jueves, 8 de marzo de 2012

Libros y más libros

A día de hoy, ya he terminado con la remesa de libros que me regalaron por Navidad. El Temor de un Hombre Sabio y El País de la Nube Blanca me encantaron, El Prisionero del Cielo y la Summa Demoniaca me parecieron aceptables, y El Bebedor de Lágrimas fue la única decepción: simplón, absurdo y más malo que la carne de perro (si alguien está dudando si comprarlo o no, ¡ni se le ocurra! Es un timo). Me ha acabado también un libro maravilloso, El Camino de los Reyes, de Brandon Sanderson. Tengo que hacerles una reseña un día de estos.
Aparte, en este momento estoy sumergida en la lectura simultánea del primero de los libros de Terramar, de Ursula K. Leguin, y de Caminos Cruzados, la segunda parte de la distopía Juntos.

Para cuando me acabe esos dos, ya tengo lista de espera. Después de un 2011 de sequía literaria (como de casi todo lo demás), ha llegado un 2012 cargado de novedades literarias estupendas y fantabulosas. Esta es mi lista actual; si alguien quiere animarme ("¡cómprate ese, que es mejor!"), desanimarme ("¡ese otro es un truño, ni se te ocurra!"), o recomendarme alguno más ("¿Cómo es posible que no tengas X en tu lista?"), es bienvenido en los comentarios. Pero, por favor, nada de spoilers.
Hay uno que me llamaba pero que me niego a comprar por principio que es La Maga, de Trudi Canavan. Después de cómo acabó su trilogía de Las Crónicas del Mago Negro, van a tener que hablarme muymuymuymuy bien de su precuela para que me decida a leerla.

En fin, aquí va mi lista de pendientes:

-Un Destino por Descubrir, de Clare Vanderpool (al principio no me llamaba pero todo el mundo dice que está muy bien).

-Delirium, de Lauren Oliver (me pasa lo mismo que con el anterior; al principio no me llamaba pero he leído tantas maravillas de él que me ha picado la curiosidad).

-El País de los Maoríes, de Sarah Lark (segunda parte de El País de la Nube Blanca, este ya lo tengo reservado porque Tindomion me lo regalará dentro de un mes, cuando sea mi cumpleaños).

-El Circo de la Noche, de Erin Morgenstern (otro del cual se hablan maravillas).

-The Iron King, de Julie Kagawa.

-Olvidados, de Michael Grant.

-El Cantar, de Alison Croggon (con este voy sobre seguro porque es la cuarta y última parte de una tetralogía a la que estoy enganchada: Los Libros de Pellinor. También está reservado como futuro regalo de cumpleaños para mí, en este caso de mi madre).

-Cuentos de Bereth: Los Versos del destino, de Javier Ruescas (otro final de trilogía que quiero terminar).

-El Jardín Olvidado, de Kate Morton.


Editando: No me he podido resistir y ya me he hecho con El Circo de la Noche. A ver si me lo empiezo a leer en cuanto acabe Caminos Cruzados y Terramar ^^

13 comentarios:

Hysteria dijo...

Yo es que hace tiempo que abandoné algunas lecturas más "juveniles". Delirium es un ejemplo de libros que ya no me voy a comprar. Es que no me llenan las novelas de este estilo más, simplemente.
Bueno, a día de hoy sé más o menos qué tipo de libros te puedo recomendar, así que te recomiendo Atlántida, de Javier Negrete. A la gente no le suelen gustar los finales de este hombre, pero a mí me parecen muy justos y lógicos. (No sé si ya te he recomendado Atlántida alguna vez o si ya te lo has leído). A mí me gustó muchísimo y me parece un libro indispensable.

También te recomiendo la trilogía de La Fundación, de Isaac Asimov. Es ciencia ficción, pero es interesantísima porque no es tanto "naves espaciales y alienígenas" como verdaderas luchas intelectuales. Es brillante.

