sábado, 24 de julio de 2010

Una semana

Pues eso. Que falta justo una semana para mi boda. Dentro de siete días, si todo va bien, estaré en casa de mi madre, peinada, maquillada y vestida de blanco, esperando al fotógrafo para que empiece a montar la paraeta. A las seis saldré de casa, y a las seis y media estaré caminando por el pasillo de la iglesia para encontrarme con mi prometido.
¿Y cómo me siento? Pues bastante tranquila, la verdad. Muy expectante, eso sí. Tengo ganas de que todo ocurra de una vez y poder dejar de hacer preparativos y revolotear de una tienda a otra. Porque organizar una boda es algo bonito y divertido, sí, pero también un poco coñazo en ocasiones. Que si los anillos, que si las arras, que si los zapatos, el pelo, el maquillaje, el vestido, las invitaciones, la iglesia, la música, el catering... parece mentira que algo tan sencillo como un matrimonio lleve tanto trabajo. Sí, ya sé que en teoría te puedes casar en el juzgado, con dos testigos y en chancletas, pero yo siempre he tenido la ilusión de hacerlo a la manera tradicional: del blanco, por la iglesia, con muchos invitados y una gran fiesta. Sólo quiero casarme una vez en la vida, y ya que el momento (espero) no se volverá a repetir, quiero que sea lo más espléndido posible. Aunque haya veces que mire la agenda y piense con un gruñido que hubiese sido mucho mejor casarme en el juzgado y con vaqueros y camiseta.
Muchos me preguntan por qué me caso. ¿Por formalizar la situación? ¿Por unirnos ante los ojos de Dios? ¿Por dar un paso más en la relación? ¿Por celebrar nuestra unión con la familia y los amigos? Pues no, la verdad es que en mi caso no es por nada de eso. O, si hay algo de eso, es sólo una ínfima parte. La verdadera, la principal razón por la que me voy a casar, es porque amo a mi novio y quiero unirme a él de todas las maneras posibles: físicas, espirituales, divinas y humanas. Quiero ser suya, y quiero que sea mío, quiero que estemos juntos eternamente, y si pudiese casarme por los ritos judío, budista, hindú, élfico y wiccano, también lo haría (por el musulmán no, porque desprecio profundamente la cultura musulmana en lo que al matrimonio se refiere). Me caso por amor, simple y llanamente. No hace falta buscar otro motivo.
Lo único que lamento es que, por presiones externas (básicamente para que mi familia y la suya no huyeran despavoridos o se sintieran incómodos) no he podido hacer la boda que yo quería, que era una boda medieval, con rito religioso en una ermita o algo así, trajes medievales y banquete medieval en medio del campo o en un antiguo castillo. ¡Cuánto me hubiera gustado poder hacer una ceremonia así, realizando de nuevo, antes del banquete, entre mis amigos, el rito de matrimonio élfico de la Tierra Media! Pero, aunque no vaya a ser la celebración perfecta, sí va a ser una celebración muy bonita, en la que nos hemos esforzado mucho porque todo salga bien, y entre dos personas que se quieren mucho, que es lo más importante.
No sé cuando podré postear las fotos de mi boda, porque después de casarnos nos iremos de luna de miel varios días e ignoro cuándo podré volver a tener un rato con el ordenador. Sea como sea, antes de que empiece esta última semana de soltería, quería dejar aquí constancia de mis sentimientos, para poder recordarlos cuando, en el futuro, esté casada y relea estas páginas. Así, podré recordar lo emocionada y feliz que me siento al haber encontrado, por fin, al hombre con el cual compartiré el resto de mis días mortales y al cual espero estar unida por el resto de la eternidad.

Los edificios arden, las personas mueren, pero el amor verdadero es para siempre.

11 comentarios:

Yami dijo...

