lunes, 19 de julio de 2010

Así es la guerra

Conozco ya a dos autoras, Trudi Canavan y J.K.Rowling, que tienen mucho en común. No sólo es que las dos hayan escrito libros de fantasía sobre un aprendiz de mago en una escuela creada para tal fin, no sólo es que las dos sean mujeres, las dos tengan personajes gays en sus libros, y que las dos sean unas estreñidas emocionales a la hora de describir sentimientos en general y escenas románticas en particular (cuando las hay, que hay bien pocas). Las dos tienen algo más en común: ambas han creado un personaje masculino, misterioso, atractivo, aparentemente malvado pero en realidad bueno, con un pasado atormentado y una personalidad arrolladora, de esos que penetran en el corazón del lector y ya no lo sueltan. Y las dos han decidido acabar con el personaje sin un motivo sólido en la trama que lo justifique.
Cuando los lectores les preguntaron el por qué de esta decisión, las dos contestaron exactamente lo mismo: "Las guerras son crueles y dolorosas, y en ellas mueren buenas personas. La muerte no distingue al llevarse a una persona si esta lo merece o no".
A esto, yo le podría responder a ambas lo que le dijo Annie Wilkes a Paul Sheldon en la novela Misery de Stephen King, cuando Paul intenta explicar a Annie por qué ha matado a Misery, el personaje favorito de Annie de las novelas que Paul escribe: "Dios nos lleva cuando le parece que ya es hora y un escritor es como Dios con los personajes de un relato, los crea como Dios a nosotros, y nadie puede pedirle cuentas. De acuerdo, está bien; pero en lo que a Misery respecta, voy a decirle una cosa, asqueroso pajarraco: da la casualidad de que Dios tiene las piernas rotas y está en mi casa comiéndose mi comida".

En resumen: que me jode bastante pagar por un libro, gastar mi tiempo en leerlo, conocer a los personajes y sufrir por ellos, para luego descubrir que la señora escritora se ha cargado a mi favorito; no por necesidades de la trama ni coherencia de la historia, sino porque sí, porque le ha dado la gana. Porque la vida es injusta, y la muerte aleatoria. Con dos cojones (o dos ovarios, en este caso).
Supongo que de aquí pasamos al viejo debate sobre si la literatura debe ser evasiva o realista, ayudarnos a escapar de la realidad o imitarla. En lo que a mí respecta, no tengo dudas: prefiero la literatura evasiva. Si quiero realismo, no tengo más que vivir mi propia vida, o ver las noticias. Los telediarios están llenos de historias tristes acerca de personas que no merecían morir y lo hicieron de la forma más cruel e injusta. Si, amargada por esas historia y tratando de animarme, abro un libro de fantasía y me encuentro con lo mismo, ese libro de fantasía no me está sirviendo para nada, porque no me hace relajarme y disfrutar, sino seguir sufriendo.
Entiendo que haya gente que prefiera la literatura imitativa de la realidad, y en ese caso le deseo que disfrute muchísimo con ese tipo de historias, pero no es lo que yo busco. No es lo que yo necesito.
Ya habrá alguien queriéndome acusar de cobarde y de escapista. A estas personas les podría responder que el maestro J.R.R.Tolkien distinguía entre dos tipos de escapismo: la fuga del prisionero y la huida del desertor. Mientras que el desertor es el cobarde que, para no hacer frente a su vida y a sus problemas, se refugia en un mundo imaginario del que no quiere salir, el prisionero es el que para escapar de la cárcel del mundo real y de los sinsabores que este trae consigo, busca unas horas de evasión en un mundo mejor para regresar al real con energías renovadas, listo para enfrentarse a sus problemas y tratar de convertir ese mundo real, tan imperfecto, en algo un poquito mejor, un poquito más parecido al mundo ideal imaginario que le da fuerzas.
En mi caso, se trata de la fuga del prisionero. Tengo perfecto derecho a querer viajar, aunque sea con mi imaginación, a mundos más felices donde las buenas personas no mueren injustamente porque sí. Y déjenme que les diga una cosa, señoras Canavan y Rowling, sé perfectamente lo que es una guerra, y lo que ocurre en ellas. Y, si quiero que alguien me cunete lo que es una guerra, leeré una novela histórica o un ensayo. Leeré, por ejemplo, El soldado olvidado de Guy Sajer, o La infantería al ataque de Erwin Rommel, o La caída de Constantinopla de Sir Steven Runciman, que desde sus páginas relatan, con un estilo impecable y un realismo desgarrador, historias sobre lo que es la guerra realmente y lo injusta que siempre suele resultar.

