domingo, 10 de mayo de 2009

Mis progresos literarios y la crítica de "El juego del ángel"

Ando bastante ocupadilla escribiendo la novela. Estoy bastante satisfecha porque la tenemos bastante adelantada (ya ocupa más de 250 páginas en formato Word y me figuro que, teniendo en cuenta que lo que está escrito es el 65% del libro, podría llegar a las 350-400). Me gustaría poderla terminar a lo largo de este verano, a ver si puedo emplear el otoño y le invierno en empezar a realizar las primeras gestiones para publicarla (si es posible, claro).
Le tengo muchísimo cariño a mi querida La senda oscura. Llevamos dos años trabajando en esta historia, Tindomion y yo, con periodos de sequía argumental y períodos de inspiración y trabajo intenso, pero con mucho cariño. Ojalá pueda verla publicada pronto :-)

Y, además de escribir, leo. Estoy devorando A tres metros sobre el cielo y hace poco terminé de leer El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón.
He de decir que, siendo una precuela de La sombra del viento, me entristece que El juego del ángel sea tan inferior a su predecesora (en orden de publicación, claro, porque en la línea argumental es su antecesora). Es un libro muy oscuro y siniestro, el más lúgubre hasta la fecha escrito por Zafón, creo yo (y eso que el buen señor no suele ser la alegría de la huerta en ninguna de sus obras). Creo que una de las cosas que más contribuye a esa atmósfera oscura es el protagonista, que, lejos de ser el típico chico inocente, curioso y de buen corazón de todas las novelas anteriores, es un tipo amargado y con un punto de mala ostia, resentimiento y odio que se aleja mucho de los anteriores prototipos.
La novela empieza genial, dando un mal rollo y un suspense increíble, y continúa así durante buena parte del libro... hasta que pasas de la página 600 y te encuentras con el final más apresurado, incoherente y confuso de toda la estirpe literaria del señor Ruiz Zafón. Da la sensación de que

a) se cansó de escribir, se quedó sin ideas, el libro ya se estaba haciendo largo y decidió acabarlo en 60 paginitas mediante el procedimiento de matar hasta al apuntador (¡joder, si es que en las ciento cincuenta últimas páginas va a muerte por capítulo!), o

b) el pobre se hizo un lío entre todas las tramas y subtramas que había creado y se vio incapaz de clarificar el pastiche que había montado.

Y es que, no hay nada que yo lamente más que ver un buen libro, con potencial para ser una gran historia, que se deshincha como un globo pinchado en las últimas cien páginas porque el autor no tiene ni idea de cómo acabar lo que ha empezado. Después de leer este libro (que, como ya he dicho, hasta la página 600 es espectacular) me han quedado tantas incógnitas que no sé por dónde empezar para ennumerarlas. Las dejo aquí, en spoiler, por si alguien que haya leído el libro (muy probable, ha sido un best-seller) y lo haya entendido (esto ya es menos probable) puede aclararme las dudas:

