lunes, 3 de junio de 2013

Noveno capítulo, tercera temporada: En el Juego de Tronos, o ganas o MUERES

Escribo estas palabras con el capítulo recién visto, y aún tengo restos de lágrimas en los ojos. De hecho, me acabo de tomar una tila porque me temblaban las manos. El que me considere una exagerada, es porque aún no ha visto Las Lluvias de Castamere. El mejor y el peor capítulo de la temporada, el más emotivo y el más escalofriante, fascinante y desgarrador al mismo tiempo: efectivamente, es la Boda Roja. Este capítulo de la historia (el más aterrador, cruel y terrible, com diferencia, de toda la saga Canción de Hielo y Fuego), tiene una ventaja que a la vez es desventaja: es TAN brutal, que a su lado el resto de los acontecimentos del capítulo pasan desapercibidos en comparación.
Acompañadame por la crítica de este capítulo que incluso con la mentalización previa me ha dejado conmocionada... por esta vez, porque os aseguro que el final de este capítulo no lo vuelvo a visionar (con el mal trago que ha sido) ni aunque me paguen por ello. Aviso de numerosos SPOLIERS:


Lo que me ha gustado:

-¿Para qué comenzar con entrantes si todo el mundo espera el plato principal? Evidentemente, la Boda Roja. Guionizada, dirigida, interpretada y montada con una genialidad y un hijoputismo de tal nivel que rozan lo diabólico. Dsede el comienzo del capítulo la cosa va calentando motores, por ejemplo mostrándonos con todo detalle la ceremonia ritualizada de la hospitalidad con los Stark compartiendo el pan y la sal con los Frey, recalcando así la terrible transgresión que va a tener lugar. También es un acierto que las escenas de la boda y el encamamiento sean alegres, e incluso humorísticas, hasta que llegan las primeras notas de Las Lluvas de Castamere como nubes en un día soleado, presagiando que la alegría se va a terminar. Y aún así, la escena nos pilla a todos desprevenidos, incluso los que ya lloramos, nos asombramos y maldijimos en todos los idiomas cuando leímos esta misma escena en el libro. Sabes lo que va a pasar, lo sabes perfectamente, eres capaz de predecir punto por punto lo que va a ocurrir, y aún así cada fotograma es una puñalada directa al corazón. En cuanto a los que sólo ven la serie, me imagino que después del final de la primera temporada no podían imaginar que existiera algo peor que la muerte de Ned Stark. Desafortunadamente, la ejecución de Eddard era solamente el aperitivo del trago más amargo (hasta ahora) de toda la saga. Chicos, ¿os acordáis cuando decíais que estabais enganchados a la serie y los que habían leído los libros os decíamos "te advierto que no debes cogerle cariño a NADIE"? Bien, la mayoría de nosotros, al advertiros, estábamos pensando en la Boda Roja.
Decimos pues, adiós, a Robb Stark, al pobre Viento Gris, y a Lady Catelyn al menos por ahora... mención especial, respecto a esta última, merece el trabajo de Michelle Fairley, cuya soberbia y desgarradora interpretación de los últimos momentos de Catelyn la hace desde mi punto de vista merecedora de un Emmy. Un acierto lo de cambiar la muerte del nieto subnormal de Walder Fery (menuda mierda de rehén) por su esposa, lo cual, además de aumentar el dramatismo de la escena, deja patente el machismo de Lord Frey, que sólo ve a las mujeres como animales paridores de hijos. Ese "ya me buscaré otra" hace que todavía sea más odioso y repugnante a ojos del espectador. Como si eso hiciera falta...
Desde el punto de vista personal, ver esta escena ha sido insufrible. A pesar de ello, o precisamente por ello, debo situarla con amarga justicia entre las escenas más logradas y bien hechas de la serie (a excepción de un par de puntos, que comentaré más abajo).

