miércoles, 4 de noviembre de 2015

Crítica de "La Cumbre Escarlata"




Una de las cosas que echo de menos de mi época pre-mamá, es poder ir al cine cuando me venga en gana. Sí, señor, porque teniendo un bebé en casa, ir al cine no es un plan cualquiera para una tarde cualquiera sino toda una operación militar. Tienes que mirar horarios, pedirle el favor a alguien (generalmente abuelos) que se haga cargo de la criatura, y evidentemente lo de enlazar cine con cenita está descartado, a no ser que el alma caritativa se quede toda la noche al bebé. Y como esos favores no puedes pedirlos todas las semanas por sistema, te obliga a ser muy cuidadoso seleccionando qué películas vas a ver: ya no vale cualquiera que echen y parezca mínimamente interesante; hay que elegir bien.
En nuestro caso, tanto Tindomion como yo adoramos las películas de fantasmas y el ambiente decimonónico, de modo que teníamos bastante claro que queríamos ir a ver La Cumbre Escarlata. De modo que allí nos hemos ido hoy a primera sesión, tras dejar a la niña con su abuela.
¿Y qué me ha parecido? Pues el veredicto es... interesante y entretenida, pero podría haber sido mejor. Como historia de fantasmas, es parecido a lo que ya hemos visto mil veces (mansión grande y tenebrosa, familia con pasado misterioso, chica nueva que se muda y empieza a oír ruidos extraños). Por una parte abusa de ciertos tópicos del género, por otra, incorpora algunos elementos novedosos que me han resultado muy interesantes, y de los que hablaré más detalladamente en los spoilers. Las actuaciones son excelentes (se nota que los protagonistas son actores curtidos que saben lo que se traen entre manos), el vestuario y la ambientación son exquisitos, y la historia desde luego no aburre. Aunque hay algunos sustos en plan *fantasma que sale de repente mientras subimos el volumen y suena aquello de ¡CHAN!*, sobre todo al principio, se agradece que la película no abuse de ese recurso; en muchas ocasiones, es más la intriga y el suspense angustioso lo que te hace retorcerte en la butaca que el susto facilón. De lo que sí abusa demasiado la película (para mi gusto) es del gore; y es que hay algunas escenas (una de ellas, en la primera media hora de película) que resultan francamente desagradables de contemplar, y de hecho juegan en contra de la historia porque le restan credibilidad (también hablaré más detalladamente de esto en los spoilers). Supongo que es la firma inevitable de Guillermo del Toro, que se homenajea a sí mismo y a otras películas del género, en varias ocasiones creo que demasiado.
La recomiendo para una tarde entretenida si os gusta este tipo de películas; os lo vais a pasar bien y no os vais a aburrir. Sin embargo, durante la reflexión post-película es inevitable sentir un poco de rabia, porque la idea es tan buena y los actores lo hacen tan bien, que la verdad, da lástima que una película que podría haber sido una de las grandes obras de terror gótico de los últimos tiempos se quede en el intento por culpa de ciertos fallos de guión que se podrían haber solventado perfectamente sin cambiar el argumento ni la trama.
A continuación, análisis detallado de la película con SPOILERS. Pero del tamaño de Brasil, ¿eh? De esos que la destripan hasta las entrañas. Estáis avisados:


Lo que me ha gustado:

-Las actuaciones son geniales. Tenemos a Tom Hiddleston -el baronet emo-, Jessica Chastain -la loca del coño-, Mia Wasikowska -la no-tan-feminista-en realidad- y Charlie Hunnam -el amigo pagafantas-. Los personajes podrán gustar más o menos, pero los actores los bordan y verlos actuar es un gustazo. Mis favoritos son Hunnam, que se come la pantalla cada vez que aparece, y la Chastain, que da un mal rollo del quince.

-La ambientación decimonónica, el vestuario, y sobre todo la casa embrujada: una mansión con un vestíbulo en el que caen las hojas y la nieve, cuyas paredes lloran sangre, es la quintaesencia del escenario gótico.