-Primera y principal: ¿lo que sucede en el libro es real, o el tumor cerebral volvió loco a David y en realidad toda la historia es fruto de una mente enferma y esquizoide? Porque con lo que dice Grandes al final, y con lo surrealista que es todo, me he planteado la posibilidad.
-¿Es Andreas Corelli el diablo?
-¿Para qué le pide a David que escriba el libro de la nueva religión con tanta persuasión y amenazas, y al final de la novela se olvida completamente del encargo?
-¿Y por qué Diego Marlasca quiere robarle el libro a David y dárselo a Corelli como si fuera suyo, cuando Corelli ha ido leyéndolo todo el tiempo y sabe que lo ha escrito David?
-Ah, y si Marlasca está vivo, ¿cómo es que Alicia, la viuda, no lo sabe?
-Si Corelli protege a David, ¿por qué no le dice que Marlasca quiere matarle? ¿Es que está compinchado con Marlasca? De ser así, ¿por qué no se lo carga él mismo? ¿Porque necesita que escriba el libro de la nueva religión? (¡pero si al final de la novela se olvida de él!).
-Hablando de libros, ¿qué hacen tropecientas mil "Luxes Aeternas" en el Cementerio de los Libros Olvidados cuando David va allí al final?
-¿Por qué Ruiz Zafón ha hecho la peor historia de amor de toda su carrera, poniendo a David obsesionado con Cristina, un personaje plano y sin interés que se pasa sin aparecer tres cuartas partes del libro, y no le lía con Isabella, con la que tiene cien mil veces más química que con Cristina y que obviamente está enamorada de él?
-¿Por qué convierte a Isabella en la madre de Daniel Sempere, destrozando la historia de amor de los padres de Daniel, ya que Isabella ya no se revela como la enamorada esposa de Sempere hijo (el padre de Daniel) sino como la pobre mujer resignada que se queda con él de segundo plato porque no puede tener a David?
-¿Cómo coño es posible que el padre de Cristina tenga una fotografía de su hija que no representa un suceso futuro (del año 45, la mini Cristina del final en el muelle) que encima nunca se fotografió?
-¿Qué significan todos esos autómatas en la casa de Corelli? ¿Es el autómata de Corelli el cuerpo que el demonio usaba para actuar por el mundo, y por eso no parpadeaba? ¿Y qué pinta un muñeco a medio hacer de David Martín? ¿Qué puto trauma tiene Carlos Ruiz Zafón con los autómatas?
-¿Cómo es posible que Irene Sabino sepa en todo momento dónde va a estar David (le pesca en el cementerio, se suicida justo cuando él va a verla...)? ¿Aprendió la clarividencia de Diego Marlasca, que tiene la habilidad de matar a todos los personajes poco antes de que David Martín vaya a visitarlos?
-Y, a todo esto, ¿para qué los mata justo ahora? Si no quería que se supiera la verdad, ¿no habría sido mejor matarlos mucho antes, cuando se hizo pasar por muerto?
-Ya que hablamos de hacerse pasar por muerto: si Diego Marlasca está vivo, ¿quién puñetas es el que murió quemado y ahogado, y quién le mató?
-Al final, ¿para quién trabaja Grandes? ¿Lo que le cuenta a David Martín acerca de sus investigaciones es verdad o mentira?
-¿Por qué Pedro Vidal comete la canallada de pedirle matrimonio a Cristina si sabe que David está enamorado de ella?
-¿Quién demonios es el niño que aparece así como de la nada en casa de Corelli, en la tienda de lápidas cuando lleva a Martín hasta la casa de la bruja...?
-¿Cómo llega Marlasca a la habitación tapiada de la casa de la Torre cuando David tira la pared abajo? ¿Es que ha estado ahí todo el tiempo sin que ni él ni Isabella se dieran cuenta de nada? ¿Cómo entraba y salía, entonces?
-¿Qué pinta la muerte de Ismael, el hijo de Marlasca, en todo este asunto, si al final parece que la única motivación de Marlasca es robarle el libro de las religiones a David y matar a todo el mundo que sepa la verdad?
-¿Por qué Cristina sonríe cuando muere?
-Después de dar por saco todo el libro con el dichoso Jaco, ¿dónde está? Si no se fugó con el dinero, ¿qué coño pinta en la trama?
-¿Qué pinta el malvadísimo Corelli al final del libro apareciendo de repente en plan buen rollo y dándole a David la juventud eterna (que al parecer ya tenía, no sabemos cómo) y regalándole una mini Cristina... ¿Clonada? ¿Reencarnada? ¿Desde cuándo un mago malvado o un demonio (como Corelli parece ser) tiene el don de resucitar a los muertos? ¿Por qué no resucitó entonces al pequeño Ismael?
-Y, por último, ¿por qué demonios el editor de Carlos Ruiz Zafón no le mandó a casita con el manuscrito ordenándole que resolviera las cinco mil subtramas que se deja en el aire antes de publicárselo? ¿O es que si una novela es de Ruiz Zafón los editores ya la publican sin molestarse en leerla? Si este escritor se levantara chistoso un día y escribiera diez páginas del principio y diez del final, y en el centro rellenara 500 páginas escribiendo una y otra vez "Sin tele y sin cerveza Carlos pierde la cabeza", ¿también se lo publicarían? (digo, como al parecer no se molestan en leer sus manuscritos...)

5 comentarios:

Sweet Shadow dijo...

Todo el mundo me ha dicho lo mismo sobre El Juego del Ángel O_O dicen que está interesante y adictivo hasta las últimas páginas, donde todo se resuelve en unas pocas líneas y ¡pum! ahí acaba.

Odio que hagan eso, en serio. Me repatea xDD

Ya me lo leeré (aunque de momento no se merece estar en mi Megachachi lista de libros) xDDD

Atte,

Sweet Shadow

PD: a mí Zafón me gusta así asá... Eso de que siemrpe use la misma técnica narrativa una y otra vez es cansino.

