martes, 30 de abril de 2013

Crítica de "Juego de Tronos": Quinto capítulo, tercera temporada


De momento, esta temporada va yendo bastante mejor que la anterior. Kissed by fire no alcanza las cotas de epicidad del episodio anterior, pero no vamos a reprochárselo (pocas cosas pueden competir con a epicidad del "Dracarys"). La verdad es que aguanta el tipo, mantiene la tensión, y lo hace bien. No tenemos con nosotros a Sam ni a Bran, lo cual me fastidia, sobre todo en lo que a Bran se refiere, porque van paradísimos con su trama (si bien es cierto que la mayor parte de la acción de Bran se concentra en la segunda mitad de la historia, lo cual significa que probablemente tendremos más Bran en la siguiente temporada), pero vuelven Arya, Sansa y Daenerys, lo que siempre es una alegría (no es casualidad que tres de mis ratas mascota se llamen como ellas).
Por cierto, para complacer al público gay (o simplemente amigo de las puertas traseras), en este espisodio, además de tetas (no podían faltar), ¡hay culos! ¡Muchos culos! Eso sí, desnudos frontales masculinos ni uno, con las ganas que tenía yo de disfrutar de la anatomía de Kit Harington y Nikolaj Coster-Waldau. Pero al parecer en esta serie los desnudos frontales sólo los hacen las actrices. ¡Esto es discriminación, que conste mi protesta!
Pasamos a comentar el capítulo, como de costumbre. Hay SPOILERS:


Lo que me ha gustado:

-Toda la parte de Daenerys sigue siendo más que aceptable. Me ha gustado la conversación entre ser Jorah y ser Barristan, con esa tensión incipiente entre ellos. Pero me intriga cómo va a ir la cosa: ¿ser Barristan le delatará como traidor? Teniendo en cuenta que no debe ocultar su identidad porque se ha presentado como Barristan Selmy desde el principio, ¿lo considerará Daenerys un traidor también por no haber contando desde el principio la verdad?

-La escena de amor (¿sexo?) entre Jon e Ygritte, muy parecida a la del libro (aunque en ese caso es su primera vez, mientras que en Tormenta de Espadas la escena de la cueva tiene lugar cuando la relación ya está afianzada).

-¡Por fin han aparecido Selyse y Shireen! Muy bien caracterizada la niña, con esa dulce timidez y esa bondad inocente que la caracterizan.

-Me encanta que estén humanizando al personaje de Arya, porque lo necesitaba (había un momento en que la Arya de los libros era tan fría que no me la creía). Es tan triste y conmovedor el momento en que pregunta a Thoros de Myr si su poder sería capaz de devolverle a su padre...

-El combate entre Beric Dondarrion y el Perro, impresionante.

-Lady Olenna cada vez mola más. ¡Es capaz hasta de echarle (y ganarle) un pulso dialéctico a Tyrion!

-¡¡Por fin el baño de Brienne y Jaime! Las escena ha quedado genial,  justo como la imaginaba. Por fin tenemos la confesión de Jaime, su disimulada excitación ante la doncella desnuda, y su desvanecimiento en brazos de Brienne. Espero que la cosa no se detenga aquí. ¡¡Queremos más J/B shipping!!

-La escena final de Tywin, Tyrion y Cersei, cargada de oscuros augurios para el final de temporada... y la cara de horror de Cersei, que se las prometía muy felices, cuando su padre le dice que se va a casar con el gayer, es impagable.


Lo que no me acaba de convencer:

-La "resurrección" de Beric Dondarrion. Al parecer se les ha agotado todo el presupuesto para efectos especiales con los dragones y no tienen dinero para hacer una moviola con sangre que desaparece.

-Las escenas de Robb siguen siendo sosas, sobre todo con ese fraude de Talisa de por medio. Y aunque me gustó la ejecución de lord Karstark, que es clavada a la del libro, me parece una exageración decir que con los Karstark se va la mitad del ejército del Rey en el Norte. ¿Qué pasa con las huestes de los propios Stark, de los Umber, los Glover, los Hormwood, los Manderly, los Bolton...? No creo que los Karstark fueran tantos como para ser la mitad comparados con todos esos.