Ya sé lo que es una maldita guerra, no necesito que nadie me lo explique. Lo que sí que necesito al abrir un libro es conocer mundos nuevos, enamorarme de los personajes que los habitan, y cerrarlo con la feliz satisfacción de que los malvados han recibido su castigo y los buenos su recompensa, que todo es como debería de ser. Es eso lo que me da fuerzas para volver a la realidad y enfrentarme, un día más, a este mundo ruin y mezquino en el que nada ni nadie te garantiza un final feliz, al menos en esta vida.
Trudi
Canavan y J.K.Rowling se me asemejan dos cínicas y crueles carceleras que, prisionera yo, fingen abrirme la puerta de la celda y me señalan los campos bajo el sol que hay al otro lado, donde podría ser libre. Me hacen señas de que corra hacia allá, que por unas horas tengo permiso para salir de la cárcel... y en el último momento me cierran la puerta en las narices haciendo que me golpee de forma dolorosa. Y, mientras me froto la zona dolorida y las miro con odio lamentando haber comprado sus falsas esperanzas con mi dinero, ellas sonríen entre burlonas y condescendientes y me dicen: "Sólo lo hemos hecho para que nunca te engañes creyendo que la libertad es posible. Jamás debes olvidar que siempre serás una prisionera".

18 comentarios:

Sweet Shadow dijo...

Entiendo lo que dices.
A mí también me revienta muchísimo ver cómo personajes geniales mueren, y más si lo hacen así porque sí.

Sinceramente no sé cómo puede hacerlo un autor. Es decir, cuando escribo y tengo un personaje de estos soy totalmente incapaz de matarle. No sé, va más allá de si es justo o no. Simplemente me parece una huida muy cobarde.

Si Rowling lo que quería era que Harry sufriera un trauma (más) y que creciera, ¿no hubiera sido mejor por ejemplo que Sirius, al atravesar el arco ese, hubiera perdido la memoria? Eso sí hubiera sido duro, doloroso. Cuando digo que matar a un personaje para quitárselo de encima es una opción cobarde me refiero a esto. Hay múltiples formas de lograr que un personaje evolucione, y no hace falta cargarse a otro personaje solo porque sea la forma más fácil.

Por cierto, ¿cuáles son los libros de Trudi Canavan? ¿Los del Gremio de los magos o algo así? Es por curiosidad xDD

Estelwen Ancálimë dijo...

Son tres libros que forman una trilogía: las "Crónicas del Mago negro". Tienes mi crítica unas entradas más abajo, este mismo mes ^^

Y lo de Trudi Canavan tiene más delito, porque ni siquiera es para hacer evolucionar a la protagonista, dado que todas las muertes traumáticas de la saga ocurren en el tercer libro de la mitad al final. La muerte a la que me refiero es simplemente en plan "Bwajajajaja, voy a acabar el libro de forma terrible y trágica para dar la gran sorpresa y que todos los lectores vean lo chungas que son las guerras, ya que obviamente no deben tener ni puta idea de Historia y seguro que tampoco tienen por costumbre ver el Telediario, además de que desde que Chacón está de Ministra de Defensa el Ejército es un cachondeo, pobrecicos, no sé qué sería de esas incultas florecillas si no estuviese yo para explicarles lo malas y tristes que son las guerras".

Estelwen Ancálimë dijo...

Y, por cierto, no sé hasta qué punto se puede considerar que Harry Potter sufre un trauma por lo de Sirius, teniendo en cuenta que en los siguientes libros prácticamente se olvida de él y no lo nombra si no es para insultarlo y pensar en lo irresponsable y mal padrino que era (!)

Merak dijo...

Mujer, yo no soy de literatura evasiva ni realista, soy de literatura verosímil. Que sea una novela de fantasía y las cosas vuelen y el prota puede cargarse a alguien solo mirarlo, vale, me lo creo. Solo pido que la trama tenga coherencia y dentro de su contexto sea verosímil. Lo de Sirius no lo fue "Huy, que casi me matas... Venga, primita, a ver si me das a la próxima... Huy!! Qué cerca has estado!!! Mierda, me dio." De todas maneras la Rowling escribe fatal. Me dijeron "No, si es que las traducciones son muy malas, en inglés son mejores" Vale. Leí el séptimo en inglés y seguí encontrándole muchas carencias. La Rowling tiene el mérito de crear un mundo super guay con muchas posibilidades... Y basta.

