lunes, 8 de junio de 2009

Cómo era, cómo soy

Hablando con un amigo, ha surgido el tema de cómo éramos hace años y cómo éramos ahora. Y eso me ha hecho reflexionar acerca de cómo era yo de adolescente, lo que esperaba y lo que he conseguido, las cosas que siguen igual y las que han cambiado. ¿Verdad que todos nos planteamos estas cosas alguna vez?

Parece que no, pero hace ya mucho tiempo de eso. Cuando cumplí 14 años, corría el 1997 y nadie tenía Internet, no existía el mp3 ni el Ipod (la cosa funcionaba con walkman o con discman), y los móviles y los DVD's empezaban a despuntar como la quintaescencia de la novedad, y aún faltaba mucho para el 11S y la psicosis del terrorismo islamista (bastante había con la ETA por aquel entonces).
No fueron años fáciles para mí. No tenía ni un sólo amigo. Era muy soñadora, inocente y fantasiosa. También era imaginativa y solitaria, y me encerraba en mi mundo. Me encantaba escribir y deseaba llegar a ser una escritora famosa. Deseaba ser amada, pero pensaba que ningún chico me iba a querer jamás. Intentaba caerle bien a la gente, pero como siempre se reían de por ser la rara de la clase acabé caminando por los pasillos del colegio medio escondida tras el carpesano, como amagando un nuevo golpe.
Por aquel entonces yo llevaba el cabello teñido de pelirrojo para parecer a Dana Scully de Expediente X, mi ídolo. Adoraba Expediente X, mi primer frikismo fue con esta serie. Me interesaba muchísimo todo lo que tuviera que ver con los OVNIS y el ocultismo, tenía libros de magia y trataba de hacer hechizos a escondidas en mi casa, que luego nunca me salieron (en parte proque me resultaba difícil concentrarme en hacerlo todo bien cuando mi madre aparecía cada pocos minutos y tenía que esconderlo todo porque siempre le daba por entrar en mi habitación para ver si estaba estudiando). Llevaba colgantes de cuarzo o amuletos wiccanos sobre camisetas negras ceñidas. Aún no era gótica, pero ya tendía a vestir de negro, rojo y colores oscuros, con ropa ceñida (por aquel entonces yo usaba una talla 36-38... qué tiempos aquellos T___T). Leía mucho, sobre todo novelas de terror, y también veía muchas películas de terror. me apasionaban las películas de asesinos en serie, de terror psicológico, de fantasmas... me encantaba pasar miedo (debo haber visto todas las películas de la saga Scream al menos treinta veces). Las únicas que no soportaba eran las gore, que siempre me han dado mucho asco. Mis autores de cabecera eran R.L.Stine y Stephen King.
Como tenía un corazón romántico, me gustaba el pop azucarado que tan fuerte pegó en los 90 y escuchaba a los Take That, a los Backsetreet Boys, a Britney Spears, a Ella Baila Sola, a La oreja de Van Gogh, a Laura Pausini y a Christina Aguilera. Me ponía triste y lloraba a menudo cuando estaba sola, sin comprender muy bien la razón, porque me sentía sola y perdida y sentía que el mundo mágico y sobrenatural que mi corazón anhelaba fervientemente me daba la espalda. Además, no conocía a nadie que compartiera mínimamente mis gustos ni me comprendiera, y tenía la terrible sensación de que no lo conocería jamás porque era totalmente diferente al resto del mundo.

Ahora miro atrás y veo que he cambiado mucho y evolucionado mucho. He madurado, he aprendido y he superado muchos de mis traumas, pero creo que, en lo fundamental, sigo siendo la misma. Sigo siendo creyente, me sigo sintiendo muy atraída por la magia, sigo adelante con mis sueños de ser escritora, y sigo siendo una soñadora, un despiste con la cabeza llena de pájaros. Ya no me gusta el pop dulzón, prefiero con mucho el hard rock y el heavy metal (sobre todo el épico, el gótico, el sinfónico y el power). Escucho a Within Temptation, Nightwish, Epica, Lordi, Rhapsody, Iron Maiden, Blind Guardian y Stratovarius. Visto con ropa gótica cuando puedo, es mi favorita (menos cuando voy a trabajar, claro, que al juzgado hay que ir en traje de chaqueta o vestido pijo).
El terror ya no me gusta tanto (ahora no soporto ver sangre ni sufrimiento y me pego unos sustos de cuidado) y me atrae mucho más la fantasía épica, la ciencia-ficción y las aventuras, aunque aún me gusta ver una buena película de terror psicológico estilo Los otros o El orfanato, y sigo leyendo buenos libros de terror de vez en cuando (Stephen King siempre estará entre mis favoritos, y también leo mucho a José Carlos Somoza). Ya no llevo el pelo teñido de pelirrojo, sino de mi color castaño oscuro natural. Desgraciadamente, ya no quepo en una talla 36; ahora uso la 40 como casi todas las mujeres. Pero lo mejor es que ahora tengo amigos, tengo novio y tengo la autoestima mucho más alta, y lo mejor es que no he tenido que renunciar a mí misma ni volverme como los demás para conseguirlo. Algunos de mis sueños se han cumplido, y otros van en camino de hacerlo, si Dios quiere. Además, he descubierto los juegos de rol, que me han permitido (¡por fin!) tener la posibilidad de meterme en otros mundos y vivir las aventuras que siempre quise vivir.