Estelwen Ancálimë dijo...

Efectivamente, eso es lo malo de Ruiz Zafón: que siempre usa la misma fórmula (historia romántico-trágica del presente e historia romantico-trágica del pasado que se entrecruzan y se solucionan en el presente junto a la revelación de un increíble secreto, aderezada con figuras diabólicas, libros malditos y muñecos autómatas, todo ello teniendo siempre como escenario una Barcelona sombría y melancólica.
El problema de "El juego del ángel" es que la "historia del pasado entrecruzada con el presente" de este libro parece metida con calzador, buscando únicamente repetir la fórmula de costumbre aunque eso suponga cargarse la coherencia de la historia. Yo habría eliminado directamente toda la historia de Diego Marlasca y compañía y habría enriquecido la de David Martín y su encargo con Andreas Corelli. Con eso bastanta y sobraba (y habría habido la posibilidad de un final coherente).
En fin, qué se le va a hacer... espero que el próximo libro de este tipo sea mejor (¡y un poco más orginial, por Dios!).

Un saludo:

Estelwen Ancálimë.

Izhak dijo...

Voy a poner el comentario de EJdÁ que puse en el foro LGG (no me dan ganas de volver a escribir toooooooooodo otra vez XD):

Me dio la sensación de que las descripciones de Barcelona estaban más detalladas y a la vez forzadas para que el lector se compenetrara. Pero a Zafón no le salió tan natural como debería.

Leí libros con finales feos, pero éste creo que les gana a todos. Por ejemplo:
(SPOILER)
Al final nunca nos enteramos quién es Andreas Corelli. Si es el demonio, el diablo, alguien que no existe en realidad, o sólo un tipo muy raro.

O sea... las dos posibilidades que nos deja el libro son: que Corelli es un ser sobrenatural, o que David Martín está completamente loco y que sus percepciones de la realidad están alteradas ya desde el principio del libro (o sea, que casi "se engañó al lector" desde el principio del libro. Tal vez a alguno no le moleste esto, pero a mí sí).

Supongamos que Corelli es el diablo (o un demonio, bah). No puedo creer semenjante barbaridad. O sea... si Carlos Ruiz Zafón sabía ya que los lectores de este libro ya habíamos leído La sombra del viento, donde no hay NADA sobrenatural, ¿por qué metió esto en el nuevo libro?

Y si no suponemos ninguna de estas dos cosas (que Corelli no es el diablo ni que David está loco)... ¿Cómo es que , oh casualidad, en el Cementerio de Libros Olvidados JUSTO David encontró los ejemplares de Lux Aeterna, escritos por el hombre que vivió antes en su propia casa? ¿Y cómo es que fue a parar JUSTO a esa casa, cuando ya sabía de Corelli?
Demasiadas casualidades...

Esto nos remite a las dos opciones que mencioné antes: UNA: que Corelli es el diablo. o DOS: que David está loco ya desde el principio.
O sea: ambas tomaduras de pelo.

Yo pienso que Corelli es el diablo, a pesar de que la otra posibilidad también pueda ajustarse a lo escrito. Si tengo que elegir entre dos tomaduras de pelo, me quedo con la que explica mejor las cosas... jeje.

Pero aún así, el hecho de que aparezca esta trama "mística" casi nada tiene que ver con lo de Marlasca e Irene Sabino... o sea, si bien esas dos tramas están entrelazadas, el libro se podría haber escrito prescindiendo de la de Marlasca.

En definitiva: si Corelli es el diablo, perdón, pero no me lo creo. Se supone que, a pesar de la fantasía, la base de un libro está fundada en hechos más o menos reales para darle veracidad a la historia. Si agarramos este libro habiendo leído primero La Sombra del Viento (un libro de verdad excelente), que no tiene esa base mística, cuando nos enteramos de todo en El juego del ángel, se pone en evidencia que algo no encaja. Así que por más que Ruiz Zafón lo haya escrito, no me convenció para nada, no lo creo. Y si un escritor no logra que el lector se crea lo que dice el libro, el fallo es muy, muy grande.

