viernes, 19 de junio de 2015

Adivina adivinanza... ¿de qué partido es este programa?


Vamos a jugar a un juego (como diría Jigsaw).

Un juego sencillo y fácil.

Yo voy a transcribir una serie de citas literales que el portavoz de un partido político español ha hecho hablando de su proyecto, sus demandas y su programa electoral para sacar adelante el país.

Vosotros las leéis, y tenéis que adivinar de qué partido se trata. La solución está al final de texto. Os invito a que me contéis en los comentarios cuál es vuestra respuesta, y si coincide con la solución.

No hagáis trampa, que si no, el juego no vale.

¿Preparados?

Allá vamos:


"La clase política española está agotada y en gran parte corrompida. Los gobiernos son una coalición de intereses más que gestores de la cosa pública. Y más obedientes a los "trust" y grupos económicos que les han encaramado, que a su deber".

"El capitalismo llega a su fin. Lleva implícitas contradicciones internas que lo harán sucumbir a pesar de que quieran apuntalarlo, porque es injusto que unos pocos ostenten la propiedad de los medios de producción"

"Tenemos una universidad en ruina física y moral que ha quedado reducida a una oficina expendedora de títulos, a la que no tiene acceso los hijos de los trabajadores".

"Tenemos un millón de hombres sin trabajo y tres millones de emigrantes que están dejando su ilusión y su esfuerzo para otras naciones. Mientras, las clases privilegiadas se llevan a los bancos los ahorros del pueblo español ante la cobardía o la connivencia de los políticos. Miles de pisos de lujo cerrados y miles de familias sin casa".

"Proponemos una democracia directa y natural del pueblo, sin intermediarios (...) y sin estar sujeta a los intereses tácticos de tal o cual grupo. Nosotros no buscamos el poder para apropiárnoslo, sino para devolverlo a su único y legítimo dueño: el pueblo español".

"Mucho cuidado con los que invocan el nombre de España para defender unos cuántos negocios, como los intereses de los Bancos o los dividendos de las grandes empresas".

"Esta es la triste realidad de nuestros país: unas pocas clases privilegiadas ostentan el poder político y ponen a su propio servicio todo el aparato del Estado cuando peligran sus privilegios".

"España está necesitada de otro tipo de políticos: elegidos por el pueblo y que vivan la política como una función ética y como un servicio, no como un negocio".

"Creemos que hay que hacer otra España: una España libre, justa y solidaria, que devuelva al pueblo la ilusión".

"Nuestras opciones pueden resultar utópicas comparadas con las de otros grupos políticos, pero la política no puede ser un juego de mercaderes; al menos para nosotros no lo es".


Ya está.

¿Por qué partido apostáis? ¿Creéis que lo habéis adivinado?

Veamos si has acertado. La respuesta es:


...





...





...



Falange Española Auténtica y de las JONS, elecciones de 1977.



¿Cómo?



¿Que no te lo crees?



Pues en este blog podemos demostrártelo. Vé entero este vídeo y saca sus propias conclusiones:


11 comentarios:

jin jack dijo...

¿Estas diciendo que podemos es una farsa?

http://photo4.ask.fm/624/495/325/910003022-1ra9g4p-5gdpk6nlslgm5t5/preview/descarga1.jpg


El comunismo a matado mas que los dos guerras mundiales juntas, con la diferencia de que fueron exterminados.

Laura de Noves dijo...

Curioso. Muy curioso. Estas cosas siempre me hacen acordarme de lo que decía un profesor mío: Que no hay nada más similar a un radical de derechas que un radical de izquierdas, y yo he comprobado que es verdad. ¡Ya les tiene la gente bastante miedo a los de Podemos como para que ahora lean que su programa político es similar al de la Falange!

En fin, espero que Podemos no trate de llevar a cabo su programa político al estilo de la Falange Española, valiéndose de la violencia para alcanzar sus objetivos (y, sobre todo, que no nos lleven a otra guerra civil, ejem...).

jin jack dijo...

Dudo que vaya haber una segunda guerra civil española, la UE no lo permitia, seria el colapso de Europa

sexfight2 dijo...

Demagogia barata. Cargan contra la recién surgida clase política porque les reemplaza. Ya no son el partido único ni copan los altos cargos. Luego esa clase política se fue apoltronado pero la descripción que dan no corresponde a la realidad de la época. ¿Quienes eran los políticos de 1977? Gente de izquierdas que antes estaba fuera de la ley y gente de derechas pero tecnócratas, sin ideología, o peor todavía, aperturistas.