-Terrible y magistral también la parte de la pobre Arya, que llega a Los Gemelos justo para comprender que su familia ha sido asesinada y para ver morir a Viento Gris y a los guardias Stark... otra vez. El Perro gana enteros salvándola y soportando sus impertinencias. Después de esta escena, por desgracia, Arya irá cuesta abajo: su último retazo de humanidad y su último lazo con Poniente ha muerto en Los Gemelos con su madre y su hermano, y el vacío que quedará en su corazón será lo que guíe sus pasos de manera inexorable a la Casa del Blanco y el Negro...

-Por fin Bran hace ALGO, y por fin Rickon (que ha reaparecido, ¡loados sean los Siete!) y Osha se separan del grupo. Esperemos que la serie nos muestre su destino, en lugar de hacer mutis por el foro y desaparecer de la historia como en los libros.

-Brillante también la huida de Jon Nieve. Me encanta el cambio que le han hecho a Ygritte en la serie, pues aquí, a diferencia de en el libro, defiende a Jon y no le dispara cuando huye. Esto demuestra que realmente lo ama y que no era solamente una chica salvaje con un calentón entre las piernas, como parecía en el libro. Su cara de incredulidad y dolor cuando ve marchar a Jon no tiene precio.


Lo que no me acaba de convencer:

-No me convence la reacción de Robb ante la muerte de Talysa (y por ende, de su hijo nonato). Se queda estúpida y patéticamente alelado. Claro que se puede explicar por la conmoción, pero una esperaría que el primogénito de Ned Stark y Rey en el Norte gritara, se enfureciera, y peleara como un lobo enloquecido. No que se quedara mirando a su esposa morir con cara inexpresiva y que luego se deje acuchillar como un corderito por Roose Bolton. Todo esto con el agravante de que en la serie Robb resulta aún más tonto que en el libro: por lo menos, en Tormenta de Espadas tuvo el sentido común de dejar a Jeyne en Aguasdulces en lugar de llevarla a Los Gemelos. Con mayor motivo tendría que haber hecho lo mismo con Talysa estando embarazada.


Lo que no me ha gustado:

-Es curioso. El personaje de Talysa me ha caído mal desde el momento en que apareció, y deseaba que nos lo quitaran de encima por fin en la Boda Roja. Ahora que me deseo se ha cumplido, me deja un regusto muy amargo. Porque los guionistas, al parecer, no han llevado con dignidad que los lectores hayamos abominado del cambio sin sentido de Jeyne Westerling por Talysa de Volantis, y han decidido que si deben retirarla de escena lo harán con una salva de cañones armados... apuntando directamente a los corazones de los espectadores. Porque ahora, y por fin se ha revelado, la verdadera y única misión de Talysa no era hacerla escapar con el heredero de Robb en el vientre dando lugar a un interesante giro argumental (en este caso, hasta habría tenido el sentido de su cambio por Jeyne), sino dar pena y aumentar el dramatismo de la escena (¡como si fuera necesario!) haciéndola morir a puñaladas en ese mismo vientre donde también muere su hijo, al que (para mayor inri) hacía sólo unos instantes ella y Robb habían decidido llamar Eddard. Los guionistas pretenden elevar así la escena a unas cotas de cabronería tal, que creo que se pasan. Ponerle todo eso en la cara al espectador, para luego mostrar su asesinato de una forma tan salvaje (a mí por lo menos la muerte de Talysa se me ha quedado grabada para siempre en las retinas), es un intento tan descarado de angustiar y horrorizar al espectador que al final resulta grotesco. Mirándolo con perspectiva, incluso cabreante; una burda manipulación de las emociones del espectador. De verdad, señores guionistas: la Boda Roja ya es la escena más dramática de la saga por sí misma; no nos hacía falta un primer plano del apuñalamiento en el vientre de una mujer embarazada para darnos pena.

-Lo de que resuelvan la conquista de Yunkai por medio de una elipsis, sin mostrar siquiera cómo Daario, Gusano Gris y ser Jorah vencen a los soldados esclavos (¿se rindieron sin más? Pues vale, ¿y entonces los de antes por qué lucharon?), no me ha gustado nada. ¡Con lo que ha molado al principio verlos pelear a los tres!

15 comentarios:

Malena dijo...