-La nota novedosa de que los fantasmas no sean los antagonistas, sino los aliados que tratan de advertir y ayudar a la protagonista, aunque sea a base de sustos. En este caso, se cumple el tópico de que no hay que tenerle miedo a los muertos sino a los vivos.

-Mi personaje favorito, sin lugar a dudas, el doctor Alan McMichael, que me ha enamorado desde el primer fotograma. Y no es que Hiddleston no me guste, que me encanta, pero francamente después de verle interpretar a Loki el papel de Thomas le queda como muy descafeinado. Hunnam, en cambio, crea un doctor McMichael guapo, ingenioso, inteligente y valiente que sin duda es el verdadero héroe de la historia. De hecho, es el único personaje de la película con el que he empatizado, y me he pasado toda la película sufriendo por él. En realidad sólo quería que sobreviviera Alan, el destino de Sansa, Jaime y Cersei Edith, Thomas y Lucille me importaba más bien poco.

-El ritmo de la película: no da un respiro, incluso se hace corta, y el misterio y los sustos están muy bien llevados.


Lo que no me acaba de convencer:

-Las actuaciones, como ya he dicho, son magníficas, pero los protagonistas no acaban de convencerme. No me creo a Edith ni a Thomas. Por una parte, Edith es una intelectual liberal y feminista que quiere ser escritor, valora el trabajo duro y desprecia la superficialidad y la vanagloria de los nobles, que sólo piensan en fiestas y poseen tierras que otros trabajan. Vale, genial comienzo; lástima que sólo sea un timo para manipular al espectador y que de entrada le caiga bien el personaje. Lo cierto es que Edith es una veleta sin personalidad ni criterio alguno, porque en cuanto conoce a Thomas se olvida de su desprecio a los baronets, de sus ansias intelectuales y de su pobre amigo el médico, al que manda sin compasión a la friendzone (y eso que es mil veces más guapo y carismático que su rival). En el momento en que Thomas la mira con ojitos, Edith se enamora de él sin apenas conocerlo y ya no existen sus reivindicaciones progresistas ni sus inquietudes intelectuales, sólo existe ÉL, y la feminista liberal muta sin remedio en delicada damisela en apuros. Qué lástima.

-Siguiendo con lo anterior, tenemos a Thomas, aún con menos personalidad y criterio que Edith. Básicamente lo que hay aquí es un pelele sin voluntad que se deja manipular emocional y sexualmente por su propia hermana para ser cómplice de todo tipo de perversidades tales como incesto, matricidio, infanticidio y asesinato en serie. ¿Por qué, sin realmente el tipo no es malo? Pues porque la loca de Cersei Lady Macbeth su hermana se lo pide, y si ella se lo pide no hay más que hablar.

-El tema de la maquinita saca-arcilla me parece un poco traído por los pelos. ¿De verdad hacen falta cuatro esposas ricas diferentes para poder financiarla?

-No es que tenga nada en contra de los homenajes a las películas, pero, ¿TANTOS? Hay por lo menos tres referencias clarísimas a El Final de la Escalera (la pelota roja, la mecedora y la bañera), la mansión recuerda mucho a The Haunting, y el asesinato del padre es calcadito a la muerte por botellazos de El Laberinto del Fauno.

-Las "sorpresas" de la película se ven venir a kilómetros a pocas películas de este estilo que hayas visto. Yo, al menos, adiviné desde el principio que Thomas y Lucille le daban al incesto (tampoco es una sorpresa tan grande hoy en día, vista la cantidad de obras que emplean últimamente este recurso), que Thomas era viudo y que el té estaba envenenado.


Lo que NO me ha gustado:

-El GRAN misterio que el detective de Edith descubre sobre los hermanos Sharpe no tiene mucho sentido. Si en realidad Thomas ya está casado, ¿dónde está su esposa? Si resulta que ya es viudo, ¿por qué no se entera de que es viudo? ¿Y por qué los empleados de la finca no parecen distinguir a Edith de las anteriores esposas de Thomas?