Me estoy emocionando al leer esas líneas... qué suerte tienes =) y qué envidia me das xD (sana, eso sí ^^). Espero que todo vaya perfecto, os deseo lo mejor de lo mejor =D

PD: ¿Viste el mail que te mandé? Es un regalito, que tienes que abrir cuando ya os hayáis casado xD (si no, se pierde la sorpresa ^^)

Findûriel dijo...

Y yo estaré allíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!

Sólo un apunte: vas a prometer obedecer a tu marido en los votos, pero él no va a prometer obedecerte a ti. En todas partes cuecen habas xD

Estelwen Ancálimë dijo...

Yami: Pues la verdad es que no he recibido ningún e-mail. Mira a ver si lo puedes volver a enviar, plis, porque no me ha llegado ^^U

Findûs: Pues, en realidad, no es así. Los votos han cambiado. Ahora son así: Yo, “N”, te quiero a ti, “N”, como esposa/esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida."
No sólo se elimina lo de "obedecer", sino que además, en lugar de "hasta que la muerte nos separe" se dice "todos los días de MI vida" (ojo, esto es importante, todos los días de tu vida, no todos los días de la vida de tu pareja, lo cual presupone que estamos casados para siempre, aunque uno de los dos muera).

Tony dijo...

¡Ana, hermosa!!!
¡Cuánto gusto me da tu felicidad!

Vaya. No alcanzo a imaginar la expectativa y la emoción que has de sentir. Si he de ser honesta, te envidio un poquito. =)

Te quiero y te deseo que Dios llene de bendiciones y dicha tu matrimonio.

=)

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Muchas gracias, Tony, hermosa! Que Dios te bendiga a ti también y haga aparecer en tu vida a un hombre digno, íntegro y bueno que te ame, proteja y respete para siempre (¡tú no puedes conformarte con menos!).
Te quiero mucho :-)

Sybill dijo...

FELICIDADES ... serás la novia mas hermosa y afortunada.

*Gy* dijo...

Enhorabuena Luthien, me alegro de que estés tan emocionada y que aun que no ha sido exactamente como tú querías, estés contenta con cómo se están desarrollando los acontecimientos.
Espero que disfrutes mucho y lo pases estupendamente en la luna de miel.

papalbina dijo...

Muchas felicidades ;)

Ya nos contarás qué tal la boda, la fiesta y todo eso (si llegas a hacer una boda medieval, me autoinvito xDD).

Sweet Shadow dijo...

Muchísimas felicidades, guapísima =D

Aunque ahora no puedas hacer una ceremonia élfica o medieval, siempre puedes prepararla para un aniversario =)

De nuevo, muchísimas felicidades y que sea el día más feliz de tu vida =D (y el primero de muchos como esposa).

Elessar dijo...

Todavía me cuesta creer que tras la forma tan peculiar y carismática en la que te conocí en asshai, en la que me contaste como conociste al Rey Brujo (y como lo entendí) hayas llegado a este momento. Y no es porque dudara de que llegaseis a buen puerto, es que miro atrás y han pasado unos pocos años en los que no habremos hablado demasiado, pero en los cuales habéis ido forjando vuestros destinos con unos buenos cimientos.

Puede haber historias más conmovedoras con finales felices o finales trágicos, pero en lo relativo al amor, y las esperanzas de una pareja es este el momento que no debe fallar, que no debe faltar...e independientemente de facilidades o trabas en el camino, es una carrera de fondo que habéis podido completar.

Me hace sonreir pensar en todo esto, y aunque no hemos compartido demasiadas cosas ni demasiadas ocasiones juntos más allá del msn salvo alguna mereth o estelcon y alguna llamada telefónica para ver como te va y tal, estas muestras de felicidad alegran el día, o cuanto menos el rato que lleva leerlas.

No estaré presente allí, pero te felicito con antelación, y en la Estelcón habrá tiempo de hacerlo de nuevo, y no olvides nunca lo afortunada que eres teniendo la ocasión de ver cumplido un sueño como este.

Estelwen Ancálimë dijo...

¡Muchas gracias a todos! La felicidad siempre es más grande cuando es compartida ;-)