Lo que dices de Arya es tan cierto, pero después de lo que ha presenciado, no se le puede pedir que sea niña, ni siquiera humana.
Si nos han sometido al triste espectáculo de Theon torturado, bien podrían meternos de vez en cuando escenas de Osha y Rickon. Ella ya le prometió aventuras y el camino al castillo de los Umber y la Isla de Skagos están bien lejos el uno del otro.
Lo de Yunkai parece que se les agotó el presupuesto. Tan abrupta fue ese elipsis que hay No-Lectores que ven Oso encerrado ahí y creen que Ser Jorah y Daario le están tendiendo una trampa a la Khaleesi.
¿Y ahora qué nos queda ara el final?

Narwen dijo...

La verdad es que estoy conmocionada con la puñetera escena. Y cabreada. Lo sabíamos todos, en qué consistía la Boda Roja. Pero no hace falta tanta sangre y dramatismo para que el capítulo quede como una obra magistral. No era necesario, ostia.

Me voy a tomar yo también algo. Y lo peor de todo es que seguiré viendo la serie a pesar del cabreo.

Anónimo dijo...

Me gusta tu blog, lo descubrí hace unos días y mientras me mordía las uñas esperando el capítulo 9 por el parón de la serie en Yankilandia. No he leído los libros, espero hacerlo de un tirón cuando mi tocayo George termine la saga, y según me cuentan la serie deja de lado y cambia muchas cosas con respecto de los libros (son medios diferentes, es cierto, y alguna "traición" es hasta incluso comprensible, aunque muchos puristas lectores que conozco renunciaron a seguir con la serie al terminar la segunda temporada). En fin, ayer vi el noveno y me quedé a cuadros, sin palabras, sin pensamientos, porque no me esperaba el desenlace, me esperaba que se preparara todo para darle su merecido a los Lannister, al menos un poco, para arrasar su solar de Roca Casterly... Pero cuando en la boda aquel criado cierra la puerta del salón y los músicos empiezan a tocar "Las lluvias de Castamere" y a Catelyn se le nubla la cara por un momento, anticipé lo que iba a ocurrir y por desgracia ocurrió. Aún sigo dándole vueltas, y eso que es una serie, que es ficción, que como dices me advirtieron los lectores de que no le tomara cariño a los personajes, a ninguno, que hace más de un año me mencionaron enigmáticamente una tremenda Boda Roja sin dar más detalles, que la canción de "Las lluvias de Castamere" sonaba e momentos especialmente indicados... En fin. Es el clímax de la temporada, no sé qué habrá en el décimo capítulo. Y qué lástima que haya que esperar un año. ¿Por qué no harán la serie de veinte capítulos por temporada, para ir más sosegados y dejar que disfrutemos más? El presupuesto... Un saludo y gracias por tu blog. JorgeMP

Anónimo dijo...

Olvidé decir que el detalle de dejar sin música los créditos finales del capítulo fue muy significativo y bien traído. Sobraba la música. Sobraba todo. Sólo quedaba la emoción y el pensamiento. JorgeMP

BustoSaez dijo...

¡Hola Estelwen! Enhorabuena por tu blog. Lo he descubierto hoy y me han encantado las críticas tan sagaces e inteligentes que haces de los libros y la serie de JdT.
Para llevar la contraria, he de decir que a mí sí que me gustó como quedó la Boda Roja con Talysa. Los guionistas tienen claro que las cosas que funcionan en las novelas no tienen que funcionar igual de bien en la serie, y este creo que ha sido uno de sus aciertos.
Con la muerte de Talysa, la venganza de lord Frey (uno de los personajes más siniestros de la saga) ha sido total. De este modo ya no queda ningún heredero que pueda emprender la venganza de su padre y además, el rey felón ha sido obligado a contemplar antes de morir, como su falta de visión política ha llevado a la muerte a su esposa y a su hijo.
En Tormenta de Espadas parece que Robb se casa con Jayne Westerling para evitar darle un bastardo después del calentón de una noche, pero con Talysa es distinto. Aquí hay amor verdadero, y eso es lo que permite que toda la escena de la boda gane en dramatismo y termine en una tragedia aún mayor, desde la audiencia en la que Lord Frey le acusa de haber faltado a su promesa "por un buen culo y unas buenas tetas" hasta el plano de Robb paralizado de sufrimiento ante el cadáver de su mujer destripada.
Haber llevado a su mujer a la boda roja podemos verlo a posteriori como una torpeza del Rey en el Norte, pero a fin de cuentas, sería lo que manda el protocolo y Robb no estaba entonces para volver a hacerle un desaire al señor cuyos ejércitos tan desesperadamente necesitaba para el asalto a Desembarco del Rey.