La extrema derecha siempre ha cargado contra el capitalismo porque disuelve las sociedades tradicionales muy religiosas y jerárquicas, porque favorece que surjan nuevas élites dinámicas que reemplazan a las viejas oligarquías rurales. Leed textos de los viejos carlistas y creeréis que estáis leyendo a Lenin. Leed a Bin laden y colegas y os sucederá lo mismo. Los falangistas defendían un estado todopoderoso que mangonease la economía, con paternalismo hacia los trabajadores pero sin sindicatos libres.

Los falangistas odiaban la universidad porque "universitario" era sinónimo de "enemigo del régimen franquista", y porque sus organizaciones juveniles apenas lograba adeptos entre los estudiantes, salvo excepciones muy concretas en Madrid y solo en ciertas facultades. El resto no es mas que cháchara propagandística

Sobre la economía, es cierto que el desempleo subió mucho durante la Transición (eran los tiempos de la crisis del petróleo) pero al régimen franquista le encantaba la emigración:
Menos desempleo en casa
Menos tensiones sociales y enemigos potenciales
Mas ingresos por remesas de dinero de los emigrantes a sus familias.

En cuanto a "las clases privilegiadas se llevan a los bancos los ahorros del pueblo español ante la cobardía o la connivencia de los políticos" no es mas que hablar por hablar, sobre todo si recordamos que la Falange fue siempre un partido de jóvenes de clases altas; los Jóvenes lobos de la élite empresarial

Una democracia directa sin intermediarios significa para ellos un partido único, el suyo. No olvidemos que el régimen franquista se denominaba a si mismo como "democracia orgánica"

Resumiendo: se usurpa el lenguaje de izquierdas para defender de manera demagógica e hipócrita un programa de derecha reaccionaria. Ya lo habían intentado en la década de 1930 y no les funcionó. En la década de 1970 tampoco.

Por otra parte los grupos de autentica izquierda que usan este tipo de lenguaje suelen acabar implantando sistemas de tipo autoritario porque si te cargas la universidad, la banca, la clase política, etc, creas un vacío terrible que tiene que apuntalarse de alguna manera.

Expo dijo...

El problema es que todas esas proposiciones son totalmente ciertas y/o respetables (al menos si no nos vamos a lo básico, que en cualquier proposición siempre hay algo que cuestionar si escarbas bien); lo eran entonces y lo son ahora (aunque sigo pensando que el camino con el capitalismo no es renegar de él, sino encontrar la forma de utilizarlo evitando sus consecuencias negativas en la medida de lo posible, como hacen esos países nórdicos que todo el mundo halaga pero a los que parece que no queremos copiar).

La cosa es saber si llegará a materializarse todo lo que esas proposiciones indican y suponen o si es todo palabrería barata escondiendo una ideología y unos objetivos más oscuros. Con la Falange así es, pero afirmar que con Podemos es igual solo por lo similar de su forma de hablar al pueblo sería estúpido (aunque sí es algo a tener en cuenta); un partido que no estuviese de acuerdo con la mitad de las frases que hay ahí no me suscitaría ninguna confianza, porque diría mucho de él a nivel ideológico, y nada bueno (para mí, al menos).

Personalmente, Podemos me parece populista a rabiar, y todas las declaraciones y lo mostrado en programas siempre lleva a la misma pregunta, que jamás se responde satisfactoriamente y es el mayor problema de la izquierda económica más a la izquierda: de dónde hostias sacamos el dinero. Las respuestas no son más que presupuestos más bien idílicos y diría que poco probables. Ese es mi mayor problema con Podemos, el problema que tengo con muchos partidos de izquierda (que no deja de ser el campo, tanto económica como socialmente, en el que me veo inmerso); parece que se centran tanto en el problema y en decir cómo sería todo sin ese problema que no hay tiempo para pensar bien en cómo arreglar el puto problema, dando para ello soluciones simples y generalmente alejadas de la realidad del mundo. Aunque bueno, al menos consideran que el problema es un problema y no el status quo ideal, que esa es otra.