No sé, a mí me parece que esas dos mujeres, ante la imposibilidad de crear una historia brillante y bien atada que todo el mundo alabe, se vieron en la necesidad de hacer una historia mediocre con un par de acontecimientos fuera de madre para que la gente hable, aunque sea mal.

Por cierto, la Rowling no tiene personajes gays. Tiene una frase absurda en una entrevista que soltó para callar los colectivos. Y muerto Dumbledore no va a decir nada. Además, que anda que no tiene chicha el asunto: ahí os dejo a un gay enamorado del equivalente al Hitler mágico. Mira qué buen criterio tiene. Me pareció casi un insulto. Pero qué se puede esperar de ella.

Y a la Canavan no la he leído, así que no comentaré. Pero vamos, tener personajes homos y bien tratados debería enriquecer una historia, no cagarla más si cabe. Cuando quieras nos vamos a Edimburgo a por nuestra mejor amiga... Seguro que encontramos quien nos ayude :P. Un beso!!

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Eso, y de paso le haremos devolvernos hasta el último euro que nos gastamos en ella! Total, como la pasta le sobra...

Por cierto, lo de Sirius fue sencillamente patético. Sólo faltaba que apareciera Nelson el de "Los Simpson" señalando a Sirius mientras caía y diciendo su famoso: "¡Ja-ja!".

Elessar dijo...

Pues a mi me encanta esta escena ^^

http://www.youtube.com/watch?v=BuLP7rG-EzI

:P

Estelwen Ancálimë dijo...

¬¬

Ya te la devolveré, ya

guardia otero dijo...

Pues yo prefiero una realista,sinceramente,los libros pierden emoción y tensión cuando sabes que el prota va a salir con vida del atolladero.
Por ejemplo,en CDHYF(SPOILERS GORDOS) el que en el primer tomo parece el prota indiscutible se lo cargan d ela forma más cruel posible cuando parecía que se iba a librar.
En la misma obra se cargan a mis 2 personajes favoritos,Bronn y el Perro(aunque esto está en el aire todavia).

Sin embargo,en sagas como Harry Potter,como mucho palmará uno d elos secundarios,nunca un prota.Por ejemplo,muere uno d elos gemelos,vale,muere Dumbledore(sorpresa,pero pase),muere Sirius,bien,Muere Tonks,mi personaje favorito,bueno,pero,joder,por ejemplo,en el 4º libro,situación apoteósica,el malo acaba de cargarse a Cedric,tiene a Harry a su merced,este está condenado aparentemente,pero piensas,bah,fijo que salva de alguna manera,total,aun quedan 3 libros más por salir.

Y,por ejemplo,yo muchas veces me identifico más con los malos de turno,que quieres que te diga,por lo general tienen una historia más realista,han tenido una vida dura,y la situación les ha forzado,o les ha apoyado en su idea,de ser así.
Por ejemplo,a mi Voldemort me caía bien,y eso que era un asesino,y,Bellatrix,vamos,adoraba a ese personaje.

En otras sagas,en CDHYF adoro a los,no malos,sino cabrones,los que no se las dan de heroes,sino que símplemente se mueven por instintos realistas,venganza contra su hermano en caso del Perro,el dinero y el beneficio personal por Bronn.

Por no mencionar a otros grandes hijos puta de libros,estilo Kitiara en dragolance,o el grandioso Raistlin,que está dispuesto a sacrificar a todo y a todos por poder,que,aunque esta es una saga normalilla,es una saga con tensión,porque cualquiera puede morir,como ocurre cuando a Sturm lo mata Kit,la que luego resulta ser la madre de su hijo,o cuando Flint muere de un infarto,y ya no sigo con continuaciones porque al final,menos a Tas(que estoy seguro que es el Dios de los Kenders)mueren todos a forma más creul que el anterior cada uno.

Cactus dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo también prefiero la literatura evasiva, además lo que llamamos "realismo" es algo muy limitado y cerrado, a mí me gustan los libros que rompen con lo convencional y lo "lógico".

Findûriel dijo...

[SPOILERS HARRY POTTER]

Yo creo, de todos modos, que la muerte de Sirius no está traida por los pelos. Todos los Merodeadores acaban muertos, lo que sí es penoso es la muerte de Lupin. Ni relato ni hostias. Se ha muerto y ya está.

Y en el libro, la muerte de Sirius es casi gloriosa, con ese arco que forma con el cuerpo al caer. En la peli es una patraña que debería ser punible legalmente... como, dicho sea de paso, el epílogo del último libro xD

Estelwen Ancálimë dijo...

