jueves, 16 de abril de 2009

Crítica de "The host (La huésped)"

¡Qué semana de actualizaciones, oiga! Y qué bien sienta poder hablar tanto de libros, después de meses y meses con sequía literaria y sin publicaciones dignas de mención.
Gracias a la generosidad de mi familia política, por regalarme un libro que me hubiera sido imposible adquirir por mí misma dados los casi 25 euros que clavaban por el precio, aquí viene la crítica de The host.

CRÍTICA SIN SPOILERS: Antes de nada, el aviso de rigor: Los que compren este libro de Stephenie Meyer esperando (o temiendo) otro Crepúsculo, que den media vuelta, porque este libro es totalmente distinto de la famosa saga de vampiros, para bien y para mal. Aquí no vamos a encontrar chupasangres, ni licántropos, ni historias de amor apasionado, ni chicos perfectos y electrizantes. Pero tampoco vamos a encontrar todos los defectos que muchos achacan a la tetralogía de Crepúsculo. Este libro es totalmente coherente, adulto, bien estructurado y está muy, muy bien escrito. La literatura de Stephenie Meyer ha madurado de modo increíble, porque esta ya no es una novela de fantasía romántica para adolescentes: es una historia de ciencia ficción para adultos, pura y dura.
El argumento es el siguiente: hay una invasión alienígena en la Tierra, perpetrada por extraterrestres que ocupan los cuerpos de los humanos (al estilo de The Faculty o La invasión de los ladrones de cuerpos). En estas, hay un alma alienígena llamada Wanderer que ocupa el cuerpo de una humana llamada Melanie, la cual se niega a desaparecer como los demás humanos y se empeña en permanecer en el cuerpo. Con esta situación arranca la novela, que, aún partiendo de una premisa y un argumento bastante sencillo, se convierte en una historia compleja sobre las relaciones humanas, los prejuicios, la esperanza, la libertad y las relaciones. Amor también hay, claro, pero no es pasteloso ni lo principal del libro. Y sí, triángulo amoroso también hay, como anuncia la contraportada (aunque hay un momento de la historia en que lo de "triángulo" es bastante discutible, ya veréis a qué me refiero). Pero, a diferencia del archiconocido triángulo amoroso de Crepúsculo, que estaba metido con calzador y casi todos consideraban que era inverosímil y se cargaba la historia, este triángulo está perfectamente motivado, justificado y desarrollado. Y, por cierto, brillantemente resuelto.
Recomiendo encarecidamente esta novela, que es de lo mejorcito que he leído en mucho tiempo y sorprenderá y encantará a todos lo que estén ávidos de buena literatura.
Por cierto, una advertencia: aunque el comienzo es algo lento, conforme se va desarrollando se vuelve altamente adictiva. Tiene casi 800 páginas y me la he fundido en tres días... y he tenido que contenerme para no ir tan rápido como yo quería.