Y en cuanto a lo de que "el libro elige a la persona"... ¡vamos! ¿El libro llamó a David con alguna clase de magnetismo telepático para que JUSTO fuera a parar a aquel estante, cuando el Cementerio de los Libros Olvidados es inmenso? Eso de que el libro elige a la persona, para mí, se refiere más bien a que la escritura del libro es la que determina qué tanto nos gusta la obra. Si nos marca, es que el libro nos eligió. Porque si yo elijo leer un libro que no marca, es que el libro no me eligió. ¿Se entiende?

Y la participación de Lux Aeterna en la trama es sencillamente decepcionante.

Desde luego este es un libro que no recomendaría. Por ejemplo, a mi hermano le hice leer LSdV (que me gustó mucho, mucho). Pero cuando terminé EJdA, le recomendé que no perdiera el tiempo leyéndolo.

(Otro mensaje)
Me explico: el libro me pareció malo por cuestiones "guionísticas" (si es que existe al palabra). No en cuanto a custiones de redacción. EJdA es un perfecto ejemplo de cómo un libro puede arruinarse por completo por una trama mal llevada, aun cuando el escritor sea bueno, como es el caso de Ruiz Zafón. Veo muy difícil que vuelva a gastar dinero en un libro suyo.

Lo de atar los cabos sueltos no es algo que sólo haría mejorar la calidad: lo veo como algo necesario. XD

Y lo del poco protagonismo de Chloé no me molestó para nada. Pero eso ya depende mucho de cómo le cae a cada uno.

Tampoco quiero tirar palos y palos a esta obra, porque entiendo perfectamente que a otras personas puede gustarle (cosa que me parece perfecta) y porque también tengo respeto por el autor, que puso su esfuerzo y toda su ilusión en escribirla. Creo que ningún libro escrito con buena voluntad y respeto puede considerarse basura, así que no voy a decir que la obra es basura, porque no lo es. Sólo explico las razones de por qué es una obra que no va conmigo.
-----------------------

Y ahora sí, volviendo a la "realidad":

Estelwën, según pude entender, si Corelli es el Diablo, se supone que a los moradores de aquel caserón en el que David vivía, les hacía el mismo encargo: crear una religión. Pero existe la gran casualidad de que TODOS esos manuscritos fueron a parar al Cementerio de Libros Olvidados, y justo al MISMO lugar (obra del Diablo, supongo, lo mismo que todas las cosas sin explicación que suceden en el libro).

Espero que hayan quedado claras mi postura y mis opiniones. Según parece, hasta ahora nadie se pone de acuerdo en qué cazzo pasa en el libro.

EJdÁ me hizo acordar mucho a El Príncipe de la Niebla...

Izhak dijo...

Ah, me salió tan largo el comentario con esto de cortar y pegar que me olvidaba un par de cosas:

1- Coincido en que los editores de Planeta ni deben haber leído el libro antes de publicarlo. ¡¿Cómo lo van a corregir, si lo escribió Ruiz Zafón?!

2- La parte de Grandes y para quién trabaja, justo con todas las explicaciones que da antes de largar a Martín de la comisaría, sí están en el libro:
Todo parecía indicar que Martín era el maniático asesino, pero cuando Grandes vio el libro que le había firmado a Sempere en casa de la vieja (que afirmaba no saber quién era Martín), ahí se dio cuenta de que David Martín había caído en una trampa. Todo hasta ahí es verdad. El problema es que el padre de Vidal sobornó a Grandes para que lo matara (ya que lo odiaba por lo que él y Cristina le habían hecho a su hijo), así que este último lo dejó irse alegando que era inocente cuando en realidad lo que quería era hacer que pareciera que se había escapado de la comisaría, para así tener una excusa para matarlo. Como ves, Grandes sabía que Martín era inocente, pero prefiere matarlo y dejarlo pasar por culpable sólo para cobrar la recompensa que le había ofrecido el padre de Vidal.

3- Quiero creer que todas las demás inconsistencias de la trama se pueden atribuir a que Corelli es el diablo y que por ende hasce lo que se le viene en gana, como creo yo (o a que Martín está loco, para los que apoyen esa visión). Ahora bien, como ves, este argumento que "explica" las inconsistencias es tan, pero tan estúpido que para mí es una tomadura de pelo.

Estelwen Ancálimë dijo...

Eso es lo que yo acabé pensando: que la única explicación coherente de la trama es que David esté loco y lo que le sucede no sean la realidad sino los delirios esquizoides de un enfermo mental (enfermedad provocada, probablemente, por el tumor cerebral que tiene). Pero, de ser así, entocnes el libro entero es una tomadura de pelo y un insulto al lector.