¿¿¿Gloriosa??? :-S

A ver, la cosa es más o menos así:

Sirius: ¡Ja, ja! ¡No me da-aaas! ¡No me daa... AAAUCH! ¡Pos me ha dao! *desaparece dentrás de una cortina*

Ejem, una CORTINA ¬¬U

Siguientes libros:

Harry: Sirius era un irresponsable, el peor padrino del mundo

Los demás personajes: ¿Sirius quién? ¿De quién carajo me estás hablando?

Tonks: Me parece recordar a un chico moreno, de pelo largo, alto, algo harapiento...

Hermione: ¿Ese no es Aragorn?


¡Venga ya! ¡De glorioso nada! A J.K.Rowling le sobraba el personaje porque era tan bueno que le hacía la sombra al imbécil de su ahijado, de modo que decide quitarlo de en medio de una forma vergonzosa (por lo menos, podría haberse puesto delante de un Avada Kedavra de Voldie para salvar la vida de Harry o algo así). Y encima, en los siguientes libros nadie se acuerda de él si no es para ponerlo verde. No me gustó nada el tratamiento que Warrowling le dio a ese personaje, no lo veo justo ni merecido. Es un desperdicio crear a alguien como Sirius Black y luego quitarlo de en medio, cuendo podría haber dado tanto juego y era tan carismático.

Lo cual no quita, por supuesto, que lo de Lupin y Tonks también fuera de juzgado de guardia...

Findûriel dijo...

Yo lo veo de otra manera. A mí la descripción de la muerte de Sirius me pareció muy bien escrita, y el 'hecho' de su muerte, en cierto modo, no me chirría. Sirius es un temerario incluso cuando Dumbledore le dice que no haga cosas (ir a la estación, ir a Hogsmeade, aparecer en la chimenea de Harry...), y eso se tiene que pagar tarde o temprano. Hay que tener en cuenta que a Harry lo está tratando siempre como si fuera su amigo James, pero Sirius no se da cuenta de que no se puede vivir peligrosamente, y vivir para siempre.

Yo siempre consideré a Sirius un personaje muy magnético (no hay más que comprobarlo en mi fandom), muy redondo y muy atrayente... pero todos los carismáticos deben tener una contrapartida en su propio carácter. Era arrogante, maltrataba a Kreacher, insultaba a Snape, animaba a Harry a hacer cosas peligrosas e irracionales y no se doblegaba a la voluntad de sus superiores. Y eso antes de morir...

Sin embargo, creo que Rowling convierte en absurda la reacción de Lupin en los últimos libros. Tío, te has pasado la vida en melancolía e infundiendo razón a los demás miembros del grupo (incluso siendo razonable a posteriori con Snape y con cómo le tratásteis en el colegio), procurando que Harry sea prudente y se ejercite... y de repente te vuelves un irresponsable y un bipolar, además de morir simplemente porque Rowling se quiere cargar a todos los merodeadores.
'Enga ya...

Tony dijo...

Concuerdo absolutamente contigo.

Como realista y analítica que soy, me gusta leer -y en especial la literatura fantástica- para evadirme de la realidad por un rato.

Y voy más allá... me gusta escribir relatos fantásticos y pretender que soy yo la que vive esas historias, como una forma de darme ánimos a mí misma ante las situaciones de la vida real que a veces me abruman.

Anabel24 dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada. Y yo opino que la señora J.k.Rowling y la señora Canavan tienen mucho en comun. Sobre todo por dar muertes injustas a personajes qe no se lo merecen, sin ninguna necesidad para el transcurso de la trama ademas. Habra gente que sin duda le gusten los finales dramaticos, algo que yo no puedo cuestionar, pero desde luego yo no soy así. Yo opino que un libro de fantasía es para llevarte a otros mundos y escaparte de las tristes realidades de este. Por eso, no puedo estar mas en desacuerdo con la señora Canavan o con la señora J.k.Rowling. Por cierto, la muerte de Sirius Black a mi personalmente me decepciono mucho, ya que era un personaje entrañable, y su muerte era totalmente innecesaria, y esta muy lejos de ser gloriosa.

Anónimo dijo...

Soy Barita.
Buenas! he llegado aquí tras leerme las crónicas del mago negro y ponerme a buscar por internet...Nunca había seguido un blog, la verdad, pero después de leer todos esos comentarios en tu otra publicación me sentí mucho mejor.