A PARTIR DE AQUÍ, SPOILERS (marcar para leer): Hay que decir que, en cierto modo, las lamas desconciertan; parece mentira que unos seres tan happys de la vida, tan buenos, dulces, inocentes, cariñosos y con ese comporamiento fraternal y antiviolento, puedan llegar a comportarse de una forma tan cruel y despiadada como para robarle los cuerpos a las personas y quedarse con sus vidas. Durante buena parte de la novela, no me parecieron otra cosa que hipócritas: iban por el universo creyéndose el colmo del buen rollito y la perfección, pero en realidad eran unos parásitos que se dedicaban a ir colonizando planetas por las buenas como si fueran los amos de la galaxia. ¿Con qué derecho van por ahí poseyendo los cuerpos de los demás? Y, ¿con qué derecho acusan a los humanos de bestias violentas cuando ellos matan a los humanos como alimañas (aunque, eso sí, sin crueldad) cuando los ven ingobernables?
Luego te das cuenta de que esto se basa en el desconocimiento: no ven a los humanos como personas, sino como fieras salvajes, bárbaras y peligrosas, incontrolables y muy proclives a la violencia y destrucción que las almas detestan. También es cierto que ninguno de los seres inteligentes de los planetas que ellas han colonizado son tan individualistas como los humanos: hasta ahora se han encontrado con seres de emociones menos simples y mentalidad más grupal que individual (incluso mentes-colmena) que podía vivir en simbiosis con las almas. De ahí que, poco a poco, te des cuenta de que las almas no son realmente conscientes del daño que están haciendo.
Del mismo modo, los humanos no son capaces de ver la bondad intrínseca de la mayoría de las almas, sino únicamente su condición monstruosa de parásitos ladrones de cuerpos. Si atrapan a un alma, la diseccionan sin piedad porque para ellos no es distinto a diseccionar un gusano; no tienen conciencia de estar torturando y asesinado a un ser inteligente que tiene sentimientos. En ese sentido, es muy revelador el ataque de histeria de Wanderer cuando entra en el laboratorio y a través de sus ojos nos damos cuenta de que, lo que para los demás no son más que hilos y gotas plateadas que cuelgan por ahí, para ella con cuerpos (entre los cuales hay un bebé) horriblemente torturados y mutilados al más puro estilo de una película gore.
Wanderer es un alma que en medio de este estofado se ve obligada a convivir en el interior de un cuerpo con la humana Melanie Stryder, y posteriormente acaba viviendo con un montón de humanos más. Y sucede lo inevitable: al conocer a los humanos y darse cuenta de que son capaces de sentir amor, compasión, cariño, y actuar con nobleza y bondad, por muy bestias que sean, acaba comprendiendo el error que está cometiendo su especie y empieza a quererles y a ayudarles. Me pareció bellísima la evolución de Wanderer de "un alma más" a "Wanda la amiga de los humanos". Al mismo tiempo, es hermoso ver cómo la comunidad de fugitivos humanos va dejando de ver a Wanda como un monstruo alienígena y comienzan a verla como a una persona, un ser con sentimientos que merece respeto, e incluso amor. Wanderer empieza a conocer, comprender y querer a los humanos. Y estos, a su vez, comienzan a conocerla, comprenderla y quererla a ella. Es un bonito mensaje que a nadie la pasará desapercibido en estos tiempos: muchos odiamos al desconocido porque "es diferente" y porque "se dice que nos odia y quiere atacarnos", pero cuando le conocemos, nos damos cuenta de que es tan humano como nosotros.
Es cierto que aún se ve el toque ñoño de Meyer en algunas partes: por ejemplo, en el exacerbado espíritu de sacrifico de Wanderer, que es capaz de todo por ayudar a los demás y no causar molestias, llegando incluso a salvar la vida de Kyle cuando este intenta matarla, a mentir para proteger a los que la atacan, e incluso a herirse o estar dispuesta a sacrificarse a sí misma (muy, muy al estilo de nuestra vieja conocida Bella Swan). Pero, afortunadamente, la cosa acaba ahí.
El tan publicitado triángulo amoroso (que al final no es triángulo, sino cuarteto :-P ) me pareció muy bien montado, justificado y resuelto, aunque si piensas bien en él te das cuenta de que tiene un punto de amargura: sabemos que Wanda e Ian son dos especies diferentes, y que el destino que les espera tras la muerte probablemente no sea el mismo para ambos. En ese sentido, el final es bastante agridulce, y la relación entre ellos me recuerda un poco a lo que se dice en los libros de Tolkien sobre el amor entre los elfos y los hombres: que siempre acaban mal, porque tras la muerte sus destinos se separan. En este sentido, Melanie y Jared son al final más afortunados, porque no sólo pueden volver a estar juntos como antes, sino que al compartir la misma especie también comparten un mismo destino.
Mención aparte merece el personaje de Jamie, encantador y simpático, tan real que resulta imposible no quererle. ¡Ojalá todos los hermanos pequeños fueran como él!
También resultan entrañables el tío Jeb (personaje típico americano, por cierto, aparte de líder nato), Ian, Doc, Sol, Melanie, Walter, Trudy... y casi todos los humanos y almas que aparecen en el libro, la verdad. Eso es algo que me ha encantado: lo bien construidos que están los personajes y lo entrañables que son.
Curiosamente, uno de los personajes que menos interesante me pareció es Jared, el chico del que Melanie (y Wanda al principio) están enamoradas, porque comparado con la mayoría de los otros personajes me pareció bastante plano y desdibujado. Tampoco me gustaron mucho los buscadores, sobre todo porque suponen el mayor punto débil en la coherencia de la trama (¿cómo es posible que si las almas son tan dulces y pacíficas los buscadores pueden llegar a ser tan cabrones?).
Dicen que Stephenie Meyer quiere convertir esta historia en una trilogía, y he de reconocer que no me gusta mucho la idea. Me da miedo que pueda llegar a fastidiar una historia que, de por sí, ha quedado perfecta y bastante redonda. Es obvio que quedan preguntas en el aire (por ejemplo, qué pasará cuando las almas se den cuenta de que los humanos están recuperando a su gente sin hacerle daño a las almas ladronas de cuerpos y devolviendo a estas al espacio), pero, francamente, me parece que la historia queda bastante autoconclusiva y no sé si de continuarla sería tan buena como este primer (y por ahora único) libro.