-Si el fantasma de la madre de Edith puede ver el futuro, ¿por qué en vez de decirle "cuidado con la cumbre escarlata", no le dice "cuidado con Thomas Sharpe" o "cuidado con Lucille Sharpe"? Puestos a avisar, que avise bien, ¿no? Si hubiera sido mi hija, yo incluso le habría dicho "cásate con Alan, coño, no seas idiota".

-La sanación milagrosa de Edith después de que Lucille la tire por el hueco de la escalera. Un golpe bestial y un crujido estremecedor, parece que se haya roto la espalda o las piernas, se queda inconsciente... y al cabo de unas pocas horas es capaz de andar, correr, subir escaleras, luchar e incluso ayudar a caminar a su amigo herido. En fin, debe ser cosa del ambiente o algo, porque Lucille al final de la película debería tener todos los dedos cortados (o al menos inutilizados) y aún así también es perfectamente capaz de esgrimir un hacha a dos manos.

-El asesinato del padre es TAN absurdo que no sé ni por dónde empezar. Es uno de los mayores fallos de la película. Para empezar, ¿por qué el señor Cushing se afeita en el club? ¿Que no tiene cuarto de baño en su casa? ¿Qué hacía, ir en pantuflas y pijama desde su casa? ¿Por qué leches no hace lo que todos los caballeros del siglo XIX, asearse y vestirse en su casa e ir al club como un pincel? Y, por cierto, no sé yo si eso es de verdad un club de caballeros o una pensión del barrio chino, porque la verdad, vaya mierda de baños; me parece que el de la primera Saw era más bonito y estaba más limpio.
Luego tenemos a Lucille Sharpe, que debe tener poderes mágicos o algo así, porque si no, que alguien me explique cómo es capaz de:
a) Adivinar las costumbres mañaneras de Cushing (por telepatía, supongo).
b) Caminar vestida de hombre (!) por la calle sin llamar la atención y sin que nadie la vea.
c) Entrar en un club de caballeros, que es PRIVADO y por lo tanto tiene PORTERO, sin que se dé cuenta NADIE, atraversarlo y entrar en los baños, sin que tampoco se dé cuenta NADIE.
d) Asesinar a Cushing a base de golpearlo repetidas veces contra el lavabo hasta que se carga el lavabo y (literalmente) le revienta la cara al pobre hombre sin que éste grite ni nadie oiga nada.
e) Conseguir que nadie, salvo Alan, sospeche de que la muerte no ha sido accidental. No es que la Policía sea incapaz de descubrir al asesino, ES QUE NI SIQUIERA INVESTIGA. Claro, se ve que el pobre Cushing resbaló en el agua y se dio en la cabeza, digamos, ocho veces, con la fuerza necesaria para, digamos, romper un lavabo macizo con el cráneo. No sé vosotros, pero a mí me viene a la cabeza el chiste ése del tipo declarando ante el juez que dice "Señoría, fue un accidente, mi mujer estaba cortando filetes en la cocina, resbaló y se clavó el cuchillo en el pecho, y así catorce veces". ¿Quién era el policía del barrio, Clancy Biggun?
Aquí Guillermo del Toro sacrifica por completo la credibilidad en aras del efectismo, porque sí, el asesinato es tan gore que impresiona, pero precisamente por ello no hay por dónde cogerlo. Si Lucille es una asesina consumada y una envenenadora experta, ¿no hubiera sido más lógico que buscarse un modo más discreto de matar a Cushing?

