sábado, 9 de febrero de 2013

Tentaciones dulces


Ocurrió que la señorita Estelwen, en sus afanes culinarios y reposteros, tuvo la brillante idea de pedir una amasadora Kenwood para Reyes. Al principio iba a ser una Kitchen Aid, pero al final cambié a la Kenwood porque esta tenía complementos que me permitían hacer algo que la Kitchen Aid no podía: elaborar pasta fresca casera.
Así que la Noche de Reyes, entre otros muchos agradables presentes, recibí mi amasadora Kenwood. Y he aquí a la vez mi (deliciosa) dicha y mi (sabroso) problema. Porque me volví loca de alegría con ella y desde que la tengo de ahí han salido:

-Una tanda de 12 cupcakes de chocolate con su buttercream chocolateado.

-Dos hornadas de chapatitas.

-Cuatro raciones de tagilatelle caseros (que fueron acompañados con salsa de gorgonzola)

-Dos raciones de tortelloni caseros de calabaza.

-Dos raciones de maltagliati para sopa.

-Más de sesenta bolitas de galleta de mantequilla y chocolate (en tres tandas).

Y claro, resulta que queda poco más de un mes para Fallas y yo ya vivo con el miedo de no poder abrocharme mi flamante corpiño de mi flamante traje plateado. Y estoy intentando dejar un poco apartada la Kenwood. Bueno, de hecho, me he obligado a mí misma a NO comprar mantequilla porque de lo contrario la tentación de seguir haciendo bolitas de galleta es irresistible. Pero claro, sigo teniendo la harina 00 de Barilla que me compré en mi último viaje a Venecia. Y la harina de fuerza para hacer pan. Y las harinas me miran fijamente cada vez que abro la nevera y me dicen "amásanoooos... y compra anchoas para hacer en aceite y más gorgonzola en el mercado para acompañar las delicias que harás con nosotraaaas... vámos, Estelwen, amásanos o nos echaremos a perder, ¿de verdad no te impoooorta?".
Y a mí cada vez me cuesta más trabajo resistirme T__T

Tampoco me facilita las cosas la depresión que me ha causado ver las maravillosas imágenes de los Carnavales de Venecia de este año y saber que me los estoy perdiendo. Me MUERO de ganas de ir a los Carnavales de Venecia. Claro que es lo de siempre: si no conoces a nadie, con tanta aglomeración, no sabes ni lo que ves y además te pierdes las fiestas privadas que son las más divertidas.
Aprovecho para comentar, así como quien no quiere la cosa, que si me lee algún veneciano (o alguien que tenga familia/amigos en Venecia) que sea amante de la repostería, aprovechando que ahora tengo mi querida amasadora Kenwood igual podríamos llegar a un interesante acuerdo...

5 comentarios:

Malena dijo...

¡Ya me diste hambre! Que son chapatitas?

Estelwen Ancálimë dijo...

La chapata es un tipo de pan italiano, tierno y con mucha miga. Yo llamo a las mías "chapatitas" porque en lugar de un par de chapatas grandes hago muchas pequeñas, tamaño panecillo. Aquí tienes el enlace de la wikipiedia acerca de las chapatas, para que veas una foto si quieres :-)

http://es.wikipedia.org/wiki/Ciabatta

Laura Sánchez Méndez dijo...

Yo también estoy con el espíritu cocinero, aunque me dedico más a los postres, por lo que ahora tengo el horno casi siempre copado.

Y me está entrando hambre al leer lo que has preparado!! Con lo que me gusta a mí la pasta, y los panes, y los cupcakes, y todo, me cago en la leche!!

Eso sí, si quieres dejarlo a un lado por un tiempo, ni te acerques a la colección de fascículos Delicias al Horno. Yo caí en la tentación y así estoy...

Besos!

Estelwen Ancálimë dijo...

Ya he visto esa colección mirándome fijamente desde los kioskos, ya... aunque hasta ahora he conseguido resistir la tentación ;-)

Malena dijo...

¡Se ve rico! gracias