lunes, 27 de mayo de 2013

Receta: Postre de chocolate ligero (para endulzarnos la espera)


Esta semana, por culpa del Memorial Day (Día de los Caídos), que es festivo en EEUU y por lo tanto implica programación televisiva especial, no tenemos capítulo de Juego de Tronos. Para endulzar la espera hasta la semana que viene, quiero compartir con vosotros una de mis recetas preferidas.
Todos lo que me conocen un mínimo saben que soy fanática del chocolate negro. Lo comería a todas horas, de todas las maneras posibles: en helado, en crema, en onzas, en mousse, en bizcocho, en brownie, en cupcakes, en galletas... Lamentablemente, comer todo el chocolate que quisiera también implicaría engordar mucho más de lo que quisiera, de modo que intento limitar ese tipo de dulces sustanciosos a los meses más fríos del año, o a ocasiones especiales. Sin embargo, y como tampoco me siento capaz de renunciar a mi adorado chocolate, intento inventar recetas ligeras y fresquitas, sobre todo para la primavera y el verano, que además de saciar mi ansia chocolatera alimenten, refresquen, y no engorden demasiado.
Esta es mi receta ideal de postre de chocolate, que puedo estar comiendo un mes seguido sin cansarme de ella. Es muy facilita de hacer, de textura ligera, no empalaga nada, y aunque sigue siendo un postre de chocolate, es bastante liviano, ya que no lleva nata, ni azúcar, ni huevos, ni mantequilla, y se puede elaborar con leche semidesnatada, lo cual hace que sea devorado sin demasiados remordimientos de conciencia. Aquí va:


Ingredientes:

 -1 litro de leche semidesnatada.
-1 paquete de preparado de flan Royal.
-1 tableta de chocolate negro (yo uso el de Nestlé Postres).


Preparación:

-Poner la leche en un cazo, separando medio vaso. Cortar el chocolate en trocitos, añadirlos a la leche, y remover sin parar hasta que se funda.

-Cuando el chocolate se haya fundido, verter el preparado de flan en el vaso medio lleno de leche y diluirlo en ella. Luego, verter el contenido del vaso en el cazo de leche con chocolate.

-Remover la mezcla a fuego lento, y cuando esté a punto de hervir apagarlo. Verter en los recipientes donde se vaya a servir el postre, dejar enfriar, y cuando esté a temperatura ambiente meter en la nevera hasta que cuaje.


Trucos y consejos:

-No he calculado el tiempo exacto que tarda la mezcla en cuajar, pero recomiendo dejarlo un mínimo de cuatro o cinco horas, pues cuanto más se asiente más rico estará. Yo suelo hacerlo a mediodía para tomármelo por la noche, o de un día para otro.

-Como recipientes, yo uso vasitos de barro cocido en los que va la cuajada que compro en Mercadona. Cuando nos terminamos la cuajada, lavo los vasitos en el lavavajillas y los guardo limpios para estos postres. Estos vasitos también pueden comprarse en tiendas de menaje de hogar, o bien se puede verter la mezcla en flaneras grandes o en vasos de cristal. Si usamos las flaneras, los vasos de cristal o los de barro, salen unas ocho raciones. No os preocupéis aunque parezcan muchas, porque aguantan más una semana en la nevera en perfecto estado y están tan buenas que siempre te las acabas comiendo antes. También se puede verter la mezcla en un bol, en cuyo caso saldrán 4-5 raciones más grandotas, que lógicamente necesitarán un poco más de reposo.

-El asunto de utilizar flan Royal es importante, por la textura. Con Potax, por ejemplo, queda más tipo crema, como si fueran natillas sólidas, y a mí me gusta que quede con textura flan, que es lo que pasa con el Royal. De todos modos, si no os gusta la textura flan y preferís el modo natilla, probad con el Potax. De otras marcas no sé deciros, porque no las he probado.

-No añado azúcar a este postre porque el preparado Royal y el chocolate ya son lo bastante dulces, y la verdad es que no lo echo en falta. Si el preparado de flan que vosotros uséis no lleva azúcar añadido, igual tenéis que echarle un par de cucharadas. Probad la mezcla antes de verterla en los recipientes por si acaso.


Espero que os animéis a probarlo en casa. Y si lo hacéis, recordad terminároslo antes del lunes que viene, porque el noveno capítulo de esta temporada de Juego de Tronos se llamará Las Lluvias de Castamere, y teniendo en cuenta las implicaciones de ese título y que la sinopsis habla de cierta boda que yo me sé, es muy posible que con el visionado del capítulo se nos atragante el postre...


6 comentarios:

Malena dijo...

¡Qué rico!Pero n creo que lo sirvan en el banquete de La Boda Roja.

Estelwen Ancálimë dijo...

Afortunadamente, no. ¡Qué deshonra para mi postre! :-(

Laura Sánchez Méndez dijo...

Me encanta el chocolate!! Y me apunto la receta. Soy una pésima cocinera, pero creo que ni yo sería capaz de cargarme esta receta, por lo sencilla que es.

Gracias por la sugerencia chocolatera!

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Me alegro mucho de que vayas a probar la receta, Laura! ^^
No hay malos cocineros, sino cocineros inexpertos. Ni siquiera Ferrán Adriá nació sabiendo deconstruir tortillas de patata. A cocinar sólo se puede aprender practicando; si te animas ya verás qué pronto te conviertes en una experta de los fogones. Todo es ponerse ;-)

Silvia dijo...

me hubiera encantado ver una foto de como te quedaron. crees que podría hacer la receta en moldes pequeños y al enfriarse sacarlos para posteriormente congelarlos a modo bombón de chocolate?

Estelwen Ancálimë dijo...

Hola, Silvia :-)
Nunca he probado a congelarlos, de modo que no sé decirte cómo podrían quedar. Yo prefiero servirlos, como muy pequeños, en moldes tipo flan, ya que quedan con la textura de un flan de chocolate muy fresquito.