martes, 19 de mayo de 2009

Volveras a ser un niño al recordar las largas tardes de sol...

Si hoy eres adulto pero recuerdas con añoranza tus años infantiles...

Si echas de menos aquellas tardes con el bocata de Nocilla en la mano y viendo dibujos animados, o aquellas mañanas de verano en la que veías los dibujos en la tele mientras tus padres roncaban...

Si tu también te traumatizaste con el final de David el Gnomo, odiaste a la señorita Rottenmeier, te impacientaste con los goles eternos de Oliver y Benji y te entraron ganas de jugar a rol depués de ver Dragones y Mazmorras...

Si crees que Bob Esponja, Pocoyó, Las super nenas y Little Einsteins son las mayores gilipolleces de la historia y si volvieran a emitir Barrio Sésamo o Érase una vez el Hombre la juventud no andaría como anda...

¡Tus oraciones han sido escuchadas!

No sé cuántos conoceréis ya SeriesYonkis, pero el otro día entré para ver si ya había nuevos capítulo de True Blood, y me puse a levitar al ver la cantidad de series infantiles de cuando yo era pequeña que hay colgadas. De momento no están todas las que son (faltan algunas muy entrañables para mí como Barrio Sésamo, El juez Klaus, Exploradores del espacio, Ruy el pequeño Cid o La flor de los siete colores), pero sí que hay muchísimas que me han hecho esbozar una gran sonrisa y apresurarme a verlas para poder volver a contemplar esos magníficos dibujos animados que marcaron mi infancia.
Se puede ver on-line o descargarlos, al gusto del consumidor. Os aconsejo que entréis en la web porque hay decenas y decenas de series de dibujos y anime, pero aquí os dejo los enlaces directos a algunas de mis favoritas ^^

Soy un gnomo, y aquí en el bosque soy feliz, bajo un árbol vivo yo, junto a su raíz...

Son, ochenta días son, ochenta nada más, para dar la vuelta al mundo...

Eran uno, dos y tres, los famosos mosqueperros, el pequeñor D'artacán, siempre va con ellos...


La vida es así, es la alegría y es el dolor, una flor que se abre, en el centro de tu corazón...

Banner y Flappy, van a buscar, nueces maduras, para cenar...

Dragones y mazmorras, un mundo infernal, se oculta entre las sombras, la fuerza del mal...


Vamos a jugar, tus problemas déjalos, para disfrutar, ver a Fraggle Rock...


Y hay muchísimas más: Chicho Terremoto, Conan: el niño del futuro, Érase una vez el espacio, Sailor Moon, Caballeros del Zodiaco, Mazinger Z, La abeja Maya, Candy Candy, Heidi, Oliver y Benji... ¡a volver a la infancia, gente! :-D

11 comentarios:

Izhak dijo...

¡Jaja! Sí, ya conocía esa página, pero todavía tengo pendiente ver algunas series.

Algún día,e staría bueno ver Dragon Ball (jamás vi esa serie, ¡que es clásica!).
Hace poco vi unos capítulos de Sailor Moon en YouTube, así como también de Bompety Boo, Los Thundercats, Los Halcones Galácticos, Los Supercampeones y Los Caballeros del Zodíaco (hay más, pero no me los acuerdo XD). En el canal argentino Retro (TV) pasan He-man y She-ra (sí....... ya soy Retro...)

Estelwen Ancálimë dijo...

No hay nada de malo en ser retro si las series de hace 20 años le dan ciencuenta patadas a las actuales, como es el caso de los dibujos animados ;-)

Cris~ dijo...

Vaaaaya, no sabía que en SeriesYonkis también había series de la infancia...Voy a hacer un maratón un día de estos *-*
Los Gnomos, Dios. Mi hermana llora siempre, desde que vio el final por primera vez...A mí me encantaban los mosqueperros! Y Oliver y Benji, oh, eso sí que era autentica adoración! Que jugaba con mis primos, y ellos eran los gemelos estos que hacían un montón de acrobacias en el aire...
Qué recuerdos =)

Un beso!!

Estelwen Ancálimë dijo...

Me alegro de haberte ayudado a encontrar este baúl de recuerdos infantiles. ¡Un beso para tí también! ^^

Alberto Zeal dijo...

Posiblemente la mejor web del momento, tras Facebook. Y no solo por las series, sino tb por las películas. Gracias a este portal, por fin pude ver de nuevo Oz, un mundo fantástico, una película que jamás había encontrado en ningún sitio y que era una de mis favoritas de pequeño.

Estelwen Ancálimë dijo...

Pues a ver si a mí me pasa lo mismo que a tí, Alberto, y algún día me encuentro con que han colgado "La familia Addams: la tradición continúa", que fue una película con la que me reí muchísimo de niña y me encantaría volver a ver :-)

Findûriel dijo...

Hombre, Estelwen, el problema no está en Pocoyó (que es una serie educativa maravillosamente diseñada para niños de 0 a 3 años, no para niños más grandes) ni en Bob Esponja (donde nos encontramos una serie surrealista y ultrafriki, maltratada por la idiotez de los programadores al considerar que dibujos=infantil). El problema está en esa cantidad de 'series infantiles' de factura fácil y dibujo rápido, destinadas a ser consumidas y vomitadas a la misma velocidad.
De las series que mencionas, también había algunas que yo personalmente consideraba horrendas (para no ir más lejos, Candy Candy o Sailor Moon), pero al menos en aquella época teníamos series extraordinarias que se hacían con amor y dedicación, se dibujaban por completo y después de años de trabajo, se emitían. Esa es la diferencia. La mayoría de las series de dibus actuales son una fábrica de churros, donde lo que importa es producir al ritmo del consumo, no apostar por un producto artesano.

¡Y yo lloré con el final de David el Gnomo! No sabía si de alegría o de tristeza. Creo que fue mi experiencia más cercana con el síndrome de Stendhal en la temprana infancia...

Yami dijo...

Yo tadavía lloro con David XD Y con el Maestro de Érase una vez la vida, y con un montón más. Dios, sólo con ver los títulos de algunas casi se me saltan las lágrimas, están los Aurones, está el Enano Rojo, está Gárgolas, está Humor Amarillo... Gracias, millones de gracias, ahora no tengo excusa para aburrirme XD

Narwen dijo...

Yo tambien lloré con el final de David el gnomo!!!! Dios, es que lo recuerdo y me entran ganas de llorar otra vez

Estelwen Ancálimë dijo...

Es que, ¿quién no tuvo un berrinche al ver que David y Lisa se morían y se convertían en árboles? La serie acababa de forma muy triste, aunque teniendo en cuenta el espíritu ecologista de la serie, se entiende, ya que la moralerja era "niños, no hagáis daño a los árboles que podrían hacer sido gnomos".
Otra que también acababa de una forma amarga era la serie del juez Klaus, otra de gnomos, en la que en el último capítulo se contaba la tristísima historia de cómo el juez perdió a su mujer y se quedó viudo. En ese capítulo yo también lloré :-(

Finduilas dijo...

David el Gnomo, menudo trauma de final :S:S
Y weno, Dragones y Mazmorras me encantaba ya de muy pequeña hehehe. se ve que ya apuntaba maneras ^^

Un besote, wapa!!