Estelwen Ancálimë dijo...

Ciertamente, lo de Jeyne en el libro parecía una solución por compromiso después de desvirgar a la chica en un calenton, más que amor verdadero (ya sabemos que al señor Martin las historias de amor no se le dan precisamente bien). La historia de amor con Talysa es más bonita, aunque sigo sin entender por qué tenían que cambiar el nombre y el personaje en lugar de hacer exactamente la misma historia con Jeyne Westerling.

Lo de llevarla a la boda, en cambio, es más peliagudo. Realmente, lo que hubeira mandado el protocolo en este caso habría sido precisamente no llevarla a la boda, que es la decisión que toma Robb en el libro, no ya por protegerla (aunque debería haber sido así en la serie, ya que a una mujer embarazada no le conviene cabalgar), sino por no ofender a los Frey restregándoles por la cara a su joven esposa, y también impidiendo de este modo comentarios incómodos hacia Jeyne (o Talysa).

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, desde mi punto de visto este capítulo ha sido una obra de arte. Cruento?? Por supuesto....qué esperabais?? El guión del mismo lo firma el propio Martin. Y creo que la muerte de Talissa es el "regalo" de Martin a los seguidores que ya habían leído sus libros. Una advertencia de "no vayáis de listillos" pensando que no puedo hacer y deshacer personajes. A mí me pillo a contrapie, es cierto, pero al final sólo pude aplaudir ante la genialidad e hijoputismo de mi adorado escritor. Poco más que añadir a tu análisis, con el que estoy plenamente de acuerdo. Y que por fin se enderezan ciertas tramas.

Findûriel dijo...

"Ciertamente, lo de Jeyne en el libro parecía una solución por compromiso después de desvirgar a la chica en un calenton, más que amor verdadero" No estoy de acuerdo. Hay numerosas y hermosas muestras de amor en el libro entre estos dos.

Yo eché de menos que se explorase, antes de la boda, a personajes que abandonan la obra y a los que quería mucho. Sobre todo, vasallos de Robb como Pequeño Jon Umber o Dacey Mormont.
¿Sacarán lo de la cabeza de lobo en el siguiente capítulo?

Laura Sánchez Méndez dijo...

Sabía que la Boda Roja iba a ser el capítulo más salvaje de Juego de Tronos... Sabía que no me iba a gustar ver morir a Robb... Sabía perfectamente que me iba a encontrar con un capítulo incómodo, sangriento y brutal... y aun así lo he visto. ¿Mi reacción? Cagarme en todo lo que se mueve.

Y, a pesar de todo, debo decir que me ha gustado cómo lo han llevado los guionistas. Es tal y como lo esperaba. Después del disgusto que me llevé al leer que Robb Stark moría de la manera más salvaje (de hecho, aquella noche me la pasé llorando, como si el tío hubiera existido de verdad) y la posterior profanación de su cadáver (para mí, lo peor que se le podía hacer), sabía que los chicos de la HBO no iban a dejar pasar la oportunidad de mostrar sangre y vísceras por doquier. Y el resultado no podía ser otro que "Las lluvias de Castamere".

A partir de hoy, los Frey estarán en lo alto del Top 10 de las casas más odiadas de Juego de Tronos, y con razón. La estulticia de Walder Frey, que lleva a cabo esa abominable masacre sólo porque Robb no se casó con una de sus hijas, no tiene parangón en toda la historia de Poniente. Es el motivo más absurdo para llevar a cabo un asesinato de tal magnitud.