-El momento *animadora en bikini que baja al sótano buscando al asesino* lo protagoniza Alan, en dos momentos de doble vergüenza ajena. En primer lugar, sospechando que los hermanos Sharpe mataron a Cushing y que Edith está en peligro, en lugar de hablar con la Policía y traer un destacamento de agentes consigo para rescatarla, se va SOLO a la mansión y encima le suelta a los hermanos una diatriba en plan "lo sé todo, vosotros matásteis a vuestra madre y a todas las anteriores señoras DeWinter Sharpe", como si después de eso fueran a dejarlo irse de rositas. Y luego, cuando Thomas se vuelve bueno y se pone en plan "si no te apuñalo yo lo hará ella, dime dónde para no matarte" a Alan se le habría podido ocurrir decirle "oye, tío, si en realidad no quieres hacerme daño, somos tres contra uno; ¿por qué mejor no reducimos entre todos a la loca de tu hermana y la encerramos en una habitación hasta que llegue la Policía?". Digo yo, vamos.

5 comentarios:

Laura de Noves dijo...

¡Muy buena reseña! Me he reído mucho sobre todo en la parte de spoilers, porque siempre te das cuenta de detalles que a mí se me escapan y tú los resaltas de forma muy graciosa.

Yo no he ido a ver esta película, y eso que me llama mucho la atención. Soy muy fan del terror de estilo gótico, aun con todos sus tópicos y clichés. Si no he ido al cine a verla es, principalmente, porque el cine se me hace algo caro y me reservo para las grandes películas que estoy esperando (Star Wars VII, Sinsajo 2...), pero la verdad es que La Cumbre Escarlata me atraía bastante. Puede que al final le dé una oportunidad y todo.

Y, como apunte destacable, decir que el pobre Charlie Hunnam está condenado a quedarse sin la prota de la película. Fue uno de los candidatos para ser Christian Grey en las malditas 50 Sombras, pero se apartó (o lo apartaron) del proyecto en el último momento, y aquí tiene que hacer de pagafantas. ¡Pobrecito!

Estelwen Ancálimë dijo...

Pues me parece mil veces más sexy que el Cazador de OUAT. Pero de todos modos me alegro; Charlie Hunnam es demasiado guapo y buen actor para interpretar a un personaje de cartón piedra como Christian Grey.
Debo decir además que su personaje es mi favorito de "La Cumbre Escarlata", entre otras cosas porque al poco de verlo Juanjo y yo dijimos a la vez: "Pero si es Mathias!!" XDD

Malena dijo...

obvio que los Hermanitos incestuosos nos iban a recordar a Cersei-Jaime ¿pero estaría pensando en eso Don Memo o habrá un precedente más antiguo? A mi lo que me gusta es el contraste del comienzo en ese mundo tan de Henry Jams de la Belle Epoque y el choque cultural entre una America moderna y pujante y una Inglaterra corrupta y caduca y luego sea Casa de Usher con vida propia y fantasmas raros.

Adrian Ayala Fernandez dijo...

Yo vi la peli con mi novia. En realidad yo no quería ir a verla pero me gusto bastante XD
Estaba claro que los hermanos tenían algo chungo y me vi venir los tiros desde que empezó la `película.
Aun así, me encanto. Guillermo del Toro nunca me decepciona en sus libros, sobre todo la saga de Nocturna, Oscura y Eterna, que son los que mas he leído.
No leí la Cumbre Escarlata pero admito que los sustos ocasionales de la peli y el suspense me quitaron el aliento.

Me gusto mucho la verdad.

Estelwen, hace mucho que no leía un articulo tuyo. Seguiré atento para seguirte mucho tiempo ;)

Chao! :DDDDD

Eréndira dijo...

Yo si recomiendo la película, en lo personal me gustó mucho, tiene varios elementos que me gustaron cada vez más conforme iba pasando el tiempo. Por otro lado creo que los años no pasan en balde, y creo que menos deberían pasar en un cineasta, cada año, cada película es el resultado de su trabajo y madurez; lo que da como resultado una mayor trayectoria. Considero que Guillermo del Toro consiguió mostrar la perfección de su trabajo en la película La Cumbre Escarlata, pues es una historia que contiene totalmente su huella; el suspenso, lo gótico y el misticismo. Una historia de amor no como cualquiera, llena de misterio que, creo, lo logró tan bien gracias a la elección de su elenco. Sin duda una película que volvería a ver.