esa no es mi película.

Lamento perderme una película con mi guapísimo Hugh Jackman, pero ya tengo bastante drama y lágrimas en mi vida. Además no me agradan los musicales.

Saludos.
Tony =)

Malena dijo...

Pero si es solo el padre adoptivo. No tienen la misma sangre.

Estelwen Ancálimë dijo...

Si un menor es adoptado, el adoptante pasa a ser su padre a todos los efectos. De hecho, la ley prohíbe el matrimonio con los padres adoptivos por razón de parentesco. Y además, no me parece písquicamente sano, haya no no consaguinidad efectiva: si tú llamas a un hombre padre, lo quieres como un padre desde pequeñita... no es normal que te enamores de él. Piensa en tu propia padre, por ejemplo; ¿te habría parecido normal enamorarte de él si un día hubieras descubierto que eras adoptada? ¿O te parecería asqueroso igualmente porque en lo que a ti respecta, es tu padre?

manipulador de alimentos dijo...

Gran puesta en escena y decoración y medios y también buenas canciones para que todo en 'Los Miserables' acabe sonando huero, vacío, hueco.... Una lástima. Un saludo!