22 comentarios:

Finduilas dijo...

¿Tienes blog? Moooola ^^ Con tu permiso, te enlazo hehehehe, que si no, no sé nada de la gente!! Este año estoy súper perdida entre el curro y las opos, tengo tres bodas antes de que termine el año, así que eso me va a fastidiar cogerme algún otro fin de semana libre para merith y demás :_(
Ennnn fin, que me acuerdo mucho de vostors a pesar de todo, y tenmgo ganas de veros, ainsssss!!

Un beso enorme para ti y el Brujo wapa!!

Ana "Finduilas"

Finduilas dijo...

Ravenclaw, Sirius, y el chocolate?? Tú y yo tenemos que hablar más hehehe, que ers de las mías!!

MUAKKK!!

Sweet Shadow dijo...

Gracias por esta crítica =)

Desconfiaba de comprármelo o no, pero con esto que has dicho ya sé para qué ahorrar n_n

¡Alas Negras no es en absoluto Dos velas para el diablo! Me voy por poco más de la mitad y me está encantando. Ya haré la crítica ;D

Y sí, intentaré adquirir los libros de Stiegg Larsson cuanto antes n_n todo el mundo me los recomienda.

Me alegro de que se te haya pasado la sequía literaria.

Atte,

Sweet Shadow

Luthien Black dijo...

Finduilas: ¡Hala! ¿Tú por aquí? ¡Qué sorpresa! :-D
Bienvenida, y pásate siempre que quieras ^^
Jejeje, ¿así que tú también eres de las que rebozaría a Sirius Black en chocolate y luego se lo comería? ¡Si es que es el personaje literario más adorable, achuchable y violable que se ha creado desde que los sumerios inventaron la escritura! Sólo de pensar en cómo lo desperdició la Warrowling, me pongo de los nervios... si hubiera sido un personaje mío, te aseguro que su destino habría sido muy diferente.
Besos.

Sweet Shadow: Me alegro mucho de que mi crítica te haya resultado útil. Espero que si luego no te gusta el libro los tomatazos no sean demasiado fuertes ^^UUU
Espero con impaciencia tu crítica de "Alas negras" (a ver si me puedes dar tu opinión antes de el sábado, que es mi cumple, y si el libro está bien y NO se parece a DVPED me lo pediré como regalo).

Uriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Arcángel Gabriel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
UFO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Izhak dijo...

A mí me van a prestar los libros de Crepúsculo (los últimos 3, ya que tengo el primero), porque pensaba darle una oportunidad más a Meyer.

Es que si taaaaaaantos fans hay de estos libros, quiero enterarme el por qué. XD

Si decís que The Host es mejorcito, tal vez le eche una hojeada, pero después de Crepúsculo, un libro al que considero que le sobran más de 100 páginas... como que no me dan muchas ganas. No digo que Meyer escriba mal, pero sí que podría haber hecho la cosa un poco más ágil.

Luthien Black dijo...

Hombre... la verdad es que "The host" ágil no es; al fin y al cabo, la escritora sigue siendo Stephenie Meyer, y eso implica describir tooodo lo que el personaje hace y siente. Si eso es lo que no te gustaba de "Crepúsculo", mejor no vuelvas a leer a Meyer, porque ella escribe así siempre. Eso no significa que no enganche (a mí al menos me enganchó), pero sí que es cierto que el ritmo no es demasiado trepidante hasta el final.
Pero, si lo que te molestaron de "Crepúsculo" fueron las relaciones metidas con calzador, las imprimaciones, las incoherencias de la trama... esos defectos ya no están en "The host". En ese sentido, es mucha mejor novela.

Un saludo:

Luthien Black.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Me sorprende mucho tu opinión porque soy de las que odian Crepúsculo a muerte... pero le he cogido tanta tirria a esa mujer... De todas maneras, tendré tu opinión en cuenta y quizá algún día me lo lea.