En definitiva, que hay cosas de mí que han cambiado, cosas de mí que han evolucionado, y cosas de mí que siguen igual. Me he dado cuenta de la razón que tenían mis padres en casi todo (aunque en ciertas cosas creo que se equivocaron, o sencillamente no estamos de acuerdo) y de la prepotencia que tenía de adolescente al creerme que lo sabía todo y que mi opinión y experiencia era exactamente igual a la de un adulto (¡ilusa!). Me he dado cuenta de que a esas edades crees que lo sabes todo, que puedes hacerlo todo, que eres lo más importante y lo más insignificante del mundo a la vez, y que tus problemas son una montaña descomunal. Y luego resulta que creces y maduras y te das cuenta de que no, de que las cosas no son como tú te las habías montado, y de que sientes la necesidad de pedirle disculpas a todos los que trataste mal en tu inconsciencia cuando empiezas a alcanzar su punto de vista.
Pero está bien darse cuenta, porque significa que has tenido las experiencias y has adquirido la madurez necesarias para dar un paso más en tu vida y darte cuenta de las cosas por ti misma. No hay nada más cierto que el refrán que dice que "nadie escarmienta en cabeza ajena".

13 comentarios:

Cris~ dijo...

Se cambie o no, lo importante siempre es aprender de lo que una hace, al menos eso creo yo.
De tu pasado has aprendido ahora a amar todo lo que tienes y antes no, a confiar en tí misma, y creo que a ser más positiva.
Y eso es bueno, siempre =)

Un saludo!

Dios dijo...

WTF!?!!¿!?!¿!?¿!?!¿?!!

Dios dijo...

Ahora en serio, estás fumada, ¿no?

guardia otero dijo...

Conozco a much@s que han pasado por situaciones similares,directamente mi mejor amiga pasó por ello,es algo propio de nosotros los frikis xD
Pero a la larga siempre encuentras a alguien que está siempre hay.

Estelwen Ancálimë dijo...

Es cierto, todos pasamos por cosas así (sobre todo los frikis), pero como bien dice Cris lo que importa es mirar atrás y ver que las experiencias por las que has pasado han servido de algo.
También me ha llamado la atención, al mirar al pasado, cómo han evolucionado y cambiado algunos de mis gustos.

Por cierto, Guardia Otero, llevo eones tratando de comentarte en tu blog y no puedo porque el sistema de contestar mensaje que tiene no me deja, los escribo y los mando pero no se graban... me pasa con todos los blogs que tienen un sistema como el tuyo, y no sé por qué U_____U

Xabi dijo...

Hola Estelwen Ancálimë y Compañia.

Llevo leyendo tu Blog unos meses aunque creo que nunca me he decidido a comentar.

La verdad es que me siento identificado con la mayor parte de tu entrada, a pesar que pertenecemos a dos epocas distintas, creo que toda persona cambia a lo largo de su vida sea o no friki, aunque hay alguna/o que se empeora con el paso del tiempo.

Eso es todo. Un Saludo.

Xabier P. Migoya

Estelwen Ancálimë dijo...

Gracias por pasarte y por comentar ^^
La verdad es que lo de cambiar y evolucionar no tiene que ver con el hecho de ser de épocas distintas, creo que todo el mundo lo ha hecho a lo largo de su vida, en todas las épocas, en mayor o menor medida ;-)

Izhak dijo...

Estelwen, me pone contento que las cosas hayan ido para mejor.

Lo único que me preocupa (y lo digo con las mejores de las intenciones) es tu uso de libros de ocultismo, objetos de wicca, etc.

No decís si los seguís leyendo/utilizando hoy en día, pero me parece que, como cristianos que somos, es conveniente recalcarte su poca inocencia, ya que las consecuencias que traen no son, a veces, evidentes a simple vista.

Sé que sos cristiana, pero no sé qué pensarás ahora de este tema.

escoriagorgonita dijo...