Y si te quieres reír y disfrutar de una buena lectura amena, te recomiendo los libros de Christopher Moore, sobre todo El ángel más tonto del mundo.

Y hasta aquí mi recomendación. No sé si te habrás leído alguno de los que te he dicho, pero bueno. xDD Espero leer reseñas de tus libros pronto =)

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Muchas gracias por las recomentaciones! ^^

De momento no he leído ninguno de los que me dices. Christopher Moore no me llama nada, de Asimov sólo he leído los libros históricos (de ciencia ficción sólo me gusta Orson Scott Card), y a Javier Negrete no lo he leído nunca. Alguna vez he mirado sus libros en las tiendas, pero por A o por B nunca me han llamado la atención lo bastante como para comprarlos cuando los he ojeado. Si dices que están tan bien, igual me tengo que replantear el asunto :-)

Anónimo dijo...

¿Has leído la "Summa Daemoniaca"?.
Me encantan estos temas... ¿Es bueno?.
¿Qué es lo que más te llamó la atención?.
Que yo sepa, el libro habla mucho sobre el hecho de que los demonios fueran ángeles antes de caer y transformarse en demonios, y sobre las relaciones entre ellos..
¿Y eso cómo lo explica?.
A ver si pudiera conseguirlo yo también... Pero hay una falta de presupuesto importante. U_U
¿Tiene ilustraciones el libro?.

Estelwen Ancálimë dijo...

Hum... no sé si estamos hablando del mismo libro, la verdad. El que yo digo es de un sacerdote católico llanado José Antonio Fortea, exorcista oficial de la Iglesia, y que no habla demasiado de los temas que comentas. Se centra sobre todo en la naturaleza del mal y en las maneras de combatirlo, y cuestiones "legendarias" como esas hay más bien pocas.
De cualquier modo, es una lectura bastante interesante, aunque no contiene ilustraciones. No sé cuánto costó porque fue un regalo.

Anónimo dijo...

Sí, yo me refería a ese. ^^
Pero pensaba que se centraba más en que el diablo (Satanás) fue antes un ángel (Lucifer).
Eso no es legendario... ¡y pensaba que era un tema que el libro comentaba!. ;)
¿Cuando habla sobre la naturaleza del mal, no habla de los demonios como si fueran "ángeles caídos"?.

Estelwen Ancálimë dijo...

Hombre, comentarlo lo comenta, pero no es un tema en el que se incida demasiado. Básicamente, porque Fortea habla de lo que conoce de pirmera mano como exorcista y teólogo, y de hecho en mi opinión la parte más interesante no es la teológica (en la que se habla de los demonios en general y de Satanás en particular), ya que ese terreno pertenece a la doctrina oficial que ya conocemos, y Fortea no se mueve de ahí. La parte que más me gustó a mí es lo que el autor comenta a partir de su propia experiencia personal: cómo el demonio puede afectar a los humanos y cuál es la forma de combatirlo, así como el peligro de tomar como posesión demoniaca una enfermedad mental que realmente no lo es (aunque comenta que, en ocasiones, él ha tratado a personas que eran realmente enfermos mentales bajo su punto de vista, y que a pesar de todo el exorcismo les ha hecho mejorar, como una especie de placebo o sugestión, aunque en última instancia lo que necesitan para mejorar del todo y de forma permanente sigue siendo un pisquiatra).

Anónimo dijo...