Por otro lado, creo que de momento el partido ha demostrado tender hacia una democracia de verdad. Es más, estas últimas semanas a mí me ha quedado claro lo que hace meses era uno de mis mayores miedos que no fuese así: Podemos no es Pablo, y el partido, debido a los círculos y a todo el movimiento interno del mismo, puede ir por caminos que no son exactamente los que Pablo querría. Mientras que Pablo sigue siendo claramente de extrema izquierda, Podemos se modera y él acepta eso, y, lejos de estar mal con ello, que en cierto sentido sería lo normal, me gusta el cambio en el sentido en el que he dicho: Pablo no es Podemos y el partido ya no parece un culto a la personalidad, ni temo que se convierta en eso como temía antes.
Incluso se ve entre los que acostumbran a criticarlo; hace ya tiempo que no leo a gente llamando Pablemos al partido, algo que hace unos meses hacía hasta yo.

Por otro lado, cuando indagas un poco en muchos de los pertenecientes al partido, no ves "cosas chungas" por norma general, no sueles ver cosas que te hacen pensar "huy, que este me da a mí que no es..." como podría ocurrir por ejemplo con casi todo Ciudadanos. Y lo que se ve no son, de nuevo por norma general, cosas demasiado relevantes (al menos comparadas con las cosas guays, principalmente relacionadas con la corrupción en el sentido más bestia, que se ven en otros partidos) ni, lo realmente importante aquí, cosas que indiquen que los postulados del partido son una farsa.
En ese sentido, el de "cosas que indiquen que los postulados del partido son una farsa", lo más llamativo fue también lo que más sonó: el caso Monedero. Si algo tan nimio (porque admitámoslo, lo es) es lo más resaltable, por algo será.

Expo dijo...

Sigo en otro comentario por el máximo de carácteres:

A Pablo mismo, que sigue siendo la cara del partido, yo le conocía (no de conocerle en persona ni nada así, sino que sabía de él, le había escuchado y demás, además de si saber de algunos de sus alumnos y de su opinión sobre él) antes de que Podemos existiese, y, sinceramente, soy incapaz de imaginármelo llegando al poder y renegando de todo su discurso para empezar a robar, a hacer en el sentido social todo lo contrario a lo que decía y aumentar las diferencias entre ricos y pobres en la práctica. No sé cómo lo haría en el poder, pero el odio que ese hombre siente a la diferenciación por clases sociales, a la falta de democracia y al conservadurismo en casi todos los sentidos es cierta, y así con muchos de Podemos.
Con la Falange obviamente no es así.

Por todo esto, o al menos principalmente por ello, no veo en Podemos un partido que, si de pronto tuviese todo el poder, nos llevase a una dictadura horrenda con las libertades personales totalmente coartadas, sin dinero para nadie porque todos se lo quedarían los hijos de satanás que hay en el poder y todo eso. Veo un partido de personas de la izquierda progresista que saben lo que quieren, saben lo que está mal, saben lo que quieren cambiar, realmente quieren hacerlo, pero aún no han recibido el hostiazo en la cara que es el tener que llevar la economía de un país eficientemente y, además, se ven obligados a presentarse (es que no puedo echarles la culpa por ello, en este puto país ser populista es la única forma de ganar votos porque ni dios se informa ni se pone a leer programas bien, -_-) como si supieran cómo llevar todo para que con un chasquido de dedos el mundo se arreglase y viviésemos en el país de la piruleta, aun habiendo gente competente dentro que creo que podría hacer un trabajo bastante interesante y no destrozar nuestra economía mientras al mismo tiempo luchan por un país mejor.

A mí esto, que no es demasiado, me atrae más que votar a cualquier otro partido de los grandes, y el voto a los pequeños sigue siendo una opción en la práctica inexistente debido a su inutilidad (aunque sigo planteándome si un voto a EQUO, que en si me gusta más, no sería mejor opción, que ya tan pequeño no es y algo puede hacer). Mientras, seguiré soñando con esa coalición de izquierdas a la que sí votaría bastante encantado, cogiendo lo poco que vale ya la pena de IU, a EQUO, a Podemos, a Partido X...

Fátima dijo...