Muy emotivo el post y eso que no llego a las 21 primaveras :)

Yo ya me siento como un viejo cuando hablo con mis colegas sobre esas series que veiamos y lo malas que son las de ahora XDXDXDX.

Como bien dice maduramos. En 1 año mi vida ha dado un giro de 900 grados si cabe, todo ha cambiado, con decirte que yo antes era (para mi gran verguenza) homofobo, racista y gilipollas en general por las bellas enseñanazas de mi progenitor, hasta el día en el que me di cuenta d elo imbecil que era y decidi cambiar. Bendito sea ese día :)

Yo empece utilizando un walkman y me pase tarde al discman, y aun mas tarde a la play (que se te ha pasado mencionar) XDXDXD.

Mi primer disco me lo compro mi madre y fueron los Bake Street Boys, U are my fire, the one, desire, belive what u say... XDXDXD, me encantaban.

Hasta secundaria yo era impopular, luego la cosa cambio y ahora soy todo lo contrario, XDXD aunque no un imbecil que solo quiere que los demas le quieran XDXD

No empece con la fantasía hasta la ESO (maldito el dia qu edescubri las magic XXDXXD).

Ahora miro atras y me arrepiento de pocas cosas que hice, porque tengo muy buenos recuerdos de esas cosas.

Saludos Gorgonitas.

Estelwen Ancálimë dijo...

Escoriagorgonita: Me alegro mucho de que hayas tenido cambios tan positivos en tu vida. Nunca es tarde para cambiar de mentalidad y convertirse en mejor persona ^^
Por cierto, a mí también me gusta jugar al Magic (suelo usar una combinación de baraja roja, blanca y verde).
No he mencionado la Playstation porque no soy de videojuegos y nunca me interesó tener una consola, pero es cierto que también se cuenta entre las novedades de la época.

Izhak: La verdad es que la magia y el ocultismo me siguen interesando igual. Nunca he visto la magia como algo contrapuesto a la religión ni que tenga nada que ver con fuerzas oscuras. Si para hacer magia tuviera que pactar con un demonio o invocar a uno, no haría magia ni aunque me fuera la vida en ello. Pero yo no creo que la magia tenga nada que ver con eso. Creo que, de existir, sería algo totalmente ajeno a la religión (ojo, ajeno, no contrapuesto) y más parecido a aprender a usar fuerzas de la naturaleza o poderes que están latentes en nosotros.
Y, por supuesto, si yo pudiera usar la magia la utilizaría para lo mismo que quería usarla de adolescente: para alcanzar la salud, el equilibrio interior, el amor, el trabajo o la suerte... jamás para hacer daño a los demás o manipularlos. De hecho, el libro de magia que yo tenía advertía en el prólogo que era un libro de magia blanca y por ello no había en él ningún hechizo para dañar o subyugar a nadie, sólo para ayudarse a uno mismo y a los demás. Incluso aconsejaba rezar para acercarte a Dios y de esa manera tener un estado espiritual más puro para poder sentir mejor la magia, así que imagínate.
Vamos, que lo que creo es que la magia no es algo malo u oscuro en sí mismo, sino que depende (como todo en esta vida) del uso que se haga de ella.

Saludos:

Estelwen Ancálimë

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Afortunadamente, la mayor parte de la gente supera la adolescencia (hay quienes se quedan ahí estancados para siempre). Lo bueno es que has avanzado, madurado y ves las cosas desde otra perspectiva.
Yo tengo buenísimos recuerdos de mi época adolescente, que además fue cuando empecé a descubrir todas las cosas que hoy me apasionan, como el tipo de música que escucho, el manga, el mundo Tolkien... Sin embargo, me alegro de haber progresado y madurado. Las cosas se ven desde una perspectiva totalmente diferente.
Y lo que no ha cambiado, es porque forma una parte intrínseca de ti que no cambiará nunca.

Yami dijo...

¿Por qué me he visto a mí misma en (casi) cada palabra de ese post? Excepto en el ocultimo, creer en Dios y las pelis de terror, todo coincide conmigo :P

La verdad es que alivia crecer, de pequeña sufrí demasiado -.-

escoriagorgonita dijo...

:))))))))))))))

Yo tengo muchas XDXD

roja - azul.

verde - roja.

verde - negra.

blanca - negra.

blanca - roja.

verde - azul (madness) esta me tiene enamorado, la mantengo por nostalgia XDXD.

Y alguna me dejaré por ahi.

Ya no juego mucho, de hecho al ultimo evento que fui y solo gané una ronda por no presentarse el contricante (LoL), fue el Grand Prix de Madrid.

Viva Ron Spencer :))))

Saludos Gorgonitas