A mí siempre me ha interesado la parte en la que se habla de los demonios cómo una especie que hay que analizar.
Dejando las posesiones diabólicas a parte, la teórica sobre ellos me parece fascinante. Cómo la que tiene que ver con los ángeles.
Hay pocos libros que expliquen datos sobre los demonios cómo un colectivo. Cómo, de alguna manera, una sociedad cómo puede serlo la de los coros de los ángeles.
Yo pensaba que Fortea hablaría sobre un tipo de psicología sobre ellos (si es que puede existir, por supuesto, algo que pueda llamarse "psicológico" en la “mente” de un ente sobrenatural semejante).
La posesión diabólica siempre me ha parecido un tema algo... populista.
Creo en ella, por supuesto. Soy católica y eso es un dogma de fe. Además, me parece (horriblemente) plausible que exista...
Pero siempre me ha parecido algo que no debería tocarse. Y por lo que, por desgracia, la gente siente un interés demasiado morboso.
Me explico: prefiero que la gente se interese en la teórica sobre el Diablo, que en sus actuaciones más... físicas, tangibles.
Estas últimas, son tan desconcertantes, aterradoras y repelentes que resultan incomprensibles, algo aterrador.
Con tanta película tipo: "El Exorcista", "El Rito"... A la gente sólo le interesa el lado "populista" de estas cosas. Y es algo tan serio...
Yo, si fuera una autoridad religiosa, tal vez no hubiera permitido que éste libro (o cualquier otro) se centrara tanto en los exorcismos y las posesiones. Es algo que no debería explicarse, algo demasiado salvaje para la gente.
Si quieren hablar sobre coros de ángeles y jerarquías de demonios, vale. Es algo un poco, cómo dices, "legendario". Más fácil de tratar cómo tema, más interesante... Pero pasar al lado más real, más auténtico... Me parece terrible.
El libro debe ser aterrador. >-<
Lo que yo pensaba que trataba es sobre cómo Fortea lidiaba con el tema de un pasado angélico, una entidad anteriormente celeste... corrompida hasta el punto en que es ahora un monstruo terrible. Lo que ha sido, y lo que ha de ser después.
Eso me parece muy interesante.

Estelwen Ancálimë dijo...

No creas que hay tantos casos "prácticos" acerca de posesiones y exorcismos. El libro tampoco pretende ser "el manual de exorcista de andar por casa" se trata más bien de saber cómo actúa el mal sobre nosotros para aprender a evitarlo. También hay custiones sobre los demonios, por supuesto, pero aunque se habla sobre su naturaleza y sus capacidades, ese tema no ocupa la mayor parte del libro. Todo está escrito con bastante seriedad y sobriedad, sin caer en el morbo. Se nota que no lo ha escrito cualquier cantamañanas sino un exorcista oficial.

Eso sí, el libro es bastante inquietante, y en algunos puntos incluso aterrador. Yo lo estuve leyendo una tarde y tuve que parar cuando se hizo oscuro porque empezaba a darme demasiado miedo ^^U

Anónimo dijo...

Te entiendo perfectamente. ;)
Madre mía, pero si un día en casa con mis dos primos, encendieron la televisión y estaba a punto de comenzar: "El Exorcista".
Mi prima dijo: "¡Anda!. ¡Veámosla!". Y a mi primo le pareció bien la idea.
Pero yo, que estaba merendando torrijas, cogí mi plato y me largué a la cocina ipso facto. xDDDDD
Sí, dieron muchas exclamaciones del tipo: "Nos abandonaaaaas" T^T... Pero no pudieron conmigo. xD
Después de acabar las torrijas, me fui de cabeza a mi habitación.
Puede parecer un comportamiento de pava, pero es que a mí esos temas me dan mucho yuyu. Los detesto. >_<
Nunca han conseguido que me trague una peli de exorcismos. No las soporto. >____<
En libro, aún... A las 10 de la mañana, y eso estando muy relajada... Que si no luego, de noche en la cama no puedo dormir. xDDDD
Soy muy cobarde para estas cosas, lo reconozco.
Aguanto todas las payasadas de Freddy Krueger, Jason, casas encantadas, etc... Pero los exorcismos y demás dan terror de veras. Del auténtico. Y angustia.
Lo máximo que aguanto en cuestión de cine sobre estos temas es: "La Semilla del Diablo" ("Rosemary's Baby"). Pero es que es tan... fantasiosa, ya me entiendes. Tan... inocua que no da miedo ni por asomo.
La novela de Ira Levin es muy buena, pero cómo una de aventuras. Así que la peli más de lo mismo.
Es la única que veo y me gusta que se acerque al tema del Diablo.
No tengo nada en lo más absoluto en contra de la mera teoría, de lo "legendario". Eso me interesa mucho, encuentro que es fascinante.
Pero lo demás, nada.
¡Siempre es tan útil preguntar a alguien que se haya leído el libro de interés!. Sabiendo ahora que no habla demasiado sobre lo que me interesa (y bastante sobre lo que me espeluzna O____o), no me gastaré el dinero (¡bien tan escaso ahora! U____U) en balde.
Gracias, Estelwen. n________n
Ya sé que siempre lo digo y resulto cansina xD, pero me encanta tu blog. ^O^
Una pregunta: ¿el libro menciona sobre Lucifer que era el ángel de La Estrella de la Mañana?. El del Lucero del Alba, ya sabes. ¡Siempre me he preguntado si oficialmente, oficialmente lo consideraban así, o si es un detalle más apócrifo!.