Yo lo que veo aquí es la apropiación por parte de la derecha más rancia, reaccionaria y conservadora del discurso de la izquierda para convencer a algún pobre incauto que no sabía por donde iban los tiros en esa época y la verdad es que no me sorprende nada.
Si el tema se ha sacado a colación para decir que Podemos no es trigo limpio y que tiene perversas intenciones para con España después de su supuesta y apocalíptica llegada al poder, pues la verdad es que no lo creo, yo los veo sinceros, no como oportunistas que se agazaparon esperando para llegar al poder, a mí la formación de Podemos me parece espontánea y natural después de los movimientos ciudadanos.
En lo que ya no me convencen, y en esto coincido con Expo, es que sus expectativas con respecto a la economía sean mínimamente realistas. Por otro lado, me convencen más que Ciudadanos, por ejemplo, que me parece mucho más oportunista y menos sincero, vamos el típico partido de derechas de toda la vida que quiere ir de moderno pero se le ve el plumero.
En fin, a ver que pasa en noviembre.

Estelwen Ancálimë dijo...

Sólo un apunte; muchos decís que "la derecha rancia se apropió de los argumentos de la izquierda". Las personas que así hablan, lo hacen desde el desconocimiento de la historia de España. Falange nació como un partido nacional-sindicalista, lo cual, básicamente, significa una ideología que combina la izquierda sindicalista con el nacionalismo católico. Se creó, básicamente, para los obreros que querían defender sus derechos pero no comulgaban con el marxismo revolucionario.
Os animo a que leáis sobre este asunto sin prejuicios, porque el binomio izquierda-derecha es muuucho más complejo de lo que nos han contado. Hoy el bipartidismo lo domina todo, pero en los años 30 había más matices.

Fátima dijo...

La Falange de Primo de Rivera y, tras la Guerra Civil e implantación de la dictadura, el famoso "sindicalismo vertical" no me parece que tenga nada que ver con la izquierda sindicalista, básicamente porque los dos movimientos fueron promovidos por empresarios e industriales reaccionarios a los que les rentaba instaurar un modelo fascista en España para controlar a las masas, será que soy muy desconfiada pero que los empresarios apoyen algo que supuestamente está para defender los derechos de los trabajadores (basicamente, porque si al empresario le cayeran tan bien sus trabajadores estos no tendrían que dedender sus derechos conta él) me parece como mínimo sospechoso.

Estelwen Ancálimë dijo...

Ojo; no es lo mismo el nacional sindicalismo de Primo de Rivera que el famoso sindicalismo vertical franquista. Estamos hablando de cosas diferentes, nacidas por motivos y de fuentes diferentes. El sindicalismo obrero, de izquierdas, y a la vez conservador y nacionalista existía y era una realidad. Hoy en día identificamos automáticamente conservador con derecha y progresista con izquierda, pero es una apreciación simplista y errónea; existieron y existen realidades mucho más complejas.
Pero, la verdad, hablar de las distintas facciones políticas que había en la España de los años 30, de sus intereses, de sus programas, de la cara que mostraban al pueblo y de las verdaderas intenciones que tenían, haría falta no un artículo aparte, sino un libro entero, y francamente creo que es algo que se sale del objeto de esta entrada.

sexfight2 dijo...

Querida Estelwen:

Jose antonio Primo de Rivera se lanza a la política en primer lugar para defender la memoria de su padre, el dictador Primo de Rivera. Ciertos multimillonarios le financian para usarlo, sobre todo como esquirol rompehuelgas. Sin embargo Jose Antonio opinaba que los hombres de negocios se habían llenado los bolsillos gracias a su padre, para abandonarle luego de la manera mas cínica al estallar la Gran Depresión.

Por eso lo tiene claro: El estado está por encima de la economía y los beneficios. Negocios y capitalismo, si, pero bajo el poder TOTAL del Estado. Los capitalistas aceptaron la República cuando creían que les iba a beneficiar e intentaron derribarla al ver que les daba poder real a las masas.

Existía desde hacia ya décadas un sindicalismo católico, respaldado por los elementos menos carcas de la Iglesia, que cubría a los asalariados no atraídos por el marxismo o el socialismo. De ahi que un pequeño partido de señoritos universitarios no logra abrirse paso.

La Falange es un partido totalitario de cuño nazi-fascista. A los obreros les ofrece unas mínimas garantías laborales y un cierto paternalismo, pero ningún derecho político efectivo. bajo la retorica de izquierdas, se esconde el puño de hierro de un sindicato único, que luego Franco llevará a la practica como el sindicato vertical.

En su momento hubo gente que se tomó en serio la retorica obrerista y anticapitalista de Falange. Reclutaron a numerosos anarquistas de la CNT-FAI y por eso sus enemigos de derechas, como los carlistas, les llamaban FAI-lange, pero al final, era solo una pose.