¿Sabéis qué me habría gustado? Que la música siguiera sonando. Ya sé que el silencio ayuda a crear ese mágico efecto de que ya no hay nada por lo que seguir luchando, pero en el libro la música le daba un efecto todavía más macabro a la escena. Imaginadlo por un momento: un terrible crimen en masa mientras suenan alegres melodías a todo volumen. No puede haber nada más tétrico que eso!! Además de que una melodía fúnebre, como la que sonaba al final de la muerte de Eddard Stark, a mí me provocaría un efecto devastador.

Brillantes los interludios con Arya y el Perro. La pobre Arya está condenada a presenciar la muerte de sus seres queridos sin que ella pueda hacer nada... Lástima que, a partir de aquí, su personaje inicie su declive.

Maravillosas también las partes de Bran, alternadas con Jon y los salvajes. Espero que la siguiente temporada les den un poco más de protagonismo, porque quiero que la batalla del Muro sea épica.

En cambio, me hubiera gustado que, por una vez, pasaran de la trama de Daenerys y se centraran en Poniente. La verdad es que podían dejar perfectamente la conquista de Yunkai para el último capítulo que, de hecho, ya está dedicado a Daenerys, y dejarnos con nuestro dolor por la pérdida de los Stark.

En general, un capítulo buenísimo. No he llorado como lloré al leer el libro porque ya estaba curada de espantos y me había preparado mentalmente, pero que me ha dejado de piedra eso es indudable.

Estelwen Ancálimë dijo...

Mónica: A mí me daba la sensación, al leer el libro, de que era Jeyne la que estaba más enamorada. La jovencita inocente y apasionada que se enamora del joven y apuesto rey. En cambio, a Robb lo vi bastante más a su bola, casi agobiado en algunas ocasiones por el afecto que le profesaba su reina. Y cuando comentan los motivos de su matrimonio con ella, no se menciona el amor, sino el honor: "escogió el honor de la chica por encima del suyo propio; después de haberla desvirgado, no le quedó elección". A mí eso me parece muy diferente a "estaba tan locamente enamorado de Jeyne que no pudo resistir la idea de casarse con otra mujer".

Laura: En el libro, me parece recordar que la música se detiene. Y de todos modos, "Las Lluvias de Castamere" no es una melodía precisamente alegre, sino más bien solemne y algo fúnebre. No hubiera estado mal como sonido de fondo instrumental, aunque el silencio también tiene mucha fuerza dramática.

Anónimo dijo...

Brutal, impactante, desgarrador... Y eso que ya iba preparada!!!

Aunque todo apuntaba a que la Boda Roja sería esta temporada yo aún tenía mis dudas, ya que es del segundo tomo, y se suponía que esta temporada era solo del primer tomo, pero bueno, mejor así, aunque... ¡Sólo pensar que nos queda un año para la próxima temporada! La boda morada, la batalla del muro, la víbora roja, el "regalito" de Tyron a su padre... En fin, que no me van a quedar uñas que comerme, jajaja.

Gracias por tus comentarios, la verdad es que me encanta leerte, porque pensamos casi igual en todo lo referente a Juego de Tronos!!!!

Anónimo dijo...

Hola Estelwen,

Primer de todo, enhorabuena por tu blog. Lo he encontrado hace poco y la verdad que me encanta. Supongo que el porqué es el compartido seguimiento de esta gran serie como es Juego de Tronos. La verdad que me enganché des del primer día, pero ha llegado un punto, con este capítulo 9 de la tercera temporada que todo el mito se me ha ido al suelo. Y la verdad que me ha caiído muy bajo este final. Nunca hubiera dicho que Robb Stark moriría sin poder vengar a su padre. Y la muerte así de su madre e mujer (hijo), me da que no voy a seguir con la serie.
Es una serie que te encoje el corazón a medida que pasas un capítulo y otro. Y ahora llego a este final que no veo cómo pueden cambiarlo para que pueda calificar esta serie como una de las mejores que he seguido. Simplemente necesitaba hablar con alguien y decir cómo me sentía una vez visto este último capítulo. Espero que no le haga nada. Me aconsejaría que siguiera viendo la serie hasta un final que creo difícil de satisfacerme? Puede que sea una pregunta estúpida pero de verdad que he quedado "grogui" total.