Como he comentado en el otro, YO NECESITO EVADIRME DE LA CRUEL REALIDAD QUE NOS RODEA!!!!
Por eso, cuando quiero leer cosas más "duras" leo a otros autores, se que me dejarán con mal sabor de boca desde un principio, pero ahora estoy pasando por un mal momento y he empezado a leer fantasía, es lo que más me apetece en este momento y no me mal interpretéis, eso no significa que necesite una novela rosa, pero...
SPOILERS Crónicas:
Tengo plena conciencia de lo que es una guerra, no hay ganadores, sino vencidos...por eso, que Trudi se cargue a Akkarin para concienciarme de la dureza de una guerra...lo que hizo fue joderme!
Además el personaje que había creado, para mi, ya tenía mas enganche que la propia Sonea (protagonista). Seguía leyendo para saber más de él. Consigue crear para Sonea un compañero perfecto y luego se lo carga en las últimas 15 páginas, para sorprenderme???no!!para que fastidiar a todo quisqui!!porque como ya comenté en tu otra entrada y todos los demás(y tu, por supuesto) es una muerte inútil e innecesaria. Es el como lo hace, sin tener sentido y sin que fuese necesario para la trama…es más, es incomprensible, con todos los otros elementos que los rodean y podían evitar esa muerte. En conclusión, yo también soy una prisionera a la que le han dado con toda la puerta en las narices ;)

Estelwen Ancálimë dijo...

Muchas gracias por tus comentarios, Barita :-)
Aunque me fastidia que te sientas tan mal, me alegro de que estés de acuerdo conmigo. Ojo, yo no estoy en contra de que haya muertes en las historias si son, como diría mi máster de rol, "dramáticamente apropiadas" (ejemplo de muerte dramáticamente apropiada: Darth Vader en "La Guerra de las Galaxias", por ejemplo). Pero, como bien dices, eso de matar a un personaje arbitrariamente, porque sí, porque es que "la guerra es muy dura"... pues vaya mierda, la verdad. Si quiero saber lo que es una guerra no leo libros de fantasía, leo libros de historia o de hazañas bélicas, que para eso están.

Un saludo y espero volver a verte por el blog ^^

Anónimo dijo...

Barita: Hola!!!pues claro que seguiré pasando por este blog!!!

Ahora ya estoy mejor jijijiji. Voy asumiendo el final de ese libro y como puse en la otra entrada, con MI FINAL alternativo se me hace mucho más ameno ;)

Se lo conté a una amiga que también había leido las crónicas y pensaba igual, que no tenía sentido EL COMO!!

Exacto, pienso como tu, no estamos en contra de que haya una muerte en una historia que nos gusta ( y yo la hubiese aceptado, con dolor, pero aceptado si hubiese sido inevitable o el único final posible), ni más de una... Pero esta muerte en cuestión y teniendo en cuenta todos lo elementos que la rodean en la última escena, para mí, fue un error!!no tenía sentido..
Es el ejemplo que pusiste que lo clava: como si un soldado en lugar de resguardarse en las trincheras, se quedase sólo y de brazos abiertos delante de cientos de ametralladoras, para demostrar que injusta es la guerra jajajaja

Un saludo y hasta pronto ;)

nerimane dijo...

Hombre, a mi la muerte de Syrius no me pareció gratuita, de hecho me pareció parte de una tendencia razonable, y e identificar esa tendencia me hizo spoiler el sexto libro.
Harry va perdiendo todo similar a una figura paterna. Como símbolo de que tiene que madurar y enfrentarse al futuro sin la protección de una figura paterna. En términos freudianos, matar al padre. Por eso supe que Dumbledore palmaba en el sexto. Bueno, por eso y por que sino iban a meter en el quinto una pelea entre los dos grandes cuando eso hubiera quedado mejor en el sexto o séptimo.
Desde ese punto de vista de reflejar un proceso de madurez, tiene sentido.

Por cierto, a mi no me dió la impresión de que luego Harry menospreciera a Sirius. No me fijé? Si es así, planteo una teoría conspirativa: Es propaganda contra las figuras paternas.
Los de extrema derecha odian harry potter porque dicen que es pura propaganda progre.
El malo es Hitler, en la obra de teatro de la serie hermione es negra, el cole es multirracial, en el trío de protas los dos chicos son bobos, y los referentes paternos de Harry, uno es un proscrito con que apenas puede interaccionar y otro resulta ser gay.

Hay gente quejándose que en las grandes historias aminstream ya no hay figuras paternas, o incluso figuras masculinas fuertes.