-¡Increíble pero cierto! Al contrario que en el resto del universo, los mejores amantes de Poniente son los adolescentes inexpertos cuando pierden su virginidad.


Lo que NO me ha gustado:

-No me creo que Selyse sepa y acepte con alegría que su marido se beneficia a Melisandre. Y lo de los bebés conservados cuan aliens de Roswell en probetas no sólo me parece macabro y de mal gusto, sino una extravagancia que Stannis no habría permitido jamás. Que esto es Juego de Tronos, no Expediente X.

 -Sé que la escena de sexo entre Loras y el escudero cachondo no es gratuita, sino que sirve para hacer que Meñique averigue qué planean los Tyrell respecto a Sansa. Pero aún así, no me ha gustado. Loras es un joven idealista, apasionado, y profundamente enamorado de Renly Baratheon. Cuando su amado murió, Loras quedó destrozado y se dedicó a amarlo en soledad, haciéndose caballero de la Guardia Real para no tener que casarse con nadie, y protagonizando cargas casi suicidas con la esperanza de reunirse con él. Idealiza a Renly con un amor cortés y desesperado. ¿Qué quedó del caballero que decía aquella hermosa frase, "Cuando el sol se pone, no hay vela que pueda remplazarlo"? ODIO que se carguen así una de las historias de amor más auténticas de la saga y pongan a Loras como un sátiro que olvida a Renly y se folla al primer pazguato de culito prieto que se le pone por delante.

2 comentarios:

Malena dijo...

A propósito, el pazguato de culito prieto (dicen, que yo no lo vi) mostró su "joyita". Meeh ¿Y quién quiere verte? Lo de Loras sobró. Y no había caido, Pod y Jon son hot lovers. ¿será un mensaje para que los jovenes cuiden su virginidad? A ver si hacen lo mismo cuando el Gordito Sam se sirva a Eli

Laura Sánchez Méndez dijo...

Buaaaa!! A mí este capítulo me gustó, pero me fastidió un montón ver a Jon con Ygritte (he dicho ya que odio a la chica "besada por el fuego"??)! Mierda, es MI Jon! Y me pareció fatal que no se le viera ni un poco atormentado por faltar a su honor (en el libro se ponía todo trágico, aunque seguía dándole, que el tío estaría muy arrepentido pero hasta el final llegaba). En fin, tenía que pasar sí o sí. Yo estaba en plan: Venga, va, acabad de una vez la puta escena y pasad a otra. Ains, qué le voy a hacer...

Lo demás me gustó mucho, pero echo de menos a Sam y su huida desesperada con Elí. Y qué ha sido de los otros miembros de la Guardia? Ande andarán Grenn y Edd el Penas? (Inciso: Qué ha sido de Pyp? Ahora nunca sale).

Sansa está claro que se sabe de quién es amiga por los peinados que lleva. En la primera temporada, se peina como Cersei cuando se lleva bien con ella, y ahora se peina igual que Margaery. Me alegro de que no haya ningún mohicano en la corte de quien pueda hacerse amiga.

Por cierto, me sigue fastidiando que la trama de Petyr con Sansa sea tan abierta. Así no hay misterio ni nada; ya sabemos quién la va a ayudar. En fin...

Y Robb qué?? Ahora se da cuenta de que tenía a Walder Frey como aliado?? Ahora se le ocurre que puede concertar una alianza matrimonial con otro miembro de su familia?? Me parece que los de la serie se están cargando poco a poco a Robb para que lo veamos como un tontaina. En el libro todo tenía mucho más sentido y se ahondaba además en los aspectos psicológicos. ¿Por qué aquí no pueden hacer lo mismo? No creo que fuera tan difícil...

Otra cosa, ya para terminar: Se echaban de menos las escenas picantonas. Cuando vi al chico rubio, dije: Este es gay. En la escena siguiente dije: Lo sabía! Pena que no se le vea nada; en la primera temporada, a Theon se le ve el cacharro por una fracción de segundo cuando acaba de tirarse a Ros.

PD. Me encanta Shireen y su cancioncilla, que no me la quito de la cabeza!!