Muchas gracias y adelante con el blog.

Estelwen Ancálimë dijo...

Hola, me alegro mucho de que te guste tanto mi blog. Espero que sigas pasándote por él siempre que quieras ^^

La Boda Roja no le ha sido indiferente a nadie, desde luego. Me preguntas si te recomiendo o no seguir viendo la serie después de esto, y la verdad es que no puedo responderte tan sólo "sí" o "no".
En primer lugar, esto es debido a que los lectores de la saga literaria, aunque sí vamos más adelantados con el argumento respecto a los que sólo siguen la serie, todavía no sabemos cómo va a acabar la historia. Aún queda al menos dos libros por publicarse antes de que termine, de modo que no puedo saber si los giros argumentales futuros van a ser o no de mi agrado.
Sí pudo, sin spoilearte nada, comentarte algo respecto a cómo va a seguir la historia (siempre y cuando la serie no se desvíe demasiado de los libros):

-Primero, tranquilidad; lo peor ua ha pasado. Aunque la violencia y el sexo explícitos son marca de fábrica de esta saga, la parte más bestia ya ha pasado. Hasta el momento presente, en los libros, no ha vuelto a aparecer nada tan violento ni tan traumático como la Boda Roja.

-Segundo, en futuras temporadas van a ocurrir cosas que estoy segura de que te van a gustar. Digamos que, si bien es cierto que los buenos han sufrido las mil y una, los malos tampoco se van a quedar sin castigo... y a partir de la cuarta temporada, poco a poco, por fin vamos a empezar a ver cómo se reparten desgracias también entre los malos.

-Tercero, la historia realmente vale la pena. Aunque tenga sus altibajos, como cualquier otra saga prolongada, me parece una de las mejores series (tanto literarias como televisivas) de las últimas décadas. Y aunque la Boda Roja te haya disgustado (¡¡a quién no!!) creo que sería una lástima que te perdieras todas las cosas estupendas y emocionantes que quedan por venir.

En resumen, que yo de ti seguiría viendo la saga, pero siempre con la mentalización de que las cosas terribles pueden ocurrir en Juego de Tronos y de que no ahy que cogerle excesivo cariño a NINGÚN personaje (o bien estar dispuesto a asumir que por mucho cariño que le cojamos lo podemos perder). De todos modos, insisto: lo peor (en el sentido de lo más brutal y traumático) de toda la saga, hasta la fecha, era la Boda Roja, y ya ha sucedido.

Por cierto, si te sirve de consuelo, en la saga literaria la esposa de Robb Stark no muere. No va a la boda en Los Gemelos, y esto le salva la vida. Aunque en los libros tampoco llega a quedarse nunca embarazada :-)

Espero haberte servido de ayuda.

nerimane dijo...

Jo-lin, que bajon se pegan TODOS con la boda roja.
Pues yo de momento soy un caso único, tanto el capítulo como la escena me dejaron indiferente.
¿Como? Diréis. Pues porque estaba espoleadísimo, en un blog leí muchos chistes de la saga cuando aún no estaba interesado en leerla, y ahí me spoilee de los principales echos de la serie. Además, la escena de la boda roja la ví por youtube, y claro, se pierde toda la tensión narrativa.
Y no lo voy a negar, soy una persona bastante fría. Aunque en el libro lo pasé fatal con el encamamiento de Sansa y el peligro de incesto de Gendry.

Por cierto, os dais cuenta?, a Arya le ha pasado lo mismo que al de la serie Dexter.

Anónimo dijo...

Sobre la música en la Boda Roja, efectivamente suena en todo momento, destacando los tambores tocados con mucha fuerza, así que mientras todo ocurre, desde fuera solo se oye el retumbar de tambores... y la matanza.