Estelwen Ancálimë dijo...

Pues ahora mismo no lo recuerdo, pero puede que sí.
Por cierto, ya que te interesa el tema, me gustaría recomendarte, si no la has visto todavía, una película de M. Night Shyamalan llamada "La trampa del mal", que también va sobre temas "diabólicos". Está bastante bien y creo que te gustará, a mí me gustó mucho (y yo tampoco he podido ver "El Exorcista").
Un saludo ;-)

Anónimo dijo...

¡Gracias por tu recomendación, Estelwen!. n__________n
Ya la apunto y la veré seguro. Tengo la sensación de que si a ti te ha gustado, igual a mí. ^________^
Nosotras somos más sensibles que el público de "El Exorcista". xD >_____<

Lyriei dijo...

Me permito la licencia de contestar a tu pregunta formulada en el otro blog: Jesucristo es varón. El Verbo divino quiso hacerse varón, para ser el Esposo de la Esposa, que es toda la humanidad que cree en Él como en su Salvador. Los sacerdotes católicos son imagen de Jesucristo varón. Por eso deben ser varones y no mujeres.
La mujer ha sido más exaltada que ninguna otra criatura porque en Santa María ha merecido que Dios mismo se hiciera hombre en sus entrañas y pasara 9 meses de amorosa intimidad con Él, dentro de sí misma. Como todas las madres, por otra parte, viven durante sus embarazos. Pero en el caso de María, su amado hijo es Dios mismo que decide habitarla y hacerse su hijo pequeño y necesitado de atenciones y cariño.
Todo un privilegio que ningún varón ha obtenido de la mano del mismo Dios.
Un abrazo.

Estelwen Ancálimë dijo...

Jesucristo era varón, sí (más que nada porque seguro que Dios sabía que si se encarnaba en una mujer nadie le iba a hacer demasiado caso en esa época). Lo cual NO significa que los sacerdotes deban ser sólo varones. Más que nada porque Cristo no dijo nunca tal cosa (es más, eligió a una mujer como mensajera de su resurreción).
Si partimos de la base de que sólo puede hacer sacerdotes masculinos porque Cristo era varón, también deberíamos limitar el sacerdocio a los de raza semita, nacidos en Israel, morenos y de ojos castaños. ¿Por qué ceñirnos sólo al cristerio del sexo? ¿Por qué no también al de raza o nacionalidad?
Lo siento, sé que Jesús era un hombre, pero eso sigue sin explicarme cuál es el criterio (no impuesto por el propio Cristo, desde luego) por el cual eso excluye automáticamente a los mujeres del sacerdocio.

Por lo demás, te agradecería muchísimo que respondas a mis comentarios en el blog donde los realizo; si no, es un lío.