Luthien Black dijo...

Gracias por pasarte, Kaoru :-)
Ya te digo que el libro no tiene nada que ver con "Crepúsculo", pero de todos modos, si no te quieres arriesgar a comprarlo, siempe puedes echarle una ojeada cuando lo lleven a tu Biblioteca, a ver qué tal ^^

Saludos:

Luthien Black.

Dios dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luthien Black dijo...

Este... no es por nada, pero, ¿los niños que me acusaron de inmadura por hablar mal del foro de LGG y de DVPED pretenden demostrar la madurez que ellos se dignan de tener spameando mi blog con chorradas?
No sé quién eres (hablo en singular porque creo que sólo es una persona, no creo que haya tantos idiotas sueltos), pero con cada uno de tus comentarios infantiles me estás dando la razón a todo lo que dije. Así no quedas como una persona madura e ingeniosa; quedas simplemente como un idiota que se aburre mucho. Aunque, en fin, si eso es lo que eres, supongo que tampoco puedes actuar de otra forma, ¿no?

Dios dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Silmaril dijo...

Pumpleaños feeeeliz, pumpleaños feeeeliz, te deseamos Luth,pumpleaaaños feeeeliz!!!! Muchas felicidades mi reina, espero que lo pases muy bien en compañía de Bruji y de tu gente.

De parte mía y del dragón

Luthien Black dijo...

¡Muchas gracias, Silma! :-D
Besos para los dos.

Izhak dijo...

Feliz cumpleeeeeeeeeeeeee! =)

Sweet Shadow dijo...

Con un día de retraso llego, pero...

¡Felicidades! =)

Luthien Black dijo...

¡Muchas gracias! :-D
Ya tengo oficialmente 26 años, lo que significa que sólo me quedan cuatro para 30... es decir, para empezar a cumplir 29 todos los años ^^UUU

¡Besos para todos!

Luthien Black.

Silmaril dijo...

No es para tanto mujer, a mí me quedan tres meses y algunos días para los 30 y pienso cumplir éstos y los siguientes con el mismo orgullo que he cumplido todos, porque cada uno tiene su cosa :) Además, yo soy de las que no cambio ninguno por nada, soy una viejuna orgullosa XDDD
¡La crisis de los 30 es un mito! :P Si tú vas a seguir igual de estupenda cumplas los que cumplas, elfita ^^

Edu dijo...

Felicidades con retraso! ^^

No he leído The Host, aunque parece interesante. Quizá cuando me pille algún día el gusanillo. Por mi parte acabo de terminar el libro Déjame entrar... Raro raro raro el librito. Entiendo los elogios que recibe (básicamente lo leí por toda la expectación alrededor de la peli, que no he visto), pero realmente es una lectura incómoda. Es cómo si a partir del entrañable Pequeño Vampiro de la Angela Sommer-Bodenburg hubiera llegado el Stephen King más bizarro, burro y macabro y se hubiera frotado las manos diciendo: aquí estoy yo y ya verás la adaptación que voy a hacer XDDD

En fin, que como no he leído The Host hablo de la que he leído yo XDDDD

Saludos!!
P.D. Tengo 28 y ya me queda menos XDD

Luthien Black dijo...

Silma: Bueno, es cierto, es la ventaja que temos los Eldar y los vampiros... que no nos hacemos viejos :-P
Pero yo mucho me temo que voy a tener el mismo gen defectuoso que Círdan el Carpintero de Barcos.

Edu: Gracias por la felicitación :-)
Me han hablado mucho de "Déjame entrar", pero la verdad no sé si verla. Todo el mundo la pone por las nubes, pero es que yo soy bastante sensible a las escenas de violencia y sufrimiento, y creo que igual lo paso demasiado mal (para que te hagas una idea, me mareé al ver la escena del botellazo en "El laberinto del fauno" y viendo la ejecución de George en "Las hermanas Bolena" me dio un ataque de ansiedad, así que no sé yo si con "Déjame entrar" voy a disfrutar o a sufrir (hablo de la película, no del libro; leyendo aguanto bastante más, por ejemplo los cuatro libros de "Canción de hielo y fuego" me los he léido enteros... aunque torciendo el gesto en algunos fragmentos, eso sí).

Saludos:

Luthien Black.